Ellas cam­bian con el tiem­po; ellos no

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES -

Un abue­lo, su hi­jo y su nie­to: si se com­pa­ran sus tra­yec­to­rias de vi­da, el re­sul­ta­do es ca­si el mis­mo. Aun­que ca­da ge­ne­ra­ción su­pe­ra a la an­te­rior en cuan­to a es­co­la­ri­dad, su par­ti­ci­pa­ción pos­te­rior en el mer­ca­do la­bo­ral se man­tie­ne en ín­di­ces si­mi­la­res, siem­pre al­ta, in­de­pen­dien­te de su edad o su ni­vel de edu­ca­ción for­mal. Tie­nen sa­la­rios que au­men­tan con el tiem­po, siem­pre más al­tos que sus pa­res mu­je­res, y al mo­men­to del re­ti­ro, tam­bién tie­nen pen­sio­nes me­jo­res.

Pa­ra las mu­je­res la si­tua­ción es muy dis­tin­ta. Las tra­yec­to­rias de vi­da de una abue­la, su hi­ja y su nie­ta di­fie­ren mu­cho en­tre sí, gra­cias a una trans­for­ma­ción pro­gre­si­va.

Las nie­tas no so­lo es­tán más in­ser­tas en la edu­ca­ción que sus an­te­ce­so­ras, sino tam­bién son la pri­me­ra ge­ne­ra­ción que su­pe­ra los 12 años de es­co­la­ri­dad. Lo mis­mo pa­sa con su par­ti­ci­pa­ción la­bo­ral: in­de­pen­dien­te de su edad, to­das han au­men­ta­do, pe­ro las nie­tas son las pri­me­ras que su­pe­ran el 45% de in­ser­ción en el mun­do del tra­ba­jo. Y el au­men­to ha si­do pro­gre­si­vo a me­di­da que avan­za la edad. Es más, en­tre los 31 y 35 años, las me­no­res al­can­zan el 70%, mien­tras que sus ma­dres a esa mis­ma edad bor­dea­ban el 40%.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.