La di­nas­tía de las Car­men

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES - POR CAR­LA PÍA RUIZ PE­REI­RA FO­TO­GRA­FÍA PA­TRI­CIO FUEN­TES Y.

A pe­sar de que las tres es­tu­dia­ron De­re­cho, las his­to­rias de es­tas mu­je­res -abue­la, ma­dre e hi­ja- son com­ple­ta­men­te dis­tin­tas. A ca­da una de las Car­men el con­tex­to las ha mar­ca­do. Tan­to, que cuan­do a la bis­nie­ta le pi­die­ron ha­cer un di­bu­jo so­bre qué que­ría ser cuan­do gran­de no lo du­dó: una ni­ña con ves­ti­do que en una mano te­nía un li­bro azul. De­cía “Có­di­go Ci­vil”.

“Esa no es una ca­rre­ra pa­ra mu­je­res. No es una ca­rre­ra pa­ra se­ño­ri­tas”. Era el año 1937 cuan­do Car­men Mo­li­na de­ci­dió que iba a es­tu­diar De­re­cho. O al me­nos eso creía. Diez her­ma­nos, cin­co hom­bres y cin­co mu­je­res. Ellos des­ti­na­dos a las ca­rre­ras tra­di­cio­na­les; ellas, a los tra­ba­jos pa­ra “se­ño­ri­tas”. Pe­ro Car­men pen­só que, qui­zás, a los 17 años las co­sas cam­bia­rían. Die­ci­sie­te años, la uni­ver­si­dad. Die­ci­sie­te años ya y po­dría con­cre­tar lo que siem­pre qui­so: es­tu­diar De­re­cho.

Car­men ol­vi­dó un par de de­ta­lles: 17 años, mu­jer, año 1937.

La res­pues­ta fue ob­via: no.

La re­vo­lu­ción

–Mi abue­la fue muy lí­der. Es­tu­dió De­re­cho, que pa­ra la épo­ca ya su­po­nía te­ner una for­ta­le­za es­pe­cial. Ese era (es) un uni­ver­so muy mas­cu­lino –di­ce Car­men Do­mín­guez, abo­ga­da y nie­ta de Car­men Mo­li­na.

A pe­sar de que de­bió pos­ter­gar el De­re­cho por al­gu­nos años, la abue­la de Car­men Do­mín­guez sí es­tu­dió en la uni­ver­si­dad. Tra­ba­jo So­cial en la Chi­le. Una ca­rre­ra con­si­de­ra­da pa­ra mu­je­res. Aun­que años des­pués se to­pa­ría con Ju­lio Hi­dal­go, un es­tu­dian­te de Me­di­ci­na del que se ena­mo­ró y con el que fi­nal­men­te se ca­só. El mis­mo que an­tes de pe­dir­le ma­tri­mo­nio le pro­me­tió que ella es­tu­dia­ría.

Y así fue. Se ca­sa­ron en 1938 y, des­pués de tras­la­dar­se en el año 1939 al sur, Car­men Mo­li­na en­tró ese año a la Uni­ver­si­dad de Con­cep­ción. Es­ta vez a es­tu­diar De­re­cho.

–En esos años, pa­ra po­der tra­ba­jar ha­bía que pe­dir­le au­to­ri­za­ción al ma­ri­do. Mi abue­lo era muy pre­cur­sor, in­clu­so pa­ra apo­yar­la con­tra­tó ser­vi­cio do­més­ti­co -di­ce Car­men Do­mín­guez.

La pri­me­ra de las mu­je­res abo­ga­das de la fa­mi­lia tra­ba­ja­ba co­mo asis­ten­te so­cial en el Ser­vi­cio Na­cio­nal de Sa­lud y, en pa­ra­le­lo, es­tu­dia­ba Le­yes. Ade­más, te­nía tres hi­jos. Po­dría ha­ber si­do un ejem­plo pa­ra otras mu­je­res. Qui­zás has­ta un re­fe­ren­te. Pe­ro no.

–Yo re­cuer­do que fue muy cri­ti­ca­da cuan­do ella in­gre­só a la Es­cue­la de De­re­cho. Y las que la cri­ti­ca­ban eran las es­po­sas de los mé­di­cos, que eran com­pa­ñe­ros de su ma­ri­do. De­cían: “Pe­ro có­mo es po­si­ble que Car­men in­gre­se a es­tu­diar con mu­cha­chos”. Era un uni­ver­so con­si­de­ra­do de hom­bres. Era co­mo ¿qué va a ha­cer ahí? -ex­pli­ca Car­men Hi­dal­go, hi­ja de Car­men Mo­li­na y ma­dre de la ac­tual abo­ga­da.

Aun­que hu­bo un pe­rio­do en el que ni si­quie­ra la pri­me­ra “Car­men” abo­ga­da, la pre­cur­so­ra, pu­do con­ti­nuar con sus es­tu­dios. Con­ge­ló. Pe­ro vol­vió a su úl­ti­mo año de ca­rre­ra en 1962. Allí coin­ci­dió con Car­men Hi­dal­go, su hi­ja, quien tam­bién es­ta­ba ter­mi­nan­do De­re­cho.

La pri­me­ra vez que Car­men Mo­li­na pi­só tri­bu­na­les fue en los 70. En 1976 se vino a San­tia­go y co­men­zó una ca­rre­ra en el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia. Pri­me­ro en Gen­dar­me­ría, lue­go pa­só a ser je­fa de la Uni­dad de Am­pa­ro del mi­nis­te­rio y ter­mi­nó sien­do ase­so­ra del mi­nis­tro.

Pe­ro Car­men sa­bía que su ca­so era úni­co y que no to­das las mu­je­res te­nían la opor­tu­ni­dad de desa­rro­llar una ca­rre­ra así. Su nie­ta, Car­men Do­mín­guez, re­cuer­da que su abue­la siem­pre iba a vo­tar a las elec­cio­nes de con­se­je­ros del Co­le­gio de Abo­ga­dos.

–Siem­pre vo­ta­ba por mu­je­res, aun­que fue­ran de dis­tin­to co­lor po­lí­ti­co o de ideas muy di­fe­ren­tes a las de ella. Ella siem­pre de­cía: “En pri­mer lu­gar, hay que vo­tar por­que son mu­je­res”.

Y la nie­ta de Car­men Mo­li­na si­guió sus pa­sos. Hoy tam­bién es par­te del con­se­jo del Co­le­gio de Abo­ga­dos y par­ti­ci­pó en la for­ma­ción de la co­mi­sión de mu­je­res del mis­mo.

He­ren­cia fa­mi­liar

Abue­lo, abue­la, ma­má y pa­pá. To­dos abo­ga­dos. Las pro­ba­bi­li­da­des de que Car­men Do­mín­guez es­tu­dia­ra una ca­rre­ra que no fue­se De­re­cho eran ca­si nu­las. Nun­ca, di­ce, se plan­teó el te­ma de la vo­ca­ción.

–En mi ca­sa nun­ca se di­jo: “Es­tas co­sas son pa­ra mu­jer, es­to es pa­ra hom­bre. Tú tie­nes te­cho, tus her­ma­nos no”. Nun­ca hi­cie­ron una di­fe­ren­cia con­mi­go por el he­cho de ser mu­jer.

El tren de vi­da y de de­sa­rro­llo pro­fe­sio­nal de Car­men Do­mín­guez es tan atí­pi­co co­mo el de su abue­la. Des­de ha­ce 20 años que es la úni­ca pro­fe­so­ra de De­re­cho Ci­vil de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, to­do el res­to son hom­bres, y una de las dos úni­cas pro­fe­so­ras ti­tu­la­res.

Pe­ro pa­ra que Car­men Do­mín­guez se con­vir­tie­ra en la ver­da­de­ra he­re­de­ra de su abue­la es ne­ce­sa­rio con­tar la his­to­ria de su ma­dre: Car­men Hi­dal­go.

“Us­ted vino acá a bus­car ma­ri­do”. “Mi­re, se­ño­ri­ta, us­ted es­tá me­jor de­trás de la má­qui­na Sin­ger que aquí”.

Cuan­do Car­men Hi­dal­go en­tró a la Uni­ver­si­dad de Con­cep­ción en el año 1958, lo hi­zo jun­to a 50 mu­je­res más. Cin­cuen­ta mu­je­res ver­sus 100 hom­bres. No era un es­ce­na­rio ma­lo, con­si­de­ran­do la épo­ca.

Ade­más, te­nía el ejem­plo de su ma­dre, Car­men Mo­li­na. La mis­ma que es­tu­dia­ba en la ca­sa con sus com­pa­ñe­ros, que de­ja­ba pa­pe­les y có­di­gos des­pa­rra­ma­dos por la ca­sa, por los mis­mos lu­ga­res don­de su hi­ja ju­ga­ba y deam­bu­la­ba. Por eso no era ex­tra­ño que, de vez en cuan­do, Car­men Hi­dal­go, con 10 años, es­tu­vie­ra le­yen­do al­gún có­di­go y qui­sie­ra es­tu­diar “la ca­rre­ra de la ma­má”.

Pe­ro de las 50 mu­je­res que ha­bían in­gre­sa­do jun­to a ella en 1958, so­lo cin­co lle­ga­ron al fi­nal de la ca­rre­ra.

–To­das re­pro­ba­ron ra­mos. Al­gu­nas se cam­bia­ron de ca­sa por el tra­ba­jo de sus ma­ri­dos, otras… –di­ce Hi­dal­go.

Su hi­ja, Car­men Do­mín­guez, com­ple­ta fá­cil­men­te la ora­ción:

–Otras aban­do­na­ron la ca­rre­ra.

Al­go pa­re­ci­do le pa­só a Car­men Hi­dal­go. Su fa­mi­lia, los Hi­dal­go-Do­mín­guez, ya con­ta­ba con cin­co miem­bros. Ella, su ma­ri­do y tres ni­ños. Ade­más, Ra­món Do­mín­guez, el ma­ri­do, tam­bién era abo­ga­do y ejer­ció a tiem­po com­ple­to. Y via­ja­ba, por lo que Car­men de­bía de­jar en pau­sa sus es­tu­dios ca­da cier­to tiem­po. Vi­vió en Es­ta­dos Uni­dos, en Fran­cia y en Co­lom­bia.

Si ha­bía que ele­gir en­tre fa­mi­lia y ca­rre­ra, Car­men ele­gía lo pri­me­ro. Aun­que en 1962, cuan­do ter­mi­nó de es­tu­diar -el mis­mo año que su ma­dre tam­bién ter­mi­nó su ca­rre­ra-, su ma­ri­do le hi­zo una ad­ver­ten­cia.

–Us­ted tie­ne tres hi­jos. An­tes que to­do es ma­má. Así que cui­da­do si va a ejer­cer la ca­rre­ra.

Po­co al­can­zó a ha­cer Car­men Hi­dal­go. Ca­si co­mo una coin­ci­den­cia, al año si­guien­te de re­ci­bir­se que­dó em­ba­ra­za­da de su cuar­to hi­jo.

Ejer­ció co­mo abo­ga­da, pe­ro de for­ma li­bre. Hi­zo su­plen­cias en no­ta­rías y en con­ser­va­do­res de bie­nes, vio ca­sos de de­re­cho de fa­mi­lia, adop­cio­nes.

–Pe­ro siem­pre me he sen­ti­do un po­qui­to frus­tra­da. No ejer­cí en la for­ma en que ejer­cie­ron mi ma­má y Car­men­ci­ta, mi hi­ja. Me hu­bie­se gus­ta­do ejer­cer más -di­ce Mo­li­na.

Tra­ba­jar, es­tu­diar, man­te­ner la ca­sa, ser bue­na ma­má. Ma­dre e hi­ja coin­ci­den en que ser mu­jer es di­fí­cil. Hay que con­ci­liar va­rios as­pec­tos. Pa­ra Car­men Do­mín­guez ha si­do fun­da­men­tal su ma­dre. Car­men Hi­dal­go re­nun­ció dos ve­ces a su ca­rre­ra. Pri­me­ro pa­ra cui­dar a sus hi­jos, lue­go pa­ra que su hi­ja Car­men pu­die­se ser la abo­ga­da que ella no pu­do ser.

–Por eso di­go que Car­men­ci­ta es la ver­da­de­ra he­re­de­ra de mi ma­dre- di­ce Car­men Hi­dal­go.

La di­nas­tía

1962.

Han pa­sa­do 56 años des­de que la pri­me­ra Car­men, Car­men Mo­li­na, se con­vir­tió, fi­nal­men­te, en abo­ga­da. A pe­sar de que hay mu­chas más fa­ci­li­da­des pa­ra que las mu­je­res se in­te­gren en el mun­do del de­re­cho, prin­ci­pal­men­te do­mi­na­do por hom­bres, si­gue sien­do di­fí­cil en­trar.

–Es así. Re­cuer­do ha­ber­le es­cu­cha­do a mi pa­pá o a mi abue­lo que ha­bía cier­tas áreas del de­re­cho que eran más pa­ra mu­je­res. Y cuan­do me pu­se a es­tu­diar mi doc­to­ra­do ele­gí, pre­ci­sa­men­te, den­tro de esas áreas, del nú­cleo del de­re­cho de obli­ga­cio­nes, pa­ra de­mos­trar­les que las mu­je­res tam­bién so­mos ca­pa­ces. En la Uni­ver­si­dad de Con­cep­ción fui la úni­ca pro­fe­so­ra de De­re­cho Ci­vil en su his­to­ria, no ha ha­bi­do otra –di­ce Car­men Do­mín­guez.

Hoy, hay mu­je­res en la ma­yo­ría de las áreas, di­ce la abo­ga­da ci­vi­lis­ta. Hay fis­ca­les, de­fen­so­ras, li­ti­gan­tes. Pe­ro siem­pre hay un pre­do­mi­nio mas­cu­lino. So­bre to­do cuan­do una mu­jer tra­ta de as­cen­der en su ca­rre­ra.

–Las opor­tu­ni­da­des que tie­nen mu­chas mu­je­res de ha­cer una ca­rre­ra en­te­ra es muy com­ple­ja. Se em­pie­zan a que­dar atrás. Tam­bién es­tán las de­sigual­da­des sa­la­ria­les, que se dan mu­cho más en el mun­do pri­va­do. Cuan­do lle­gas a cier­tos tra­mos de la pro­fe­sión, al­can­zas un to­pe. Hay mu­je­res que no lle­gan a ser so­cias, pe­se a ha­ber tra­ba­ja­do a la par de un hom­bre. La va­ra con la que se mi­de el tra­ba­jo fe­me­nino y mas­cu­lino no es la mis­ma. Hay un te­cho y ese te­cho mar­ca la di­fe­ren­cia.

Aun­que pa­ra Jo­se­fi­na, su hi­ja de 16 años, no cree que ha­ya un te­cho.

En sus pri­me­ros años de co­le­gio, cuan­do le pi­die­ron ha­cer un di­bu­jo so­bre qué que­ría ser cuan­do gran­de, Jo­se­fi­na no du­dó. Una ni­ña con ves­ti­do. En una mano te­nía un li­bro azul. De­cía “Có­di­go Ci­vil”. En la otra mano sos­te­nía un ma­le­tín. Que­ría ser abo­ga­da.

Car­men Do­mín­guez –la ter­ce­ra de la di­nas­tía de las “Car­men”– re­cuer­da esa ta­rea de su hi­ja Jo­se­fi­na. Ver­la a ella, a su abue­la, a su bi­sa­bue­la e in­clu­so a su her­mano pro­ba­ble­men­te con­di­cio­na­ron que, cuan­do en el co­le­gio le pre­gun­ta­ron qué que­ría es­tu­diar, ella res­pon­die­ra lo evi­den­te. De­re­cho, ob­vio. Y en la fa­mi­lia siem- pre se co­men­ta uno de los prin­ci­pa­les re­cla­mos de Jo­se­fi­na: que no le pu­sie­ran Car­men tam­bién a ella.

–Ella nun­ca ha pen­sa­do: “No, no voy a po­der ha­cer es­to por­que soy mu­jer”. Ja­más, nun­ca. Yo es­pe­ro que to­do es­to per­mi­ta una ma­yor pre­sen­cia de las mu­je­res en to­do ám­bi­to y tam­bién en to­dos los ejer­ci­cios de la pro­fe­sión –ex­pli­ca Car­men Do­mín­guez. Aun­que, qui­zás, el te­cho nun­ca es­tu­vo. Al me­nos no pa­ra Car­men Mo­li­na.

La pri­me­ra “Car­men” abo­ga­da ejer­ció du­ran­te 37 años. Has­ta hoy, la fa­mi­lia guar­da su cre­den­cial co­mo miem­bro de la In­ter­na­tio­nal Fe­de­ra­tion of Wo­men Law­yers. Se ins­cri­bió en 1972.

La mu­jer que abrió el fren­te pa­ra que nin­gu­na otra abo­ga­da se pu­sie­ra lí­mi­tes en su pro­fe­sión pu­do ser la mis­ma Car­men Mo­li­na. Y qui­zás lo fue.

Car­men Mo­li­na era una mu­jer ade­lan­ta­da pa­ra su épo­ca. Com­ple­ta­men­te atí­pi­ca. Lue­go de 37 años tra­ba­jan­do a tiem­po com­ple­to, mu­rió de un ata­que al co­ra­zón el 7 de no­viem­bre de 1997.

Dos días an­tes, el vier­nes, fue a pre­sen­tar su úl­ti­mo es­cri­to a la cor­te. A los 83 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.