El sal­to de Lo­re­to

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES - POR VIC­TO­RIA MISITO FO­TO­GRA­FÍA ALEJANDRO ARAYA

Nancy, Ale­jan­dra y Lo­re­to son abue­la, ma­dre e hi­ja. Pe­ro pe­se a for­mar par­te de la mis­ma fa­mi­lia, sus vi­das di­fie­ren com­ple­ta­men­te. Nancy, re­cién a sus 60, sa­có cuar­to me­dio; Ale­jan­dra asis­tió a un li­ceo co­mer­cial pa­ra ob­te­ner un tí­tu­lo téc­ni­co, y Lo­re­to es abo­ga­da. Sus ca­sos no son la ex­cep­ción.

Lo­re­to Sán­chez ( 25) es desen­vuel­ta y se des­pla­za con mu­cha se­gu­ri­dad. Aun­que es la me­nor, no tie­ne pro­ble­mas en ex­pre­sar­se y pa­re­ce li­de­rar el gru­po fa­mi­liar. Su ma­má, Ale­jan­dra Guevara (49), tie­ne bas­tan­te de ella, pe­ro es más cal­ma­da. Su voz es dul­ce y da la im­pre­sión de que se tra­ta de una mu­jer tí­mi­da, sin em­bar­go, en sus pa­la­bras de­mues­tra ca­rác­ter. Nancy San­ta Cruz (68), en cam­bio, es más tí­mi­da y ob­ser­va­do­ra, pe­ro cuan­do no­ta que las de­más es­tán ins­ta­la­das, se con­ta­gia y aga­rra con­fian­za. Su hi­ja y nie­ta le ce­le­bran to­das sus fra­ses. Se no­ta cier­ta com­pli­ci­dad en­tre las tres. “Mi ma­mi es una de las mu­je­res más cho­ras que co­noz­co. Ella tu­vo una vi­da muy di­fí­cil, pe­ro siem­pre es­tá ti­ran­do pa­ra arri­ba”, di­ce Lo­re­to acer­ca de su abue­la.

En la épo­ca en que Nancy na­ció, en 1950, el pro­me­dio de es­co­la­ri­dad no su­pe­ra­ba los cua­tro años y las op­cio­nes de pro­yec­tar­se en el mun­do la­bo­ral eran es­ca­sas. Sin em­bar­go, ella so­ña­ba con ser di­se­ña­do­ra de mo­da. In­gre­só a un li­ceo en Buin, en el que las mu­je­res po­dían de sa­car un téc­ni­co en ves­tua­rio y con­fec­ción tex­til y los hom­bres en elec­tri­ci­dad o mue­ble­ría. Cuan­do le que­da­ba so­lo un año pa­ra gra­duar­se, tu­vo que em­pe­zar a tra­ba­jar y pos­ter­gar sus es­tu­dios. “Te­nía mu­cha an­sie­dad por te­ner al­go pro­pio, por­que fui cria­da en la ca­sa de una fa­mi­lia que no era la mía y nun­ca me sen­tí par­te”, re­cuer­da. Con la idea de aho­rrar rá­pi­do pa­ra in­de­pen­di­zar­se, cui­dó a un ni­ño du­ran­te un par de me­ses, has­ta que se ena­mo­ró per­di­da­men­te del hom­bre que, tiem­po des­pués, se con­ver­ti­ría en su ma­ri­do. Y de­ci­dió re­nun­ciar. A sus 19 años, se ca­só y el pa­no­ra­ma cam­bió. “En ese tiem­po las mu­je­res te­nía­mos muy po­cas po­si­bi­li­da­des de ha­cer otra co­sa que no fue­se cui­dar a los hi­jos y en­car­gar­se de las ta­reas del ho­gar. El hom­bre ‘pa­ra­ba la olla’ y nues­tro de­ber era aten­der­lo. El mío me prohi­bió vol­ver a es­tu­diar o tra­ba­jar, ya que de­bía cum­plir con mi rol co­mo es­po­sa”, di­ce.

Con la frus­tra­ción de ha­ber­se sen­ti­do in­fe­rior to­da su vi­da por no te­ner una ca­rre­ra, se pro­me­tió a sí mis­ma que sus hi­jos no pa­sa­rían por lo mis­mo y que ha­ría to­do lo que es­tu­vie­se a su al­can­ce pa­ra ver­los ter­mi­nar sus es­tu­dios. Así fue co­mo, lue­go de ave­ri­guar al­gu­nas op­cio­nes con sus ami­gas y lu­char con­tra la opo­si­ción de su ma­ri­do, ma­tri­cu­ló a Ale­jan­dra en la ca­rre­ra de se­cre­ta­ria­do en un li­ceo téc­ni­co co­mer­cial. “Mi ma­má fue muy im­por­tan­te en ese pro­ce­so, por­que siem­pre me in­cul­có la in­de­pen­den­cia, pe­se a que mi pa­pá que­ría que me que­da­ra cui­dan­do la ca­sa. Las mu­je­res de mi ge­ne­ra­ción éra­mos mu­cho más em­po­de­ra­das y no iba a per­mi­tir que su ma­chis­mo me de­ja­ra en­ce­rra­da”, cuen­ta.

A sus 19 años, sa­có el tí­tu­lo y se pu­so a tra­ba­jar en una ofi­ci­na. Re­co­no­ce que le gus­ta lo que ha­ce, pe­ro cree que si hu­bie­se te­ni­do la opor­tu­ni­dad de es­tu­diar una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, la his­to­ria se­ría otra. “Siem­pre tu­ve fa­ci­li­da­des pa­ra los ra­mos hu­ma­nis­tas, era muy ma­tea. Me hu­bie­se en­can­ta­do desa­rro­llar­me en esa área, pe­ro no me po­día dar el lu­jo de es­tu­diar tan­tos años. Ade­más, era muy ex­tra­ño ha­blar de uni­ver­si­dad en esa épo­ca. Era un te­ma de hom­bres”, di­ce. Cuan­do cum­plió 22 años, se ca­só. Y un año más tar­de fue ma­má. Siem­pre ha tra­ba­ja­do, al igual que su ma­ri­do, pe­ro re­co­no­ce la im­po­ten­cia que le da te­ner que ha­cer­lo tam­bién en la ca­sa. “Me cues­ta en­ten­der que si los dos cum­pli­mos con el rol de sus­ten­ta­do­res, si­ga sien­do mi res­pon­sa­bi­li­dad preo­cu­par­me del es­pa­cio do­més­ti­co en lu­gar de ser una ta­rea com­par­ti­da”, re­cla­ma. “Ma­má, eso es por­que tú lo per­mi­tes”, agre­ga su hi­ja Lo­re­to. “Yo sé que has cam­bia­do un mon­tón, pe­ro cuan­do yo era más chi­ca siem­pre me man­da­bas a lim­piar, pe­se a que el pa­pá es­tu­vie­se to­do el día echa­do en el si­llón”, ase­gu­ra. Ale­jan­dra lo ad­mi­te y se ríe un po­co aver­gon­za­da. “Es que cre­cí en un am­bien­te muy ma­chis­ta y con una ma­má de­ma­sia­do su­mi­sa, en­ton­ces me cos­tó dar­me cuen­ta de esas in­jus­ti­cias. Pa­ra mí era to­tal­men­te nor­mal ver que mi pa­pá te­nía que ser aten­di­do y que, por ejem­plo, la co­mi­da te­nía que es­tar ser­vi­da ape­nas lle­ga­ba del tra­ba­jo. Pe­ro aho­ra, y gra­cias en gran par­te a mi hi­ja, to­mé con­cien­cia”, men­cio­na.

***

A Lo­re­to le to­có vi­vir una si­tua­ción muy dis­tin­ta a la de su abue­la y su ma­dre. Pa­ra ella nun­ca fue op­ción no es­tu­diar una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. “Mis pa­pás me sa­ca­ron el ju­go, por­que sa­bían que po­día lo­grar mu­chas co­sas cuan­do gran­de. Me exi­gie­ron un mon­tón, y re­co­noz­co que me la su­frí en su mo­men­to. No en­ten­día por qué cuan­do mis com­pa­ñe­ros se sa­ca­ban bue­nas no­tas les re­ga­la­ban al­go y a mí no me pre­mia­ban. Pa­ra ellos, se­gún me de­cían, era un mí­ni­mo con el que de­bía cum­plir”, cuen­ta. La edu­ca­ción su­pe­rior siem­pre fue su me­ta. Sa­bía que en ella arras­tra­ba el sue­ño de to­das las mu­je­res de su fa­mi­lia. El 2011 in­gre­só a es­tu­diar De­re­cho en la Uni­ver­si­dad de Chi­le, ca­rre­ra que eli­gió con el ob­je­ti­vo de te­ner las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra sa­ber de­fen­der­se. Fue gra­cias a la Be­ca de Ex­ce­len­cia Aca­dé­mi­ca, des­ti­na­da a los jó­ve­nes que tie­nen su pro­me­dio de no­tas de en­se­ñan- za me­dia den­tro del 10% más al­to de su es­ta­ble­ci­mien­to y que per­te­ne­cen a los quin­ti­les en­tre el 1 y el 4 del país. Des­pués ob­tu­vo la Be­ca Bi­cen­te­na­rio, que cu­brió un 70% del aran­cel, y el res­to lo fi­nan­ció con otra be­ca de la uni­ver­si­dad. No gas­tó ni un so­lo pe­so en es­tu­diar.

Pa­ra la me­nor de la fa­mi­lia, es­cu­char los tes­ti­mo­nios de su ma­má y su abue­la no le es in­di­fe­ren­te, y ad­mi­te sen­tir mu­cha im­po­ten­cia por la fal­ta de opor­tu­ni­da­des que tu­vie­ron. “Yo tu­ve la op­ción de ele­gir, y sé que si mi abue­la hu­bie­se po­di­do, se­ría una mu­jer exi­to­sí­si­ma. Ella siem­pre ha te­ni­do mu­cha ener­gía y me ima­gino que cuan­do chi­ca era una bom­bi­ta, pe­ro la­men­ta­ble­men­te su reali­dad no la de­jó se­guir es­tu­dian­do. Con mi ma­má me pa­sa al­go si­mi­lar. Ella sa­be mu­cho y creo que nun­ca se sin­tió muy rea­li­za­da. Me da pe­na que no ha­ya po­di­do lle­gar a ser pro­fe­sio­nal, por­que te­nía ca­be­za de so­bra pa­ra ha­cer­lo”. Su abue­la la in­te­rrum­pe: “Pe­ro nun­ca es tar­de. Mí­ra­me a mí, que sa­qué el cuar­to me­dio a los 60 años, jus­to an­tes de ju­bi­lar”.

Nancy fue la úni­ca mu­jer de su ge­ne­ra­ción que to­mó la opor­tu­ni­dad que les dio el la­bo­ra­to­rio don­de tra­ba­ja­ba de ter­mi­nar el co­le­gio, pe­se a que mu­chas tam­po­co lo ha­bían he­cho. Su nie­ta la ad­mi­ra por eso. “De mi abue­la he apren­di­do un mon­tón, mu­cho más de lo que ella cree. Siem­pre le gus­tó la mo­da y me en­can­ta ver có­mo has­ta el día de hoy tie­ne ga­nas de se­guir apren­dien­do. Va a to­dos los cur­sos chi­qui­ti­tos que ofre­ce la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Buin”, cuen­ta. Nancy les ad­ju­di­ca es­to a sus hi­jos, quie­nes cre­cie­ron en ple­na épo­ca de re­vo­lu­ción ju­ve­nil, los 80, y la mo­ti­va­ron a cues­tio­nar­se las co­sas. Ale­jan­dra sien­te ha­ber vi­vi­do al­go si­mi­lar. “Creo que cuan­do uno es ma­má jo­ven, va cre­cien­do jun­to a ellos. Yo apren­dí un mon­tón de la Lo­re, y me im­pre­sio­na ver el ca­rác­ter que tie­ne. Es una mu­jer con mu­cha opi­nión, que no se dis­mi­nu­ye fren­te a na­die”.

Las tres re­co­no­cen que hay una di­fe­ren­cia abis­man­te de per­so­na­li­dad en­tre ca­da una y se lo atri­bu­yen al rol que han te­ni­do que re­pre­sen­tar se­gún la épo­ca en la que les to­có na­cer. A Nancy y Ale­jan­dra les hu­bie­se en­can­ta­do vi­vir su ju­ven­tud en el pe­rio­do de Lo­re­to, pe­ro ella acla­ra que, aun­que los tiem­pos han cam­bia­do, to­da­vía que­da mu­cho por avan­zar. “Ha­blar de igual­dad de gé­ne­ro es al­go bas­tan­te le­jano. He si­do tes­ti­go de las in­jus­ti­cias que se vi­ven en la fa­cul­tad de mi uni­ver­si­dad. Có­mo me voy a sen­tir a la par si, por ejem­plo, el procurador que tra­ba­ja con­mi­go ga­na más que yo, y eso que es me­nor y so­mos de la mis­ma uni­ver­si­dad. ¿Eso es jus­to? No lo creo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.