Nue­vos ho­ri­zon­tes pa­ra ca­mi­nar

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES - Por Ale­jan­dra Se­púl­ve­da Pe­ña­ran­da

Cre­cí en una fa­mi­lia en la que mis pa­dres siem­pre me in­cul­ca­ron que, pe­se a las di­fe­ren­cias fí­si­cas, hom­bres y mu­je­res so­mos igua­les. Ya que me in­tere­sa­ba la cien­cia y matemática, cur­sé una ca­rre­ra que, en ge­ne­ral, muy po­cas mu­je­res es­tu­dia­ban. Te­nía la con­vic­ción de que con­ta­ba con las ca­pa­ci­da­des ne­ce­sa­rias pa­ra ser exi­to­sa en cual­quier área que me pro­pu­sie­ra.

Con es­fuer­zo y per­se­ve­ran­cia pu­de ven­cer esas ba­rre­ras y he ido lo­gran­do co­sas po­si­ti­vas en mi ca­rre­ra. Pe­ro tam­bién gra­cias a que, a lo lar­go de los años, en to­das las em­pre­sas en las que he tra­ba­ja­do ha ha­bi­do per­so­nas de dis­tin­tos es­ta­men­tos que me han re­ci­bi­do bien y que me han apo­ya­do. Eso ha si­do muy im­por­tan­te.

No es sano el pre­jui­cio de que el gé­ne­ro de­ter­mi­ne las ta­reas que po­de­mos rea­li­zar. Hom­bres y mu­je­res por igual te­ne­mos las mis­mas ca­pa­ci­da­des y de­be­mos te­ner las mis­mas opor­tu­ni­da­des.

En los úl­ti­mos años, es­te te­ma se ha ins­ta­la­do con fuer­za en la opi­nión pú­bli­ca. Des­de el go­bierno y las en­ti­da­des pú­bli­cas se han ge­ne­ra­do dis­tin­tas ini­cia­ti­vas y le­yes que apun­tan a po­si­cio­nar la igual­dad de gé­ne­ro co­mo una prio­ri­dad. Acor­tar la bre­cha en­tre hom­bres y mu­je­res en te­mas co­mo el ac­ce­so a la edu­ca­ción, las opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les y un sa­la­rio jus­to, por nom­brar las más im­por­tan­tes, se ha con­ver­ti­do en el an­he­lo de to­dos, en un im­pe­ra­ti­vo éti­co que de­be­mos im­pul­sar con fuer­za y con­vic­ción.

Pe­ro es­te es­fuer­zo no pue­de es­tar aco­ta­do so­lo al go­bierno. Las em­pre­sas pri­va­das tam­bién te­ne­mos al­go que de­cir al res­pec­to, un rol que ju­gar. En el ca­so de la in­dus­tria mi­ne­ra, si mi­ra­mos el pa­no­ra­ma ge­ne­ral, ve­re­mos que la in­cor­po­ra­ción fe­me­ni­na al­can­za al 8%, pe­ro en BHP que­re­mos ir más allá: si­guien­do nues­tra me­ta as­pi­ra­cio­nal de lo­grar la equi­dad de gé­ne­ro al 2025, hoy es­ta­mos en un 15%. Mos­trar que es po­si­ble es nues­tro com­pro­mi­so, es el fun­da­men­to de nues­tra po­lí­ti­ca de in­clu­sión y di­ver­si­dad y el sue­ño con el que nos pro­yec­ta­mos a fu­tu­ro.

¿Por qué una me­ta tan am­bi­cio­sa? Pues por­que es­tá com­pro­ba­do que los equi­pos mul­ti­dis­ci­pli­na­rios y di­ver­sos son más efi­cien­tes y exi­to­sos. Las em­pre­sas que as­pi­ran a ser de cla­se mun­dial no so­lo de­ben tra­ba­jar en la in­clu­sión y di­ver­si­dad, sino que de­ben en­ten­der que hom­bres y mu­je­res por igual y en con­jun­to so­mos ca­pa­ces de ayu­dar a cum­plir sus ob­je­ti­vos. Un ejem­plo en es­ta di­rec­ción es Spen­ce Growth Op­tion (SGO), pro­yec­to que da­rá con­ti­nui­dad ope­ra­cio­nal a Mi­ne­ra Spen­ce por 50 años más y que as­pi­ra a que un 50% de su do­ta­ción sea fe­me­ni­na.

Me gus­ta mi pro­fe­sión. Me en­can­ta lo que ha­go y el área en la que me de­sa­rro­llo. Es­pe­ro que mu­chas otras mu­je­res com­pren­dan que las ca­rre­ras no tie­nen gé­ne­ro, que pue­den desa­rro­llar­se en el área que más les in­tere­se y que se atre­van. Tam­bién es­pe­ro que los hom­bres en­tien­dan que las mu­je­res es­ta­mos ca­pa­ci­ta­das pa­ra desa­rro­llar cual­quier tra­ba­jo que nos pro­pon­ga­mos. De to­dos de­pen­de se­guir im­pul­san­do el cam­bio, acor­tar las bre­chas y abrir­les ca­mino a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de ni­ñas y mu­je­res pa­ra que ten­gan un ho­ri­zon­te más am­plio que ca­mi­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.