NA­DIE SA­BE LO QUE PA­SA NI SÉ CÓ­MO CON­TAR­LO

“Sien­to odio por mí mis­mo”. “So­lo ten­go la idea de mo­rir”. “No me sien­to có­mo­do con mi cuer­po, mi voz, mi to­do”. Es­ta es la his­to­ria de los men­sa­jes ado­les­cen­tes que bus­can ayu­da pa­ra su­pe­rar mo­men­tos que pa­re­cen muy os­cu­ros.

La Tercera - Reportajes - - APUNTES - POR FREDI VELÁSQUEZ OJE­DA FO­TO­GRA­FÍA PA­TRI­CIO FUEN­TES Y.

Una ni­ña de 16 años abre una apli­ca­ción de ce­lu­lar des­de su ca­sa. Se lla­ma Ho­ra Se­gu­ra y le per­mi­ti­rá con­ver­sar de ma­ne­ra anó­ni­ma y gra­tui­ta con un es­pe­cia­lis­ta. Ella tie­ne pro­ble­mas y ne­ce­si­ta ser es­cu­cha­da. Acá tie­ne una pri­me­ra op­ción. En­ton­ces es­cri­be.

“Na­die sa­be lo que pa­sa, ni sé có­mo con­tar­lo. En to­da mi vi­da he pa­sa­do por tres co­le­gios; en el pri­mer co­le­gio me hi­cie­ron bull­ying por ca­si sie­te años se­gui­dos y me in­ten­ta­ron vio­lar; en mi se­gun­do co­le­gio me hi­cie­ron ci­ber­bull­ying y, aho­ra, to­do es­tá de mal en peor, quie­ro huir y no sé có­mo, me cor­to. Me in­ten­té ma­tar, pe­ro no ten­go el va­lor, ya no sé el pro­pó­si­to de mi vi­da, es­toy per­dien­do a gen­te que quie­ro de­ma­sia­do y es ho­rri­ble. No sé si pue­da se­guir aguan­tan­do”.

Otro jo­ven de 13 años tie­ne mu­chas du­das. Des­de ha­ce tiem­po que no se sien­te có­mo­do con su cuer­po y ha de­bi­do ocul­tar­lo. No tie­ne con­fian­za pa­ra ha­blar de eso con co­no­ci­dos. El si­len­cio le per­mi­te pro­te­ger­se de in­ti­mi­da­cio­nes en el co­le­gio. Pe­ro siem­pre ne­ce­si­ta ha­blar. Me­jor si pue­de ha­cer­lo sin dar su nom­bre. Sin ser juz­ga­do. Pa­ra eso cuen­ta con un ce­lu­lar.

“La co­sa es que creo que soy trans. Y no sé si de­cír­se­lo a mis pa­dres. Ten­go 13 y des­de los ocho años me he plan­tea­do es­to. Es­pe­ro que me pue­dan ayu­dar. Es­toy in­se­gu­ro de con­tár­se­lo a mis pa­dres, ya que ten­go mie­do de có­mo pue­dan reac­cio­nar. Es­pe­ro que me den con­se­jos y que me ayu­den”.

La per­so­na que es­tá de­trás del chat le res­pon­de­rá. Le re­co­men­da­rá em­pe­zar por ha­blar con al­gún fa­mi­liar so­bre lo que es­tá pa­san­do y lue­go acer­car­se a un es­pe­cia­lis­ta pa­ra iniciar su tran­si­ción.

***

El pro­gra­ma Ho­ra Se­gu­ra fue crea­do por la Fun­da­ción To­do Me­jo­ra en 2015 pa­ra in­ten­tar dar res­pues­ta a un pro­ble­ma po­co trabajado por la sa­lud en Chi­le: la pre­ven­ción del sui­ci­dio y del bull­ying en la co­mu­ni­dad LGBTI+.

La ini­cia­ti­va na­ció de va­rios es­pe­cia­lis­tas de la fun­da­ción al dar­se cuen­ta de que a su pá­gi­na en Fa­ce­book lle­ga­ban mu­chos tes­ti­mo­nios de per­so­nas que ne­ce­si­ta­ban apo­yo psi­co­ló­gi­co y si­quiá­tri­co. En­ton­ces idea­ron una apli­ca­ción gra­tui­ta pa­ra pro­mo­ver el bie­nes­tar en ni­ños y ni­ñas afec­ta­dos por dis­cri­mi­na­ción por su iden­ti­dad de ge­ne­ro. Hoy, ca­si 10 mil per­so­nas usan la pla­ta­for­ma to­dos los días, sien­do la úni­ca for­ma de aten­ción es­pe­cia­li- za­da de es­te ti­po en Chi­le. En cam­bio, en Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos es­te ti­po de in­ter­ven­cio­nes, apro­ve­chan­do la tec­no­lo­gía, son co­mu­nes en pro­gra­mas de sa­lud pú­bli­ca y pri­va­da.

“Has­ta el día de hoy hay ba­ja ofer­ta pro­gra­má­ti­ca en ma­te­ria de orien­ta­ción se­xual, iden­ti­dad y ex­pre­sión de gé­ne­ro, es­pe­cí­fi­ca­men­te en sa­lud y en educación. No­so­tros crea­mos es­ta fun­da­ción pa­ra eso”, cuen­ta el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de To­do Me­jo­ra, Die­go Po­ble­te.

La apli­ca­ción ac­tual­men­te fun­cio­na de lu­nes a vier­nes, de 13.00 a 14.00 y de 18.00 a 0 ho­ras. Los fi­nes de se­ma­na, cuan­do más reciben men­sa­jes, es­tá ac­ti­va de 19.00 a 23 ho­ras. Ho­ra Se­gu­ra fun­cio­na por el trabajo de 75 vo­lun­ta­rios ca­pa­ci­ta­dos pa­ra res­pon­der to­dos los men­sa­jes que lle­gan. Son 45 ho­ras a la se­ma­na de aten­ción gra­tui­ta pa­ra jó­ve­nes de to­do el país.

A Ho­ra Se­gu­ra se pue­de ac­ce­der por un co­rreo ins­ti­tu­cio­nal, el chat de Fa­ce­book y de la pá­gi­na web, ade­más de la apli­ca­ción. La ma­yo­ría de los ni­ños lo ha­cen des­de sus ce­lu­la­res. En el úl­ti­mo año se re­gis­tra­ron 8.714 con­sul­tas, la ma­yo­ría de ellas des­de la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na. Una de las gran­des fa­len­cias del pro­yec­to tie­ne que ver con las zo­nas más ale­ja­das de país. En las re­gio­nes de Ari­ca y Pa­ri­na­co­ta y de Ay­sén ca­si no lle­gan men­sa­jes.

Es­ta ini­cia­ti­va es iné­di­ta en Chi­le. El Mi­nis­te­rio de Sa­lud tie­ne un te­lé­fono con aten­ción las 24 ho­ras del día, pe­ro que es­tá pen­sa­da en diag­nós­ti­co de en­fer­me­da­des y no en pre­ven­ción. Ade­más, tie­ne otro pro­ble­ma importante: el ac­ce­so es so­lo por una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca, lo que es­tá ale­jan­do a los más jó­ve­nes, acos­tum­bra­dos a usar smarthp­ho­ne.

“Du­ran­te 2018 nos di­mos cuen­ta, da­da la falta de ofer­ta en ma­te­ria de pro­gra­mas de sa­lud men­tal, que es­to tam­bién era un es­pa­cio pa­ra po­bla­ción que no se iden­ti­fi­ca ne­ce­sa­ria­men­te con la co­mu­ni­dad LGBTI+ que lo es­tá pa­san­do bas­tan­te mal y que no tie­ne co­ber­tu­ra”, di­ce Po­ble­te.

To­do Me­jo­ra fir­mó un acuer­do con Goo­gle: cuan­do una per­so­na en Chi­le bus­ca mé­to­dos pa­ra sui­ci­dar­se, siem­pre va a apa­re­cer en­tre los pri­me­ros resultados el ac­ce­so di­rec­to a la apli­ca­ción. ***

Una ni­ña de 12 años es­cri­be: “No sé có­mo sa­lir del cló­set, mis ami­gas usan el tér­mino “les­bia­na” co­mo un in­sul­to (en bro­ma), no son ho­mo­fó­bi­cas, al con­tra­rio, pe­ro ellas han di­cho que les da mie­do que al te­ner una ami­ga les­bia­na, es­ta se enamo­re de ellas, ya hay mu­chos ami­gos que sa­ben so­bre mi orien­ta­ción se­xual (soy pan­se­xual), pe­ro real­men­te me da mie­do de­cir­les a al­gu­nas ami­gas cer­ca­nas, me da mie­do que se ale­jen, sé que no lo ha­rán, pe­ro aún así me asus­ta”.

Aun­que no exis­te mu­cha in­for­ma­ción ofi­cial al res­pec­to en Chi­le, la ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal in­di­ca que la co­mu­ni­dad LGBTI+ es­tá más ex­pues­ta a su­frir tras­tor­nos co­mo de­pre­sión o an­sie­dad y a pre­sen­tar ries­go sui­ci­da.

Co­mo fun­cio­na por in­ter­net, Ho­ra Se­gu­ra tie­ne una ven­ta­ja res­pec­to de otros tra­ta­mien­tos en Chi­le: sus resultados se pue­den cuan­ti­fi­car fá­cil­men­te y así se pue­den ca­rac­te­ri­zar los pro­ble­mas que su­fren los ado­les­cen­tes LGBTI+ en Chi­le.

“Es­tos men­sa­jes dan cuen­ta de dis­pa­ri­dad de sa­lud men­tal que vi­ven per­so­nas de la di­ver­si­dad se­xual y de gé­ne­ro. Es­tas dis­pa­ri­da­des tie­nen que ver con resultados ne­ga­ti­vos cuan­do po­drían ser pre­ve­ni­bles y, sin em­bar­go, se si­guen dan­do. Se ex­pli­can por con­di­cio­nes so­cia­les, cul­tu­ra­les o es­truc­tu­ras ad­ver­sas y que dan cuen­ta de inequi­dad en las po­bla­cio­nes cuan­do el ac­ce­so a la sa­lud con­tie­ne ba­rre­ras o no es igua­li­ta­ria”, cuen­ta Alem­ka To­mi­cic, co­di­rec­to­ra del Cen­tro de Es­tu­dios en Psi­co­lo­gía Clí­ni­ca y Psi­co­te­ra­pia (CEPPS) de la Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les.

Los da­tos ob­te­ni­dos a tra­vés de Ho­ra Se­gu­ra dan cuen­ta de los fac­to­res que afec­tan a los jó­ve­nes se­gún su orien­ta­ción se­xual e iden­ti­dad de gé­ne­ro. En sus men­sa­jes re­ve­lan que han su­fri­do vul­ne­ra­cio­nes des­de pe­que­ños y que es­tas se van re­pi­tien­do en dis­tin­tos ni­ve­les. Pri­me­ro, den­tro de su en­torno fa­mi­liar y, lue­go, con sus pa­res. La re­la­ción con los pa­dres ca­si siem­pre es con­flic­ti­va y es la pri­me­ra ba­rre­ra pa­ra po­der ha­blar de esos pro­ble­mas.

La sen­sa­ción de soledad, la falta de re­des

de apo­yo y el des­gas­te pro­du­ci­do por di­ná­mi­cas vio­len­tas agu­di­zan el com­por­ta­mien­to sui­ci­da.

Los tes­ti­mo­nios tam­bién re­la­tan que la iden­ti­fi­ca­ción de la orien­ta­ción se­xual no es un pro­ble­ma en sí mis­mo. El pro­ble­ma es po­der sa­lir del cló­set fren­te a co­no­ci­dos.

***

Un jo­ven de 18 años em­pe­zan­do su tran­si­ción abrió la apli­ca­ción y se co­mu­ni­có con un es­pe­cia­lis­ta de To­do Me­jo­ra. Es­to fue lo que le di­jo.

“Sen­tía odio por mí mis­mo, odia­ba sen­tir que te­nía tan­tas per­so­na­li­da­des, que era fal­so, que ac­tua­ba con to­do el mun­do y de for­mas dis­tin­tas, odia­ba no po­der te­ner la vi­da de mis per­so­na­jes en ro­le play, odia­ba es­tar so­lo y nun­ca ha­ber en­con­tra­do a nin­gún chico que me co­rres­pon­die­ra de for­ma amo­ro­sa”.

Pa­ra jó­ve­nes trans, el ac­ce­so a sa­lud men­tal es in­clu­so más com­pli­ca­do. Re­cién en ju­nio de es­te año, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud de­jó de con­si­de­rar la tran­se­xua­li­dad co­mo un tras­torno psi­co­ló­gi­co pa­ra de­fi­nir­la so­lo co­mo un pro­ble­ma fí­si­co: que el cuer­po no coin­ci­de con la iden­ti­dad de gé­ne­ro de la per­so­na. Por es­te cam­bio, la aten­ción es­pe­cia­li­za­da de­be­ría es­tar cen­tra­da en apo­yar a los jó­ve­nes con tras­tor­nos men­ta­les oca­sio­na­dos por el en­torno.

Sin em­bar­go, se­gún la ex­pe­rien­cia que cuen­tan en Ho­ra Se­gu­ra, mu­chos ado­les­cen­tes trans de­ben so­por­tar que si­quia­tras y si­có­lo­gos si­gan pen­san­do que ser trans es el pro­ble­ma. Eso ha si­do una com­pli­ca­ción pa­ra iniciar tra­ta­mien­tos. La aten­ción pa­ra jó­ve­nes trans­gé­ne­ro se ter­mi­na trans­for­man­do ca­si en una cues­tión de suer­te.

“Hay un chico que lle­ga a tra­vés de la Ho­ra Se­gu­ra y que em­pie­za a des­cu­brir su ne­ce­si­dad de iniciar su tran­si­ción de gé­ne­ro, y to­do el pro­ce­so de acom­pa­ñar a la fa­mi­lia, por­que al fi­nal es la fa­mi­lia com­ple­ta la que tran­si­ta, más que una per­so­na so­la. To­dos esos son pro­ce­sos que no­so­tros he­mos po­di­do acom­pa­ñar”, cuen­ta la je­fa de Desa­rro­llo de Con­te­ni­dos, Ro­cío Faún­dez.

Mu­chos de los jó­ve­nes trans que envían men­sa­jes en la Ho­ra Se­gu­ra cuen­tan que an­tes de llegar a ellos pa­sa­ron por va­rias ex­pe­rien­cias fa­lli­das con otros es­pe­cia­lis­tas.

En ma­yo se re­gis­tró el 22% de las aten­cio­nes de es­te año. Es­ta al­za se de­bió al es­treno en Netflix de la se­gun­da tem­po­ra­da de la se­rie 13

Rea­son to Why, la que abor­da el sui­ci­dio ju­ve­nil. Los pro­duc­to­res de la se­rie rea­li­za­ron una se­rie de vi­deos don­de los pro­ta­go­nis­tas in­vi­ta­ban a uti­li­zar la pla­ta­for­ma de To­do Me­jo­ra en ca­so de ne­ce­si­tar ayu­da.

A Ho­ra Se­gu­ra han lle­ga­do aler­tas de jó­ve­nes que han con­fe­sa­do es­tar to­man­do pas­ti­llas pa­ra sui­ci­dar­se o es­tar cer­ca de ha­cer­lo. En esos ca­sos ex­cep­cio­na­les, los es­pe­cia­lis­tas ras­trean la di­rec­ción del usua­rio y envían a Ca­ra­bi­ne­ros pa­ra in­ten­tar evi­tar el sui­ci­dio.

***

Uno de los men­sa­jes que más han mar­ca­do a los es­pe­cia­lis­tas de la Ho­ra Se­gu­ra es el de un adul­to he­te­ro­se­xual y cis­gé­ne­ro (que su iden­ti­dad de gé­ne­ro coin­ci­de con el se­xo asig­na­do al na­cer). Aun­que el per­fil no co­rres­pon­de a las per­so­nas con las que tra­ba­ja Ho­ra Se­gu­ra, ese tes­ti­mo­nio es re­fle­jo del tor­tuo­so ca­mino que de­be pa­sar una per­so­na sin ac­ce­so a ayu­da es­pe­cia­li­za­da.

“Mi pa­dre era albañil y mi madre tra­ba­ja­ba to­do el día co­mo na­na en una ca­sa. La­men­ta­ble­men­te, des­de ni­ño fui mal­tra­ta­do por mi pa­dre, so­lo vi gol­pes co­mo co­rrec­ción cuan­do ha­cía al­go ma­lo; mu­chas ve­ces mi ma­má se in­ter­pu­so pa­ra que no me pe­ga­ra y los gol­pes los re­ci­bía ella (...); ten­go mu­chos ges­tos, ac­ti­tu­des un tan­to fe­me­ni­nas, es por es­to que des­de el quin­to al oc­ta­vo bá­si­co fui tra­ta­do co­mo el hue­co, el gay, el fle­to del cur­so (...). Mu­chas ve­ces me en­ce­rra­ba en los ba­ños, me mo­ja­ban y me gol­pia­ban (sic), por años me tra­gué to­do es­to, mi fa­mi­lia nun­ca se en­te­ró, ya que no que­ría cau­sar­le una mo­les­tia a mi madre (...); en la en­se­ñan­za me­dia es­to se agu­di­zo más, me si­guie­ron tra­tan­do igual, lo peor ven­dría cuan­do mis pro­pios com­pa­ñe­ros abu­sa­ban de mí (...). Hoy soy un hom­bre, ten­go 30 años, pe­ro los re­cuer­dos es­tán en mi ca­be­za co­mo si fue­ran ayer, soy un hom­bre to­tal­men­te mie­do­so en to­do, no me he ca­sa­do, por­que ten­go mie­do a cau­sar­le da­ño a al­guien, sin­ce­ra­men­te ha si­do un trau­ma to­do es­to, a mi ha­ber lle­vo tres in­ten­tos de sui­ci­dio, pe­ro siem­pre me pi­llan o me sal­van, sin­ce­ra­men­te ga­nas de vi­vir no ten­go (...). La úl­ti­ma vez que in­ten­té ma­tar­me fue en mar­zo de es­te año y no du­do en vol­ver a in­ten­tar­lo, ya que así no pue­do vi­vir, ten­go tan­to guar­da­do en el al­ma y que na­die en­tien­de. He si­do re­cha­za­do siem­pre, qui­zás es­ta ex­pe­rien­cia les sir­va de al­go a us­te­des, si no les res­pon­do es por­que he de­ja­do es­te mun­do” .

Lue­go de ese pri­mer con­tac­to, la per­so­na si­guió co­mu­ni­cán­do­se con un es­pe­cia­lis­ta por co­rreo elec­tró­ni­co, re­ci­bien­do por pri­me­ra vez ayu­da pa­ra su de­pre­sión

“Na­die sa­be lo que pa­sa, ni sé có­mo con­tar­lo. En to­da mi vi­da he pa­sa­do por tres co­le­gios; en el pri­mer co­le­gio me hi­cie­ron bull­ying por ca­si sie­te años se­gui­dos y me in­ten­ta­ron vio­lar; en mi se­gun­do co­le­gio me hi­cie­ron ci­ber­bull­ying y, aho­ra, to­do es­tá de mal en peor, quie­ro huir y no sé có­mo”.

Los men­sa­jes de jó­ve­nes LGBT+ dan cuen­ta de de­pre­sión, an­sie­dad y va­rios in­ten­tos de sui­ci­dio

Ade­más de la apli­ca­ción, a Ho­ra Se­gu­ra se pue­de en­trar des­de Fa­ce­book, por co­rreo y por una pá­gi­na web.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.