LA OTRA VIC­TO­RIA DE LAS VÍC­TI­MAS DE KA­RA­DI­MA

La Cor­te de San­tia­go fa­lló a fa­vor de la de­man­da por $ 450 mi­llo­nes pre­sen­ta­da por las víc­ti­mas de Fer­nan­do Ka­ra­di­ma tras la en­tre­ga de nue­vos an­te­ce­den­tes en los que se com­pro­ba­rían ac­tos de en­cu­bri­mien­to de la je­rar­quía ecle­siás­ti­ca.

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR FO­TO­GRA­FÍA

“La ver­dad es es­ta: era ne­ce­sa­rio pedir la in­ter­ven­ción del pro­mo­tor de jus­ti­cia, con­for­me al acuer­do de la Conferencia Epis­co­pal. La pre­sen­ta­ción de las de­nun­cias an­te el pro­mo­tor nor­mal­men­te cal­ma la agre­si­vi­dad de los acu­san­tes. Por res­pe­to al P. Ka­ra­di­ma no le pe­dí al pro­mo­tor que lo in­te­rro­ga­ra; so­lo le pe­dí a mons. An­drés Arteaga su pa­re­cer. Él con­si­de­ró que to­do era ab­so­lu­ta­men­te in­ve­ro­sí­mil. Co­mo se tra­ta­ba de he­chos pres­cri­tos, ce­rré la in­ves­ti­ga­ción. Así qui­se pro­te­ger­los, cons­cien­te de que mi ma­ne­ra de pro­ce­der, si los acu­sa­do­res lle­va­sen al­gún día el ca­so a la pren­sa, se vol­ca­ría en contra de mí”.

Es­te es un ex­trac­to del co­rreo elec­tró­ni­co es­cri­to el 1 de febrero de 2009 por el car­de­nal Fran­cis­co Ja­vier Errá­zu­riz al en­ton­ces nun­cio Giu­sep­pe Pin­to (an­te­ce­sor de Ivo Sca­po­lo) y que de­ter­mi­nó un gi­ro en la de­man­da pre­sen­ta­da ha­ce cin­co años contra el Ar­zo­bis­pa­do de San­tia­go por las víc­ti­mas de abu­so por par­te del sa­cer­do­te Fer­nan­do Ka­ra­di­ma.

Aun­que la ac­ción ci­vil -que bus­ca una in­dem­ni­za­ción de $ 450 mi­llo­nes por con­cep­to de da­ño mo­ral- ha­bía si­do re­cha­za­da en pri­me­ra ins­tan­cia por el mi­nis­tro en vi­si­ta Juan Mu­ñoz, el jue­ves 18 la No­ve­na Sa­la de la Cor­te de Ape­la­cio­nes de San­tia­go eva­luó nue­vos an­te­ce­den­tes y de­ci­dió re­vo­car la sen­ten­cia y con­de­nar a la Igle­sia chi­le­na por los ac­tos que im­pi­die­ron una in­ves­ti­ga­ción di­li­gen­te en contra del hoy ex­sa­cer­do­te que fue ex­pul­sa­do por el Pa­pa Fran­cis­co el 28 de sep­tiem­bre. El fa­llo con­ce­de la más al­ta com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca a la que ha si­do obli­ga­da la Igle­sia has­ta aho­ra.

El co­rreo de Errá­zu­riz se trans­for­mó en una pie­za cla­ve de la de­fen­sa del abo­ga­do Juan Pa­blo Her­mo­si­lla en re­pre­sen­ta­ción de Ja­mes Ha­mil­ton, Juan Car­los Cruz y Jo­sé An­drés Mu­ri­llo. El e-mail, cu­yo asun­to destaca ser “con­fi­den­cial”, es­pe­ró nue­ve años pa­ra ver la luz y su ori­gen se re­mon­ta a los alla­na­mien­tos al Ar­zo­bis­pa­do de San­tia­go que en­ca­be­zó el fis­cal re­gio­nal de O’Hig­gins, Emi­li­ano Arias, el 14 de ju­nio de es­te año.

LES­LIE AYA­LA C.

El in­ves­ti­ga­dor tra­mi­ta una his­tó­ri­ca cau­sa pe­nal que apun­ta a las más al­tas au­to­ri­da­des del cle­ro chi­leno pa­ra es­ta­ble­cer si exis­te responsabilidad pe­nal de al­guno de ellos en el en­cu­bri­mien­to de de­li­tos de abu­so se­xual co­me­ti­dos por re­li­gio­sos en el te­rri­to­rio na­cio­nal. Es en ese mar­co que Arias en­con­tró la carta y la en­tre­gó, la se­ma­na pa­sa­da, a los de­man­dan­tes, ya que la

AR­CHI­VO/COPESA

Fun­da­ción pa­ra la Con­fian­za -de la que son im­pul­so­res las víc­ti­mas de Ka­ra­di­maes que­re­llan­te en la cau­sa pe­nal por en­cu­bri­mien­to.

Cuan­do Her­mo­si­lla hi­zo alu­sión al co­rreo elec­tró­ni­co, el si­len­cio se apo­de­ró de la No­ve­na Sa­la. La vis­ta de la cau­sa ha­bía es­pe­ra­do más de un año pa­ra ser abor­da­da, ya que en reite­ra­das oca­sio­nes ha­bía si­do sus­pen­di- da. La pe­núl­ti­ma vez fue un día an­tes de que la San­ta Se­de in­for­ma­ra la ex­pul­sión del sa­cer­do­cio del ex­pá­rro­co de El Bos­que. La úl­ti­ma ha­ce so­lo una se­ma­na lue­go de que la Igle­sia pre­sen­ta­ra un re­cur­so de re­po­si­ción.

La es­pe­ra de sie­te días pa­ra pro­ce­der a los ale­ga­tos per­mi­tió que se en­con­tra­ra en el pro­ce­sa­mien­to de la in­for­ma­ción que ha si­do in­cau­ta­da por el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co una se­rie de do­cu­men­tos re­la­cio­na­dos con co­mu­ni­ca­cio­nes in­ter­nas en­tre au­to­ri­da­des del cle­ro chi­leno. “Estimado se­ñor nun­cio”, así es­tá en­ca­be­za­do el co­rreo en que Errá­zu­riz en­fa­ti­za que “es­te tex­to no pue­de que­dar en el ar­chi­vo de la Nun­cia­tu­ra, por­que cual­quie­ra in­fi­den­cia de otras per­so­nas que ten­gan al ar­chi­vo en el fu­tu­ro pue­de cau­sar un da­ño muy gra­ve”.

La co­mu­ni­ca­ción -que fi­na­li­za con la frase “deseán­do­le la más abun­dan­te ben­di­ción de Dios”- se ex­pla­ya en 13 páginas en las que el car­de­nal da cuen­ta de si­tua­cio­nes ocu­rri­das en ese en­ton­ces en la pa­rro­quia de El Bos­que, las de­nun­cias por abu­so se­xual que ha­bía en contra de Fer­nan­do Ka­ra­di­ma en 2008 y có­mo es­tas se ha­bían aca­lla­do.

Dos años des­pués, en 2010, tras la de­nun­cia pú­bli­ca de Ja­mes Ha­mil­ton, Juan Car­los Cruz y Jo­sé An­drés Mu­ri­llo, la jus­ti­cia or­di­na­ria ac­ti­va­ría una cau­sa pe­nal en contra del, aho­ra, ex­sa­cer­do­te. Es­ta fue en­ca­be­za­da por la mi­nis­tra en vi­si­ta Jés­si­ca Gon­zá­lez y con­clu­yó en so­bre­sei­mien­to, pe­ro no por la inexistencia de los de­li­tos de­nun­cia­dos, sino por pres­crip­ción.

El jue­ves 18, en un fa­llo uná­ni­me, los mi­nis­tros Mi­guel Vás­quez, Ja­vier Mo­ya y el abo­ga­do in­te­gran­te Jai­me Gue­rre­ro de­ci­die­ron re­vo­car el fa­llo del juez Mu­ñoz y dar cur­so a la de­man­da de in­dem­ni­za­ción con la que el Ar­zo­bis­pa­do de San­tia­go de­be­rá pa­gar $ 450 mi­llo­nes a las víc­ti­mas de Ka­ra­di­ma por el per­jui­cio que les sig­ni­fi­có ha­ber en­cu­bier­to las de­nun­cias contra el ex­pá­rro­co de El Bos­que. La re­so­lu­ción se da­rá a co­no­cer en los pró­xi­mos días, y lo más pro­ba­ble, en to­do ca­so, sea que los abo­ga­dos de la Igle­sia li­bren una úl­ti­ma ba­ta­lla an­te la Cor­te Su­pre­ma.

Ja­mes Ha­mil­ton, Jo­sé An­drés Mu­ri­llo y Juan Car­los Cruz, en los pa­si­llos del Pa­la­cio de Tri­bu­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.