CEMA CHI­LE AL CIE­RRE

La Tercera - Reportajes - - PORTADA - POR JUAN PA­BLO FI­GUE­ROA Y MA­RÍA JO­SÉ AHU­MA­DA

Di­ce el tex­to que al sex­to día, Dios creó “el mo­de­lo pa­ra la mu­jer del mi­li­tar”: in­de­pen­dien­te, con cua­li­da­des de pa­dre y madre, y en­tre­ga­da a la en­se­ñan­za y cui­da­do de sus hi­jos. De men­tón er­gui­do y fren­te en al­to, se­ría buen ejem­plo y de “le­ga­do con­san­guí­neo in­ta­cha­ble”. La perfecta an­fi­trio­na pa­ra cua­tro o 40 per­so­nas con tan so­lo una ho­ra de avi­so, ca­paz de man­te­ner­se a pu­ro ca­fé y ma­ne­jar cual­quier emer­gen­cia ima­gi­na­ble, sin ma­nual al­guno. Com­por­tar­se ale­gre y en­tu­sias­ta, es­té em­ba­ra­za­da o en­fer­ma, y es­tar dis­pues­ta a mu­dar­se a lo me­nos 10 ve­ces en 17 años. Y te­ner seis pa­res de ma­nos.

Lo an­te­rior for­ma par­te de un es­cri­to gra­ba­do en una pla­ca de bronce en­mar­ca­da, so­bre una re­pi­sa, en un am­plio sa­lón don­de ca­si to­do apun­ta al pa­sa­do.

En las pa­re­des cuel­gan un vie­jo re­tra­to de una jo­ven Lu­cía Hi­riart son­rién­do­les a un par de ni­ños; una enor­me fo­to­gra­fía don­de ella y su es­po­so, el ge­ne­ral Au­gus­to Pi­no­chet, apa­re­cen jun­to al Pa­pa Juan Pa­blo II du­ran­te su vi­si­ta al país en 1987; dis­cur­sos que al­gu­na vez se le­ye­ron y que hoy se guar­dan en­mar­ca­dos, y un co­lla­ge con imá­ge­nes de cien­tos de mu­je­res des­fi­lan­do con uni­for­mes co­lor bur­deo.

Tam­bién hay ca­jas que se api­lan, de las que des­bor­dan pa­pe­les y car­pe­tas. Son la úni­ca mues­tra de mo­vi­mien­to re­cien­te, la pre­pa­ra­ción de una mu­dan­za ha­cia nin­gu­na par­te. Así es­tá hoy por den­tro la se­de cen­tral de la Fun­da­ción Cema Chi­le.

“Es­to es lo que nos va que- dan­do. Us­ted sa­be có­mo son las cosas”, de­cía el por­te­ro a la en­tra­da.

Pacto pa­ra un fi­nal

Des­de mar­zo que ya ha­bía fe­cha de tér­mino: el do­min­go 30 de sep­tiem­bre, la Fun­da­ción Cema Chi­le de­bía de­jar de exis­tir. Eso acor­dó con el Con­se­jo de De­fen­sa del Es­ta­do (CDE). El cie­rre pau­la­tino de los cen­tros de ma­dres, el fi­ni­qui­to de su per­so­nal, la en­tre­ga de los 109 in­mue­bles que que­da­ban en su po­der y su cie­rre de­fi­ni­ti­vo.

“El mi­nis­tro de fue­ro ya me lo di­jo: us­ted va a te­ner que apa­gar la luz. Mi úl­ti­ma mi­sión se­rá ir al Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia a pre­sen­tar el do­cu­men­to que di­ga que aquí, ofi­cial­men­te, se aca­bó Cema Chi­le”, con­tó a Re­por­ta­jes su di­rec­tor ad­mi­nis­tra­ti­vo y re­pre­sen­tan­te le­gal, Ju­lio Ve­jar.

Pe­ro to­do se atra­só. Prin­ci­pal­men­te, quien se que­da­ría

Cema Chi­le de­bía de­jar de exis­tir a fi­nes de sep­tiem­bre. Aun­que no ocu­rrió, el cie­rre ya es­tá en mar­cha y es in­mi­nen­te. Sin so­cias ni ac­ti­vi­da­des, ya de­vol­vie­ron 88 in­mue­bles al Fis­co. Así es el oca­so de la fun­da­ción que por 43 años con­tro­ló Lu­cía Hi­riart.

con qué in­mue­ble y los tras­pa­sos en los res­pec­ti­vos con­ser­va­do­res de bie­nes raí­ces. Al­gu­nas pro­pie­da­des no tie­nen com­ple­ta­men­te sa­nea­dos sus pa­pe­les. Tam­bién es­tán pen­dien­tes los cie­rres del inventario de la fun­da­ción y su ba­lan­ce fi­nal. Por eso acor­da­ron con el CDE un nue­vo pla­zo. Sí o sí, pa­ra el pró­xi­mo 30 de no­viem­bre, la fun­da­ción que por más de 40 años pre­si­dió y en­ca­be­zó Lu­cía Hi­riart –has­ta su re­nun­cia en agos­to de 2016, a sus 93 años–, es­ta­rá di­suel­ta.

Lo que hoy queda se pa­re­ce ca­da vez más a una cás­ca­ra. Su úl­ti­ma ac­ti­vi­dad, se­ña­la Ve­jar, fue en mar­zo pa­sa­do, cuan­do se hi­cie­ron cur­sos de ca­pa­ci­ta­ción en Te­mu­co y Con­cep­ción a un pe­que­ño gru­po de so­cias, las úl­ti­mas que que­da­ban. De las ca­si 11 mil que te­nían en sus re­gis­tros has­ta 2015, hoy no queda nin­gu­na.

Sin car­tas ni co­mu­ni­ca­dos, en la práctica, to­do aca­ba­ba. Die­ron a su gen­te en re­gio­nes la or­den de ce­rrar cuentas bancarias, en­tre­gar las pro­pie­da­des y re­vo­car su ini­cio de ac­ti­vi­da­des. De ahí en ade­lan­te, so­lo que­da­ría afi­nar el pro­ce­so de di­so­lu­ción.

En eso han des­pe­di­do a va­rias per­so­nas. De los 66 fun­cio­na­rios que te­nían has­ta 2016, que­dan ape­nas 19. En la se­de de Li­na­res, des­de don­de ma­ne­jan la úni­ca cuen­ta co­rrien­te ope­ra­ti­va -las otras se las ce­rra­ron los ban­cos-, hay to­da­vía tres per­so­nas. En la de Ta­la­gan­te queda una an­ti­gua se­cre­ta­ria que hoy so­lo es­tá ahí pa­ra evi­tar que el in­mue­ble sea ocu­pa­do a la ma­la por ter­ce­ros. Lo mis­mo pa­sa en Pun­ta Arenas, don­de tam­bién una mu­jer ha­ce de cui­da­do­ra de una se­de fue­ra de ope­ra­cio­nes. Los otros 14 tra­ba­jan en San­tia­go, y no a tiem­po com­ple­to. La ma­yo­ría for­ma par­te del círcu­lo más ín­ti­mo y leal de la ma­triar­ca del clan Pi­no­chet.

Pa­tri­cia Bra­vo ha si­do asis­ten­te de los di­rec­to­res que ha te­ni­do Cema des­de 1980, y ahí si­gue. Jun­to a Ve­jar -que lle­gó en 2011-, y el fis­cal de la fun­da­ción, el exa­bo­ga­do de la Di­na Víctor Ma­nuel Avi­lés, se­rán los tres úl­ti­mos que que­den al mo­men­to de ba­jar la cor­ti­na.

“Des­pués de ha­ber visto es­ta fun­da­ción en una ple­ni­tud increíble, con tan­tas ac­ti­vi­da­des so­cia­les, ver có­mo se ha ido aca­ban­do ge­ne­ra mu­cho do­lor, mu­cha pe­na –di­ce Bra­vo, y agre­ga: -He­mos si­do muy mal­tra­ta­dos y cues­tio­na­dos. Si di­ces ‘ yo

trabajo en Cema’, te mi­ran

co­mo di­cien­do ‘ ah, Cema, ¿có­mo tra­ba­jas ahí?’. Pe­ro a mu­cha hon­ra lo di­go, por­que cuan­do no hay na­da que es­con­der, ¿por qué no de­cir­lo?”.

Du­ran­te las dé­ca­das del 70 y 80, ba­jo el man­da­to de Lu­cía Hi­riart, Cema lo­gró pre­sen­cia en ca­da rin­cón del país a tra­vés de 360 pro­pie­da­des que le fue­ron tras­pa­sa­das de for­ma gra­tui­ta. De ellas, 236 se las re­ga­ló el ré­gi­men que en­ca­be­za­ba su ma­ri­do. Otras tan­tas se las do­na­ron pri­va­dos. Así, la fun­da­ción se hi­zo de un mi­llo­na­rio pa­tri­mo­nio in­mo­bi­lia­rio que, al vol­ver la de­mo­cra­cia, trans­for­mó en ne­go­cio: las co­men­zó a ven­der has­ta ha­cer de esa su prin­ci­pal ac­ti­vi­dad.

Una in­ves­ti­ga­ción de Con

tac­to en 2016 re­ve­ló que los in­gre­sos por la ven­ta de pro­pie­da­des que al­gu­na vez fue­ron del Fis­co su­pe­ra­ban los $ 8.900 mi­llo­nes.

To­do se em­pe­zó a des­mo­ro­nar cuan­do la fun­da­ción pa­só a ser par­te en 2005 de la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial por el des­vío in­jus­ti­fi­ca­do de va­rios mi­llo­nes de dó­la­res a cuentas al ex­tran­je­ro por par­te de la fa­mi­lia Pi­no­chet, el lla­ma­do Ca­so Riggs. Una dé­ca­da des­pués, a la ofen­si­va ju­di­cial se su­mó una in­da­ga­to­ria ad­mi­nis­tra­ti­va de los mi­nis­te­rios de Bie­nes Na­cio­na­les y de Jus­ti­cia, pa­ra ver si se cum­plía o no lo es­ta­ble­ci­do en sus es­ta­tu­tos y de­fi­nir el des­tino de los mi­llo­na­rios re­cur­sos ob­te­ni­dos del ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio. En­ton­ces se des­en­ca­de­nó to­do lo que de­ri­vó en la im­pen­sa­da re­nun­cia de Hi­riart, la li­qui­da­ción de la en­ti­dad y las mo­vi­das del go­bierno pa­ra re­cu­pe­rar a fa­vor del Es­ta­do las pro­pie­da­des que que­da­ban sin ven­der.

Hoy es­tá en trá­mi­te la en­tre­ga de 88 in­mue­bles de vuel­ta al Es­ta­do, cu­yo ava­lúo fis­cal to­tal supera los $ 6.123 mi­llo­nes. Es par­te tam­bién de lo pac­ta­do pa­ra el cie­rre.

“El CDE pro­pu­so el acuer­do y ac­ce­di­mos por­que ya que­ría­mos ce­rrar. Po­día ser por or­den ju­di­cial o vía acuer­do. Pe­ro ya no te­nía­mos có­mo sos­te­ner­nos. E igual te­nía­mos que ce­rrar en al­gún mo­men­to”, di­ce Ve­jar.

El bas­tión de Lu­cía

Al prin­ci­pio no se lla­ma­ba Cema Chi­le ni es­ta­ba Lu­cía Hi­riart. Par­tió en 1954, crea­da por Gra­cie­la Le­te­lier, es­po­sa del en­ton­ces Pre­si­den­te Car­los Ibá­ñez del Cam­po. Na­ció co­mo una en­ti­dad de de­re­cho pú­bli­co y sin fi­nes de lu­cro, cu­yo ob­je­ti­vo ini­cial era pro­por­cio­nar el “ma­yor bie­nes­tar ma­te­rial y es­pi­ri­tual a las fa­mi­lias chi­le­nas, es­pe­cial­men­te en lo re­fe­ren­te al ni­ño, a la mu­jer y a la cla­se obre­ra”. Le pu­so por nom­bre Fun­da­ción Gra­cie­la Le­te­lier de Ibá­ñez “Ro­pe­ro del Pue­blo”.

Al po­co tiem­po se pri­va­ti­zó. Es­ca­pa­ba así al con­trol de la Con­tra­lo­ría, pe­ro pa­ra man­te­ner su es­pí­ri­tu pú­bli­co, se es­ta­ble­ció que la per- so­na que la pre­si­di­ría se­ría siem­pre la pri­me­ra da­ma de la na­ción. Por eso, lo que pa­só in­ter­na­men­te en sep­tiem­bre de 1973 fue un mi­ni­gol­pe de Es­ta­do.

Hor­ten­sia Bus­si, ya viu­da de Sal­va­dor Allen­de, tu­vo que de­jar a la fuer­za su car­go co­mo pre­si­den­ta de la fun­da­ción, que ba­jo su man­da­to ha­bía pa­sa­do a lla­mar­se Coor­di­na­do­ra de Cen­tros de Ma­dres (Co­ce­ma). Y en­ton­ces lle­gó Hi­riart.

Co­mo es­po­sa del pre­si­den­te de la Jun­ta de Go­bierno, su arri­bo era el pa­so na­tu­ral, su de­re­cho. Que­da­ba ella a la ca­be­za, se­cun­da­da por las cón­yu­ges de los otros miem­bros de la Jun­ta. Y de en­tra­da la cam­bia­ron.

Su fo­co ya no se­ría la fa­mi­lia chi­le­na de ba­jos re­cur­sos, sino “la mu­jer so­cia de los cen­tros de ma­dres”. Se eli­mi­na­ron de sus es­ta­tu­tos to­das las re­fe­ren­cias a “la cla­se obre­ra” y “el pue­blo”, y le pu­sie­ron el nom­bre que lle­va has­ta hoy: Fun­da­ción Cema Chi­le.

Se ex­pan­die­ron. Ob­tu­vie­ron del Es­ta­do y de pri­va­dos cien­tos de in­mue­bles y te-

Hoy es­tá en trá­mi­te la en­tre­ga de 88 in­mue­bles de vuel­ta al Es­ta­do, cu­yo ava­lúo fis­cal to­tal supera los $ 6.123 mi­llo­nes. Es par­te tam­bién de lo pac­ta­do pa­ra el cie­rre con el CDE.

rre­nos que usa­rían de se­des pa­ra ofre­cer ta­lle­res de ca­pa­ci­ta­ción a mu­je­res en ar­te­sa­nías, co­ci­na, re­pos­te­ría y cos­tu­ra, en­tre otros. Tam­bién crea­ron vi­llas com­ple­tas que re­par­tie­ron co­mo viviendas so­cia­les en­tre sus mi­les de afi­lia­das. Fi­nan­cia­da por sub­ven­cio­nes es­ta­ta­les y apor­tes cons­tan­tes de mu­ni­ci­pios y la Po­lla Chi­le­na de Be­ne­fi­cen­cia, se for­ma­ba en los sec­to­res más vul­ne­ra­bles de la po­bla­ción una só­li­da y ex­ten­sa ba­se de mu­je­res ad­he­ren­tes al ré­gi­men mi­li­tar, pe­ro, so­bre to­do, a la fi­gu­ra de Lu­cía Hi­riart.

Y ella mo­ve­ría las pie­zas pa­ra que nun­ca na­die la sa­ca­ra de ahí.

En no­viem­bre de 1989, an­tes de las elec­cio­nes que mar­ca­rían el re­torno a la de­mo­cra­cia, aco­mo­dó las reglas a su fa­vor: la pre­si­den­ta de la en­ti­dad ya no se­ría la pri­me­ra da­ma, sino la es­po­sa del co­man­dan­te en je­fe del Ejér­ci­to, car­go que Pi­no­chet ocu­pa­ría en los 90. Sie­te años des­pués, cuan­do su ma­ri­do es­ta­ba por de­jar la má­xi­ma je­fa­tu­ra cas­tren­se, mo­di­fi­có de nue­vo los es­ta­tu­tos. Pa­ra ser pre­si­den­ta de Cema ya no se­ría re­qui­si­to ser es­po­sa del co­man­dan­te en je­fe, sino que se­ría ele­gi­da por el con­se­jo de la fun­da­ción. Un gru­po con­for­ma­do so­lo por gen­te leal a ella. De ahí en ade­lan­te, siem­pre la vo­ta­rían de for­ma uná­ni­me.

El lío in­mo­bi­lia­rio

Don­de hoy se al­za el enor­me edi­fi­cio del Ho­tel Ma­rriot, so­bre Av. Ken­nedy, en Las Con­des, an­tes ha­bía un te­rreno pro­pie­dad de Cema, uno de los úl­ti­mos que le ce­dió gra­tis el Es­ta­do an­tes de aca­bar el go­bierno mi­li­tar. Se lo en­tre­ga­ron en enero de 1990 pa­ra usar­lo ex­clu­si­va­men­te en fun­ción de su ob­je­ti­vo por al me­nos cin­co años. Por ley, esa era la con­di­ción de­trás de to­das las ce­sio­nes. Pe­ro nun­ca lo usa­ron y al mes lo ven­die­ron en 60.000 UF, que a la épo­ca equi­va­lían a $ 333 mi­llo­nes. Des­de en­ton­ces, su prin­ci­pal ac­ti­vi­dad se­ría la enaje­na­ción de ac­ti­vos.

Un in­for­me de la PDI se­ña­la­ba en 2005 que al vol­ver la de­mo­cra­cia, el es­que­ma de fi­nan­cia­mien­to de Cema se re­es­truc­tu­ró por com­ple­to. De de­pen­der de sub­ven­cio­nes y do­na­cio­nes del Es­ta­do, la fun­da­ción pa­só a ob­te­ner sus in­gre­sos ca­si ex­clu­si­va­men­te de la ven­ta y arrien­do de in­mue­bles. En las ac­tas de su directorio a par­tir de ese año, ca­si las úni­cas ma­te­rias tra­ta­das te­nían que ver con la ven­ta de sus bie­nes raí­ces.

En­tre 1990 y 2005, Cema ven­dió ca­si un cen­te­nar de pro­pie­da­des en dis­tin­tos lu­ga­res del país por más de $ 5.633 mi­llo­nes. Le ven­die­ron a la Igle­sia Ca­tó­li­ca, a una Igle­sia Evan­gé­li­ca, al Ejér­ci­to, a mu­ni­ci­pa­li­da­des, a so­cie­da­des in­mo­bi­lia­rias, a em­pre­sa­rios, a per­so­nas na­tu­ra­les y a uni­ver­si­da­des pri­va­das, en­tre otros. La más ca­ra fue la que usa­ron por mu­chos años co­mo se­de cen­tral, en Av. Por­tu­gal 351, en San­tia­go Cen­tro, y que ven­die­ron en 1996 a la Uni­ver­si­dad Ma­yor en más de $ 1.248 mi­llo­nes. Hoy en ese lu­gar fun­cio­na el Cam­pus El Claus­tro.

Fue en esos años que em­pe­za­ron sus pro­ble­mas ju­di­cia­les, en me­dio de las in­ves­ti­ga­cio­nes por las pla­tas de la fa­mi­lia Pi­no­chet.

“Pen­sa­ban que Cema era el pa­sa­di­zo pa­ra in­gre­sar pla­tas a la fa­mi­lia Pi­no­chet. In­ves­ti­ga­ron y em­bar­ga­ron to­do, pe­ro no ha­bía na­da, nin­gún ti­po de de­li­to. Nos so­bre­se­ye­ron tem­po­ral­men­te en 2013, pe­ro an­tes de que se so­bre­se­ye­ra de for­ma per­ma­nen­te, el CDE pre­sen­tó otra que­re­lla por los mis­mos mo­ti­vos. Esa acu­sa­ción fue di­rec­ta­men­te contra Lu­cía Hi­riart, y Cema co­mo ter­ce­ro res­pon­sa­ble. Lle­ga­ron de nue­vo los de­tec­ti­ves a em­bar­gar y les abri­mos las puer­tas”, cuen­ta Ju­lio Ve­jar.

La fun­da­ción nun­ca de­jó de ven­der in­mue­bles, y a fi­nes de 2015, una in­ves­ti­ga­ción de Ci­per re­ve­ló la exis­ten­cia de más de 100 pro­pie­da­des de ori­gen fis­cal que le ha­bían ce­di­do gra­tis y que no fi­gu­ra­ban en los ca- tas­tros ofi­cia­les. Tam­bién có­mo se es­truc­tu­ró una des­co­no­ci­da red de 186 RUT dis­tin­tos vin­cu­la­dos a la en­ti­dad y sus cen­tros de ma­dres aso­cia­dos por to­do el país. En­ton­ces se re­abrió la cau­sa ju­di­cial y los mi­nis­te­rios de Jus­ti­cia y de Bie­nes Na­cio­na­les co­men­za­ron a tra­ba­jar pa­ra iden­ti­fi­car y re­cu­pe­rar las pro­pie­da­des an­tes de que la en­ti­dad de­ja­ra de fun­cio­nar.

“La úni­ca for­ma de se­guir era desa­rro­llar un pro­gra­ma fi­nan­cie­ro a tra­vés de la ven­ta de ac­ti­vos pres­cin­di­bles -ex­pli­ca el re­pre­sen­tan­te de la fun­da­ción-. Pe­ro lle­ga­mos a un pun­to en que ya no se po­día más. To­do co­lap­só cuan­do en 2016 nos em­bar­ga­ron los re­cur­sos y los bie­nes de ori­gen fis­cal. Ade­más, la ban­ca nos apli­có la norma de las per­so­nas po­lí­ti­ca­men­te ex­pues­tas, y nos ce­rra­ron las cuentas. Nos qui­ta­ron no so­lo los zapatos, sino tam­bién las mu­le­tas”.

Las pro­pie­da­des vuel­ven al Es­ta­do

Ve­jar cuen­ta que ya tie­ne ca­si to­do lis­to pa­ra el fi­nal. Que los in­mue­bles que les die­ron par­ti­cu­la­res los es­tán ce­dien­do y do­nan­do a otras en­ti­da­des y fun­da­cio­nes de de­re­cho pri­va­do sin fi­nes de lu­cro. Y que los 88 in­mue­bles de ori­gen fis­cal que aún es­ta­ban en su po­der, ya fue­ron en­tre­ga­dos al Mi­nis­te­rio de Bie­nes Na­cio­na­les, des­de don­de han es­ta­do tra­ba­jan­do pa­ra de­fi­nir su des­tino.

“Re­ci­bi­mos mu­chas so­li­ci­tu­des de per­so­nas na­tu­ra­les y ju­rí­di­cas, de en­ti­da­des gu­ber­na­men­ta­les y or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, y pri­vi­le­gia­mos las de ma­yor im­pac­to so­cial y que pre­sen­ta­ran los me­jo­res pro­yec­tos. Los re­qui­si­tos son des­ti­nar los bie­nes raí­ces pa­ra los pro­pó­si­tos que fue­ron so­li­ci­ta­dos, con­ser­var­los y man­te­ner­los en fun­cio­na­mien­to y en­tre­gar re­por­tes pe­rió­di­cos al mi­nis­te­rio”, di­ce el ti­tu­lar de Bie­nes Na­cio­na­les, Fe­li­pe Ward.

Aún que­dan 25 in­mue­bles sin un des­tino cla­ro. En seis ca­sos no es­tá des­pe­ja­do si eran o no de ori­gen fis­cal, por lo que aún se es­tán ha­cien­do los es­tu­dios de do­mi­nio res­pec­ti­vos. Otros sie­te es­tán en pro­ce­so de ven­ta, dos tie­nen pro­ble­mas por cam­bios en el uso de sue­lo y uno, en la Re­gión del Mau­le, tie­ne tras­la­pe de ins­crip­cio­nes en­tre el Fis­co y el Obis­pa­do de Li­na­res.

De los que ya tie­nen un des­ti­na­ta­rio de­fi­ni­do, 21 que­da­rán en ma­nos de di­fe­ren­tes mu­ni­ci­pa­li­da­des, en­tre ellas, la Pla­za de Ar­mas de Pai­ne. El Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial re­ci­bi­rá una de­ce­na de pro­pie­da­des, y el mis­mo nú­me­ro se re­par­ti­rá en­tre di­fe­ren­tes or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les. Las de­más se­rán ad­ju­di­ca­das en­tre di- ver­sas go­ber­na­cio­nes, jun­tas de ve­ci­nos, cuer­pos de bom­be­ros y otros or­ga­nis­mos pú­bli­cos, co­mo el Re­gis­tro Ci­vil y el Se­na­me.

Al me­nos 32 se­rán de uso pú­bli­co y 15 de uso co­mu­ni­ta­rio. Sie­te se usa­rán co­mo al­ber­gues, seis co­mo cen­tros so­cia­les, uno co­mo jar­dín, uno con des­tino co­mer­cial y un úl­ti­mo de uso par­ti­cu­lar (ver in­fo­gra­fía).

Mien­tras to­do eso se de­fi­ne, y aún con una in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial abier­ta y cien­tos de do­cu­men­tos y re­cur­sos em­bar­ga­dos, los que que­dan en la fun­da­ción di­cen que lo ha­cen por leal­tad. Ve­jar cuen­ta que se han acer­ca­do per­so­nas pa­ra pedir al­gún re­cuer­do: una foto, un cua­dro, lo que sea. Pe­ro di­ce que les en­tre­ga­rá to­do eso a Hi­riart y su fa­mi­lia. Y que a más tar­dar la úl­ti­ma se­ma­na de no­viem­bre ci­ta­rá a una úl­ti­ma se­sión de directorio don­de se­lla­rán la di­so­lu­ción fi­nal. Otro fun­cio­na­rio se­ña­la que en­ton­ces ha­rán in­ser­tos en la pren­sa a mo­do de des­pe­di­da.

Ve­jar aña­de que al fi­nal lo que pa­só es lo me­jor, pues la vi­da útil de Cema se ha­bía ago­ta­do, y aho­ra cie­rran sin que se ha­ya de­mos­tra­do na­da irre­gu­lar. Mi­ra al­re­de­dor y ve el lu­gar sin mo­vi­mien­to, con las ca­jas api­la­das y un ambiente mar­ca­do por la pre­via al cie­rre. Y co­men­ta: “Aquí ya hue­le a gla­dio­los”.

“El mi­nis­tro de fue­ro ya me lo di­jo: us­ted va a te­ner que apa­gar la luz. Mi úl­ti­ma mi­sión se­rá ir al Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia a pre­sen­tar el do­cu­men­to que di­ga que aquí, ofi­cial­men­te, se aca­bó Cema Chi­le”, cuen­ta su di­rec­tor ad­mi­nis­tra­ti­vo y re­pre­sen­tan­te le­gal, Ju­lio Ve­jar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.