AN­DRÓ­NI­CO LUK­SIC

La ma­qui­na­ria de­trás de su Twit­ter

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES - POR CAR­LA PÍA RUIZ PE­REI­RA FO­TO­GRA­FÍA

AGENCIAUNO

En la ma­ña­na co­men­ta la pren­sa. En la tar­de res­pon­de pre­gun­tas. La ima­gen de Luk­sic sen­ta­do en su es­cri­to­rio, fren­te a su compu­tador, con la pá­gi­na de Twit­ter abier­ta, lis­to pa­ra de­di­car­le to­da su aten­ción, no exis­te. El em­pre­sa­rio lo ha­ce des­de su iPho­ne y su iPad. ¿A qué ho­ra? A to­das ho­ras.

Al prin­ci­pio fue di­fí­cil. No por­que le mo­les­ta­ran las pre­gun­tas o los in­sul­tos, ha­bía co­sas que sim­ple­men­te no sa­bía có­mo ha­cer. “Quie­ro po­ner es­ta fo­to, ¿có­mo lo ha­go?”. “¿Có­mo pe­go es­te link?”, les pre­gun­ta­ba a fa­mi­lia­res y cer­ca­nos. Le gus­ta mu­cho ha­cer “vi­vos” cuan­do via­ja a lu­ga­res que le pa­re­cen in­tere­san­tes. Por ejem­plo, pa­ra el Mun­dial, trans­mi­tió mu­cho des­de Ru­sia, o ha­ce po­co des­de Es­tam­bul.

La cuen­ta es ma­ne­ja­da per­so­nal­men­te por Luk­sic. En días es­pe­cia­les, lle­ga a tui­tear nue­ve ve­ces al día. Sa­be que no pue­de es­tar “inac­ti­vo”, por eso so­lo en oca­sio­nes es­pe­cia­les le pi­de a al­guien que tui­tee por él, co­mo cuan­do via­ja a Chi­na.

Co­men­tar no­ti­cias, acla­rar du­das so­bre él mis­mo y pres­tar ayu­da. Esos son los tres fo­cos que tie­ne An­dró­ni­co Luk­sic en Twit­ter. Pe­ro las co­sas se sa­lie­ron de con­trol. Seis días des­pués de crear su cuen­ta, el mis­mo Luk­sic lo con­fe­sa­ba en un tuit: “Se­rá di­fí­cil man­te­ner el rit­mo”. 23 de fe­bre­ro de 2017: “En­tien­do y la­men­to la frus­tra­ción de mu­chos por­que no con­tes­to a to­do ni pue­do ayu­dar­los a to­dos. Mis dis­cul­pas, es­pe­ro com­pren­dan”. 333 co­men­ta­rios, 213 reuits, 1.300 me gus­ta.

La ma­qui­na­ria de­trás de Twit­ter

Des­de 2018, dos per­so­nas ges­tio­nan la cuen­ta @con­tac­to­alc, que na­ció co­mo una ma­ne­ra de or­de­nar la ayu­da de Luk­sic vía Twit­ter. Por­que du­ran­te 2017 fue él mis­mo quien con­tes­ta­ba y de­ri­va­ba per­so­nal­men­te los re­que­ri­mien­tos, que ese año fue­ron cer­ca de 100.

El equi­po -más otras dos per­so­nas que ven ex­clu­si­va­men­te ini­cia­ti­vas del em­pre­sa­rio, co­mo con­cur­sos– se de­di­ca a tiem­po com­ple­to a la ges­tión y se­gui­mien­to de ca­sos. Ven, en pro­me­dio, 25 se­ma­na­les. Du­ran­te 2018- el equi­po ha ges­tio­na­do la ayu­da pa­ra 200 ca­sos.

¿Qué ti­po de ca­sos? Tres: em­pren­de­do­res, de­por­tis­tas y per­so­nas con pro­ble­mas de sa­lud. Ese es un pri­mer fil­tro. Luk­sic lo de­fi­ne así: “Per­so­nas que ne­ce­si­tan un em­pu­jón pa­ra dar un gran sal­to en sus vi­das”. Lue­go, el equi­po se en­car­ga de con­tac­tar a ca­da una de las per­so­nas. No so­lo a las que pa­sa­ron el fil­tro, a to­das. Las que se es­ca­pan del fo­co tam­bién re­ci­ben un lla­ma­do.

Las per­so­nas que sí pa­san el pri­mer fil­tro lue­go son ana­li­za­das por el equi­po. Se es­tu­dia el ca­so, se iden­ti­fi­can las ne­ce­si­da­des, la ve­ra­ci­dad de los an­te­ce­den­tes y lue­go se le in­for­ma a Luk­sic. Pue­de ser vía What­sApp, mail o te­lé­fono. Pe­ro es él quien es­co­ge, per­so­nal­men­te, los ca­sos. La ges­tión de la ayu­da -en­tre­ga de di­ne­ro, pa­sa­jes y va­rios- la ha­ce es­te equi­po. Ade­más de ha­cer­le un se­gui­mien­to a ca­da ca­so, con lla­ma­dos y vi­si­tas.

Hay ca­sos que An­dró­ni­co Luk­sic si­gue per­so­nal­men­te. Co­mo el de Ni­co­lás He­rre­ra -el ni­ño con leu­ce­mia que ayu­dó, que fue el pri­mer ca­so que re­ci­bió vía Twit­ter y que hoy si­gue en tra­ta­mien­to-. La fa­mi­lia es cons­tan­te­men­te con­tac­ta­da. In­clu­so, pa­ra el cum­plea­ños de Ni­co­lás, en mar­zo, el em­pre­sa­rio le re­ga­ló un ce­lu­lar. Que­ría man­te­ner el víncu­lo y sa­ber per­so­nal­men­te có­mo es­ta­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.