Muy arri­ba y de cui­da­do

La Tercera - Reportajes - - REPORTAJES - Héctor So­to

Bál­sa­mo o ve­neno, el po­der es un in­tan­gi­ble hui­di­zo. Tan im­por­tan­te que lo ten­gas es que los de­más crean que lo tie­nes. En­tre­me­dio, si man­das y te obe­de­cen, tan­to me­jor pa­ra ti, por­que es­ta, en reali­dad, es la prue­ba de fue­go. Pe­ro si in­clu­so sin man­dar te creen po­de­ro­so, no te pier­das ni un so­lo se­gun­do, por­que efec­ti­va­men­te ya lo eres y, en con­se­cuen­cia, di­ría Ma­quia­ve­lo, cuí­da­te.

Si Al­fre­do Mo­reno es­tá ran­quea­do en la nue­va en­cues­ta de po­der co­mo el per­so­na­je más po­de­ro­so des­pués del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca es po­si­ble­men­te por­que la éli­te pro­te­ge a los su­yos y por­que, en­tre to­dos los se­cre­ta­rios de Es­ta­do de su ga­bi­ne­te, el mi­nis­tro de Desa­rro­llo So­cial es el que lle­gó al go­bierno con más au­to­no­mía de vue­lo y pe­so es­pe­cí­fi­co de or­den per­so­nal. Mo­reno no es­tá don­de es­tá por sus con­tac­tos po­lí­ti­cos. Tam­po­co por ha­ber­se for­ja­do a la som­bra del pi­ñe­ris­mo. Es­tá ahí por­que el Pre­si­den­te va­lo­ró mu­cho el tra­ba­jo que hi­zo en Can­ci­lle­ría en su pri­mer go­bierno. Y, so­bre to­do, por ser un lin­ce del mun­do cor­po­ra­ti­vo, un ne­go­cia­dor su­per­do­ta­do, un eje­cu­ti­vo y hom­bre de em­pre­sa que en un mo­men­to da­do se con­vir­tió en el ma­cho alfa del em­pre­sa­ria­do chi­leno. No en úl­ti­mo lu­gar, tam­bién por ser un in­ter­lo­cu­tor con el cual Pi­ñe­ra ha­bla de igual a igual en ca­si to­dos los te­mas. Ojo, por­que no son mu­chos los es­co­gi­dos que ac­ce­den a esas es­fe­ras.

Mo­reno es par­te -y par­te ejem­plar- del cam­bio que ha te­ni­do el em­pre­sa­ria­do chi­leno en la úl­ti­ma dé­ca­da. Es un hom­bre que su­po en­ten­der bien -y en­ten­der a tiem­po- lo que sig­ni­fi­ca­ba en la cul­tu­ra em­pre­sa­rial do­més­ti­ca el trán­si­to des­de un Chi­le com­ple­ta­men­te fác­ti­co al país de la mo­der­ni­dad y de la trans­pa­ren­cia al cual qui­sié­ra­mos es­tar acer­cán­do­nos. Eso su­pu­so re­va­luar la fun­ción de la em­pre­sa, re­di­men­sio­nar sus res­pon­sa­bi­li­da­des so­cia­les y, bueno, de­jar atrás la idea de que no ca­bían pa­ra las em­pre­sas otras res­pon­sa­bi­li­da­des que no fue­ran ma­xi­mi­zar, por un la­do, las uti­li­da­des en fa­vor de sus so­cios o ac­cio­nis­tas y la re­la­ción pre­cio-ca­li­dad de sus pro­duc­tos o ser­vi­cios, por el otro, en fa­vor de los clien­tes. Esa no­ción que­dó en el pa­sa­do y hoy has­ta los em­pre­sa­rios me­nos re­no­va­dos asu­men que las em­pre­sas tie­nen, por par­te baja, un desafío de in­te­gra­ción so­cial de pro­por­cio­nes. De ahí pa­ra arri­ba.

Po­si­ble­men­te, el gran cam­bio ocu­rri­do en Chi­le en los úl­ti­mos años no es el de los po­lí­ti­cos y tam­po­co el de la aca­de­mia o el de los me­dios. Si al­guien quie­re ha­blar de fuer­tes cam­bios re­gis­tra­dos en Chi­le ten­dría que ha­cer­lo, so­bre to­do, res­pec­to de las dirigencias so­cia­les (y to­do lo que ha sig­ni­fi­ca­do en tér­mi­nos de emer­gen­cia del lla­ma­do ter­cer sec­tor), res­pec­to de los fis­ca­les y jue­ces (que ha­ce mu­cho tiem­po de­ja­ron de ha­blar so­lo en tri­bu­na­les o a tra­vés de sus fa­llos) y, muy en es­pe­cial, res­pec­to de los em­pre­sa­rios, a pe­sar (o qui­zás más bien por efec­to) de las ex­pe­rien­cias trau­má­ti­cas que el sec­tor vi­vió en los ca­sos de co­lu­sión y de fi­nan­cia­mien­to irre­gu­lar de la política.

La fi­gu­ra de Mo­reno -tal co­mo la de di­ri­gen­tes ti­po Al­fon­so Swett o Ber­nar­do La­rraín, o la de ac­to­res co­mo An­drés Na­va­rro, San­dro So­la­ri, Ignacio Cue­to o el pro­pio An­dró­ni­co Luk­sic en su ver­sión re­des so­cia­les- es­tá aso­cia­da a ese re­po­si­cio­na­mien­to. Por lo mis­mo, pue­de ha­ber lla­ma­do la aten­ción ha­ce al­gu­nas se­ma­nas que el mi­nis­tro re­clu­ta­ra a va­rios de ellos pa­ra echar a an­dar el pro­gra­ma Com­pro­mi­so País de su mi­nis­te­rio, que bus­ca com­ba­tir la po­bre­za des­de una alian­za pú­bli­co-pri­va­da y a par­tir de un ma­pa que iden­ti­fi­ca di­ver­sos ti­pos de vul­ne­ra­bi­li­dad so­cial. Sin em­bar­go, es­tá ab­so­lu­ta­men­te en la ló­gi­ca de con­duc­ta de es­tos em­pre­sa­rios abrir­se a es­fuer­zos de es­ta na­tu­ra­le­za, que bus­can in­da­gar po­si­bi­li­da­des de apli­car mo­de­los de ges­tión del mun­do pri­va­do a pro­ble­mas pú­bli­cos. Di­cho así pa­re­ce sen­ci­llo y fá­cil, pe­ro es ob­vio que se tra­ta de un desafío que de­be en­fren­tar­se con la de­bi­da trans­pa­ren­cia y cau­te­la pa­ra no con­fun­dir pla­nos ni in­tere­ses.

Aun­que en Chi­le hay mu­chí­si­ma evi­den­cia so­bre las po­ten­cia­li­da­des de la co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da, lo cier­to es que es bien am­bi­cio­sa la apues­ta de ar­ti­cu­lar un tra­ba­jo sis­te­má­ti­co y con­jun­to di­ri­gi­do a com­ba­tir fuen­tes con­cre­tas de mar­gi­na­li­dad y di­so­cia­ción. La ini­cia­ti­va quie­re ser un tes­ti­mo­nio con­clu­yen­te de jus­ti­cia so­cial co­la­bo­ra­ti­va de un go­bierno de cen­tro­de­re­cha. La ex­pe­rien­cia es nue­va y desafian­te. En ella se van a ju­gar su pres­ti­gio el go­bierno, el mi­nis­tro y, des­de lue­go, to­dos los gru­pos de tra­ba­jo y em­pre­sa­rios convocados. El re­sul­ta­do no es­tá en ab­so­lu­to ga­ran­ti­za­do. Si las ex­pec­ta­ti­vas se cum­plen, se abri­rá un ho­ri­zon­te muy pro­mi­so­rio pa­ra el desa­rro­llo de nue­vas po­lí­ti­cas so­cia­les. Si se frus­tran, por su­pues­to no se­rá so­lo el mi­nis­tro quien de­ba dar ex­pli­ca­cio­nes.

Quie­nes ven en Al­fre­do Mo­reno una suer­te de del­fín o un li­de­raz­go que even­tual­men­te po­dría com­pe­tir pa­ra ser el can­di­da­to de la pro­yec­ción del ac­tual go­bierno el 2020 asu­men cier­ta­men­te que tan­to el Plan Arau­ca­nía, que es el otro gran pro­yec­to so­cial que es­tá lle­van­do ade­lan­te el mi­nis­tro, co­mo los al­can­ces de Com­pro­mi­so País van a ins­ta­lar­lo de to­dos mo­dos en las li­gas ma­yo­res de la política. Sí, po­dría ser. Aun­que tam­bién po­dría no ser: to­da­vía Mo­reno es un per­so­na­je po­co co­no­ci­do y, ade­más, bas­tan­te des­co­nec­ta­do has­ta aquí de las or­gá­ni­cas po­lí­ti­cas del ofi­cia­lis­mo. Es pru­den­te de­jar­lo cla­ro: en es­tas es­pe­cu­la­cio­nes, que son en­te­ra­men­te lí­ci­tas, se jun­tan a me­nu­do la ra­cio­na­li­dad con las ga­nas y lo que es po­si­ble con lo que se su­pon­dría que es inevi­ta­ble. Di­cho de otro mo­do, se po­nen en ac­ción ca­de­nas de cau­sa­li­dad que son un tan­to tram­po­sas. El en­tu­sias­mo y la sim­pli­fi­ca­ción con­ta­mi­nan los cálcu­los. La reali­dad siem­pre es más com­ple­ja y ni ha­blar de los mis­te­rios que en­vuel­ve la política. Pe­ro, sí. Po­dría. El es­ce­na­rio es­tá abier­to.

Por otro la­do, ¿que­rrá? Es una pre­gun­ta, des­pués de to­do, que tam­bién im­por­ta.

Al­fre­do Mo­reno emer­ge con fuer­za en el nue­vo ma­pa del po­der. ¿Lo so­bre­di­men­sio­na la en­cues­ta, lo pro­te­ge la éli­te o efec­ti­va­men­te es el se­gun­do hom­bre más po­de­ro­so de Chi­le?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.