DUE­LO DE PLA­YAS EN COS­TA RI­CA

Me­nos de 400 ki­ló­me­tros, pe­ro un abis­mo de di­fe­ren­cia, se­pa­ran a las cos­tas del Pa­cí­fi­co y del Ca­ri­be de Cos­ta Ri­ca. Co­lo­res, rit­mos, sa­bo­res y có­di­gos va­rían en­tre am­bas par­tes en don­de, al mo­men­to de ele­gir, el vi­si­tan­te es quien tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra

La Tercera - Tendencias - - PORTADA - Al­fon­so Be­za­ni­lla POR:

Ami­go, ¿qué bus­ca?, ¿ma­rihua­na?, ¿so­me weed?”. Ca­mi­nar por la ca­lle prin­ci­pal de Puer­to Vie­jo de Ta­la­man­ca en el Ca­ri­be de Cos­ta Ri­ca obli­ga a es­cu­char la mis­ma pre­gun­ta una y otra vez. La in­te­rro­gan­te pro­vie­ne des­de va­rios fren­tes: des­de la pla­ya don­de un gru­po de ami­gos es­tá sen­ta­do en­tre bo­tes de pes­ca­do­res fa­bri­can­do pul­se­ras de ma­cra­mé, o co­mo un zum­bi­do rá­pi­do des­de una bi­ci­cle­ta ma­ne­ja­da por un ras­ta­fa­ri, quien só­lo agre­ga a la ofer­ta el es­lo­gan “pa­ra el re­la­jo”, co­mo si en ese am­bien­te de cons­tan­te mú­si­ca reg­gae y mar ti­bio al­guien pu­die­se es­tar re­mo­ta­men­te ner­vio­so o es­tre­sa­do.

Es ex­tra­ña la fau­na hu­ma­na que ha­bi­ta en la pro­vin­cia de Limón y más aún la de Puer­to Vie­jo. No hay re­la­ción real con el “ti­co” –co­mo se au­to­de­no­mi­nan los cos­ta­rri­cen­ses­for­mal, eje­cu­ti­vo y de bue­nos mo­da­les pro­pio de San Jo­sé, que se ubi­ca a só­lo 215 ki­ló­me­tros de una ca­rre­te­ra que cru­za por más de un par­que na­cio­nal o re­ser­va na­tu­ral de los que han he­cho fa­mo­sos a es­te país. Aquí, y se­gún ex­pli­can los mis­mos lo­ca­les, una im­por­tan­te ola de in­mi­gran­tes ja­mai­qui­nos, que co­men­zó en el si­glo XIX, ha ayu­da­do a que el pa­no­ra­ma se di­bu­je de ma­ne­ra muy si­mi­lar al cli­ché que to­dos ima­gi­na­mos de la is­la ca­ri­be­ña de ori­gen: pla­ya, sol, pal­me­ras y la cons­tan­te ima­gen de Bob Mar­ley co­mo santo pa­trono de la lo­ca­li­dad.

En es­ta vi­lla de no más de seis ca­lles, se alo­ja un cre­cien­te nú­me­ro de tu­ris­tas que vi­si­ta Puer­to Vie­jo sin dis­tin­guir tem­po­ra­da al­ta o ba­ja. “Aquí hay una es­pe­cie de mag­ne­to que te atra­pa. Vi­ni­mos de pa­sa­da en nues­tro via­je por Amé­ri­ca y ya lle­va­mos seis me­ses. Ni pen­sa­mos en mo­ver­nos”, cuen­tan Lucía e Iván, una pa­re­ja de ar­gen­ti­nos que ven­den en uno de los pues­tos de ar­te­sa­nía que se aglu­ti­nan al cos­ta­do de la ca­lle, fo­tos y pos­ta­les y mues­tran al­gu­nas pa­sean­do en su vie­ja Combi ro­ja por di­ver­sos pa­ra­jes. Su re­co­rri­do co­men­zó en Bue­nos Ai­res sin rum­bo ha­cia el nor­te, pe­ro Puer­to Vie­jo no los ha de­ja­do con­ti­nuar.

Co­mo ellos, no son po­cos los que han alar­ga­do sus va­ca­cio­nes por se­ma­nas, me­ses e in­clu­so años, so­bre­vi­vien­do gra­cias a lo que sea: los ma­la­ba­res, a la lec­tu­ra del ta­rot u otros ofi­cios in­ven­ta­dos se­gún el ta­len­to de ca­da cual. En el me­jor de los ca­sos, al­gu­nos ter­mi­nan de me­se­ros en uno de los tan­tos bares o res­tau­ran­tes que otros ex tu­ris­tas hoy ra­di­ca­dos han abier­to, dan­do así una iden­ti­dad de “tie­rra de to­dos” al po­bla­do.

Pe­ro la prin­ci­pal gra­cia de Puer­to Vie­jo no re­si­de só­lo en su vi­lla, ni en sus res­tau­ran­tes ti­po fuen­te de soda, que ofre­cen ex­ce­len­tes pa­ta­co­nes de plá­tano fri­to, arroz con po­ro­tos ne­gros y le­che de co­co, pes­ca­dos y lan­gos­tas fres­cas del día. A lo lar­go de la mis­ma ca­lle prin­ci­pal que lue­go se trans­for­ma en una ca­rre­te­ra que ro­dea la cos­ta, se en­cuen­tran una se­rie de pla­yas pa­ra to­dos los gus­tos: con olas de ta­ma­ño pre­ci­so pa­ra los sur­fis­tas ama­teur y tam­bién tran­qui­las pa­ra na­dar por ho­ras.

La di­fe­ren­cia con el Ca­ri­be de Re­sort es que aquí –y co­mo es re­gla en Cos­ta Ri­ca- to­do pa­re­ce ser par­te de una aven­tu­ra en me­dio de pai­sa­jes vír­ge­nes y po­co ex­plo­ta­dos, en don­de la úni­ca con­ta­mi­na­ción de las pla­yas es cau­sa­da por co­cos se­cos que caen de los bos­ques de pal­me­ras que cre­cen sin or­den ni re­glas.

Las pa­ra­das pla­ye­ras im­per­di­bles son Man­za­ni­llo y Pun­ta Uva. A la pri­me­ra se lle­ga tras un li­ge­ro re­co­rri­do sel­vá­ti­co, en don­de se re­co­mien­da man­te­ner la vis­ta pe­ga­da aten­ta­men­te al sue­lo, por­que aquí li­te­ral­men­te to­do se mue­ve, y es fá­cil ter­mi­nar pi­san­do un hor­mi­gue­ro, a un can­gre­jo er­mi­ta­ño o en el peor es­ce­na­rio una ser­pien­te ve­ne­no­sa. A la se­gun­da – ubi­ca­da a 10 ki­ló­me­tros del pue­blo-, es re­co­men­da­ble lle­gar en una de las bi­ci­cle­tas que por cin­co mil pe­sos chi­le­nos se pue­den arren­dar en el pue­blo. Aquí, la ga­ran­tía de des­can­so es ab­so­lu­ta, con un mar siem­pre tran­qui­lo y pues­tas de sol que en com­pa­ñía de una cer­ve­za -que al­gún hip­pie con vi­sión de ne­go­cios le ofre­ce­rá-, ha­rán per­fec­ta la pos­tal que fi­nal­men­te to­do vi­si­tan­te bus­ca al mo­men­to de pi­sar el Ca­ri­be.

El Pa­cí­fi­co de los ele­gi­dos

Po­cos paí­ses en el mun­do per­mi­ten des­pla­zar­se de un océano a otro de ma­ne­ra tan rá­pi­da e in­clu­so abrup­ta, co­mo Cos­ta Ri­ca. Aquí bien se pue­den dar es­te lu­jo y por es­to pa­sar del Ca­ri­be al Pa­cí­fi­co, só­lo to­ma un par de ho­ras si se cuen­ta con los me­dios co­rrec­tos.

Aun­que re­quie­re cier­to es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro, la co­ne­xión más rá­pi­da es por ai­re a tra­vés de las avio­ne­tas San­sa (www.fly­san­sa.com), que tie­nen ca­pa­ci­dad pa­ra 12 per­so­nas y son pro­pie­dad de Avian­ca, des­de el ae­ró­dro­mo de Limón a Tam­bor, con una bre­ve es­ca­la en San Jo­sé.

Por otra par­te, el re­co­rri­do de 380 ki­ló­me­tros por tie­rra –que in­clu­ye un tra­yec­to en ferry des­de la ciu­dad de Pun­ta Are­nas y Pa­que­ra­pue­de ser bas­tan­te más ago­ta-

dor, aun­que la re­com­pen­sa es que per­mi­te ser tes­ti­go de los cam­bios de pai­sa­jes, cli­mas y cul­tu­ra. Por­que al lle­gar al Pa­cí­fi­co, es­pe­cí­fi­ca­men­te al po­bla­do de San­ta Te­re­sa de Co­bano, es po­si­ble dar­se cuen­ta de la di­fe­ren­cia abis­mal que aquí exis­te con el mun­do ca­ri­be­ño sui ge­ne­ris de Cos­ta Ri­ca.

“Pu­ra vi­da, her­mano”, la fra­se tí­pi­ca lo­cal vuel­ve a so­nar al cie­rre de cual­quier conversación, de­jan­do cla­ro que se es­tá otra vez en te­rri­to­rio cien por cien­to ti­ca. La mú­si­ca se acer­ca nue­va­men­te al reg­gae­ton y a los clá­si­cos la­ti­nos que se apo­de­ran del so­ni­do am­bien­te.

San­ta Te­re­sa en ta­ma­ño es in­clu­so me­nor que su par ca­ri­be­ño y las ca­lles si­guen sin pa­vi­men­tar, pe­ro es­to pa­re­ce ser al­go más bien de­li­be­ra­do que no obe­de­ce a la fal­ta de un plan de in­fra­es­truc­tu­ra. Por­que aquí se cul­ti­va una co­sa rús­ti­ca pro­pia de esos lu­ga­res que no quie­ren ser del to­do des­cu­bier­tos, ex­cep­to cla­ro por los ti­cos de cla­se aco­mo­da­da que tie­nen sus ca­sas en los al­to de las mon­ta­ñas –y los au­tos y mo­tos 4x4 acor­de-, pa­ra go­zar así de un rin­cón privilegiado.

Cam­bian aquí tam­bién los lo­ca­les de ar­te­sa­nía por tien­das con los úl­ti­mos im­ple­men­tos y mo­das sur­fis­ta, apa­re­cen los ca­fés y tien­das bou­ti­que de di­se­ño y las pla­yas se de­jan ver etern­sa e in­do­ma­bles, con olas que re­vien­tan bra­vas co­mo mar­can­do una ce­lo­sa ba­rre­ra de en­tra­da.

El yo­ga ma­tu­tino, el surf, los bares en la pla­ya con ha­ma­cas que cuel­gan de las pal­me­ras, happy

hour y mú­si­ca chill out a la ho­ra del sun­set, son par­te de las cos­tum­bres importadas por el gru­po de tu­ris­tas ex­tran­je­ros que ha­ce tiem­po sa­ben que aquí tie­nen tam­bién su es­pa­cio, siem­pre que si­gan la re­gla de oro de no per­tur­bar la paz am­bien­tal. Por­que San­ta Te­re­sa y su ve­cino Mal País son lu­ga­res pa­ra gen­te lin­da, so­fis­ti­ca­da y con mun­do, pe­ro por so­bre to­do de­vo­tos del es­ti­lo na­tu­ral y ca­sual sin es­fuer­zo.

No es ex­tra­ño, en­ton­ces, que aquí vi­van y tra­ba­jen chefs co­mo Randy Si­les, uno de los más re­co­no­ci­dos a ni­vel na­cio­nal, que ha he­cho muy po­pu­lar en­tre la co­mu­ni­dad su res­tau­rant Sham­ba­la, ubi­ca­do en el ho­tel Tró­pi­co La­tino.

En un am­bien­te que per­mi­te al­mor­zar con los pies en la are­na, mien­tras las fa­mi­lias de mo­nos au­lla­do­res des­can­san en las co­pas de los ár­bo­les y las igua­nas se acer­can a los co­men­sa­les exi­gien­do su ra­ción, es­te chef se ha en­car­ga­do de pre­sen­tar una car­ta con pla­tos y téc­ni­cas osa­das y muy de gus­to del vi­si­tan­te de San­ta Te­re­sa: con el pro­ta­go­nis­mo de in­gre­dien­tes lo­ca­les y or­gá­ni­cos, que son co­se­cha­dos dia­ria­men­te de una gran­ja cer­ca­na y con pes­ca­dos co­mo el atún de ale­ta ama­ri­lla que el mis­mo Si­les se en­car­ga de ele­gir en la ca­le­ta cer­ca­na a la re­ser­va na­tu­ral Ca­bo Blan­co y de la pla­ya Los Sue­cos, don­de los pes­ca­do­res lo es­pe­ran pa­ra dar­le lo me­jor de la jor­na­da.

Co­mo siem­pre son los pri­me­ros en en­te­rar­se de cuá­les son los lu­ga­res que hay que co­no­cer, San­ta Te­re­sa no tar­dó en al­can­zar el ra­dar de ha­bi­tués de la revista For­bes

y de ce­le­bri­da­des de Holly­wood co­mo Matt Da­mon, Mel Gib­son, Ja­net Jack­son o la mo­de­lo Gi­se­le Bünd­chen –to­dos co­men­sa­les de Si­les-, quie­nes han lle­ga­do has­ta aquí jus­ta­men­te por­que aún pue­den des­can­sar de los flas­hes, co­sa que se­ría al­go más com­pli­ca­do en otros rin­co­nes del Pa­cí­fi­co cos­ta­rri­cen­se que ya se han he­cho más co­no­ci­dos, co­mo Ja­có o Ta­ma­rin­do.

Mien­tras tan­to, San­ta Te­re­sa si­gue dis­fru­tan­do de su re­la­ti­vo ano­ni­ma­to, con la con­fian­za de que su se­llo de tran­qui­li­dad a to­da prue­ba no se ve­rá ame­na­za­do. Al que no le aco­mo­de ese es­ti­lo, siem­pre pue­de cru­zar ha­cia la otra cos­ta. Op­cio­nes en Cos­ta Ri­ca no fal­tan y, la ver­dad sea di­cha, aquí na­die se sen­ti­rá real­men­te ofen­di­do si op­ta por la ve­re­da con­tra­ria.T

Una vis­ta de la pla­ya Man­za­ni­llo.

Puer­to Vie­jo de Ta­la­man­ca.

Los ba­ñis­tas en Pun­ta Uva.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.