LA FON­DA SE PO­NE MI­LLEN­NIAL

La fon­da, en los úl­ti­mos años, se ha ido po­nien­do mi­llen­nial. Pa­ra atraer al pú­bli­co más jo­ven y a los hips­ters, va­rias de las tra­di­cio­na­les y nue­vas fies­tas que se or­ga­ni­zan pa­ra el 18 se han ido trans­for­man­do en una suer­te de fes­ti­va­les don­de con­vi­ven l

La Tercera - Tendencias - - PORTADA - Ma­riano Tac­chi, Ma­tías Sán­chez, Jo­sé Miguel Ja­que y Car­los Ma­tías Pérez POR:

La tra­di­cio­nal fon­da, esa que se aso­cia­ba a hom­bres con chu­pa­lla y pis­tas de bai­le im­pro­vi­sa­das, tie­ne nue­vos pro­ta­go­nis­tas: bar­bo­nes con ca­mi­sas de le­ña­dor, mu­je­res de pe­lo mul­ti­co­lor y za­pa­ti­llas. En los úl­ti­mos años, el for­ma­to de la fon­da tí­pi­ca, con jue­gos y gru­po mu­si­cal fol­cló­ri­co, ha da­do pa­so a even­tos más pa­re­ci­dos a un fes­ti­val mu­si­cal, con li­ne-ups de ar­tis­tas na­cio­na­les que van des­de Ge­pe, Ana Ti­joux o Ases Fal­sos has­ta los más pa­rran­de­ros, co­mo Vi­lla Ca­ri­ño o Ban­da Con­mo­ción.

Es­te fe­nó­meno se pue­de apre­ciar en es­pa­cios tra­di­cio­nal­men­te con­ser­va­do­res, los que es­tán cam­bian­do la for­ma en que se plan­tean los even­tos de Fies­tas Pa­trias. Es lo que ocu­rrió en la fon­da Chi­le Lindo del Par­que Bi­cen­te­na­rio, una de las más con­cu­rri­das del sec­tor orien­te, y que se lle­vó a ca­bo el pri­mer fin de se­ma­na de sep­tiem­bre: en esa oca­sión se mez­cla­ron lo­ca­les clá­si­cos co­mo La Pio­je­ra y Los Bue­nos Mu­cha­chos con Wa­ke Up, una po­pu­lar fies­ta elec­tró­ni­ca.

Otro ca­so es el de La Se­ma­na de la Chi­le­ni­dad, que se lle­va a ca­bo en el Par­que Pa­dre Hur­ta­do y que par­tió el fin de se­ma­na pa­sa­do. En su ver­sión nú­me­ro 22 man­tie­ne los clá­si­cos pues­tos die­ci­oche­ros, pe­ro lo que lla­ma es­pe­cial­men­te la aten­ción de un pú­bli­co más jo­ven es El Pa­tio de la Cue­ca, una ta­ri­ma de 50 me­tros de lar­go ro­dea­da de lo­ca­les co­mo la iPhon­da, En­tre Cui­cos y Cue­cas y La Em­pa­ná de la Na­ta, don­de se pre­sen­tan, en­tre otros nú­me­ros, va­rios ex­po­nen­tes de la cue­ca bra­va. “A los jó­ve­nes les lla­ma la aten­ción es­ta cuen­ca más sen­sual, más ape­ga­di­ta y sin tan­ta re­gla”, ex­pli­ca Ignacio Cam­pos, pro­duc­tor de El Pa­tio de la

Cue­ca y di­rec­tor del gru­po Los Fres­cos Cue­ca Chi­le­na.

Cam­pos agre­ga que es­ta mo­da de las cue­cas ur­ba­nas o bra­vas era una opor­tu­ni­dad que ha­bía que apro­ve­char pa­ra atraer a es­te pú­bli­co. Sin em­bar­go, hay lí­mi­tes que no tran­sa: “¿Po­ner reg­gae­ton? Pa­ra qué te voy a men­tir, me han pe­di­do, pe­ro no lo to­ca­mos por­que el ob­je­ti­vo del pa­tio es di­fun­dir la cue­ca chi­le­na”. Otra his­to­ria muy dis­tin­ta se vi­vía en la fies­ta Tri­co­lor, que se reali­zó en el Club Amanda el sá­ba­do pa­sa­do y que an­ti­ci­pa­ba las ce­le­bra­cio­nes pa­trias al rit­mo de las can­cio­nes de Pit­bull y Daddy Yan­kee.

Fran­cis­co Saavedra, due­ño de la pro­duc­to­ra De Cul­to y quien or­ga­ni­zó es­ta fies­ta, en­con­tró el ni­cho de las pre­fies­tas del 18 ha­ce va­rios años. An­tes de mon­tar­las en Los Co­bres de Vi­ta­cu­ra, so­lía usar el pub Al­to Bar­ce­lo­na o el res­tau­ran­te Do­min­ga de Par­que Arau­co. “En es­tas fe­chas bus­ca­mos apro­ve­char el con­cep­to de chi­le­ni­dad por­que es una de las me­jo­res fies­tas del año”, co­men­ta el pro­duc­tor y agre­ga: “Se ha per­di­do un po­co el con­cep­to de fon­da. Aho­ra se po­ne mú­si­ca dis­tin­ta por­que hay que aco­mo­dar­se a lo que quie­re el pú­bli­co”.

Reivin­di­can­do la fon­da

La fies­ta chi­le­na tra­di­cio­nal ha su­fri­do múl­ti­ples cam­bios des­de que se po­pu­la­ri­zó en el país. Par­tió co­mo un lu­gar im­pro­vi­sa­do que los cam­pe­si­nos o cla­ses po­pu­la­res mon­ta­ban pa­ra fes­te­jar y que era mal vis­to por la aris­to­cra­cia. La trans­ver­sa­li­dad de la ce­le­bra­ción no lle­gó has­ta que “las lu­chas po­lí­ti­cas y cul­tu­ra­les del pue­blo en el si­glo XX vol­vie­ron a in­cen­ti­var ese es­pí­ri­tu die­ci­oche­ro an­ces­tral. Es­to se pue­de ad­ver­tir muy bien en los sen­ti­mien­tos die­ci­oche­ros de Pa­blo Ne­ru­da y de Vio­le­ta Parra, por ejem­plo”, co­men­ta Ma­xi­mi­li­ano Sa­li­nas, his­to­ria­dor de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go. A lo lar­go del tiem­po, además de di­ver­si­fi­car­se en­tre la po­bla­ción, la fon­da se ha vis­to in­fluen­cia­da por di­fe­ren­tes gé­ne­ros que la han ido ac­tua­li­zan­do, co­mo la apa­ri­ción de las cue­cas bra­vas en 1968 o lue­go el pro­ta­go­nis­mo que fue­ron ga­nan­do­la cum­bia y el reg­gae­ton co­mo los so­ni­dos que ini­cian el bai­le.

Uno de esos nue­vos ai­res sur­gió ha­ce 20 años, cuan­do Álvaro Hen­rí­quez, vo­ca­lis­ta del gru­po Los Tres, creó la Yein Fon­da, un even­to que na­ció de la ra­ma­da más tra­di­cio­nal pe­ro en la que no se iba a es­cu­char la tí­pi­ca cue­ca, sino que ha­bía la in­ten­ción de dar­le la ca­te­go­ría de fes­ti­val. Fran­cis­co Ley­ton, ge­ren­te ge­ne­ral de Cen­tro­par­que y co­pro­duc­tor del even­to, re­cuer­da que la Yein Fon­da “siem­pre tra­ba­jó con li­ne up. Siem­pre han es­ta­do Los Tres, la Ma­ría Es­ter, Buddy Ri­chard y otros ar­tis­tas in­vi­ta­dos”, di­ce, y agre­ga que pa­ra él, lo que sen­ci­lla­men­te pa­sa es que “otras fon­das se han de­di­ca­do a co­piar el éxi­to de la Yein Fon­da”.

Pa­ra­le­la­men­te, es­tas fies­tas tam­bién han evo­lu­cio­na­do pa­ra cam­biar la ima­gen “de que eran só­lo pa­ra ‘chu­par’ o que eran un po­co pe­li­gro­sas, al­go que creía una ma­sa gran­de de gen­te”, cuen­ta Cris­tián Opa­zo, di­rec­tor de la pro­duc­to­ra Wo­ki To­ki. La em­pre­sa, que se hi­zo fa­mo­sa por sus vi­deos del ti­po “las 42 fra­ses de…”, aho­ra le­van­ta por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo su pro­pia fes­ti­vi­dad die­ci­oche­ra, tras ha­ber reuni­do a cer­ca de 23 mil per­so­nas el año pa­sa­do. La fon­da, ins­ta­la­da en el Par­que Re­crea­cio­nal Ca­ja Ga­brie­la Mis­tral, en La Flo­ri­da, tam­bién bus­ca cap­tar al pú­bli­co jo­ven que has­ta ha­ce po­co se sen­tía ajeno al es­pí­ri­tu cue­que­ro y que re­pre­sen­ta una fuer­za eco­nó­mi­ca im­por­tan­te: “Hay un pú­bli­co más al­ter­na­ti­vo, in­clu­so más hips­ter, gen­te que an­tes ja­más se ha­bría in­tere­sa­do en ir a una fon­da o a al­gún lu­gar en es­pe­cial a fes­te­jar la chi­le­ni­dad y que hoy es la ba­se a la ho­ra de ce­le­brar”, co­men­ta Opa­zo.

Se­gún el di­rec­tor de Wo­ki To­ki, la cla­ve pa­ra atraer al pú­bli­co mi­llen­nial con­sis­te en uti­li­zar la fór­mu­la de fes­ti­val de ban­das en vi­vo y com­ple­men­tar­lo con una suer­te de par­que de di­ver­sio­nes die­ci­oche­ro: “Hay co­sas que te­ne­mos no­so­tros, co­sas su­per po­pu­la­res que le gus­tan a un pú­bli­co hips­ter o a un pú­bli­co su­per cui­co si se quie­re, los mis­mos que an­tes bus­ca­ban al­go de más ni­vel que una fon­da”, cuen­ta.

Una prue­ba de có­mo los pro­duc­to­res han cap­ta­do es­ta nue­va ten­den­cia se pue­de ver en las ce­le­bra­cio­nes del par­que Inés de Suá­rez, que se ha des­ta­ca­do por su va­ria­da ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca y por­que “des­de ha­ce al­gu­nos años se ha agre­ga­do al es­pec­tácu­lo tí­pi­ca­men­te fol­cló­ri­co una pa­rri­lla que in­te­gra mú­si­ca de ar­tis­tas chi­le­nos pa­ra un pú­bli­co más ju­ve­nil”, co­mo ex­pli­ca Jo­se­fa Errá­zu­riz, al­cal­de­sa de Pro­vi­den­cia. Es­to es si­mi­lar a lo que ocu­rre en el Par­que O’Hig­gins, don­de las fon­das mo­di­fi­ca­ron su for­ma­to en el año 2014: ya no exis­te una “fon­da ofi­cial”, se co­bra una en­tra­da ge­ne­ral en vez de que ca­da lu­gar ten­ga su pro­pio pre­cio y se ins­ta­ló un es­ce­na­rio prin­ci­pal, ca­si al es­ti­lo Lo­lla­pa­loo­za. Otro cam­bio es que las tí­pi­cas ra­ma­das hoy son co­ci­ne­rías gour­met y la pis­ta de bai­le y el show co­rren por cuen­ta de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de San­tia­go.

Es­tas mo­di­fi­ca­cio­nes hi­cie­ron que el am­bien­te se vol­vie­ra más fa­mi­liar, di­ce Pa­tri­cio Vi­lla­rroel, pro­duc­tor de la tra­di­cio­nal fon­da La Gran­dio­sa Ber­ti­ta e hi­jo de la Ber­ti­ta. La or­ga­ni­za­ción se ha en­car­ga­do de es­ta­ble­cer fran­jas pa­ra sa­tis­fa­cer a to­do ti­po de pú­bli­co, don­de el seg­men­to ju­ve­nil tie­ne un es­pa­cio que ha ga­na­do vi­si­bi­li­dad por lo po­pu­lar de los ar­tis­tas que asis­ten. Por ejem­plo, el car­tel de es­te año lo en­ca­be­zan Ge­pe, Ases Fal­sos y Pe­dro­pie­dra, en­tre otros. Pe­ro el lu­gar no se que­da só­lo en lo roc­ke­ro y tam­bién ex­plo­ra los so­ni­dos más tra­di­cio­na­les: “Los ca­bros es­tán en la on­da de la cue­ca cho­ra y del te­rre­mo­to; es un pú­bli­co más cui­co”, co­men­ta Vi­lla­rroel.

Ser po­pu­lar es lo po­pu­lar

El pri­mer re­cuer­do que tie­ne Pe­dro Su­ber­ca­seaux –más co­no­ci­do co­mo Pe­dro­pie­dra– de ha­ber vis­to to­car en vi­vo a una ban­da es en una fon­da. Por eso, ase­gu­ra, les tie­ne ca­ri­ño. En esos años, di­ce, las fon­das te­nían un es­ti­lo más tra­di­cio­nal y bien mar­ca­do, don­de ca­da diez cum­bias se to­ca­ba un par de cue­cas. Hoy ve al­go dis­tin­to. “Aho­ra es­tá he­cha más una ce­le­bra­ción de ‘pos­tal’, tal vez me­nos ape­ga­do a lo chi­leno tra­di­cio­nal y don­de lo que im­por­ta es jun­tar­se con los ami­gos a ce­le­brar”, co­men­ta. Él va a es­tar en la fies­ta del Par­que O’Hig­gins el lu­nes en la tar­de don­de tam­bién apro­ve­cha­rá pa­ra fon­dear un ra­to. “Te­ne­mos pen­sa­do ir­nos tem­pra­ni­to con la ban­da y ta­qui­llar un ra­ti­to por las fon­das”.

El nue­vo es­ti­lo de la fon­da pa­sa úni­ca­men­te por con­ver­tir­la en un fes­ti­val, tam­bién por ex­plo­tar di­fe­ren­tes ni­chos de pú­bli­co. “Ha­ce tiem­po que el con­cep­to se es­tá de­mo­cra­ti­zan­do”, cuen­ta Fla­via Go­nçal­vez, una de las pro­duc­to­ras de La Gay Fon­da, que se rea­li­za­rá en el Cen­tro Ar­te Ala­me­da. La idea del even­to es res­ca­tar el es­pí­ri­tu de ce­le­bra­ción de las Fies­tas Pa­trias y dar­le un gi­ro que in­clu­ya, además de la co­mu­ni­dad LGBTI, a to­do ti­po de pú­bli­co. “Es­to es lo que atrae a los mi­llen­nials, un am­bien­te light sin pre­jui­cios ni crí­ti­cas, sim­ple­men­te la ins­tan­cia pa­ra pa­sar­la bien”, agre­ga.

“Se sa­lió de la fies­ta fa­mi­liar ti­po Par­que In­ter­co­mu­nal, que es muy bo­ni­ta, y se ha ido cons­tru­yen­do un 18 pa­ra­le­lo que ha ido mu­tan­do en mi­cro­fes­ti­va­les que se rea­li­zan a lo lar­go de San­tia­go y que in­vi­tan a la gen­te a sa­lir, a dis­fru­tar la fies­ta”, cuen­ta Eduar­do Ló­pez. Ha­ce nue­ve años él creó un con­cep­to –y un re­fu­gio– pa­ra que los aman­tes de las Fies­tas Pa­trias pu­die­sen ce­le­brar esa fe­cha en cual­quier mo­men­to. La Fon­da Per­ma­nen­te, co­mo lla­mó en un co­mien­zo a las fies­tas y lue­go al par de dis­co­te­cas que fun­cio­na­ban en la ca­lle Lo­re­to y Agus­ti­nas, se con­vir­tió en un hi­to capitalino don­de el so­ni­do que man­da es la cum­bia, con el fin de “sa­cu­dir esa idea tan ochen­te­ra de que la cum­bia es or­di­na­ria”, agre­ga Ló­pez.

Pa­ra La Fon­da Per­ma­nen­te, que se lle­va a ca­bo en Ciu­dad Em­pre­sa­rial, es­pe­ra co­mo mí­ni­mo diez mil asis­ten­tes atraí­dos por la pre­sen­cia de ban­das co­mo Vi­lla Ca­ri­ño, San­ta Fe­ria, Chi­co Tru­ji­llo y Ana Ti­joux. Su fór­mu­la, se­gún Ló­pez, ra­di­ca en el mis­mo es­pí­ri­tu die­ci­oche­ro que ha con­ta­gia­do a la ma­yor par­te de es­tos fes­ti­va­les, pues “lo po­pu­lar aho­ra es ser po­pu­lar. Pa­ra no­so­tros el 18 es la ce­le­bra­ción del pue­blo, no es la ce­le­bra­ción del ro­deo o del se­ñor que an­da a caballo. Es una ce­le­bra­ción don­de so­mos to­dos igua­les, son bien­ve­ni­dos los cui­cos, los flai­tes, los pun­gas, los hips­ters. Acá so­mos to­dos igua­les”.

Si­guien­do al pú­bli­co mi­llen­nial, las fon­das han adop­ta­do el for­ma­to de los fes­ti­va­les.

Fon­da del Par­que O’Hig­gins del año 2015.

Se­ma­na de la Chi­le­ni­dad en el Par­que Al­ber­to Hur­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.