CHI­LE AC­TOR

En si­mul­ta­neo a la ac­ci­den­ta­da his­to­ria del ci­ne na­cio­nal, ha cre­ci­do una in­dus­tria pa­ra­le­la. La de las pro­duc­cio­nes ex­tran­je­ras que vie­nen a fil­mar al país pa­ra dis­fra­zar­lo de otro lu­gar. Aquí re­pa­sa­mos la fil­mo­gra­fía del in­tér­pre­te más ver­sá­til que he­mo

La Tercera - Tendencias - - PORTADA - Daniel Vi­lla­lo­bos POR:

En el año 2008, la em­pre­sa pro­duc­to­ra del ci­neas­ta An­drés Wood fue con­tac­ta­da na­da me­nos que por Te­rren­ce Ma­lick, di­rec­tor res­pon­sa­ble de clá­si­cos del ci­ne co­mo Bad­lands y Días de

glo­ria. El es­ta­dou­ni­den­se es­ta­ba en ple­na pro­duc­ción de El ár­bol

de la vi­da (2011) y ne­ce­si­ta­ba coor­di­nar el ro­da­je de cier­tas imá­ge­nes en sue­lo chi­leno. “Ne­ce­si­ta­ban co­sas es­pe­cí­fi­cas que só­lo se da­ban acá: araucarias, cier­to ti­po de de­sier­to y hor­se tail”, re­cuer­da la pro­duc­to­ra Ale­jan­dra Gar­cía. La hor­se tail es una plan­ta que cre­ce en só­lo al­gu­nos lu­ga­res del mun­do, en­tre ellos el nor­te de Chi­le. Pe­ro Ma­lick no só­lo re­que­ría se­cuen­cias de la hor­se tail agi­tán­do­se ba­jo el agua, tam­bién ne­ce­si­ta­ba que en­tre sus raí­ces pa­sa­ra na­dan­do un axo­lotl, una es­pe­cie de sa­la­man­dra ori­gi­na­ria de Mé­xi­co que al­gu­nos re­cor­da­rán por­que pro­ta­go­ni­za uno de los me­jo­res cuen­tos de Ju­lio Cor­tá­zar. Los téc­ni­cos de Wood Pro­duc­cio­nes via­ja­ron al río Llu­ta en Ari­ca, a San Pe­dro de Ata­ca­ma, al par­que Con­gui­llío (a fil­mar no só­lo araucarias, sino que tam­bién mon­ta­ñas y ríos) y al va­lle del El­qui, don­de cap­ta­ron las to­mas sub­ma­ri­nas del axo­lotl.

De to­do es­te ir y ve­nir que­da­ron al­gu­nos bre­ves se­gun­dos en El

ár­bol de la vi­da, en la mag­ní­fi­ca se­cuen­cia inicial que re­pa­sa la in­fan­cia del pla­ne­ta an­tes de la apa­ri­ción de los se­res hu­ma­nos. Y al­go más tal vez apa­rez­ca en

The vo­ya­ge of ti­me, el do­cu­men­tal que Ma­lick pro­du­jo en pa­ra­le­lo al fil­me del 2011 y que re­cién ha­ce un par de se­ma­nas tu­vo su es­treno mun­dial en el Fes­ti­val de Ci­ne de Ve­ne­cia.

Sin em­bar­go, más allá del pres­ti­gio, na­die que vea al­guno de los dos fil­mes de Ma­lick dis­tin­gui­rá las imá­ge­nes chi­le­nas de to­das las otras re­gis­tra­das en dis­tin­tos lu­ga­res del glo­bo. Es­tán ahí, pe­ro es­con­di­das a pleno sol: ca­mu­fla­das, pa­ra­pe­ta­das, ha­cién­do­se las le­sas.

Chi­le –el país, el te­rri­to­rio- es un ac­tor de in­creí­ble ver­sa­ti­li­dad. No só­lo por la va­rie­dad de sus pai­sa­jes, sino tam­bién por un ai­re de ano­ni­ma­to-lu­gar co­mún que se aso­ma en va­rias de sus prin­ci­pa­les ciu­da­des. Po­dría de­cir­se que su pri­mer gran cré­di­to in­ter­pre­tan­do a otro lu­gar fue en

Es­ta­do de si­tio (1972), el th­ri­ller po­lí­ti­co que Cos­ta-Ga­vras fil­mó en San­tia­go so­bre la lu­cha de los tu­pa­ma­ros uru­gua­yos. En la pe­lí­cu­la se pue­den ver no só­lo va­rios ac­to­res na­cio­na­les (Ale­jan­dro Cohen, Fer­nan­do Ga­llar­do, Tenny­son Fe­rra­da, Guillermo Bru­ce), sino tam­bién lu­ga­res san­tia­gui­nos tan re­co­no­ci­bles co­mo la en­tra­da del Ce­men­te­rio Ge­ne­ral. Lo que les da un to­que ex­tra de amar­gu­ra a las es­ce­nas de re­pre­sión mi­li­tar y ase­si­na­tos clan­des­ti­nos que Cos­ta-Ga­vras in­ven­ta en ca­lles chi­le­nas, es sa­ber que ape­nas tres años des­pués la dic­ta­du­ra de Pi­no­chet iba a re­crear­las en esas mis­mas es­qui­nas, sin cá­ma­ras, sin ma­qui­lla­je

y sin es­treno mun­dial.

Lo de­cía Pe­dro de Val­di­via ha­ce si­glos y lo re­pi­ten hoy si­tios web que bus­can atraer a pro­duc­to­res de ci­ne ex­tran­je­ro: en Chi­le se pue­den en­con­trar to­dos los pai­sa­jes, to­dos los cli­mas, to­das las ve­ge­ta­cio­nes. Tie­ne mon­ta­ña, mar, llu­via, nie­ve, cor­di­lle­ra y de­sier­to. A ra­tos lo que no tie­ne es iden­ti­dad. A ra­tos pa­re­ce más bien una lar­ga lis­ta de lo­ca­cio­nes que se pue­den re­co­rrer en un buen au­to de una se­ma­na a otra.

A ve­ces, de he­cho, sir­ve de ma­ra­vi­llas ha­cien­do de pe­la­de­ro. Así lo uti­li­za­ron los em­plea­dos del pro­duc­tor nor­te­ame­ri­cano Ro­ger Cor­man, que por al­gu­na ra­zón vi­nie­ron al nor­te a fil­mar Tie­rra

sin ley (1988). Pro­ta­go­ni­za­da por una muy jo­ven Amanda Pe­ter­son

(No­via se al­qui­la), es una pe­lí­cu­la me­lli­za de ese clá­si­co del ci­ne postapo­ca­líp­ti­co ochen­te­ro que fue Cherry 2000. En Tie­rra sin

ley nun­ca se es­pe­ci­fi­ca el país, pe­ro sí se sa­be que su ca­pi­ta­lis­mo es tan sal­va­je que el hom­bre al man­do no es un pre­si­den­te elec­to sino un ge­ren­te ge­ne­ral (Wal­ter Kli­che, ha­blan­do per­fec­to in­glés) y que los pue­blos de­sér­ti­cos son ho­yos de vio­len­cia y de­pra­va­ción. Es­ta jo­ya de la pro­duc­ción B cha­ta­rra (don­de to­dos ha­blan es­pa­ñol sal­vo los pro­ta­go­nis­tas) fil­mó ex­te­rio­res en An­to­fa­gas­ta y San­tia­go, que en el guión apa­re­ce re­bau­ti­za­da co­mo “Union City”.

No es la úni­ca vez que nues­tra ca­pi­tal ha de­bi­do cam­biar­se el nom­bre pa­ra sal­tar a la fa­ma en la pan­ta­lla gran­de. En el año 2001, el di­rec­tor me­xi­cano Ro­bert Ro­drí­guez lan­zó su exi­to­sa sa­ga in­fan­til Spy Kids, am­bien­ta­da en un país fic­ti­cio cu­ya me­tró­po­lis (cor­te a una to­ma aé­rea ge­ne­ral del cen­tro de San­tia­go) era pre­sen­ta­da co­mo San Dia­blo. A di­fe­ren­cia de nues­tra ca­pi­tal, San Dia­blo te­nía ac­ce­so di­rec­to al mar y una au­to­pis­ta cos­te­ra por la cual co­rrían a to­da ve­lo­ci­dad los hé­roes. Esa ru­ta te­nía una ex­tra­or­di­na­ria se­me­jan­za con la ave­ni­da La Ma­ri­na de Vi­ña del Mar, in­clu­yen­do un cameo del cas­ti­llo Wulff en el fon­do de un plano.

Dos años des­pués de Spy Kids, otra pe­lí­cu­la se apro­ve­chó de las lo­ca­cio­nes de la Quin­ta Re­gión.

El jue­go de Ar­ci­bel (2003), una co-pro­duc­ción ar­gen­tino-chi­le­na di­ri­gi­da por el tras­an­dino Al­ber­to Lec­chi, usó di­ver­sas ca­lles y ce­rros de Val­pa­raí­so pa­ra am­bien­tar la Re­pú­bli­ca de Mi­ran­da, el país fic­ti­cio con­tro­la­do por una –adi­vi­nen- cruel dic­ta­du­ra mi­li­tar. La tra­ma gi­ra­ba jus­ta­men­te en torno al jue­go que un pe­rio­dis­ta en­car­ce­la­do (Da­río Gran­di­net­ti) in­ven­ta­ba pa­ra ex­pli­car­le la gue­rra a un com­pa­ñe­ro de cel­da que lue­go lo usa­ba co­mo ins­pi­ra­ción pa­ra com­ba­tir al ti­rano. Y ese com­pa­ñe­ro de cel­da era na­da me­nos que el can­tan­te Die­go To­rres.

Pe­ro una de las his­to­rias más po­lé­mi­cas y sa­bro­sas en la fil­mo­gra­fía de Chi­le sin du­da si­gue sien­do Quan­tum of So­la­ce (2008), la me­ga­pro­duc­ción que pu­so a nues­tro de­sier­to nor­te en la mi­to­lo­gía de Ja­mes Bond. Lo que en prin­ci­pio pa­re­cía una gran no­ti­cia ci­né­fi­la (¡Chi­le en una pe­lí­cu­la de 007!) des­per­tó los peo­res ins­tin­tos pa­trio­te­ros cuan­do se su­po que las lo­ca­cio­nes na­cio­na­les iban a ser pre­sen­ta­das co­mo lu­ga­res de Bo­li­via, país don­de su­ce­día bue­na par­te del ar­gu­men­to. El equi­po del di­rec­tor Marc Fors­ter (Gue­rra Mun­dial Z) fil­mó du­ran­te va­rios días en Co­bi­ja, en Ata­ca­ma y en Sie­rra Gor­da, un pe­que­ño pue­blo cu­yo al­cal­de in­clu­so li­de­ró una ex­tra­ña pro­tes­ta pú­bli­ca en con­tra del ro­da­je. Al fi­nal la san­gre no lle­gó al río, Fors­ter y Daniel Craig gra­ba­ron un pe­que­ño sa­lu­do don­de con un des­gano me­mo­ra­ble ala­ba­ron su pa­so por Chi­le, y el fil­me lle­gó a ci­nes jus­to a tiem­po pa­ra de­cep­cio­nar con su me­dio­cri­dad na­rra­ti­va y su ab­so­lu­ta fal­ta de pul­so.

Sin em­bar­go, el me­jor de­ta­lle era re­la­ti­vo al cas­ting y pa­só inad­ver­ti­do en los días de la po­lé­mi­ca: en la ex­ten­sa se­cuen­cia don­de Bond se in­fil­tra en el com­ple­jo de­sér­ti­co que co­bi­ja al vi­llano (el ho­tel del ob­ser­va­to­rio Pa­ra­nal, in­ter­pre­tan­do al fic­ti­cio ho­tel Per­la de las Du­nas), la her­mo­sa re­cep­cio­nis­ta que es bru­tal­men­te ata­ca­da por un mi­li­tar co­rrup­to es na­da me­nos que Oo­na Cha­plin. Quien no só­lo es nie­ta de Char­les Cha­plin (y bis­nie­ta del dra­ma­tur­go Eu­ge­ne O’Neill) sino que además es hi­ja de un chi­leno, el di­rec­tor de fo­to­gra­fía Pa­tri­cio Cas­ti­lla (La viu­da de Mon­tiel).

Lo que pa­sa es que Chi­le es hu­mil­de y no le gus­ta alar­dear. Pe­ro su pre­sen­cia en pan­ta­lla ba­jo dis­tin­tas más­ca­ras es per­ma­nen­te y se aso­ma en pe­que­ños de­ta­lles: la her­mo­sa ca­sa don­de vi­ve la pa­re­ja pro­ta­go­nis­ta del dra­ma az­te­ca

La mu­jer de mi her­mano (2005), que fue di­se­ña­da por el ar­qui­tec­to Fe­li­pe As­sa­di y que no es­tá en Mé­xi­co, sino en Ca­le­ra de Tan­go. O las ca­lles de San­tia­go cen­tro y del ba­rrio Re­co­le­ta que apa­re­cen en The Figh­ter (2009), un mo­des­tí­si­mo dra­ma de pe­leas ca­lle­je­ras que su­pues­ta­men­te trans­cu­rre en Los An­ge­les, Ca­li­for­nia.

Y en es­tos días, qui­zás na­die le ha sa­ca­do más par­ti­do al ta­len­to ac­to­ral de nues­tros pai­sa­jes que la pro­duc­to­ra So­bras, don­de ope­ran di­rec­to­res co­mo Ni­co­lás Ló­pez y el es­ta­dou­ni­den­se Eli Roth. Al­gu­nos ejem­plos al can­to: ¿Ese bar neo­yor­quino de Green In­ferno don­de uni­ver­si­ta­rios grin­gos pla­nea­ban su via­je al Ama­zo­nas? Es el ac­tual Club Ra­di­ca­les, en ca­lle Mon­ji­tas. ¿Ese pue­bli­to de al­gún lu­gar de Ca­na­dá don­de su­ce­día The Stran­ger, el dra­ma fan­tás­ti­co de Guillermo Amoe­do? Es Puer­to Oc­tay en la Re­gión de Los La­gos. ¿Esa co­mu­ni­dad/con­do­mi­nio don­de se am­bien­ta Knock

Knock, el th­ri­ller eró­ti­co ha­bla­do en in­glés con Lo­ren­za Iz­zo y Kea­nu Ree­ves? Exis­te y es­tá sa­lien­do de Hue­chu­ra­ba, aun­que la his­to­ria trans­cu­rre por com­ple­to en Los Án­ge­les. Se­gún ex­pli­ca Ló­pez, que co­pro­du­jo y coes­cri­bió

Knock Knock, to­do lo que se ve en pan­ta­lla se gra­bó en nues­tro país a ex­cep­ción de un plano aé­reo inicial. El pró­xi­mo fil­me de So­bras, Ami­go gay, cuen­ta una his­to­ria del DF me­xi­cano pe­ro – sal­vo cier­tos ex­te­rio­res- tu­vo la ma­yo­ría de sus es­ce­nas pro­du­ci­das en Chi­le.

Sin em­bar­go, hay oca­sio­nes en que por ca­ma­leó­ni­co que sea un país, ni si­quie­ra el me­jor ma­qui­lla­je pue­de ocul­tar su iden­ti­dad. Ocu­rrió con Salty, la pro­duc­ción que el di­rec­tor Si­mon West (Con Air) vino a fil­mar es­te año con An­to­nio Ban­de­ras. La his­to­ria, que gi­ra en torno a un roc­ke­ro en de­ca­den­cia cu­ya mu­jer es se­cues­tra­da por pi­ra­tas, ori­gi­nal­men­te iba a su­ce­der en el Ca­ri­be y nues­tro país ser­vi­ría –al igual que otras ve­ces- co­mo sim­ple imi­ta­ción de pla­yas y ciu­da­des aje­nas. Pe­ro los pro­duc­to­res cam­bia­ron de idea en el ca­mino, re­es­cri­bie­ron el guión y aho­ra

Salty se desa­rro­lla en Chi­le. ¿Va a ser es­ta la es­pe­ra­da puer­ta de en­tra­da pa­ra que de una vez por to­das al­guien ha­ga por es­ta an­gos­ta fa­ja de tie­rra lo que Pe­ter Jack­son hi­zo por Nue­va Ze­lan­da con El se­ñor de los ani­llos? Quién sa­be. El ne­go­cio de in­ter­pre­tar otros paí­ses siem­pre ha si­do aza­ro­so y lleno de sin­sa­bo­res. Tal vez Chi­le nun­ca sea el Tom Hanks de los lu­ga­res. Más bien pa­re­ce des­ti­na­do a ser el equi­va­len­te geo­grá­fi­co de un Al­fred Mo­li­na o un John Tur­tu­rro: un se­cun­da­rio con es­ti­lo, un ca­ma­león sin as­pa­vien­to, un pro­fe­sio­nal que no des­pre­cia un pa­pel por in­gra­to que sea, un in­tér­pre­te que se en­tre­ga a su ac­tua­ción con el ofi­cio y la cal­ma de los que se pier­den el Os­car, pe­ro se ga­nan la pos­te­ri­dad.

Quan­tum of So­la­ce, la cin­ta de Ja­mes Bond ro­da­da en Pa­ra­nal.

Salty, pro­ta­go­ni­za­da por An­to­nio Ban­de­ras.

Knock Knock, fil­me pro­ta­go­ni­za­do por el ac­tor Kea­nu Ree­ves.

Te­rren­ce Ma­lick fil­man­do El ár­bol de la vi­da.

San­tia­go en la pe­lí­cu­la Spy Kids de Ro­bert Ro­dri­guez.

Es­ta­do de si­tio, ro­da­da en Chi­le por Cos­ta-Ga­vras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.