EL PEN­DRI­VE ASE­SINO

La Tercera - Tendencias - - APUNTES -

Ha­ce unos días, Drop­box su­frió un hac­keo a más de 60 mi­llo­nes de cuen­tas, lo que con­fir­ma que por es­tos días te­ner al­go de se­gu­ri­dad en la web es ca­si im­po­si­ble. Aho­ra, la nue­va ame­na­za lle­gó en un for­ma­to fí­si­co y muy pe­que­ño: el pen­dri­ve ase­sino. Se ve co­mo un pen­dri­ve tí­pi­co, pe­ro al mo­men­to de co­nec­tar el USB Ki­ller, és­te ge­ne­ra gol­pes eléc­tri­cos al or­de­na­dor de ma­ne­ra reite­ra­da has­ta que es des­co­nec­ta­do, lo que pro­vo­ca se­rios da­ños al compu­tador. En un prin­ci­pio, sus crea­do­res, un gru­po de ex­per­tos en se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca de Hong Kong, lo di­se­ña­ron pa­ra que las gran­des com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas tes­tea­ran sus pro­duc­tos y ver si so­por­ta­ban es­te ti­po de des­car­gas, pe­ro lue­go se de­ci­dió que sal­dría a la ven­ta pa­ra que los pro­pios usua­rios pro­ba­ran en sus compu­tado­res. Hoy, Ap­ple es la úni­ca com­pa­ñía que man­tie­ne un sis­te­ma de pre­ven­ción pa­ra es­te dis­po­si­ti­vo, de­jan­do al res­to de las compu­tado­res vul­ne­ra­bles. El pen­dri­ve va­le 50 eu­ros, y es­tá ago­ta­do en el mer­ca­do, y mu­chos cues­tio­nan la éti­ca del ne­go­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.