“La his­to­rio­gra­fía es el lu­gar más ma­chis­ta, mi­só­gino y re­tró­gra­do de las hu­ma­ni­da­des”

ALE­JAN­DRA ARAYA:

La Tercera - Tendencias - - SOCIEDAD -

Su pri­mer re­fe­ren­te fue su abue­la, ex­pli­ca la di­rec­to­ra del Ar­chi­vo Cen­tral An­drés Be­llo de la U. Chi­le. “Me in­tere­sa es­ta dis­ci­pli­na por su di­men­sión na­rra­ti­va y ella es una gran con­ta­do­ra de his­to­rias”. Lue­go men­cio­na a ca­da una de las pro­fe­so­ras del área que tu­vo en la Es­cue­la D-299, en el li­ceo Cer­van­tes y en el li­ceo Te­re­sa Prats de Sa­rra­tea. En la uni­ver­si­dad hu­bo más per­so­nas que fue­ron sig­ni­fi­ca­ti­vas en su for­ma­ción, es­pe­cial­men­te el aca­dé­mi­co Ro­lan­do Me­lla­fe, pe­ro to­dos hom­bres por­que cuan­do es­ta his­to­ria­do­ra de 44 años en­tró a es­tu­diar, en la ma­yo­ría de las fa­cul­ta­des de es­ta dis­ci­pli­na ha­bía muy po­cas mu­je­res en­se­ñan­do. “Y eso es par­te del pro­ble­ma por­que, al no ha­ber mo­de­los, no ves que de­di­car­te a eso sea una po­si­bi­li­dad, la idea que se re­pli­ca es la de la ayu­dan­te eter­na”.

Ac­tual­men­te la his­to­ria­do­ra es una de las pro­fe­so­ras aso­cia­das más jó­ve­nes de la U. de Chi­le, y la me­nor en un car­go di­rec­ti­vo. “Pe­ro en par­te tam­bién es­toy aquí por­que hay una ofi­ci­na de equi­dad y por una po­lí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal que di­ce que de­be ha­ber pa­ri­dad en es­tos car­gos. Lo que quie­ro de­cir es que es­te es un tra­ba­jo, no al­go que se va a dar de ma­ne­ra na­tu­ral, que va más len­to de lo que de­bie­ra y a un al­to cos­to, por­que si­gue sien­do com­pli­ca­do que una mu­jer se de­di­que por com­ple­to a la aca­de­mia”.

For­ma par­te de las pri­me­ras ge­ne­ra­cio­nes en que hay un cuer­po más gran­de de mu­je­res ejer­cien­do es­ta pro­fe­sión, las que tie­nen doc­to­ra­dos en Chi­le o afue­ra -co­mo ella que lo hi­zo en Mé­xi­co- e in­ves­ti­gan y pu­bli­can de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te. Es, di­ce Araya, la de las na­ci­das de los 70 en ade­lan­te. An­tes que ellas, las in­ves­ti­ga­do­ras eran po­cas y pa­ra ha­cer­se es­cu­char tu­vie­ron que crear­se un es­pa­cio en el co­ra­zón de la mas­cu­li­ni­dad: “La Sol Se­rrano, que se­ría la his­to­ria­do­ra más re­co­no­ci­da co­mo tal se­gui­da creo de la So­fía Co­rrea, se de­di­can al te­ma po­lí­ti­co, a la his­to­ria po­lí­ti­ca. Ellas cla­ra­men­te han abier­to las pre­gun­tas ahí, pe­ro pa­ra va­li­dar te tie­nes que in­ser­tar en esa área y no otra. La mas­cu­li­ni­za­ción de las mu­je­res en los ám­bi­tos aca­dé­mi­cos es una es­tra­te­gia, y una exi­gen­cia pa­ra po­der ser oí­da”.

Araya in­ves­ti­ga so­bre el cuer­po, por qué la ma­ne­ra en que lo en­ten­de­mos cam­bia con el tiem­po y la cul­tu­ra. Lo su­yo es ras­trear có­mo se ex­pre­san en los ges­tos las re­la­cio­nes de po­der o el lu­gar que te­nían cas­ti­gos fí­si­cos du­ran­te el pe­rio­do de la Co­lo­nia, por­que es el mo­men­to en que se ins­ta­lan for­mas de con­trol que si­guen sien­do im­por­tan­tes en la so­cie­dad con­tem­po­rá­nea. A mo­do de ejem­plo, ex­pli­ca que la ex­ten­sión de los de­re­chos se pue­de ana­li­zar des­de es­ta pers­pec­ti­va. “El no­ble tie­ne una dig­ni­dad por­que no pue­de ser to­ca­do. La de­mo­cra­ti­za­ción tam­bién pue­de en­ten­der­se co­mo el pro­ce­so de am­plia­ción de ese prin­ci­pio. Si hoy se di­ce que los ni­ños no de­ben ser gol­pea­dos, es por­que les es­ta­mos re­co­no­cien­do una dig­ni­dad. Lo mis­mo con las mu­je­res, las so­cie­da­des in­dí­ge­nas: el cas­ti­go y el da­ño fí­si­co te ha­blan de quié­nes son pro­te­gi­dos o no en una so­cie­dad”.

His­to­ria por el re­vés, es co­mo ella de­no­mi­na lo que le gus­ta ha­cer y cuen­ta que se tra­ta de in­ves­ti­gar el pa­sa­do con mé­to­dos y án­gu­los dis­tin­tos a los tra­di­cio­na­les. Pe­ro a la vez ex­pli­ca que “la his­to­rio­gra­fía to­da­vía es el lu­gar más ma­chis­ta de las hu­ma­ni­da­des, el más mi­só­gino y re­tró­gra­do. La gen­te pien­sa que la his­to­ria es una, y que el his­to­ria­dor di­ce la ver­dad y da un jui­cio, y el cri­te­rio de au­to­ri­dad si­gue es­tan­do aso­cia­do a los hom­bres”. Eso, ex­pli­ca, se ma­ni­fies­ta de mu­chas ma­ne­ras, y una de ellas es asig­nán­do­les me­nos va­lor a los te­mas que to­man las mu­je­res. “Las afir­ma­cio­nes que sue­len ha­cer los co­le­gas hom­bres so­bre los tra­ba­jos de las his­to­ria­do­ras son fe­ro­ces. Tam­bién hay un cu­rrí­cu­lum ocul­to que se trans­mi­te en la for­ma­ción, que di­ce que los asun­tos que abor­da­mos no son tan im­por­tan­tes co­mo los de los hom­bres”. ¿Hay te­mas de hom­bres y mu­je­res?

No, pe­ro el me­dio lo­cal -por­que no pa­sa en otros paí­ses ha­ce dis­tin­cio­nes de gé­ne­ro en to­do or­den de co­sas y “fe­mi­ni­za” cier­tas ma­te­rias y eso im­pli­ca po­ner­nos en un te­rri­to­rio de me­nor va­lía. ¿Ser mu­jer te lle­va a acer­car­te de ma­ne­ra dis­tin­ta a la in­ves­ti­ga­ción?

Evi­den­te­men­te que na­cer con ór­ga­nos fe­me­ni­nos, aso­cia­dos a un gé­ne­ro, te po­ne en un lu­gar. Yo no po­dría ig­no­rar­lo. No es lo mis­mo es­cri­bir his­to­ria te­nien­do a su vez la con­di­ción cul­tu­ral e his­tó­ri­ca de ser mu­jer, de ve­nir de los sec­to­res po­pu­la­res, de ser po­bre, de ha­ber es­tu­dia­do en la edu­ca­ción pú­bli­ca. Son da­tos de tu cau­sa, y no pue­den ob­viar­se al ejer­cer es­te ofi­cio. Por lo tan­to, los te­mas que me han in­tere­sa­do son la his­to­ria de sec­to­res po­pu­la­res, de mu­je­res, por­que tam­bién son his­to­rias in­vi­si­bi­li­za­das, tie­nen que ver con mi con­cien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.