¿Por qué pa­sas­te de las mu­je­res a la gue­rra?

La Tercera - Tendencias - - SOCIEDAD -

Es la di­rec­to­ra de la Es­cue­la de His­to­ria de la Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les y par­tió in­ves­ti­gan­do la tra­yec­to­ria de las mu­je­res, so­bre to­do la de los sec­to­res po­pu­la­res, pe­ro des­de ahí se ha mo­vi­do ha­cia la in­ves­ti­ga­ción de los pue­blos ori­gi­na­rios y la gue­rra.

No por­que el pri­mer te­ma me pa­rez­ca po­co re­le­van­te, sino por­que que­ría mi­rar otros y me en­fo­qué en las gue­rras jus­ta­men­te por­que me aburren sus re­la­tos y los en­cuen­tro no­ci­vos. Ana­li­cé dos con­flic­tos bé­li­cos que ocu­rrie­ron pa­ra­le­la­men­te, con las mis­mas fuer­zas mi­li­ta­res e in­tere­ses eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos. Uno apa­re­ce en la his­to­ria y el otro no: la gue­rra del Pa­cí­fi­co y la “Pa­ci­fi­ca­ción” (pi­de ex­pre­sa­men­te las co­mi­llas) de La Arau­ca­nía. Qui­se pen­sar có­mo se cons­tru­yen los re­la­tos na­cio­na­les en tér­mi­nos plu­ra­les, no so­la­men­te el re­la­to ofi­cial. Es­tos re­la­tos siem­pre van acom­pa­ña­dos de una vio­len­ta ex­clu­sión de otros, que no son los “enemi­gos” que es­tán fue­ra, sino que son al­gu­nos aden­tro, pe­ro que ja­más van a pa­sar a ser con­ce­bi­dos co­mo su­je­tos de la his­to­ria. Pien­so en mu­je­res o co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas, su­je­tos que nun­ca lle­gan a ser.

¿Ser mu­jer in­flu­ye en có­mo abor­das tus in­ves­ti­ga­cio­nes?

No. Sí creo que las mu­je­res, en un cam­po bas­tan­te mas­cu­lino co­mo es la his­to­ria, he­mos te­ni­do que abrir­nos es­pa­cio y lo he­mos he­cho mu­chas ve­ces pen­san­do des­de otros lu­ga­res, pe­ro no hay di­fe­ren­cias en­tre las sen­si­bi­li­da­des de gé­ne­ro. Lo que sí son im­por­tan­tes son las con­di­cio­nes, y ahí sí a las mu­je­res nos ha cos­ta­do más ocu­par un lu­gar en el de­cir de las his­to­rias. Me acuer­do cuan­do es­ta­ba em­pe­zan­do a tra­ba­jar, con los ar­chi­vos de la Ro­sa Mak­mann, la mu­jer de González Vi­de­la, y un his­to­ria­dor muy pro­mi­nen­te nos di­jo que eso no era his­to­ria. Eso fue im­pac­tan­te y da cuen­ta de to­do un pro­ce­so.

¿La his­to­ria la si­guen es­cri­bien­do los hom­bres?

Se los lee más a ellos, pe­ro tam­bién hay mu­je­res que han si­do claves y tie­nen tex­tos ma­ra­vi­llo­sos. Ha si­do más tar­dío pe­ro las hay. To­da­vía es­ta­mos en una dis­ci­pli­na muy mas­cu­li­na. A mí me en­can­ta el tra­ba­jo de Ju­lio Pin­to, quien aca­ba de ga­nar el Pre­mio Na­cio­nal de His­to­ria, pe­ro aún nin­gu­na mu­jer lo ha ga­na­do.

¿Qué his­to­ria nos fal­ta por con­tar?

Mu­cha, por­que la his­to­ria es in­fi­ni­ta y tie­ne que ver con las pre­gun­tas del pre­sen­te, no con el pa­sa­do. Hoy nos sen­si­bi­li­zan las dis­cri­mi­na­cio­nes: gé­ne­ro, ra­za, cla­se, geo­gra­fía. Ir re­ve­lan­do esas pre­gun­tas nos abre a otras. Yo es­toy pen­san­do en las no-his­to­rias, o lo que es­con­den las his­to­rias ofi­cia­les.

¿Es­tá de acuer­do con que Chi­le es “un país sin me­mo­ria”?

Es un país que per­ma­nen­te­men­te tra­ta de no te­ner me­mo­ria. Hay mu­chos in­tere­ses pa­ra que no sal­ga a flo­te. Jus­ta­men­te por­que hay te­mas que se re­pri­men ne­ce­si­ta­mos se­guir pen­san­do en có­mo se­guir es­car­ban­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.