No es eva­sión, es ro­bo

La Tercera - Tendencias - - COLUMNA - Ro­dri­go Por Guen­del­man

UN co­mer­cial de te­le­vi­sión en Mel­bour­ne, Aus­tra­lia, co­mien­za con la si­guien­te fra­se: “Si eva­des el tic­ket, es­tás ro­ban­do, es­tás en­ga­ñan­do a otros pa­sa­je­ros. No hay ex­cu­sa”. Al fi­nal del co­mer­cial, el eva­sor es atra­pa­do por las au­to­ri­da­des y el men­sa­je es cla­ro: “No te vas a po­der es­ca­par”.

Ha­ce al­gu­nos años, el sis­te­ma de trans­por­te pú­bli­co de esa ciu­dad te­nía un se­rio problema con la al­ta ta­sa de via­jes no pa­ga­dos y, en­ton­ces, se pu­sie­ron fir­mes: au­men­ta­ron la can­ti­dad de fis­ca­li­za­do­res, los arro­pa­ron con cha­le­cos de se­gu­ri­dad del ti­po po­li­cial, mez­cla­ron agen­tes de uni­for­me con otros ves­ti­dos de ci­vil, hi­cie­ron que sus ope­ra­cio­nes fue­ran muy vis­tas y fil­ma­das y vi­ra­li­za­das, em­pe­za­ron a co­brar la mul­ta en el lu­gar de los he­chos y, an­tes que to­do eso, pa­ra­ron de usar el eu­fe­mis­mo: no más eva­sión, de aquí en ade­lan­te se ha­bla de de­li­to, de ro­bo, de en­ga­ño. Pa­la­bras que a nadie le gus­ta tener cer­ca. Y lo lo­gra­ron, hoy es muy po­ca la gen­te que se atre­ve a desafiar al sis­te­ma en esa ciu­dad. ¿Qué pa­sa en cam­bio en San­tia­go, don­de te­ne­mos una de las ta­sas de no pa­go en trans­por­te pú­bli­co más al­tas en el mun­do? Pues, de­sa­for­tu­na­da­men­te, ha­ce­mos to­do lo po­si­ble pa­ra que nues­tros ciu­da­da­nos se sien­tan có­mo­dos al mo­men­to de no cum­plir con sus obli­ga­cio­nes.

Un es­tu­dio del Ins­ti­tu­to Sis­te­mas Com­ple­jos de In­ge­nie­ría com­pa­ró los ni­ve­les de eva­sión y las es­tra­te­gias pa­ra com­ba­tir­la en el trans­por­te pú­bli­co de San­tia­go, Mendoza, Bo­go­tá, Mel­bour­ne, Lon­dres y Ma­drid. ¿Con­clu­sio­nes? Pri­me­ro: aquí co­bra­mos la mul­ta más al­ta de to­das, unos 67 mil pe­sos, pe­ro dos ter­cios de los san­cio­na­dos ja­más la pa­gan pues bas­ta con dar una di­rec­ción fal­sa. Es de­cir, si ya so­mos cam­peo­nes pa­ra aho­rrar­nos el bo­le­to con un por­cen­ta­je de via­jes no pa­ga­dos que bor­dea el 30 por cien­to, la eva­sión de la mul­ta más que du­pli­ca esa ci­fra. Se­gun­do: la ta­sa de ins­pec­ción en el Tran­san­tia­go es de un ca­so en mil, cin­co ve­ces más ba­ja que en la ciu­dad que le si­gue, diez ve­ces me­nos que el pro­me­dio y 63 ve­ces más aba­jo que Mel­bour­ne. O sea, es ca­si im­po­si­ble que a una per­so­na la fiscalicen por­que hay muy po­cos fis­ca­li­za­do­res y, peor aún, so­mos la úni­ca ciu­dad del es­tu­dio don­de es­ta ta­rea de­be rea­li­zar­se con la com­pa­ñía de un policía. Ter­ce­ro: si bien el cos­to del Tran­san­tia­go es al­to pa­ra el quin­til más po­bre, to­do el res­to de la po­bla­ción que no pa­ga lo ha­ce por­que quie­re, no por­que ne­ce­si­ta.

¿Es­tra­te­gias su­ge­ri­das por la in­ves­ti­ga­ción? En po­cas pa­la­bras, au­men­tar la fis­ca­li­za­ción de ma­ne­ra con­tun­den­te, pres­cin­dir de la obli­ga­to­rie­dad de ha­cer­lo con ca­ra­bi­ne­ros pa­ra así agi­li­zar el pro­ce­so, lo­grar que las mul­tas efec­ti­va­men­te se pa­guen, sub­si­diar al quin­til más po­bre y de­jar de ha­blar de eva­sión, pues se tra­ta de una pa­la­bra que no tie­ne cos­to so­cial en la ca­pi­tal. Tal co­mo pa­sa hoy en Mel­bour­ne, es hora de lla­mar las co­sas por su nom­bre. Si no usa su Bip y lo­gra co­lar­se, nos es­tá en­ga­ñan­do a to­dos los que pa­ga­mos, no só­lo a la em­pre­sa de trans­por­tes y al Es­ta­do. Si us­ted no cum­ple con su deber cuan­do se su­be a la mi­cro, oja­lá lo pi­llen de­lan­te de mu­cha gen­te, con cá­ma­ras en­fo­cán­do­lo y con to­da la pa­ra­fer­na­lia po­si­ble. Lle­gó el mo­men­to de de­cir­lo en voz al­ta y bien cla­ri­to: lo que us­ted ha­ce cuan­do no pa­ga no se lla­ma eva­sión, se lla­ma ro­bo. Si us­ted no pa­ga el Tran­san­tia­go, us­ted es un la­drón.T Pe­rio­dis­ta y fun­da­dor de @san­tia­goa­dic­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.