“La eli­te quie­re ser po­pu­lar, no so­fis­ti­ca­da” ¿Qué en­tien­des por eli­te?

La Tercera - Tendencias - - SOCIEDAD - MATÍAS RI­VAS ESCRITOR Y DI­REC­TOR DE PU­BLI­CA­CIO­NES DE LA UDP

Ca­da gru­po so­cial en­tien­de el con­cep­to de ma­ne­ra dis­tin­ta. Po­dría­mos de­cir que es la gen­te que tie­ne pri­vi­le­gios eco­nó­mi­cos, pe­ro fue­ra de eso hay otra don­de en­tran los fut­bo­lis­tas mi­llo­na­rios y la fa­rán­du­la. Si le pre­gun­tas a la gen­te por una mu­jer de la eli­te, po­si­ble­men­te men­cio­nen a Ce­ci­lia Bo­loc­co y no a una se­ño­ra pi­tu­ca.

¿En qué pun­to en­cuen­tran eli­te y fa­rán­du­la?

Si tú re­vi­sas da­tos, la gen­te con­si­de­ra que el Ne­gro Piñera es de la eli­te, un ti­po que se re­la­cio­na con mu­je­res de la fa­rán­du­la. Por ese mis­mo es­ce­na­rio se mue­ven per­so­na­jes co­mo Ma­ría Gra­cia Su­ber­ca­seaux, Fran­cis­ca Gar­cía-Hui­do­bro o Ja­vie­ra Díaz de Val­dés. La eli­te se ha ido apro­pian­do de la fa­rán­du­la, la ha ido pe­ne­tran­do por ra­zo­nes que des­co­noz­co. El ac­to que co­ro­nó es­to fue la apa­ri­ción de An­dró­ni­co Luk­sic en You­Tu­be: un due­ño de me­dios de co­mu­ni­ca­ción usa una pla­ta­for­ma de “fa­ran­du­li­za­ción”. Las eli­tes eco­nó­mi­cas se ter­mi­nan unien­do con las de la fa­rán­du­la y del fút­bol.

¿Por qué?

La eli­te quie­re ser po­pu­lar, no so­fis­ti­ca­da. Quie­ren ser po­pu­la­res y te­ner con­trol de los de­más y eso no lo han lo­gra­do, por­que pa­ra la gen­te co­mún, la eli­te de­be­ría ser so­fis­ti­ca­da y no po­pu­lar.

¿Por qué es­te gru­po pa­re­cie­ra no lo­grar in­ter­pre­tar a la gen­te?

Pa­sa por la mis­ma gen­te, en es­pe­cial la cla­se me­dia, que es po­co au­to­crí­ti­ca y muy opor­tu­nis­ta. Cuan­do le va bien, no re­cla­ma, pe­ro cuan­do le va mal, es muy sen­si­ble. Es ló­gi­co que así sea, no lo es­toy cri­ti­can­do, por­que es la cla­se que sien­te que no tie­nen nin­gu­na pro­tec­ción. Las per­so­nas que ga­nan más de 800 mil pe­sos no se ven fa­vo­re­ci­das por el Es­ta­do, que no ha­ce más que qui­tar­les pla­ta. Ellos ob­via­men­te no se sien­ten de la eli­te.

¿Y la eli­te cul­tu­ral?

No exis­te. No hay suel­dos que per­mi­tan que na­die de la cul­tu­ra per­te­nez­ca a la eli­te, sal­vo que sean he­re­de­ros o que tra­ba­jen en otras áreas. Lo que hay es gen­te cul­ta, pe­ro esa no per­te­ne­ce a la eli­te eco­nó­mi­ca. La eli­te em­pre­sa­rial es muy ig­no­ran­te. Ahí no en­tien­den las ven­ta­jas de la cul­tu­ra pa­ra los paí­ses, de desa­rro­llar­la, de te­ner in­te­lec­tua­les y uni­ver­si­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.