TIEM­PO DE VIA­JAR A PE­RÚ

Es­te pe­rio­dis­ta y es­cri­tor pe­ruano, in­flu­yen­te por sus co­lum­nas po­lí­ti­cas, es tam­bién una suer­te de Gas­tón Acu­rio, pe­ro del tu­ris­mo. La se­ma­na pa­sa­da es­tu­vo en el Fes­ti­val Ari­ca Na­ti­va, ha­bló de que el al­ti­plano po­dría con­ver­tir­se en un des­tino de cla­se m

La Tercera - Tendencias - - PORTADA - Angélica Bul­nes POR:

El pe­ruano Ra­fael – Ra­fo- León tie­ne ca­si más vi­das pe­rio­dís­ti­cas que un ga­to. Es el au­tor y crea­dor de un per­so­na­je fic­ti­cio pe­ro ya tra­di­cio­nal de la es­ce­na de su país: la Chi­na Tu­de­la Lo­ve­day, una mu­jer de la cla­se al­ta li­me­ña, que fue al co­le­gio Vi­lla Ma­ría y la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, y des­de ha­ce dé­ca­das co­men­ta la ac­tua­li­dad en la re­vis­ta Ca­re­tas (al­go así co­mo la Qué Pasa de ese país), y sa­ca a re­lu­cir el pen­sa­mien­to so­cial que desa­rro­lló mien­tras es­tu­dia­ba en la Sor­bo­na, mien­tras ve­ra­nea en las ex­clu­si­vas pla­yas del bal­nea­rio pe­ruano de Asia. “Esa co­lum­na me sir­ve pa­ra ri­di­cu­li­zar y ha­cer crítica po­lí­ti­ca y so­cial, a lo que en Pe­rú lla­ma­mos ‘la hua­cha­fe­ría’, es de­cir, la cur­si­le­ría de cier­tos sec­to­res to­da­vía cor­te­sa­nos. No te ol­vi­des que Li­ma fue ca­pi­tal de vi­rrei­na­to, en­ton­ces nos que­da mu­cha ton­te­ría en la ca­be­za”, ex­pli­ca.

Aun­que di­ce que a ve­ces la odia y que ca­da cier­to tiem­po le dan ga­nas de ma­tar a su crea­ción, des­pués se arre­pien­te y no só­lo por­que es muy po­pu­lar. “Fi­nal­men­te la Chi­na pue­de de­cir co­sas que yo no, en­ton­ces me per­mi­te des­con­ges­tio­nar y vol­ver más light pro­ble­mas que pue­den ser com­pli­ca­dos”, cuen­ta. Pa­ra él esa afir­ma­ción no es un de­cir. León es tam­bién un co­men­ta­ris­ta po­lí­ti­co re­que­ri­do, y en los úl­ti­mos me­ses es­tá su­frien­do las con­se­cuen­cias de eso: en­fren­ta una de­man­da a cau­sa es una co­lum­na de 2014, en la que cri­ti­có con iro­nía un ar­tícu­lo de una edi­to­ra del dia­rio El Co­mer­cio, quien a su vez lo acu­só an­te la jus­ti­cia de di­fa­ma­ción. El ca­so ha abier­to un de­ba­te en torno a la li­ber­tad de ex­pre­sión y has­ta el no­bel Ma­rio Var­gas Llo­sa sa­lió en de­fen­sa de él.

To­do eso con­vi­ve con su ca­te­go­ría de ros­tro te­le­vi­si­vo. Des­de ha­ce 17 años con­du­ce un co­no­ci­do pro­gra­ma lla­ma­do Tiem­po

de via­je que lo ha con­ver­ti­do en una de las per­so­nas que me­jor co­no­ce su va­ria­do país. Ese mis­mo es­pa­cio es el que lo tra­jo re­cien­te­men­te al nor­te de Chi­le, al Fes­ti­val de Ci­ne Ari­ca Na­ti­va, por­que pe­se a que él se de­di­ca prin­ci­pal­men­te a Pe­rú, a ve­ces ha­ce in­cur­sio­nes a otras na­cio­nes, co­mo la que reali­zó ha­ce seis años a es­te fes­ti­val que or­ga­ni­za la Fun­da­ción Al­ti­plano pa­ra pro­mo­ver el ci­ne ru­ral y el de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble. Ahí se enamo­ró de la ini­cia­ti­va y la se­ma­na pa­sa­da vino por cuar­ta vez al cer­ta­men que, ex­pli­ca, tie­ne que ver mu­cho con su fi­lo­so­fía en torno al via­je, cen­tra­da en los per­so­na­jes lo­ca­les y los rin­co­nes que no mues­tran los fo­lle­tos tu­rís­ti­cos.

Su pro­gra­ma se es­tre­nó en 1999 cuan­do de­cli­na­ban la gue­rra y el te­rro­ris­mo que afec­ta­ron a su país en tiem­pos del au­ge de Sen­de­ro Lu­mi­no­so. “En esa épo­ca el tu­ris­mo in­terno es­ta­ba por el sue­lo, li­qui­da­do”.

¿Por qué ha­cer un pro­gra­ma de via­jes so­bre Pe­rú en ese mo­men­to?

Más que reac­ti­var el tu­ris­mo lo que me in­tere­sa­ba era con­tri­buir a res­ti­tuir la re­la­ción per­di­da en­tre la ciu­dad y el in­te­rior. Sa­lía­mos de un con­flic­to de más de 20 años: 70 mil muer­tos, se­gún la Co­mi­sión de la Ver­dad y Re­con­ci­lia­ción (CVR). To­das las imá­ge­nes que re­ci­bía­mos de los

An­des, de la Ama­zo­nía, eran de ataú­des, de la hoz y el mar­ti­llo, de san­gre, de los ex­ce­sos de las FF. AA., de fo­sas co­mu­nes. Ha­bía que res­ca­tar el Pe­rú pa­ra los pe­rua­nos. Lo que ha­ce Gas­tón Acu­rio con la gas­tro­no­mía, yo qui­se ha­cer­lo en la te­le­vi­sión pa­ra que la gen­te pu­die­ra mi­rar de nue­vo el país. ¿Có­mo fue re­ci­bi­do el pro­gra­ma?

De en­tra­da bien. Has­ta hoy si­gue apa­re­cien­do el mis­mo co­men­ta­rio en los fo­cus group. “Si es­te se­ñor que no es jo­ven –aho­ra ten­go 66- y tie­ne una le­sión ob­via en la ro­di­lla, pue­de ir a cin­co mil me­tros en los An­des, yo tam­bién pue­do”. Es la idea de que es po­si­ble, de que no hay que te­ner­le mie­do, y de que por úl­ti­mo, si no te ba­ñas en cua­tro días no te vas a mo­rir. ¿Con qué par­tis­te?

Em­pe­cé con Cus­co, el Va­lle Sa­gra­do y Ma­chu Pic­chu, pe­ro lo que no se veía en los bro­chu­res. Con­tra los es­te­reo­ti­pos. Con una na­rra­ción muy sim­ple, por­que es­te es un pro­gra­ma sen­ci­llo y que tie­ne un en­fo­que que no es tu­rís­ti­co sino via­je­ro. ¿Cuál es la di­fe­ren­cia en­tre lo tu­rís­ti­co y lo via­je­ro?

La apren­dí de Paul Bow­les. Su no­ve­la El cie­lo pro­tec­tor em­pie­za con una pa­re­ja que lle­ga a Tán­ger y di­ce que los per­so­na­jes no son tu­ris­tas sino via­je­ros. El tu­ris­ta, di­ce él, lle­ga con tiem­po pau­tea­do, sa­be qué va a ha­cer y vi­si­tar, to­ma fo­to­gra­fías, se lle­va

sou­ve­nirs y ahí aca­ba su com­pro­mi­so con el lu­gar. El via­je­ro se des­po­ja en lo po­si­ble de su pro­pia cul­tu­ra por­que no es­tá muy con­for­me con ella -co­mo yo con la mía- y bus­ca en­tre­gar­se al des­tino tra­tan­do de sin­to­ni­zar con lo nue­vo, di­fe­ren­te, in­clui­dos los pro­ble­mas. El mun­do ne­ce­si­ta me­nos tu­ris­tas y más aven­tu­re­ros di­ce Na­tio­nal

Geo­grap­hic. Al via­je­ro no le im­por­tan tan­to las co­mo­di­da­des, lle­ga en bus­ca de en­con­trar al­go ver­da­de­ro.

¿Eres de los que se opo­nen al de­sa­rro­llo y me­jo­ras en la in­fra­es­truc­tu­ra tu­rís­ti­ca?

No, no soy un ra­di­cal an­ti­tu­ris­mo. Creo que am­bas co­sas van de la mano. Qui­zás lo más di­fí­cil aho­ra en Pe­rú es que las au­to­ri­da­des del in­te­rior en­tien­dan cuál es el atrac­ti­vo real, la ma­gia del país. A ve­ces se pien­sa que el tu­ris­ta vie­ne bus­can­do “la mo­der­ni­dad” y se des­tru­yen bie­nes pa­tri­mo­nia­les y tra­di­cio­na­les. A cam­bio se construyen co­sas que no tie­nen na­da que ver: ce­men­to, la­dri­llo, vi­drios ver­des. Se pro­du­ce una fol­clo­ri­za­ción, se per­vier­ten los lu­ga­res. (…) Pe­ro fe­liz­men­te el Pe­rú no es un des­tino de sol y pla­ya, tam­po­co de

ca­si­nos. Pe­rú es dis­tin­to. ¿Es un des­tino de qué?

Es un des­tino de na­tu­ra­le­za, de cul­tu­ra viva y de his­to­ria y ar­queo­lo­gía.

Los san­tia­gui­nos va­mos prin­ci­pal­men­te a co­mer a Li­ma o a vi­si­tar Cus­co y Ma­chu Pic­chu.

Es­tá muy bien, pe­ro hay más. Tie­ne una Ama­zo­nía muy ri­ca. Tie­nes ex­pe­rien­cias lu­jo­sas co­mo es­tos cru­ce­ros por el río Ama­zo­nas, ele­gan­tí­si­mos. Has­ta ahí lle­gó mi ideo­lo­gía de via­je­ro al que no le im­por­tan las co­mo­di­da­des por­que aun­que son bas­tan­te ca­ros, son una ma­ra­vi­lla. Pe­ro tam­bién pue­des que­dar­te en co­mu­ni­da­des en la zo­na, co­no­cer sus ac­ti­vi­da­des, el pro­ble­ma de la mi­ne­ría ile­gal, que es gra­ve. En los An­des las po­si­bi­li­da­des de ha­cer trek­king son inaca­ba­bles. La se­rra­nía pe­rua­na es he­te­ro­gé­nea, ca­da lu­gar tie­ne una par­ti­cu­la­ri­dad cul­tu­ral, y un ti­po de gen­te di­fe­ren­te. En la cos­ta, en el nor­te, es­tá to­do el mun­do de la cul­tu­ra mo­che, que fue­ron rei­nos de una so­fis­ti­ca­ción ex­tra­or­di­na­ria. En esa zo­na es­tán los me­jo­res mu­seos del país. Chi­cla­yo, que es lo que más me gus­ta del Pe­rú. En la cos­ta sur, aho­ra que los ami­gos chi­le­nos van en nú­me­ro gran­de a Tac­na, me de­ses­pe­ro por­que no se les ofre­cen pro­duc­tos co­mo Mo­que­gua, una ciu­dad que pa­re­ce con­ge­la­da en el pa­sa­do, úni­ca. Y ahí no más es­tá Are­qui­pa, que es una jo­ya, y el va­lle del Col­ca. ¿Por qué va­rios de esos des­ti­nos son tan po­co co­no­ci­dos?

Mi­ra, muy pron­to va a re­ven­tar Kué­lap en el nor­te, un im­por­tan­te si­tio ar­queo­ló­gi­co prein­cai­co que tie­ne una ar­qui­tec­tu­ra ma­ra­vi­llo­sa y es­tá en el bos­que hú­me­do. An­tes su­bir no era fá­cil pe­ro por es­tos días se inau­gu­ra un te­le­fé­ri­co. Pe­rú tie­ne un pro­ble­ma de co­nec­ti­vi­dad por­que es gran­de y tie­ne una geo­gra­fía com­pli­ca­da, pe­ro eso es­tá cam­bian­do. Ha exis­ti­do una po­lí­ti­ca de cons­truc­ción de ca­rre­te­ras ex­ce­len­te, es una de las áreas don­de más se ha in­ver­ti­do en in­fra­es­truc­tu­ra re­cien­te­men­te, por la bue­na si­tua­ción eco­nó­mi­ca que ha te­ni­do Pe­rú.

¿En qué va el pro­yec­to de ha­cer un ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal cer­ca de Cus­co? Pa­ra no­so­tros los chi­le­nos se­ría muy có­mo­do…

Efec­ti­va­men­te. El pro­yec­to tie­ne al me­nos 12 años, y se ha de­mo­ra­do por­que ha ha­bi­do pro­ble­mas pa­ra pa­gar­les su pre­cio a los cam­pe­si­nos a los que se les com­pra­ron las tie­rras, pe­ro se su­po­ne que ya es­tá sa­nea­do y en­tre­ga­da la con­ce­sión. Hay que ver qué pasa. Aho­ra ade­más una ae­ro­lí­nea va a ha­cer vue­los des­de Cus­co a la Chi­cla­yo, y po­drás

ir di­rec­ta­men­te des­de la cul­tu­ra in­ca, al nor­te, a co­no­cer la cul­tu­ra mo­che. Y tam­bién se es­tá vien­do có­mo am­pliar el ae­ro­puer­to de Li­ma. To­do se mueve a fa­vor de la in­te­gra­ción de Pe­rú con el mun­do.

¿Qué po­si­bi­li­da­des de in­te­gra­ción tu­rís­ti­ca ves en­tre Chi­le y Pe­rú?

Siem­pre he pen­sa­do que la Pa­ta­go­nia es tan atrac­ti­va por­que es un mi­to, don­de se con­ju­ga na­tu­ra­le­za, mis­te­rio, la gen­te, la leyenda. Y es un pro­duc­to bi­na­cio­nal. El mun­do ma­ya en Cen­troa­mé­ri­ca es un pro­duc­to de cua­tro o cin­co paí­ses. En­ton­ces, ¿por qué no po­de­mos pen­sar en lan­zar al mun­do un des­tino que sea Al­ti­plano en el que par­ti­ci­pen cua­tro paí­ses, ca­da uno, con sus ri­que­zas? Chi­le, con el área de Pa­ri­na­co­ta has­ta la fron­te­ra con Bo­li­via, una zo­na que a mí me qui­tó el ha­bla. Bo­li­via, con el sa­lar de Uyu­ni, y La Paz, ciu­dad al­ti­plá­ni­ca. El Pe­rú, con el la­go Ti­tica­ca, con sus islas, con sus pro­yec­tos de tu­ris­mo ru­ral co­mu­ni­ta­rio, con la aven­tu­ra. Ar­gen­ti­na, que tie­ne una por­ción al­ti­plá­ni­ca en el nor­te, don­de se pue­de ha­cer equi­ta­ción y

trek­king, ade­más de ob­ser­va­ción de na­tu­ra­le­za. Se­ría un pro­duc­to con un im­pac­to mun­dial tre­men­do. Pe­ro sa­be­mos que vi­vi­mos en paí­ses con re­la­cio­nes com­pli­ca­das.

Cla­ro, no nos quie­ren mu­cho a no­so­tros por allá en Pe­rú y Bo­li­via.

Pe­ro mi­ra, la re­la­ción con Tac­na es la me­jor prue­ba de que la cul­tu­ra y los via­jes son ele­men­tos de uni­dad. No tie­ne que ver con co­sas mi­li­ta­res o geo­po­lí­ti­cas, po­dría ser una opor­tu­ni­dad mag­ní­fi­ca pa­ra la ini­cia­ti­va pri­va­da. Le­gi­ti­ma­da por los es­ta­dos, pe­ro sur­gi­da de la pro­pia reali­dad y voluntad de ca­da lu­gar y de des­cu­brir las ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas.

Hay ini­cia­ti­vas co­mo la del ho­tel Ex­plo­ra, chi­leno, que ha­ce unas tra­ve­sías que van des­de San Pe­dro al sa­lar de Uyu­ni, y aca­ba de inau­gu­rar ade­más un ho­tel en el Va­lle Sa­gra­do. ¿A ese ti­po de co­sas te re­fie­res?

Ese es un muy buen ejem­plo. Yo tam­bién­he es­ta­do en al­gu­nos de los ho­te­les Ex­plo­ra, so­bre to­do en Ra­pa Nui y me pa­re­ce que su ar­qui­tec­tu­ra es muy po­co in­va­si­va y sus ac­ti­vi­da­des es­tán li­ga­das a la po­bla­ción lo­cal. De eso se tra­ta, y de ir in­te­gran­do, y así vas re­es­cri­bien­do la his­to­ria. En el Al­ti­plano nues­tros paí­ses no son un sal­chi­chón que se pue­de cor­tar en tres o cua­tro. Son ini­cia­ti­vas de in­te­gra­ción que no pa­san por los pre­jui­cios o cli­chés que la­men­ta­ble­men­te nos han dis­tan­cia­do.T

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.