Pro­nom­bres y ba­ños

La Tercera - Tendencias - - SOCIEDAD -

Por

En otras par­tes del mun­do la dis­cu­sión en torno a los de­re­chos LGBTI va es­tá bas­tan­te pa­sos más allá de lo que ocu­rre en Chi­le. Por ejem­plo, du­ran­te es­tas úl­ti­mas se­ma­nas, el pro­fe­sor de si­co­lo­gía Jor­dan Pe­ter­son ha es­ta­do en el cen­tro de una de las dis­cu­sio­nes más in­ten­sas que se es­tán sos­te­nien­do a ni­vel in­ter­na­cio­nal en es­ta ma­te­ria. La con­tro­ver­sia par­tió lue­go de que es­te aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad de To­ron­to, en Ca­na­dá, se rehu­sa­ra a usar pro­nom­bres neu­tros que son de­man­da­dos por los gru­pos trans­gé­ne­ro pa­ra re­fle­jar lo que ellos lla­man iden­ti­da­des no bi­na­rias y que in­clu­yen tér­mi­nos co­mo “ze” y “zir” en lu­gar de “she” (ella) o “he” (él).

Ade­más, en va­rios vi­deos pu­bli­ca­dos en sep­tiem­bre Pe­ter­son cri­ti­có una nor­ma­ti­va que se dis­cu­te en el Par­la­men­to de su país y prohí­be la dis­cri­mi­na­ción en ba­se a la iden­ti­dad y ex­pre­sión de gé­ne­ro. “He es­tu­dia­do el au­to­ri­ta­ris­mo por mu­cho tiem­po, ca­si 40 años, y sue­le ser ini­cia­do por in­ten­tos de gen­te que bus­ca con­tro­lar el te­rri­to­rio lin­güís­ti­co e ideo­ló­gi­co. No hay for­ma de que va­ya a usar pa­la­bras in­ven­ta­das por gen­te que quie­re ha­cer eso”, di­jo a la BBC.

Es­te ti­po de me­di­das tam­bién se ha adop­ta­do en uni­ver­si­da­des de Es­ta­dos Uni­dos co­mo Ver­mont y Har­vard, don­de al ma­tri­cu­lar­se los es­tu­dian­tes pue­den ele­gir si desean que se re­fie­ran a ellos co­mo “he”, “she”, “ze” o só­lo me­dian­te su nom­bre.

En 2015, Nue­va York mo­di­fi­có su ley de de­re­chos hu­ma­nos lo­cal y de­ter­mi­nó que las per­so­nas que arrien­dan sus pro­pie­da­des, em­plea­do­res y ne­go­cios en ge­ne­ral, pue­den ser lle­va­dos a jui­cio si se re­fie­ren a una mu­jer trans­gé­ne­ro co­mo “él” o “se­ñor” de ma­ne­ra in­ten­cio­nal. La nor­ma tam­bién de­fi­ne co­mo dis­cri­mi­na­to­rios los có­di­gos de ves­ti­men­ta que exi­gen que los hom­bres usen cor­ba­ta o que las mu­je­res ocu­pen fal­da y, ade­más, con­si­de­ra san­cio­nes en el ca­so de que se le nie­gue el uso del ba­ño fe­me­nino a una mu­jer trans­gé­ne­ro. En es­te úl­ti­mo pun­to, Es­ta­dos Uni­dos vi­ve una ba­ta­lla in­ter­na de­bi­do a le­yes ra­di­cal­men­te dis­tin­tas: en California una ley de 2011 per­mi­te que las per­so­nas trans­gé­ne­ro eli­jan el ba­ño de su pre­fe­ren­cia, mien­tras que la nor­ma HB 2 apro­ba­da en mar­zo en Ca­ro­li­na del Nor­te prohí­be que las per­so­nas usen ba­ños pú­bli­cos que no co­rres­pon­dan al gé­ne­ro que apa­re­ce en sus cer­ti­fi­ca­dos de na­ci­mien­to, lo que ha pro­vo­ca­do que una se­rie de ar­tis­tas, co­mo Pearl Jam y Bru­ce Springs­teen, al igual que el Cir­que du So­leil, can­ce­la­ran sus pre­sen­ta­cio­nes en ese es­ta­do.

Mien­tras tan­to, Ber­nie San­ders, el can­di­da­to de­mó­cra­ta que com­pi­tió por la no­mi­na­ción de su partido con Hi­llary Clin­ton, ase­gu­ró que la gen­te es­tá can­sa­da de es­cu­char de los ba­ños liberales, co­mo una for­ma de lla­mar la aten­ción so­bre la ne­ce­si­dad que tie­ne es­te sec­tor de vol­ver a otros te­mas más ma­si­vos.

RR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.