La con­tro­ver­sia del dul­zor ar­ti­fi­cial

El azú­car se ha con­ver­ti­do en al­go así co­mo el nue­vo ta­ba­co, el enemi­go nú­me­ro uno de la sa­lud pú­bli­ca. Co­mo con­se­cuen­cia ha au­men­ta­do el con­su­mo de en­dul­zan­tes pa­ra re­em­pla­zar­lo, y ca­da cier­to tiem­po apa­re­cen otros que se ponen de mo­da, co­mo aho­ra la tag

La Tercera - Tendencias - - CIENCIA - Valentina Al­dea Ani­nat POR:

CA­DA DÍA, Ve­ró­ni­ca San Mar­tín de­be vi­gi­lar qué se lle­va a la bo­ca su hi­ja Isi­do­ra, de 14 años. La ado­les­cen­te su­fre un tras­torno me­ta­bó­li­co lla­ma­do fe­nil­ce­to­nu­ria, tam­bién co­no­ci­do co­mo PKU, lo que sig­ni­fi­ca que tie­ne que evi­tar va­rios ali­men­tos y no pue­de con­su­mir ni una piz­ca de as­par­ta­me. “Ese en­dul­zan­te es co­mo un ve­neno pa­ra ella”, di­ce Ve­ró­ni­ca, y ex­pli­ca que to­da la fa­mi­lia ha te­ni­do que apren­der a leer las eti­que­tas de los ali­men­tos en detalle. Así tam­bién ha po­di­do dar­se cuen­ta de lo ex­ten­di­do que es­tá el uso de ese y otros en­dul­zan­tes en di­ver­sos pro­duc­tos, in­clu­so en mu­chos que no es­tán ro­tu­la­dos co­mo light.

De acuer­do con un es­tu­dio del Ins­ti­tu­to de Nu­tri­ción y Tecnología de Ali­men­tos (INTA) de 2013 en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na, un 85 por cien­to de los adul­tos y el 75 por cien­to de los ni­ños con­su­me al­gún pro­duc­to con edul­co­ran­tes, prin­ci­pal­men­te be­bi­das ga­seo­sas o en pol­vo- y yo­gu­res. Se­gún el aná­li­sis, la su­cra­lo­sa y el as­par­ta­me son los más uti­li­za­dos por los chi­le­nos.

Es­tos pro­duc­tos de pro­ce­den­cia ar­ti­fi­cial se han vuel­to po­pu­la­res por su ba­jo pre­cio, nu­lo apor­te ca­ló­ri­co y por­que no in­gre­san azú­car a la san­gre, lo que los ha­ce su­pues­ta­men­te idea­les pa­ra dia­bé­ti­cos, per­so­nas re­sis­ten­tes a la in­su­li­na y pa­ra quie­nes quie­ren ba­jar de pe­so o re­du­cir su con­su­mo de azú­car. Pe­ro aho­ra la pre­gun­ta es si son tan ino­cuos co­mo pa­re­cen. Se­gún San­dra Hirsch, di­rec­to­ra de in­ves­ti­ga­ción del INTA, no.

Ella ci­ta, por ejem­plo, una in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da a me­dia­dos de es­te año por la Uni­ver­si­dad de Síd­ney, en Aus­tra­lia, que plan­tea que los en­dul­zan­tes po­drían es­tar lo­gran­do el efec­to opues­to al desea­do y que el con­su­mo de al­gu­nos, co­mo la su­cra­lo­sa, as­par­ta­me, ci­clo­ma­to y sa­ca­ri­na, au­men­ta­ría el ape­ti­to de las per­so­nas. El ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Cell Me­ta­bo­lism ana­li­zó su uso en ani­ma­les y hu­ma­nos, y es­ta­ble­ció que “el con­su­mo cró­ni­co” in­cre­men­ta las ga­nas de in­ge­rir más pro­duc­tos dul­ces. Hirsch agre­ga que es­tos com­pues­tos “es­ti­mu­lan los re­cep­to­res que tie­nen los in­di­vi­duos del dul­ce. En­ton­ces si yo me to­mo al­go que con­tie­ne es­tas sus­tan­cias, me van a dar ga­nas de co­mer más co­sas igua­les. Te va a pro­du­cir mu­cha avi­dez por lo dul­ce”.

A es­te efec­to tam­bién se su­ma un as­pec­to si­co­ló­gi­co,

di­ce Jor­ge Ba­bul, doc­tor en Bio­quí­mi­ca y pre­si­den­te del Con­se­jo de So­cie­da­des Cien­tí­fi­cas. La ra­zón es que al usar edul­co­ran­tes ar­ti­fi­cia­les las per­so­nas pien­san que eso les da per­mi­so pa­ra co­mer mu­cho más azú­car por otro la­do, co­mo una for­ma de re­com­pen­sa.

Ade­más de di­ri­gir las in­ves­ti­ga­cio­nes del INTA, San­dra Hirsch ha­ce cla­ses en la Uni­ver­si­dad de Chi­le y tie­ne una con­sul­ta par­ti­cu­lar: “Ahí yo no re­co­mien­do los edul­co­ran­tes en ge­ne­ral. No me gus­tan. Soy gas­tro­en­te­ró­lo­ga y cuan­do tú le sus­pen­des a un pa­cien­te los edul­co­ran­tes se les pa­san al­gu­nas mo­les­tias. Mu­chos de los cua­dros de colon irri­ta­ble tie­nen una bue­na res­pues­ta si las per­so­nas de­jan los edul­co­ran­tes”.

Es­to po­dría es­tar re­la­cio­na­do con los es­tu­dios que di­cen que los en­dul­zan­tes afec­tan a las bac­te­rias que vi­ven en el in­tes­tino ne­ga­ti­va­men­te. Por ejem­plo, en 2014 un es­tu­dio rea­li­za­do en Is­rael por el Ins­ti­tu­to Weiz­mann de Cien­cia, y pu­bli­ca­do en la pres­ti­gio­sa re­vis­ta

Na­tu­re, su­gi­rió que es­tos pro­duc­tos -sa­ca­ri­na, as­par­ta­me y su­cra­lo­sa- cam­bian las bac­te­rias en el es­tó­ma­go e in­cre­men­tar las po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llar obe­si­dad. “El au­men­to de edul­co­ran­tes ar­ti­fi­cia­les coin­ci­de con el dra­má­ti­co cre­ci­mien­to de la epi­de­mia de obe­si­dad y dia­be­tes. Nues­tros des­cu­bri­mien­tos su­gie­ren que ellos pue­den ha­ber con­tri­bui­do di­rec­ta­men­te a la mis­ma epi­de­mia que es­ta­ban des­ti­na­dos a com­ba­tir”, di­cen los in­ves­ti­ga­do­res en la pu­bli­ca­ción.

“Se pro­du­ce es­ta al­te­ra­ción de las bac­te­rias y tam­bién hay ma­yor fer­men­ta­ción y ma­yor can­ti­dad de ga­ses. In­clu­so hay evi­den­cias que su­gie­ren que los en­dul­zan­tes in­ter­vie­nen en la mi­cro­bio­ta in­tes­ti­nal e in­du­cen in­to­le­ran­cia a la glu­co­sa”, ase­gu­ra la es­pe­cia­lis­ta del INTA, quien re­la­ta que mu­chos pa­cien­tes se que­jan de hin­cha­zón y de­jan el glu­ten pa­ra evi­tar­la, pe­ro fi­nal­men­te son los edul­co­ran­tes los cau­san­tes de sus sín­to­mas.

Pe­ro a pe­sar de los nu­me­ro­sos es­tu­dios que hoy exis­ten, has­ta aho­ra sus re­sul­ta­dos no son con­clu­yen­tes. El mis­mo di­rec­tor de la in­ves­ti­ga­ción is­rae­lí, Eran Eli­nav, ase­gu­ra que sus es­tu­dios en hu­ma­nos son pre­li­mi­na­res, por lo que no se de­be­rían to­mar co­mo ver­dad ab­so­lu­ta. “No es blan­co y ne­gro. Ha­ce años in­ves­ti­gué es­te te­ma y mi con­clu­sión es que es muy di­fí­cil com­pro­bar sus po­si­bles efec­tos. Ha­cer ex­pe­ri­men­tos es com­ple­jo y no te­ne­mos una ma­ne­ra fá­cil de de­mos­trar los efec­tos en hu­ma­nos”, ex­pli­ca tam­bién Ba­bul.

San­dra Hirsch es­tá de acuer­do con que hay evi­den­cia en am­bos sen­ti­dos, pe­ro su postura es que si hay tra­ba­jos que de­mues­tran que pue­den ser per­ju­di­cia­les, es im­por­tan­te al me­nos evi­tar su con­su­mo ex­ce­si­vo. “Si ten­go al­go que pue­de ser po­ten­cial­men­te ma­lo, es ló­gi­co que no ex­pon­ga a la po­bla­ción a es­to. Es dis­tin­to a la qui­mio­te­ra­pia, por ejem­plo, que es ma­la pa­ra una va­rie­dad de co­sas, pe­ro yo sé que me cu­ra el cáncer. Es­tos com­pues­tos no cu­ran la dia­be­tes, no cu­ran la obe­si­dad, no cu­ran na­da. Y ade­más pa­re­cie­ra que, al con­tra­rio, me ha­ce co­mer más, me ha­cen en­gor­dar más y cam­bian mi flo­ra in­tes­ti­nal”, di­ce la es­pe­cia­lis­ta.

Fren­te a la lu­pa de la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca se en­cuen­tran los edul­co­ran­tes tra­di­cio­na­les y ar­ti­fi­cia­les, ta­les co­mo la sa­ca­ri­na, su­cra­lo­sa, ci­cla­ma­to y as­par­ta­me. Pe­ro ac­tual­men­te exis­ten op­cio­nes más na­tu­ra­les, co­mo la ta­ga­to­sa y la ste­via que, aun­que tam­bién se en­cuen­tran ba­jo es­tu­dios cons­tan­tes, su pro­ve­nien­cia no ar­ti­fi­cial -a di­fe­ren­cia de los ma­si­va­men­te con­su­mi­dos­las ha­ce más se­gu­ras de ma­ne­ra pre­li­mi­nar.

Da­nie­la Ghiar­do, nu­tri­cio­nis­ta es­pe­cia­li­za­da en so­bre­pe­so y obe­si­dad de la Clí­ni­ca Las Con­des, ase­gu­ra que es­to res­pon­de a un avan­ce en es­te mer­ca­do. “Ca­da vez son me­nos ar­ti­fi­cia­les. El pri­me­ro en ha­cer­se fue la sa­ca­ri­na, que na­ció de la fa­bri­ca­ción del pe­tró­leo. Aho­ra exis­ten en­dul­zan­tes co­mo ste­via y ta­ga­to­sa, que son más na­tu­ra­les. Por ese la­do la co­sa es­tá me­jo­ran­do”.

Lo me­jor pa­ra los ni­ños

La obe­si­dad in­fan­til se ha con­ver­ti­do en Chi­le en un pro­ble­ma gra­ve: el país es­tá en el sex­to lu­gar del mun­do de ni­ños con pro­ble­mas de ex­ce­so de pe­so, y ocu­pa el pri­mer pues­to en La­ti­noa­mé­ri­ca. Pe­ro más que lle­nar­los de pro­duc­tos ba­jos en ca­lo­rías o con en­dul­zan­tes, Hirsch cree que es im­por­tan­te edu­car­los en que no hay que es­pe­rar que to­das las co­mi­das ten­gan un dul­zor exa­ge­ra­do. A ella le preo­cu­pa que ac­tual­men­te con la nue­va ley de eti­que­ta­do, que aler­ta so­bre el ex­ce­so en ca­lo­rías, azú­car, so­dio y gra­sa, los en­dul­zan­tes re­em­pla­cen al azú­car en los pro­duc­tos.

En ge­ne­ral, mu­chos nu­tri­cio­nis­tas re­co­mien­dan tra­tar de evi­tar que los ni­ños no se afi­cio­nen a los dul­ces. La es­pe­cia­lis­ta de la Clí­ni­ca Las Con­des acon­se­ja “que los me­no­res de dos años no con­su­man nin­gún edul­co­ran­te y tam­po­co azú­car. No por­que re­pre­sen­ten al­gún ries­go, sino pa­ra res­guar­dar­los y pre­ve­nir una ne­ce­si­dad de dul­ce, así co­mo con la sal”.

Se­gún la es­pe­cia­lis­ta, da­do que los es­tu­dios no son con­clu­yen­tes pa­ra de­cir que los en­dul­zan­tes, tie­nen efec­tos ne­ga­ti­vos, no es ne­ce­sa­rio eli­mi­nar­los pe­ro sí es im­por­tan­te man­te­ner­se den­tro de los lí­mi­tes de con­su­mo acep­ta­dos, los que se re­pre­sen­tan con el Ín­di­ce Dia­rio Ad­mi­si­ble (IDA) que ri­ge la in­dus­tria. Ghiar­do ex­pli­ca que es­tas sus­tan­cias se si­guen acon­se­jan­do a adul­tos con pro­ble­mas de pe­so: “No po­de­mos dar ese pa­so atrás y vol­ver al azú­car. Se­ría irres­pon­sa­ble” y aña­de, por ejem­plo, que una ma­ne­ra de no ex­ce­der­se es to­mar agua en vez de be­bi­das.

Gus­ta­vo Gon­zá­lez, bio­quí­mi­co de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, con un doc­to­ra­do en bio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford, di­ce que “to­dos los pro­duc­tos tie­nen la obli­ga­ción de de­cla­rar el lis­ta­do de in­gre­dien­tes. El pro­ble­ma ra­di­ca en que no to­dos in­di­can la can­ti­dad de edul­co­ran­te usa­do”. Al­go de eso que­dó de­mos­tra­do el año pa­sa­do cuan­do el Ser­nac reali­zó un es­tu­dio en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na y de­nun­ció a 13 mar­cas de en­dul­zan­tes que no es­ta­ban ro­tu­lan­do ade­cua­da­men­te sus pro­duc­tos, omi­tían in­for­ma­ción o po­nían men­sa­jes que in­du­cían al error. De los 14 pro­duc­tos con ma­yor in­frac­ción, 11 eran de ste­via o la con­te­nían, mien­tras que uno era de ta­ga­to­sa.T

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.