JO­SÉ MI­GUEL JA­QUE

La Tercera - Tendencias - - APUNTES -

Ape­nas cin­co par­ti­dos ga­nó la Uni­ver­si­dad de Chi­le en los nue­ve me­ses en que Se­bas­tián Bec­ca­ce­ce fue su di­rec­tor téc­ni­co, un ren­di­mien­to pau­pé­rri­mo que hi­zo su­frir a sus hin­chas. Acá uno de ellos, el pe­rio­dis­ta Emilio Sut­her­land, con­duc­tor del pro­gra­ma En su pro­pia tram­pa, cuen­ta có­mo lo hi­zo su­frir el club de sus amo­res.

¿Qué sig­ni­fi­có es­te año con Se­bas­tián Be­cac­ce­ce pa­ra un hin­cha co­mo tú?

Te­nía mu­chas es­pe­ran­zas por su lle­ga­da. So­ña­ba con un equi­po que iba a te­ner ese jue­go ofen­si­vo que tan­to nos gus­ta. Pe­ro no cum­plió las ex­pec­ta­ti­vas, pe­se a que par­tió ga­nan­do an­te O’Hig­gins por 8 a 1, y se ha­bló de “La tri­tu­ra­do­ra de Bec­ca­ce­ce”. Sin Sam­pao­li ahí cer­ca fue co­mo la can­ción de Em­ma­nuel: “To­do se de­rrum­bó”.

¿Fue un “ma­lu­lo” con los azu­les?

No creo que Bec­ca­ce­ce sea un “ma­lu­lo”. Por lo que he sa­bi­do, era un ti­po muy tra­ba­ja­dor y de­ta­llis­ta, co­mo su maes­tro. Y eso se res­pe­ta. Don­de sí se equi­vo­có y ex­pre­só su ra­bia, co­mo lo ha­cen “los ma­lu­los”, fue con su fa­mo­sa pa­ta­da al re­fri­ge­ra­dor, an­te mi­les de per­so­nas en el Es­ta­dio Na­cio­nal. Ese fue un mal ejem­plo, es vio­len­cia y de­be erra­di­car­se a co­mo dé lu­gar pa­ra que las fa­mi­lias pue­dan vol­ver a los es­ta­dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.