PE­DRO SCHWARZE

La Tercera - Tendencias - - APUNTES -

Fi­del qui­so vol­ver. En el in­vierno cu­bano de 2010, cua­tro años des­pués que de­le­ga­ra sus fun­cio­nes, Cas­tro se vol­vió a cal­zar su tra­je ver­de oli­vo y se sin­tió con fuer­zas pa­ra re­to­mar el po­der y po­ner­les freno a las re­for­mas de Raúl y, so­bre to­do, pa­ra im­pe­dir que su her­mano avan­za­ra en el es­ta­ble­ci­mien­to de un diá­lo­go con Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro, co­mo po­cas ve­ces en su his­to­ria po­lí­ti­ca, Fi­del no ol­fa­teó que ya era de­ma­sia­do tar­de, que Raúl ya te­nía el po­der ab­so­lu­to.

No ha­bía vuel­ta atrás. Ni en su de­cli­ve vi­tal ni en el cur­so ha­cia don­de es­ta­ba con­du­cien­do Cu­ba el nue­vo pre­si­den­te. Por eso cuan­do al­gu­nos se pre­gun­ta­ron el úl­ti­mo fin de se­ma­na de no­viem­bre, con áni­mo cons­pi­ra­dor, si aca­so el go­bierno de ese país ha­bía re­te­ni­do la no­ti­cia de la muer­te de Fi­del –in­for­ma­da la no­che de ese vier­nes 25 por el mis­mo Raúl Cas­tro- pa­ra pre­pa­rar el am­bien­te, aca­llar cual­quier co­na­to de fes­te­jo y ajus­tar las ce­re­mo­nias fú­ne­bres, la res­pues­ta fue cla­ra: no ha­bía ne­ce­si­dad.

Cu­ba y su ré­gi­men, e in­clu­so bue­na par­te del mun­do, lle­va­ban 10 años ha­cién­do­se la idea, só­lo fal­ta­ba el desen­la­ce; la ma­qui­na­ria de las exe­quias mor­tuo­rias ha­bía si­do mon­ta­da con tiem­po, y en la prác­ti­ca ha­cía mu­cho que Fi­del pa­re­cía que sus co­men­ta­rios y “re­fle­xio­nes” lle­ga­ban del pa­sa­do.

De cual­quier for­ma, Fi­del Cas­tro de­jó una mar­ca in­de­le­ble y que se ex­ten­dió por más de seis dé­ca­das. Pu­so a Cu­ba en el ma­pa, le dio pro­ta­go­nis­mo mun­dial, ja­queó a Es­ta­dos Uni­dos y de­rra­mó su in­fluen­cia no só­lo por Amé­ri­ca La­ti­na sino tam­bién por Áfri­ca. ¿Que si es un per­so­na­je del si­glo XX? Cla­ro que sí, pe­ro su­po apro­ve­char su tiem­po, ca­bal­gar la Gue­rra Fría y se­du­cir a la Unión So­vié­ti­ca. Y so­bre­vi­vió a la caí­da de la URSS y al cam­bio de si­glo, al pun­to que pu­do ex­ten­der nue­va­men­te su in­fluen­cia en paí­ses co­mo Ve­ne­zue­la, Ecua­dor, Bo­li­via y Ni­ca­ra­gua.

Ya­mi­leé, una mé­di­co cu­ba­na que cam­bió su ofi­cio y su ca­sa pa­ra re­ci­bir vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros en La Ha­ba­na, se pre­gun­ta­ba en los días de lu­to de­cre­ta­dos por su muer­te, si Fi­del Cas­tro se con­ver­ti­ría en una ima­gen de ca­mi­se­ta, co­mo de al­gu­na ma­ne­ra se trans­for­mó el Che Gue­va­ra. A pri­me­ra vis­ta uno pen­sa­ría que no. A di­fe­ren­cia del ar­gen­tino, Fi­del mu­rió de 90 años y su atrac­ti­vo se per­dió en los se­ten­ta u ochen­ta. Pe­ro su or­den de que no lo con­vier­tan en es­ta­tuas y su nom­bre no sea uti­li­za­do ni en ca­lles ni en edi­fi­cios pú­bli­cos po­dría alen­tar la apa­ri­ción de po­le­ras con su ima­gen. Cla­ro, no la del vie­ji­to en si­lla de rue­das y con bu­zo de­por­ti­vo, sino esas de jo­ven fu­man­do pu­ros, cor­tan­do ca­ña o ju­gan­do béis­bol. Las mis­mas que lle­van dé­ca­das col­ga­das en las ca­sas de mi­llo­nes de cu­ba­nos.

La gran du­da es has­ta dón­de lle­ga­rá el legado de Fi­del. Su her­mano ha pues­to en mar­cha len­ta­men­te su pro­ce­so de “ac­tua­li­za­ción” del mo­de­lo (que al­gu­nos ven co­mo des­man­te­la­mien­to), y tie­ne no­mi­na­do a un po­si­ble su­ce­sor (Mi­guel Díaz-Ca­nel), aun­que po­dría es­tar de­seo­so de po­ner a su hi­jo, Ale­jan­dro Cas­tro Es­pín. Pe­ro en ese es­ce­na­rio de re­for­mas, quien pa­re­ce te­ner los me­jo­res per­ga­mi­nos es uno de los hi­jo de Fi­del, An­to­nio, mé­di­co y vi­ce­pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Cu­ba­na de Béis­bol, quien man­tu­vo una re­la­ción muy es­tre­cha con su pa­dre y a quien, sos­tie­nen al­gu­nas fuen­tes, pre­pa­ró pa­ra ese co­me­ti­do, de la mis­ma for­ma co­mo Vi­to Cor­leo­ne lo hi­zo con su hi­jo Mi­chael.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.