ÓS­CAR CONTARDO

La Tercera - Tendencias - - APUNTES -

El jue­ves 22 de sep­tiem­bre el dia­rio Las Úl­ti­mas No­ti­cias lle­vó en su por­ta­da el si­guien­te ti­tu­lar: “Ami­gos bus­can a Rafael Ga­ray tras su úl­ti­mo tra­ta­mien­to en Fran­cia”. En la nota se des­li­za­ban la po­si­bi­li­dad de que es­tu­vie­ra muer­to, que tal vez, aco­rra­la­do por la en­fer­me­dad que él mis­mo ha­bía anun­cia­do por los me­dios, hu­bie­ra to­ma­do una de­ci­sión de­ses­pe­ra­da. Hu­bo, in­clu­so, ca­de­nas de ora­ción. Co­no­ci­das fi­gu­ras de es­pec­tácu­lo ex­pre­sa­ron rá­pi­da­men­te su preo­cu­pa­ción por las re­des so­cia­les: “Vuel­ve, Ra­fa”, pe­dían. En el pla­zo de ho­ras la tor­ti­lla dio la vuel­ta: Ga­ray pa­só de már­tir a vi­llano. No ha­bía tu­mo­res en el ce­re­bro, sino mi­llo­nes de deu­das, una mu­jer em­ba­ra­za­da aban­do­na­da, mu­chas men­ti­ras y un hom­bre an­cla es­ta­fa­do en su con­fian­za que le en­via­ba un men­sa­je. La his­to­ria de Rafael Ga­ray era la cons­truc­ción de un gran si­mu­la­dor, un ta­len­to­so se­ñor Ri­pley que lo­gró le­van­tar una repu­tación fa­bri­can­do un per­so­na­je que no exis­tía. Ga­ray pa­seó su per­so­na­je por los ca­na­les de te­le­vi­sión y por los dia­rios, con­ce­dió en­tre­vis­tas pa­ra ma­ti­na­les, acon­se­jó a los más po­bres y desafió a los más ri­cos; era una es­pe­cie de hé­roe del li­be­ra­lis­mo con con­cien­cia social, aten­to a las evo­lu­cio­nes del mer­ca­do y a los ín­di­ces de la Bol­sa, pe­ro tam­bién a las ne­ce­si­da­des del pue­blo. In­ten­tó, in­clu­so, una ca­rre­ra po­lí­ti­ca por la ve­re­da pro­gre­sis­ta, que era la que le co­rres­pon­día.

Su fan­ta­sía no te­nía lí­mi­tes, tam­po­co con­tra­dic­to­res. Di­jo que ha­bía res­ca­ta­do per­so­nas de un reac­tor nu­clear co­lap­sa­do, sin que na­die se atre­vie­ra a du­dar de sus di­chos. Po­sa­ba de eco­no­mis­ta con un gra­do aca­dé­mi­co que ja­más tu­vo y mon­tó em­pre­sas que ase­gu­ra­ban ga­nan­cias mi­la­gro­sas a un par de clicks de dis­tan­cia. Ese era el per­so­na­je. La reali­dad la sa­bría­mos con el co­rrer de los días.

La fi­gu­ra de Ga­ray pa­só a for­mar par­te de un cu­rio­so club, aquel for­ma­do por per­so­na­jes co­mo Mau­ri­cio Israel y Fran­co Pa­ri­si, su­je­tos cu­yo ma­yor mé­ri­to fue en­can­tar a edi­to­res y pro­duc­to­res de te­le­vi­sión pa­ra lo­grar una vi­tri­na que los lle­va­ría a ser con­si­de­ra­dos per­so­nas se­rias a las cua­les mu­chos de­bían es­cu­char. Tra­du­cían la len­gua de los eco­no­mis­tas a la jer­ga de la ca­lle. La his­to­ria de Rafael Ga­ray es la de un per­so­na­je de pe­lí­cu­la que se reía de to­dos, pe­ro tam­bién es la de un me­dio te­le­vi­si­vo adic­to a los dis­cur­sos cha­ta­rras que con­vo­can au­dien­cia, una ba­ti­do­ra de fri­vo­li­da­des que en el de­seo de trans­for­mar­lo to­do en en­tre­te­ni­mien­to aca­ba des­tru­yen­do con­fian­zas y le­van­tan­do es­per­pen­tos, mos­tran­do pí­ca­ros de tra­je y cor­ba­ta co­mo si fue­ran hé­roes de mil ba­ta­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.