Lo que la ma­rea ro­ja les de­jó

La Tercera - Tendencias - - APUNTES - POR IG­NA­CIO BA­ZÁN

Fue el gran con­flic­to social en el que una re­gión se en­fren­tó al po­der del go­bierno cen­tral. En los úl­ti­mos cin­co años hu­bo otros co­mo Ay­sén en la Un­dé­ci­ma Re­gión y Frei­ri­na en la Ter­ce­ra, pe­ro lo de Chi­loé fue es­pe­cial en tér­mi­nos geo­grá­fi­cos. De par­ti­da, aquí ha­bía una is­la to­tal­men­te des­co­nec­ta­da del Chi­le con­ti­nen­tal. Y eso es al­go que los lí­de­res del mo­vi­mien­to -que sur­gió tras un gra­ve epi­so­dio de ma­rea ro­ja que los de­jó sin po­der sa­lir a pes­car- ocu­pa­ron a su fa­vor.

Los trans­bor­da­do­res que unen Par­gua con Cha­cao es­tu­vie­ron in­mó­vi­les por un par de se­ma­nas. No en­tró mer­ca­de­ría, no en­tró gen­te, no en­tró ben­ci­na, y cla­ro, no en­tra­ron ca­mio­nes. Tam­po­co sa­lió na­da. Só­lo hu­bo tur­nos éti­cos pa­ra trans­por­tar en­fer­mos ha­cia o des­de el con­ti­nen­te y tam­bién pa­ra que los di­ri­gen­tes pu­die­sen ir a ne­go­ciar con las au­to­ri­da­des a Puer­to Montt.

Me cos­tó dos días po­der cru­zar a la is­la por­que los di­ri­gen­tes de Mau­llín, al fren­te de la is­la, tam­bién afec­ta­dos por la ma­rea ro­ja, no de­ja­ban si­quie­ra lle­gar al cru­ce de Par­gua. Iró­ni­ca­men­te, de­cían que es­tar en Chi­le con­ti­nen­tal les qui­ta­ba vi­si­bi­li­dad por­que to­do el mun­do es­ta­ba preo­cu­pa­do de Chi­loé. El dra­ma, en to­do ca­so, la fal­ta de tra­ba­jo, era el mis­mo a los dos la­dos del Cha­cao. Fi­nal­men­te cru­cé en un trans­bor­da­dor con un gru­po de di­ri­gen­tes. Y lo que ha­bía aden­tro de la is­la, apar­te del frío de ma­yo, era olor a neu­má­ti­co que­ma­do, a co­mi­da de las ollas co­mu­nes, y tam­bién un mon­tón de gen­te que se de­ba­tía en­tre tra­tar fra­ter­nal­men­te o de ma­ne­ra dis­tan­te a los de afue­ra. Aden­tro, en An­cud, vi có­mo el co­mer­cio no ven­día na­da y có­mo los mercados se iban que­dan­do sin pro­duc­tos bá­si­cos. Aún así, en ge­ne­ral los chi­lo­tes que­rían se­guir dan­do la pe­lea, in­clu­so los que no tra­ba­jan en el mar. “Lo jus­to es lo jus­to”, de­cían.

Los pro­ble­mas, más bien, es­ta­ban del la­do mío. Sin sa­ber si iba a po­der sa­lir es­cri­bí bue­na par­te de la cró­ni­ca que esa se­ma­na des­pa­ché pa­ra Re­por­ta­jes aden­tro de una ca­mio­ne­ta y con una tem­pe­ra­tu­ra que bor­dea­ba los ce­ro gra­dos. Un gru­po de mu­je­res llo­ra­ba, im­po­ten­tes por no po­der cru­zar. Otros diez au­tos es­pe­ra­ban un mi­la­gro, mien­tras to­dos veía­mos có­mo los trans­bor­da­do­res se iban va­cíos al Chi­le con­ti­nen­tal. Eso, has­ta que un di­ri­gen­te co­no­ci­do del fo­tó­gra­fo que me acom­pa­ña­ba lle­gó e in­ter­ce­dió por no­so­tros. Los otros hom­bres se opu­sie­ron en me­dio de la os­cu­ri­dad aus­tral. Vi­mos sus ca­ras dis­cu­tien­do ilu­mi­na­das por una fo­ga­ta. Ten­sos, es­pe­ra­mos el re­sul­ta­do. Al fi­nal, nues­tro co­no­ci­do ga­nó el ga­lli­to. Y pa­sa­mos. De­mo­ra­mos 12 ho­ras en ha­cer al­go que en la co­ti­dia­ni­dad du­ra dos, con suer­te. Así era to­do en Chi­loé du­ran­te esas se­ma­nas de ma­yo. Una acu­mu­la­ción de pe­que­ñas gran­des tra­ge­dias pro­du­ci­das por el blo­queo. Es­pe­ro ha­ya va­li­do la pe­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.