DÓN­DE COME Y BEBE LA GEN­TE

No es que ca­da res­tau­ran­te, bar o ca­fé san­tia­guino se es­pe­cia­li­ce en un de­ter­mi­na­do ti­po de clien­te. Sin em­bar­go, si uno ob­ser­va bien, po­drá dar­se cuen­ta de que hay cier­tos per­fi­les y gru­pos que sue­len iden­ti­fi­car­se con de­ter­mi­na­dos bo­li­ches. Una guía par

La Tercera - Tendencias - - PORTADA - Ál­va­ro Pe­ral­ta Sáinz POR:

PARTAMOS por el cen­tro de San­tia­go, que por su al­ta ro­ta­ción es un lu­gar ideal pa­ra ver a to­do ti­po de gen­te. Ofi­ci­nis­tas, em­plea­dos pú­bli­cos y de­pen­dien­tes del co­mer­cio. Pe­ro tam­bién an­ti­guas glo­rias fut­bo­lís­ti­cas. Es­to, por­que en el em­ble­má­ti­co lo­cal del Pa­seo Ahu­ma­da del Ca­fé Hai­tí es más que co­mún di­vi­sar a gen­te co­mo Leo­nel Sán­chez, Hum­ber­to “Chi­ta” Cruz o in­clu­so el gran Carlos Cas­zely (aun­que “El Rey del Me­tro Cua­dra­do” tam­bién pue­de ver­se ca­si a dia­rio en el Ta­ve­lli de Ma­nuel Montt); mu­chas ve­ces con­ver­san­do con el pe­rio­dis­ta de­por­ti­vo Luis Urru­tia, más co­no­ci­do co­mo “Chomsky”. Aho­ra bien, en lo que res­pec­ta a di­ri­gen­tes y ac­cio­nis­tas de clu­bes, mu­chos sue­len re­unir­se en el San­ta Bra­sa de Alon­so de Córdova o el Don Carlos, que arras­tra una lar­ga tra­di­ción de con­gre­gar a gen­te li­ga­da a es­te de­por­te en sus me­sas. Aun­que en el res­tau­ran­te Di­ver­ti­men­to, a los pies del Ce­rro San Cris­tó­bal, se jun­tan con cier­ta re­gu­la­ri­dad Los Es­par­ta­nos, un gru­po de ex di­ri­gen­tes de Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca en­tre los que es­tán Raúl To­rreal­ba, Fran­cis­co Re­ca­ba­rren y Cris­tián Lyon. Pe­ro no só­lo de fút­bol vi­ve el Di­ver­ti­men­to, por­que has­ta su agra­da­ble te­rra­za tam­bién lle­ga bue­na par­te de los eje­cu­ti­vos, di­rec­to­res, pro­duc­to­res y ros­tros de los dis­tin­tos ca­na­les de te­le­vi­sión. Es de­cir, gen­te co­mo Jai­me de Agui­rre, Mar­tín Cár­ca­mo, Con­sue­lo Saa­ve­dra, Her­val Abreu, Fran­cis­ca Gar­cía-Hui­do­bro e in­clu­so otros que ya no es­tán en pan­ta­lla pe­ro que si­guen yen­do, co­mo Fer­nan­do Paul­sen o Pa­blo Mac­ken­na. Aho­ra bien, cuan­do los te­mas son más de­li­ca­dos –y pri­va­dos- es­tos al­muer­zos sue­len ha­cer­se de ma­ne­ra más re­du­ci­da y pri­va­da en el clá­si­co Ca­rrou­sel de Ave­ni­da Los Con­quis­ta­do­res; un lu­gar don­de tam­bién es po­si­ble to­par­se con em­pre­sa­rios y uno que otro re­pre­sen­tan­te de la vie­ja guar­dia de la de­re­cha chi­le­na, co­mo Her­mó­ge­nes Pérez de Ar­ce, un con­fe­so pa­rro­quiano de es­te res­tau­ran­te.

Ha­blan­do de po­lí­ti­cos más ac­ti­vos, lo cier­to es que a és­tos se les pue­de en­con­trar en dis­tin­tos pun­tos de la ciu­dad. En el ca­so de al­gu­nos mi­nis­tros o sub­se­cre­ta­rios, es bas­tan­te co­mún ver­los al­mor­zan­do o to­man­do ca­fé en la te­rra­za del Blue Jar, que es­tá muy cer­ca de La Mo­ne­da. No muy le­jos de ahí, en la ca­sa ma­triz de la Con­fi­te­ría To­rres, sue­len ver­se per­so­ne­ros de­mo­cra­ta­cris­tia­nos co­mo So­le­dad Al­vear, Gú­tem­berg Mar­tí­nez o Xi­me­na Rin­cón. Aquí se ha es­ta­do reunien­do tam­bién el his­tó­ri­co Gru­po Mün­chen, que des­de 1993 ha fun­cio­na­do –con dis­tin­ta fre­cuen­cia y lu­ga­res de en­cuen­tro­con in­te­gran­tes co­mo Jo­sé Mi­guel

In­sul­za, Jor­ge Bur­gos y Mar­ce­lo Schi­lling. En el ca­so de los di­ri­gen­tes de la UDI, sus lu­ga­res pre­fe­ri­dos son el Cap Du­cal de ca­lle Sue­cia (que es­tá fren­te a su se­de) y el Mi­rao­las de Ave­ni­da Vi­ta­cu­ra, en su se­gun­do pi­so. Aun­que hay que con­sig­nar que a Carlos La­rraín – de Re­no­va­ción Na­cio­nal- tam­bién se le pue­de ver por ahí en al­gu­na reunión po­lí­ti­ca. Pre­ci­sa­men­te, mu­cha gen­te del par­ti­do de La­rraín, que tie­ne se­de en Antonio Va­ras, sue­le deam­bu­lar en­tre el Ba­va­ria de Ma­nuel Montt y la ca­sa ma­triz del Bar Li­gu­ria, lo mis­mo Evó­po­li, que tam­bién tie­ne se­de por esa zo­na. Otros lu­ga­res don­de se sue­le ver a po­lí­ti­cos –de di­ver­sas ten­den­cias­son el ya men­cio­na­do Li­gu­ria de Ma­nuel Montt, el Starn­berg de Alon­so de Córdova y -por Isidora Go­ye­ne­chea- Co­qui­na­ria, Ti­ra­mi­sú (que le gus­ta mu­cho a Se­bas­tián Pi­ñe­ra y a su hi­ja Mag­da­le­na) y el Shoo­gun, don­de el abo­ga­do y ana­lís­ti­ca po­lí­ti­co Gonzalo Cor­de­ro, co­men­tan al­gu­nos ha­bi­tués, “se sien­te co­mo si es­tu­vie­ra en su ca­sa”. Aun­que en es­te res­tau­ran­te ja­po­nés, co­mo sue­len usar­se los co­me­do­res pri­va­dos, ca­si na­die se en­te­ra de quié­nes son su pa­rro­quia­nos más con­no­ta­dos. Vol­vien­do a Se­bas­tián Pi­ñe­ra, don­de tam­bién se le ha vis­to úl­ti­ma­men­te es en el res­tau­ran­te de car­nes Ru­bai­yat, en Nue­va Cos­ta­ne­ra. Pen­san­do en gen­te más jo­ven,

hips­ters si se quie­re, lo cier­to es que los es­ta­ble­ci­mien­tos cam­bian bas­tan­te. Cla­ro, por­que los que aún no pin­tan ca­nas pre­fie­ren lu­ga­res más re­la­ja­dos, oja­lá con al­gu­na on­da es­té­ti­ca más de su gus­to y -en mu­chos ca­sos- si tie­nen bi­ci­cle­te­ros, mu­cho me­jor. De es­ta for­ma, apa­re­cen lu­ga­res de Pro­vi­den­cia co­mo La Bur­gue­sía, La Re­sis­ten­cia, Olim­pia y Las Ca­bras. Al que hay que su­mar el ca­fé Faus­ti­na de la Ave­ni­da An­drés Be­llo (siem­pre con mu­chas bi­ci­cle­tas es­ta­cio­na­das afue­ra). Por el Ba­rrio Ita­lia, los ca­fés de las múl­ti­ples ga­le­rías co­mer­cia­les del sec­tor sue­len re­unir a los jó­ve­nes, aun­que a la ho­ra de co­mer al­go un po­co más só­li­do man­dan lu­ga­res co­mo In­pas­ta, La So­pe­ría y El Ca­mino; una pa­rri­lla con ai­res grin­gos que –me cons­ta­tra­jo a va­rios hips­ters de vuel­ta a la vi­da tras una tem­po­ra­da en el ve­ge­ta­ria­nis­mo. El cul­pa­ble: su

bris­ket ahu­ma­do que ha he­cho pe­car has­ta a un par de ve­ga­nos. Y bueno, en los ba­rrios Las­ta­rria y Be­llas Ar­tes, to­da es­ta ju­ven­tud ha­ce na­ta ca­da fin de se­ma­na. ¿Dón­de van? Par­ten con un he­la­do en el Em­po­rio La Ro­sa y lue­go sue­len deam­bu­lar por las ca­lles y el Par­que Fo­res­tal pa­ra ter­mi­nar en el bar Mam­bo­le­ta o los ca­fés De la Ba­rra y Ko­ben­havn, es­te úl­ti­mo en ca­lle Lo­re­to y don­de se mezcla una ca­fe­te­ría con un ta­ller de bi­ci­cle­tas. Más hips­ter, im­po­si­ble.

Por Be­lla­vis­ta la mis­ma on­da se pue­de en­con­trar por las noches en ba­res co­mo el Sie­te Ne­gro­nis y Red Lu­xury. En Pla­za Ita­lia, bien tar­de, la tra­di­cio­nal fuen­te de so­da La Te­rra­za de Vi­cu­ña Mac­ken­na, tam­bién sue­le to­mar un ai­re al­go hips­ter. ¿La ra­zón? Mu­chos de es­tos jó­ve­nes vi­ven por Bus­ta­man­te o la zo­na del Va­ti­cano Chi­co, así que La Te­rra­za es la úl­ti­ma pa­ra­da –con un sánd­wich, un schop o una pis­co­laan­tes de guar­dar­se. Más ha­cia el po­nien­te, so­bre to­do los sá­ba­dos, la co­sa es en La Diana, en ca­lle San Die­go. Por otra par­te, los jó­ve­nes –y los no tan­to- que pre­fie­ren el au­to a la bi­ci­cle­ta sue­len mo­ver­se más ha­cia Vi­ta­cu­ra, fre­cuen­tan­do lu­ga­res co­mo Maes­tran­za, Mo­lo­ko y Ta­rin­ga. To­do es­to en un ambiente que al­gu­nos sue­len ca­ta­lo­gar co­mo “zo­rrón”. ¿Có­mo es eso? Bueno, ge­ne­ra­li­zan­do un po­co, se tra­ta de mu­cha gen­te que vi­ve más o me­nos por el sec­tor, mu­chos abo­ga­dos e in­ge­nie­ros co­mer­cia­les de la Adol­fo Ibá­ñez y – en ge­ne­ral- es­tu­dian­tes de los úl­ti­mos años de las uni­ver­si­da­des “co­ta mil”. Se­gún un em­pre­sa­rio gas­tro­nó­mi­co del sec­tor, “son clien­tes bue­nos pa­ra la pis­co­la y el pi­co­teo, pe­ro que co­mo se mue­ven en au­to sue­len vi­si­tar más de un lo­cal por no­che y ter­mi­nan bai­lan­do. Los más chi­cos en el Can­de­la­ria o Aman­da y el res­to en la EVE”.

¿Y las mu­je­res? Bueno, esa épo­ca en que los ba­res y res­tau­ran­tes eran só­lo pa­ra hom­bres o mu­je­res se aca­bó. Sin em­bar­go, hay que re­co­no­cer que en es­ta­ble­ci­mien­tos es­pe­cia­li­za­dos en co­mi­da ve­ge­ta­ria­na o –al me­nos- sa­lu­da­ble, las mu­je­res abun­dan. Es el ca­so de El Huer­to y Po­len en Pro­vi­den­cia, VOP en Au­gus­to Le­guía y Quí­noa en Vi­ta­cu­ra. Y un lu­gar no me­nos sano pe­ro que tam­bién fun­cio­na co­mo bar: San­to Re­me­dio, que des­de ha­ce mu­chos años se lle­na de mu­je­res so­las y gua­pas. Al­go pa­re­ci­do su­ce­de en el Li­gu­ria de Luis Tha­yer Oje­da cuan­do re­cién cae la tar­de y –más en­tra­da la no­che- en el Sa­ri­ta Co­lo­nia de ca­lle Lo­re­to.

Otros que siem­pre deam­bu­lan por ba­res y res­tau­ran­tes son los pe­rio­dis­tas. Los de cua­ren­ta ha­cia arri­ba sue­len aún lle­gar en ma­sa al Li­gu­ria de Ma­nuel Montt. De he­cho, has­ta ha­ce más o me­nos un lus­tro to­da­vía se­sio­na­ba ahí con cier­ta fre­cuen­cia “la me­sa de los jue­ves”, con­for­ma­da por con­no­ta­dos pe­rio­dis­tas de ra­dio, te­le­vi­sión y pren­sa es­cri­ta. Los co­le­gas más jó­ve­nes pre­fie­ren el Lo­mit’s o de­re­cha­men­te lu­ga­res más on­de­ros co­mo el Bra­vo 951 o eco­nó­mi­cos co­mo Las Lan­zas. Y con los es­cri­to­res pa­sa al­go pa­re­ci­do. Los ma­yo­res se pa­sean por el Drugs­to­re y sus al­re­de­do­res -es el ca­so de gen­te co­mo Ro­ber­to Me­rino, Gonzalo Con­tre­ras o Ger­mán Ma­rín-, mien­tras que los de me­nos edad y pu­bli­ca­cio­nes –co­mo por ejem­plo Matías Ce­le­dón- se mue­ven en­tre el Lo­mit’s, los Li­gu­ria y el sec­tor Las­ta­rria – Be­llas Ar­tes en ge­ne­ral.

Vol­vien­do al Li­gu­ria (prin­ci­pal­men­te el de Ma­nuel Montt), tam­bién hay que des­ta­car que por sus me­sas pu­lu­lan va­rios ex fut­bo­lis­tas co­mo Ro­dri­go Gold­berg, Dan­te Po­li o Nel­son Pa­rra­guez; ade­más del pre­si­den­te de Blan­co y Ne­gro Aní­bal Mo­sa y el ca­pi­tán de la se­lec­ción chi­le­na, Clau­dio Bra­vo, que ca­da vez que es­tá en Chi­le sue­le pa­sar a co­mer al­go. Men­ción apar­te me­re­ce el Ba­co, que de un tiem­po a es­ta par­te se ha con­ver­ti­do en un lu­gar don­de uno pue­de to­par­se a una am­plia ga­ma de per­so­na­jes. Así, un día cual­quie­ra es po­si­ble di­vi­sar en una me­sa a los ex mi­nis­tros Jor­ge Bur­gos y Ja­vie­ra Blan­co; a pe­rio­dis­tas co­mo En­ri­que Mu­ji­ca, To­más Mos­ciat­ti o Jor­ge Ca­be­zas; a po­lí­ti­cos co­mo Ri­car­do So­la­ri, Ser­gio Ro­me­ro o al­guno de los her­ma­nos Wal­ker, al crí­ti­co gas­tro­nó­mi­co Cé­sar Fre­des, el abo­ga­do Axel Kai­ser o al es­cri­tor Ar­tu­ro Fon­tai­ne (que tam­bién sue­le fre­cuen­tar el Lo­mit’s y se ubi­ca siem­pre en la mis­ma me­sa). Así que ya lo sa­be, si quie­re al­mor­zar tran­qui­lo sin to­par­se con na­die no va­ya al Ba­co.

Más allá de gus­tos, eda­des y ocu­pa­cio­nes; lo cier­to es que es bas­tan­te ló­gi­co que se den es­te ti­po de re­la­cio­nes y pre­fe­ren­cias en­tre la gen­te y cier­tos es­ta­ble­ci­mien­tos. Y por lo ge­ne­ral la co­sa es bas­tan­te ob­via: los jó­ve­nes van a los lu­ga­res más eco­nó­mi­cos y en­tre­te­ni­dos, mien­tras que los que van avan­zan­do por la adul­tez co­mien­zan a su­bir en sus gas­tos y a pre­fe­rir los am­bien­tes más tran­qui­los. Sin em­bar­go, lo que no ter­mino de en­ten­der es por qué tan­tos vi­si­ta­do­res mé­di­cos se jun­tan a dia­rio en la he­la­de­ría La Es­car­cha de las to­rres de Carlos An­tú­nez. Bueno, cu­rio­si­da­des de la ciu­dad.T

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.