¿Por qué ir a San Jo­sé de la Ma­ri­qui­na?

San Jo­sé de la Ma­ri­qui­na es un pe­que­ño po­bla­do de la Re­gión de los Ríos en el sur de Chi­le y la ca­pi­tal de la co­mu­na de Ma­ri­qui­na, si­tua­da jun­to al Río Cru­ces. Su nom­bre pro­vie­ne de la voz hui­lli­che ma­ri­cün­ga que sig­ni­fi­ca ma­ri= diez y cün­ga= fa­mi­lia, y e

La Tercera - Tendencias - - VIAJES - Ma. Es­te­la Gi­rar­din B. POR:

1 Sa­na­to­rio San­ta Elisa

Pa­re­ce de­te­ni­do en el tiem­po pe­ro no hay que con­fun­dir­se, es­tá fun­cio­nan­do e im­pe­ca­ble­men­te, des­de que se abrió en 1932. Hoy, cuan­do es­ta­mos lle­nos de pa­la­bras co­mo fit­ness, spa, well­ness y te­ra­pias de to­do ti­po, en­trar a un sa­na­to­rio que es re­gen­ta­do por la Dió­ce­sis de Vi­lla­rri­ca, que has­ta tie­ne una ca­pi­lla en su in­te­rior y que si­gue te­nien­do una mi­sión “re­li­gio­sa” en el sen­ti­do más ca­ri­ño­so del tér­mino, es co­mo vol­ver atrás en el tiem­po. Y se agra­de­ce, sea una cre­yen­te de­vo­ta o só­lo bus­ca­do­ra de pla­ce­res te­rre­na­les cu­ra­ti­vos.

Al en­trar sor­pren­de la pul­cri­tud de sus ins­ta­la­cio­nes: co­rre­do­res, pa­re­des de ma­de­ra blan­cas o co­lor ver­de tur­que­sa, dos sa­lo­nes pa­ra ver te­le­vi­sión o leer, to­do en me­dio de un de­co­ra­do muy uti­li­ta­rio y unos jar­di­nes de en­sue­ño. Pa­re­ce que no hu­bie­se na­die más, pe­ro sí hay. En el al­muer­zo, ser­vi­do re­li­gio­sa­men­te al me­dio­día, se pue­de ver que hay mu­cha gen­te de la ter­ce­ra edad, pe­ro tam­bién pa­re­jas más jó­ve­nes, al­gu­nas con hi­jos en el pa­seo. El me­nú es sa­na­dor pe­ro no aburrido, por ejem­plo, una sopa con ba­se de ave­na (siem­pre hay una sopa, cuen­tan des­de la co­ci­na); po­llo a la ca­ce­ro­la con pu­ré, una en­sa­la­da de ar­ve­jas fres­cas y, de pos­tre, com­po­ta de man­za­nas con cre­ma. Ade­más, in­fu­sio­nes o té a gus­to. Siem­pre al desa­yuno po­nen una miel que es real­men­te pa­ra en­vi­ciar­se.

Es­te en­cla­ve mi­tad re­li­gio­so-mi­tad res­tau­ra­dor fue crea­do pa­ra rea­li­zar la te­ra­pia Kneipp a sa­cer­do­tes y mi­sio­ne­ros ex­tran­je­ros que ne­ce­si­ta­ban re­cu­pe­rar fuer­zas; y es­ta­ba ba­sa­do en el agua, o lo que hoy lla­ma­mos hi­dro­te­ra­pia, al­go muy in­no­va­dor pa­ra las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XX. A po­co an­dar, el sa­na­to­rio se abrió a la aten­ción de la co­mu­ni­dad y fue co­bran­do pres­ti­gio por sus re­sul­ta­dos. Has­ta hoy, cuen­ta Ve­ró­ni­ca Re­ta­mal, que tra­ba­ja ahí y se en­car­ga de las in­fu­sio­nes de hier­bas que se dan du­ran­te to­do el día, lle­ga gen­te con ar­tri­tis se­ve­ra, que ape­nas pue­de abrir las ma­nos, y tras cin­co días se van sa­lu­dan­do con sus ma­nos abier­tas. El efec­to du­ra unos cuan­tos me­ses y se pue­de re­for­zar con vi­si­tas pe­rió­di­cas. Ve­ró­ni­ca, quien lle­va aquí 18 años y vi­ve en San Jo­sé de la Ma­ri­qui­na, es­tá in­ten­tan­do re­cu­pe­rar los jar­di­nes de hier­bas don­de an­tes se abas­te­cían de po­leo, hi­no­jo, pen­sa­mien­tos, co­mino ale­mán, oré­gano, ho­jas de abe­dul, ro­me­ro, men­ta, sal­via y un sin­fín de hier­bas que hoy de­ben com­prar. Se ve que hay mu­cho por ha­cer, pe­ro que tam­bién se ha­ce mu­cho. Hay pis­ci­na tem­pe­ra­da, ba­ños de pa­ra­fi­na pa­ra ros­tro, ma­nos; hay ma­sa­jes, ca­jo­nes de va­por, te­ra­pias co­mo reiki, bio­mag­ne­tis­mo, pro­gra­ma pa­rá­li­sis fa­cial, lim­pie­za de cu­tis pro­fun­da, en fin, el agua mos­tran­do su po­der cu­ra­ti­vo en to­das sus for­mas.

Tien­da de ar­te­sa­nías 2 Ma­ri Qui­na

Ca­si fren­te del Sa­na­to­rio San­ta Elisa –ca­lle Gus­ta­vo Exss– es­tá la úni­ca tien­da de ar­te­sa­nías del pue­blo. He vis­to mu­chas en Chi­le y pue­do ju­rar an­te no­ta­rio que Ma­ri Qui­na es de las me­jo­res. El mé­ri­to es de Ma­ri­cel Po­ble­te, quien, en su pro­pia ca­sa, mon­tó el aco­ge­dor lo­cal en di­ciem­bre de 2013. Hay aros y jo­yas, mi­to­nes de fiel­tro o cue­llos de fiel­tro, ta­lla­dos en ma­de­ra, tra­ba­jos de ces­te­ría en bo­qui (plan­ta na­tu­ral de los ríos de la zo­na), en ño­cha, cha­le­cos, man­tas y go­rros de la­na de ove­ja de te­ñi­dos na­tu­ra­les, te­la­res, cre­mas, ca­fé de ce­ba­da, ma­za­pa­nes, cho­co­la­tes ca­se­ros y tés de la mar­ca val­di­via­na Sen­so­rial. Tie­ne Red­com­pra y abre de 12 a 20 ho­ras (siem­pre se pue­de to­car el tim­bre).

3 Pas­te­le­ría Car­li­ta

Se su­po­ne que no hay ciu­dad ni pue­blo que se pre­cie en el sur de Chi­le que no ten­ga su bue­na pas­te­le­ría de raíz ale­ma­na. Pe­ro eso que era na­tu­ral has­ta ha­ce al­gu­nos años, hoy ya no siem­pre se cum­ple. Pe­ro en San Jo­sé de la Ma­ri­qui­na es­tá Car­li­ta (Ma­ri­qui­na 1215). El lu­gar, por fue­ra, di­ce po­co. Só­lo se ven fo­tos de tor­tas vi­va­men­te de­co­ra­das pa­ra cum­plea­ños in­fan­ti­les y un “Mo­te con hue­si­llo” es­cri­to en ti­za so­bre el vi­drio. Sin des­ani­mar­se hay que en­trar y sen­tar­se en una de sus me­sas a pro­bar­lo to­do. Si uno tie­ne suer­te, que­da­rán ber­li­nes, que­ques, tor­ta de nue­ces y, so­bre to­do, los ku­che­nes de arán­da­nos o fram­bue­sas, de esos en los que la ma­sa es grue­sa, no una ga­lle­ta, y la fru­ta mo­ja un po­co ese biz­co­cho. Tam­bién hay unas ca­nas­tas de ma­sa de ho­ja con man­jar y cre­ma, que de­mues­tran la bue­na mano de su jo­ven due­ña, una oriun­da de San­tia­go que se for­mó en los ta­lle­res de pas­te­le­ría que or­ga­ni­za­ba la Mu­ni­ci­pa­li­dad de San­tia­go, tra­ba­jó en la Pas­te­le­ría Lo­re­na (que le ha­cía las tor­tas al ochen­te­ro Sá­ba­dos Gi­gan­tes) y se vino con su ma­ri­do –tam­bién pas­te­le­ro– al sur.

Cer­ve­ce­ría ar­te­sa­nal 4 Sil­mor

Pa­tri­cio Sil­va ha­ce la me­jor cer­ve­za del ti­po wit­bier (o sea, de tri­go) de Chi­le. Su mar­ca ofre­ce una am­plia va­rie­dad de cer­ve­zas, y va­rias ra­zo­nes pa­ra en­can­tar­se con ellas co­mo el pas­teu­ri­za­do al que su due­ño las so­me­te y que muy pocas per­so­nas que ven­dan ma­si­va­men­te cer­ve­za ar­te­sa­nal ha­cen. Ade­más, trae mal­tas ale­ma­nas que ni los ale­ma­nes que lo vi­si­tan co­no­cían y son de al­ta ca­li­dad, to­do lo que le da un si­tial de ho­nor den­tro y fue­ra de San Jo­sé de la Ma­ri­qui­na.

Pa­ra vi­si­tar­los só­lo lle­gue a ca­lle Ma­ri­qui­na 045. Se pue­de lla­mar an­tes al ce­lu­lar 9 9428 3811 y agen­dar un tour y co­no­cer el pro­ce­so de pro­duc­ción que ha­ce el pro­pio due­ño o su es­po­sa, Ma­ría So­le­dad, o su hi­ja Sa­ra. Ade­más, cuen­tan con Jar­dín Cer­ve­ce­ro, nue­va cá­ma­ra de frío y se­gui­rán cre­cien­do pa­ra que los tu­ris­tas pue­dan go­zar en un fu­tu­ro cer­cano, de pis­ci­na, ár­bo­les fru­ta­les, ac­ce­so al río y, cla­ro, to­do con una re­fres­can­te cer­ve­ci­ta en­tre ma­nos.

Pa­sear por la ri­be­ra del río 5 Cru­ces

Cuan­do ya la tar­de no dé pa­ra más, qui­zás con un tro­zo de ku­chen de arán­da­nos de la Car­li­ta y una cer­ve­za Sil­mor de com­pa­ñe­ra, es un buen mo­men­to pa­ra acer­car­se a la ri­be­ra del río Cru­ces y de­jar­se lle­var por pen­sa­mien­tos tran­qui­los. Pocas per­so­nas sa­ben que es el mis­mo río que pa­sa por Is­la Te­ja, que a po­cos me­tros se pier­de en el río Val­di­via y que tie­ne otras ca­ras más pue­ble­ri­nas y cer­ca­nas co­mo las que mues­tra en San Jo­sé.T

El Sa­na­to­rio San­ta Elisa.

Uno de los pro­duc­tos que se ven­den en la tien­da de ar­te­sa­nías.

El ex­te­rior de la cer­ve­ce­ría Sil­mor.

Una vis­ta del pue­blo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.