Ana­to­mía de un mie­do

En la épo­ca del año en la que más per­so­nas via­jan, un te­mor ca­si in­con­tro­la­ble se apo­de­ra de mu­chos. Se cal­cu­la que un cuar­to de los pa­sa­je­ros tie­ne mie­do a volar en al­gún gra­do. Un pro­ble­ma al que en los ca­sos más agu­dos ha­cen fren­te con si­quia­tras, te­ra

La Tercera - Tendencias - - COMPORTAMIENTO - Ta­nia Opazo POR:

Ha­ce al­gu­nos años, an­tes de abor­dar un vue­lo a Pun­ta Are­nas, la ac­triz Ma­ría Jo­sé Be­llo que­bró una de sus re­glas y le acep­tó un re­la­jan­te mus­cu­lar a su pa­re­ja de en­ton­ces pa­ra su­pe­rar el pro­fun­do te­rror que le da volar. Se to­mó só­lo la mi­tad de una pas­ti­lla mien­tras es­pe­ra­ba pa­ra abor­dar en la sa­la de em­bar­que. Ca­be­ceó un po­co y cuan­do abrió los ojos, el avión ya se ha­bía ido, sin ella. “Pa­ra mis ami­gos soy un es­pec­tácu­lo, les cuen­to ese ti­po de historias y se ríen. In­clu­so hi­ce un stand up a pro­pó­si­to de mi mie­do a volar. Lo que me en­can­ta­ría, cla­ro, se­ría reír­me yo al mo­men­to del via­je, pe­ro no lo he lo­gra­do”, di­ce.

La avio­fo­bia, ae­ro­fo­bia o te­mor a volar es un mie­do que cre­ce en tiem­pos en que ca­da vez más per­so­nas pue­den su­bir­se a un avión. Los ma­nua­les si­quiá­tri­cos di­cen que al­re­de­dor de un 25 por cien­to (al­gu­nos in­clu­so ha­blan de un 40 por cien­to) de la po­bla­ción en paí­ses in­dus­tria­li­za­dos ma­ni­fies­ta, en al­gún gra­do, un mie­do a volar, que pue­de ir des­de sen­tir la gua­ta apre­ta­da o su­dar un po­co más de lo nor­mal du­ran­te el des­pe­gue y ate­rri­za­je, has­ta ex­tre­mos en que la an­sie­dad es tan in­ten­sa que las pal­pi­ta­cio­nes, boca se­ca, tem­blo­res y pen­sa­mien­tos ca­tas­tró­fi­cos dan lu­gar a ver­da­de­ros ata­ques de pá­ni­co, con pa­sa­je­ros gri­tan­do “va­mos a mo­rir” e in­ten­tan­do abrir las puer­tas del avión en pleno vue­lo (lo que, por cier­to, es im­po­si­ble). Por otra par­te, se­gún ci­fras del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Sa­lud Men­tal de Es­ta­dos Uni­dos, un 6,5 por cien­to de los nor­te­ame­ri­ca­nos sim­ple­men­te no pue­den su­bir­se al avión de­bi­do a la in­ten­si­dad de su pro­ble­ma.

No tan nue­va fo­bia

Con ca­da vez más ae­ro­na­ves sur­can­do los cie­los, la ae­ro­fo­bia es una epi­de­mia si­len­cio­sa que com­pli­ca la exis­ten­cia de las per­so­nas. Se­gún el si­quia­tra de Clí­ni­ca Las Con­des y ex­per­to en fo­bias, Ro­dri­go Era­zo, tam­bién con­flu­yen otros fac­to­res, co­mo el te­mor a las al­tu­ras o al en­cie­rro. Acla­ra, eso sí, que en la ma­yo­ría de los ca­sos es­te es un mie­do pri­ma­rio, es de­cir, que no se ga­ti­lla por un even­to trau­má­ti­co. “La per­so­na nun­ca se ha­bía subido a un avión, pe­ro se sube y se mue­re de mie­do de que se cai­ga”.

Ma­ría Jo­sé tra­ba­ja co­mo au­xi­liar de vue­lo de una ae­ro­lí­nea co­mer­cial ha­ce un año y me­dio. Rea­li­za cin­co vue­los al mes y cuen­ta que siem­pre hay al me­nos un pa­sa­je­ro que evi­den­te­men­te tie­ne mie­do. Y des­pués de ac­ci­den­tes co­mo la tra­ge­dia del equi­po de fút­bol bra­si­le­ño Cha­pe­co­en­se en Co­lom­bia, la gen­te vie­ne más ner­vio­sa y le pre­gun­tan más se­gui­do si se va a caer el avión.

Ana Ma­ría tie­ne 56 años, es pro­fe­so­ra, y volar le si­gue pa­re­cien­do tan in­to­le­ra­ble aho­ra co­mo la pri­me­ra vez, a los 16. “No de­jo de pen­sar que pu­de ha­ber to­ma­do la de­ci­sión equi­vo­ca­da, que vo­lun­ta­ria­men­te me subí a uno que se pue­de caer. No de­jo de pre­gun­tar­les a las aza­fa­tas ‘¿es­tá to­do bien?’ y ellas me res- pon­den ‘bien qué’ y se ríen”.

En la men­te de quien tie­ne mie­do a volar, to­do pue­de ser un in­di­ca­dor de que “al­go es­tá mal”. Si las aza­fa­tas ha­blan muy rá­pi­do o muy ba­jo. Si el avión emi­te un so­ni­do o no. Si se de­mo­ran de­ma­sia­do en traer la co­mi­da. Si el avi­so de co­lo­car­se el cin­tu­rón se en­cien­de mu­chas ve­ces. Una vez que el pen­sa­mien­to per­tur­ba­dor es­tá en la ca­be­za, lo más pro­ba­ble es que su an­sie­dad só­lo va­ya a es­ca­lar, ex­pli­ca Era­zo. Fue lo que le pa­só al pe­rio­dis­ta Ig­na­cio To­bar. En­via­do por su me­dio a un via­je a Mé­xi­co mien­tras es­pe­ra­ba el des­pe­gue arri­ba del avión se dio cuen­ta de que sim­ple­men­te no po­día ha­cer­lo. “En el avión iba Yu­ri, la can­tan­te, y en mi pa­ra­noia yo pen­sa­ba que iba a sa­lir en to­dos la­dos la caí­da del avión, por­que iba ella. Es­ta­ba con cri­sis de pá­ni­co, no es­cu­cha­ba ra­zo­nes y me que­ría ba­jar no más. Hi­cie­ron tre­men­da cuá­ti­ca pe­ro fi­nal­men­te me de­ja­ron ir”. Co­mo ba­jar a un pa­sa­je­ro es al­go ex­tre­ma­da­men­te com­pli­ca­do en tiem­pos de ame­na­zas te­rro­ris­tas y bom­bas, tu­vie­ron que re­vi­sar su asien­to a fon­do. “Me lle­va­ron ade­más a una en­tre­vis­ta con la PDI, don­de me pre­gun­ta­ron lo mis­mo co­mo diez ve­ces”, re­la­ta To­bar.

La ae­ro­fo­bia, co­mo to­das las fo­bias, no dis­cri­mi­na por gé­ne­ro, es­tra­to so­cio­eco­nó­mi­co, ni­vel edu­ca­cio­nal ni país de ori­gen. Es fá­cil en­con­trar lis­tas en in­ter­net con “los fa­mo­sos que le tie­nen mie­do a volar”, en­tre ellos Ga­briel Gar­cía Már­quez, quien de­jó pa­ra la pos­te­ri­dad un ar­tícu­lo lla­ma­do “Sea­mos ma­chos: ha­ble­mos del mie­do al avión”; la ac­triz Jen­ni­fer Anis­ton, que só­lo se sien­te se­gu­ra si se sube a la na­ve con el pie de­re­cho; el di­rec­tor Lars von Trier, que no fil­ma más que en Eu­ro­pa y en lu­ga­res a los que pue­de lle­gar en au­to o tren y que nun­ca ha ido a Es­ta­dos Uni­dos, y Mr. T, a quien Los Mag­ní­fi­cos te­nían que dro­gar pa­ra su­bir al avión.

In­clu­so en­tre quie­nes ha­cen de via­jar su for­ma de ga­nar­se la vi­da hay quie­nes su­fren con es­te mie­do. Es el ca­so de Matt­hew Kep­nes, due­ño del exi­to­so blog de via­jes No­ma­dic Matt, quien con­fie­sa que ha ido desa­rro­llan­do a tra­vés de los años un te­rri­ble te­mor a volar. “He in­ten­ta­do co­sas pe­ro no se va. Sé que volar es más se­gu­ro que an­dar en au­to, pe­ro me sien­to más tran­qui­lo en el au­to, por­que ahí yo ten­go el con­trol”.

De ca­ra a las al­tu­ras

Tan­to la in­dus­tria de los via­jes co­mo la me­di­ci­na tra­tan de apo­yar a los via­je­ros. La ciencia ha de­di­ca­do mu­cho tiem­po a es­tu-

diar las fo­bias, y el te­mor a volar no se es­ca­pa de la mis­ma ló­gi­ca: si quie­res su­pe­rar un mie­do tie­nes que en­fren­tar­lo. “El en­tre­na­mien­to y la educación son claves. Sí sir­ve ex­pli­car­les, y que se­pan có­mo fun­cio­na el avión, las pro­ba­bi­li­da­des de que su­ce­da al­go y ese ti­po de in­for­ma­ción”, ex­pli­ca Ro­dri­go Era­zo. Se­gún el si­quia­tra, en los ca­sos más se­rios una te­ra­pia com­bi­na­da –con si­co­te­ra­pia y fár­ma­cos– pue­de ser de gran ayu­da. “En par­ti­cu­lar la te­ra­pia cog­ni­ti­vo con­duc­tual da muy bue­nos re­sul­ta­dos”, afir­ma.

En al­gu­nos pa­cien­tes se han pro­ba­do si­mu­la­do­res de vue­lo y pro­gra­mas de reali­dad vir­tual jun­to a una per­so­na que les va en­se­ñan­do. El en­tre­na­dor de fút­bol Clau­dio Borg­hi, por ejem­plo, a quien el pro­ble­ma se le ga­ti­lló en 2006 cuan­do de­bía via­jar con Co­lo Co­lo a Con­cep­ción, re­la­tó a

Cla­rín que la ae­ro­lí­nea LAN lo in­vi­tó a pro­bar sus si­mu­la­do­res: “Fui dos ve­ces. ¿Dón­de que­rés que va­ya­mos? ¿Pa­rís? En­ton­ces el pi­lo­to me avi­sa­ba que íba­mos a sa­lir y que ex­plo­ta­ría un mo­tor del avión, pa­ra que yo vie­ra que no pa­sa­ba na­da. Y sa­lía­mos en el si­mu­la­dor y puuum, se sen­tía el ruido. Y ahí me iba ex­pli­can­do có­mo vol­vía al ae­ro­puer­to. Des­pués, has­ta me de­ja­ron vo­lar­lo”, re­la­tó al dia­rio tras­an­dino y ex­pli­có que si bien no se le pa­só, aho­ra ma­ne­ja me­jor el pro­ble­ma.

Es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des, jun­to con te­ra­pias si­co­ló­gi­cas, ta­lle­res edu­ca­ti­vos y el uso de téc­ni­cas de me­di­ta­ción y re­la­ja­ción, han mos­tra­do bue­nos re­sul­ta­dos. En un en­sa­yo clí­ni­co, de 50 per­so­nas que pro­ba­ron es­tas es­tra­te­gias, 49 fue­ron ca­pa­ces de to­mar un avión al fi­nal y un año des­pués ya ha­bían re­ser­va­do al me­nos un vue­lo por ini­cia­ti­va pro­pia.

Aun así, son mu­chos los que afir­man “ha­ber pro­ba­do de to­do” sin éxi­to. Sofía tie­ne 29 años y fue a un si­có­lo­go pa­ra que la hip­no­ti­za­ra. “Me hi­zo ima­gi­nar­me en una sa­la de ci­ne va­cía y que en la pan­ta­lla me veía a mí mis­ma. Ahí si­guió una his­to­ria de la que no me acuer­do mu­cho, fue co­mo ha­ce 10 años. Pe­ro no me sir­vió. Bueno, él di­jo que re­que­ría más de una se­sión pa­ra te­ner efec­to pe­ro no me pa­re­ció co­mo al­go que ayu­da­ra”, ex­pli­ca.

El mú­si­co y so­lis­ta Se­ba­li­ra que tie­ne mie­do a volar des­de los 15 años y que aun­que al­gu­na vez lo tra­tó en su te­ra­pia, no lo ha su­pe­ra­do, por lo que es­tar so­bre un avión es “el 70 por cien­to del tiem­po una tor­tu­ra. No to­mo pas­ti­llas por­que me sien­to mal, som­no­lien­to pe­ro in­ca­paz de dor­mir. Tra­té una vez con ma­rihua­na y fue peor, me pu­se pa­ra­noi­co, de­cía que me iba a mo­rir, fue el me­dio show. Me ba­jé pi­dién­do­le per­dón a la tri­pu­la­ción”. Pa­ra él, la me­jor es­tra­te­gia ha si­do ir acom­pa­ña­do de fa­mi­lia y ami­gos que lo “dis­trai­gan”. Es­te ve­rano, du­ran­te el cual rea­li­za­rá una gi­ra por Mé­xi­co, le ofre­cie­ron un pa­sa­je gra­tis, pe­ro so­lo, por lo que pre­fi­rió pa­gar y via­jar acom­pa­ña­do con su po­lo­la.

El au­men­to de los ca­sos ha ge­ne­ra­do un mer­ca­do aso­cia­do que va más allá de la con­sul­ta al si­quia­tra, al que mu­chos acu­den en bus­ca de ayu­da. Te­ra­pias com­ple­men­ta­rias co­mo flo­res de Bach, ho­meo­pa­tía, acu­pun­tu­ra. Ni­na Bos­cou, por ejem­plo, es si­có­lo­ga trans­per­so­nal y te­ra­peu­ta en el Cen­tro Ho­lís­ti­co Ina­na, don­de ofre­ce te­ra­pias al­ter­na­ti­vas co­mo as­tro­lo­gía si­co­ló­gi­ca, ar­te­te­ra­pia, re­gre­sio­nes, ima­gi­ne­ría y flo­res de Bach, las que ha ocu­pa­do con al­gu­nos via­je­ros. Se­gún ella, a ve­ces es­te mie­do es un sín­to­ma de al­go más pro­fun­do: “En mu­chos ca­sos pa­re­cie­ra ha­ber un sig­ni­fi­ca­do más es­pi­ri­tual. Hay gen­te muy ten­sa, muy con­tro­la­do­ra, y ahí apa­re­ce. No es só­lo a un volar fí­si­co, sino a un vue­lo sim­bó­li­co, a em­pren­der un pro­yec­to, a arries­gar­se”. Re­co­no­ce, de to­das for­mas, que pa­ra otros es sim­ple­men­te un mie­do a que se cai­ga el avión y mo­rir.

Tam­bién hay li­bros, apli­ca­cio­nes mó­vi­les y pá­gi­nas web que ofre­cen da­tos y “cur­sos ex­prés” pa­ra su­pe­rar el mie­do a volar. Carlos Scheuch, CEO de Fa­ro Tra­vel, una co­mu­ni­dad de via­je­ros en in­ter­net, cuen­ta que cuan­do re­ci­ben tes­ti­mo­nios de per­so­nas que les te­men a los avio­nes les re­co­mien­da ave­ri­guar si los ae­ro­puer­tos en los que es­ta­rán cuen­tan con ac­ti­vi­da­des pa­ra dis­mi­nuir el es­trés. “En el de San­tia­go, por ejem­plo, se dic­tan cla­ses de yo­ga en de­ter­mi­na­das zo­nas del área de em­bar­que in­ter­na­cio­nal. En al­gu­nos de Es­ta­dos Uni­dos hay un pro­gra­ma pa­ra que los pa­sa­je­ros se re­la­jen ju­gan­do con pe- rros adies­tra­dos pa­ra eso”.

Pe­ro pro­ba­ble­men­te lo más co­mún, y no po­co pe­li­gro­so, es au­to­me­di­car­se con an­sio­lí­ti­cos o re­la­jan­tes mus­cu­la­res, los que a ve­ces se com­bi­nan con al­cohol. Eso ha­ce Ana Ma­ría, quien via­ja con una “pe­ta­qui­ta” de whisky en la car­te­ra cuan­do el via­je es lar­go. “Una vez mis hi­jos me con­ta­ron que me ha­bía pues­to ca­ri­ño­sa con mi ma­ri­do en pleno vue­lo, pe­ro yo no me acuer­do de na­da”, di­ce. “En una oca­sión una se­ño­ra to­mó más pas­ti­llas de la cuen­ta, fue al ba­ño y se des­ma­yó. Otra se pa­só con los tra­gos, por­que no es lo mis­mo to­mar al­cohol en un avión, y em­pe­zó a vo­mi­tar”, ex­pli­ca Ma­ría Jo­sé, la aza­fa­ta.

No via­jar tam­bién cues­ta ca­ro

Los pa­sa­je­ros con mie­do tie­nen un im­pac­to en la in­dus­tria. Ge­ne­ran si­tua­cio­nes que van des­de cam­bios en las re­ser­vas, can­ce­la­cio­nes de úl­ti­ma ho­ra, atra­sos en los vue­los has­ta pro­ble­mas de se­gu­ri­dad.

Cris­tián Ara­ya, es­pe­cia­lis­ta en ma­ne­jo de cri­sis de Sky Air­li­nes, ex­pli­ca que tie­nen pro­to­co­los de res­pues­ta di­se­ña­dos y es­tan­da­ri­za­dos por or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, y que aun­que no hay ci­fras ofi­cia­les, por­que mu­chos via­je­ros no de­cla­ran su mie­do, es un pro­ble­ma fre­cuen­te pa­ra las ae­ro­lí­neas. De he­cho, com­pa­ñías co­mo Bri­tish Air­ways (http://flying­with­con­fi­den­ce.com) y Vir­gin (www.flying­wit­hout­fear.co.uk) han desa­rro­lla­do pro­gra­mas pa­ra ayu­dar a quie­nes su­fren en los avio­nes, con cur­sos de un día que par­ten en los 140 mil pe­sos chi­le­nos y lle­gan has­ta los 350 mil, in­clu­yen­do vue­los de prue­ba.

Jo­sé, que tra­ba­ja co­mo pi­lo­to en una ae­ro­lí­nea, ex­pli­ca que no es lo mis­mo te­ner un pa­sa­je­ro con mie­do al mo­men­to de su­bir al avión que otro que en­tra en pá­ni­co en vue­lo. “El pri­me­ro es más fá­cil de de­tec­tar, por su com­por­ta­mien­to y por­que ge­ne­ral­men­te se lo de­mues­tra a la tri­pu­la­ción de ca­bi­na, lo que ha­ce más fá­cil con­te­ner­lo. El se­gun­do es más com­pli­ca­do, por­que ya en vue­lo es po­co el ran­go de ac­ción, no pue­des ‘pa­rar y ba­jar­lo’, por lo que el tra­ba­jo de tri­pu­la­ción de ca­bi­na es cla­ve pa­ra cal­mar­lo”. Agre­ga que nun­ca le ha to­ca­do, pe­ro sa­be de ca­sos en que hu­bo que “re­du­cir” a un pa­sa­je­ro.

Ma­ría Jo­sé Be­llo nun­ca ha lle­ga­do a tan­to, pe­ro una vez un au­xi­liar de vue­lo fran­cés la man­dó “cas­ti­ga­da” al fi­nal del avión. “Es que me aflo­ra el Tal­do, em­pie­zo a ha­blar fuer­te y me pon­go téc­ni­ca, ha­go pre­gun­tas. Hay aza­fa­tas que tres años des­pués me ven en otro vue­lo y se acuer­dan de que me da sus­to volar. Gen­te que me to­ma la mano y me cuen­ta lo que ya me han con­ta­do mu­chos otros, que es su­per se­gu­ro. La ma­yo­ría es un amor”. En su ca­so, el me­jor re­me­dio pa­ra ven­cer el te­mor ha si­do las ga­nas de co­no­cer. “Al fi­nal, no hay na­da que me gus­te más que via­jar, por eso no me pa­ra­li­zo”.T

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.