El ne­go­cio de ti­tu­lar a otros

La ne­ce­si­dad de ter­mi­nar la ca­rre­ra y ren­dir exá­me­nes de gra­do, te­sis o te­si­nas, se ha tra­du­ci­do en la apa­ri­ción de un mer­ca­do de tu­to­rías, coaching, cla­ses par­ti­cu­la­res y otras ayu­das mu­cho más du­do­sas pa­ra con­se­guir el tí­tu­lo. Bienvenidos al po­su­ni­ver­si

La Tercera - Tendencias - - SOCIEDAD - Car­los Ma­tías Pérez Mar­ce­lo Se­gu­ra POR: FO­TOS:

Son las sie­te de la tar­de y Sa­ra Oli­va­res jun­to a Bár­ba­ra Ni­lo, las dos de 25 años y egre­sa­das de de­re­cho en la Uni­ver­si­dad Al­ber­to Hur­ta­do, es­tán sen­ta­das en sus pu­pi­tres. No par­ti­ci­pan de un di­plo­ma­do ni un MBA. Es­tán en el li­ving de­ve­ni­do en sa­la de cla­ses de un de­par­ta­men­to en ca­lle San­to Do­min­go, don­de la abo­ga­da Eri­ka Mor­ga­do pre­pa­ra a unos 20 alum­nos pa­ra dar el te­mi­do exa­men de gra­do de su ca­rre­ra.

Oli­va­res, egre­sa­da ha­ce un año, cuen­ta que lle­gó al cur­so acon­se­ja­da por Ni­lo. “Soy muy dis­per­sa pa­ra es­tu­diar y me cues­ta sen­tar­me y em­pe­zar. Tra­té de ha­cer­lo so­la, pe­ro no pu­de”, ex­pli­ca. En la sa­la hay dis­tin­tos per­fi­les, re­cién egre­sa­dos, otros que lle­van años pro­cu­ran­do y tam­bién al­gu­nos ex­tran­je­ros que ne­ce­si­tan va­li­dar su tí­tu­lo pa­ra ejer­cer en el país. “Me sien­to pre­sio­na­da, pe­ro no asus­ta­da. Uno tie­ne an­sie­dad por­que quie­re apro­bar el exa­men, lo que más ur­ge es dar­lo pron­to y po­der es­tar ti­tu­la­da lue­go”, co­men­ta la jo­ven.

La pro­fe­so­ra-abo­ga­da Eri­ka Mor­ga­do cuen­ta que se de­di­ca a es­to ha­ce 14 años y hoy tie­ne la em­pre­sa in­te­rro­ga­cio­nes.cl. “El exa­men de gra­do en de­re­cho es un pro­ce­so que re­quie­re una me­dia de nue­ve me­ses de es­tu­dio, es co­mo un em­ba­ra­zo”, di­ce.

Pe­ro no es la úni­ca en es­te ne­go­cio don­de po­co a po­co ha ido sur­gien­do una ver­da­de­ra in­dus­tria de tu­to­res, pro­fe­so­res y has­ta per­so­nas que les ha­cen

coaching a los es­tu­dian­tes y los pre­pa­ran pa­ra sor­tear las prue­bas o tra­ba­jos fi­na­les en dis­tin­tas ca­rre­ras.

En­tre ellos, An­to­nio Ramírez (27), de me­mo­rias­chi­le.cl. La em­pre­sa na­ció en 2013, cuando él re­cién ha­bía ter­mi­na­do In­ge­nie­ría en In­for­má­ti­ca en el DUOC. Ahí ofre­ce ase­so­ría en pro­yec­tos de tí­tu­lo “des­de la elec­ción del te­ma has­ta la en­tre­ga fi­nal con avan­ces opor­tu­nos de co­rrec­cio­nes” y ofre­cen apo­yo de pro­fe­sio­na­les de dis­tin­tas áreas de in­ge­nie­ría, cien­tí­fi­cas y pe­da­go­gías pa­ra ha­cer tra­ba­jos. “Lle­gan los clien­tes y nos so­li­ci­tan ayu­da en al­gu­na ca­rre­ra es­pe­cí­fi­ca. Yo con­tac­to a mi es­pe­cia­lis­ta en esa área, co­ti­za­mos el pro­yec­to y se la en­tre­ga­mos al clien­te”, cuen­ta Ramírez sobre el mo­dus ope­ran­di de un ne­go­cio en ex­pan­sión pe­ro con­tro­ver­sial, ya que fi­nal­men­te se tra­ta de ayu­das par­ti­cu­la­res pa­ra ter­mi­nar sus ca­rre­ras.

Otro ejem­plo es el in­ge­nie­ro Fer­nan­do Mo­ya Ji­rón, en An­to­fa­gas­ta. Par­tió ha­cien­do de tu­tor de te­sis en el área de es­ta­dís­ti­ca y des­pués se am­plió a otras. Hoy tra­ba­ja con dos si­có­lo­gos, un asis­ten­te so­cial, dos in­ge­nie­ros ci­vi­les, un ar­qui­tec­to, dos en­fer­me­ros y un mé­di­co, los que son do­cen­tes en sus áreas y se desem­pe­ñan “a con­tra­ta” de acuer­do a lo que so­li­ci­ten los clien­tes. “Les en­se­ño có­mo tie­nen que ha­blar, en al­gu­nos ca­sos ha­ce­mos los Po­we­rPoint o los orien­ta­mos sobre en qué tie­nen que en­fo­car­se”, ex­pli­ca Mo­ya Ji­rón.

Ramírez cuen­ta que la ma­yo­ría de los alum­nos ne­ce­si­tan ayu­da con la me­to­do­lo­gía de la te­sis o el exa­men de gra­do. “Por lo ge­ne­ral se ma­ne­jan muy bien en el te­ma, pe­ro no sa­ben desa­rro­llar el pro­yec­to de tí­tu­lo”, ex­pli­ca. Pa­ra la abo­ga­da Eri­ka Mor­ga­do el cé­le­bre­men­te du­ro exa­men de gra­do de su ca­rre­ra es una ins­tan­cia don­de los alum­nos pa­gan to­dos los pe­ca­dos del pre­gra­do. “Es una ca­rre­ra fá­cil de es­tu­diar por­que no tie­ne un ra­mo ‘cor­ta­ca­be­zas’, en in­ge­nie­ría si no sa­bes cálcu­lo no pue­des ser in­ge­nie­ro”, di­ce y ex­pli­ca que co­mo de­re­cho no tie­ne un ra­mo así, se pue­de pa­sar to­do pre­gra­do “ca­len­tan­do ma­te­ria”. Eso es mu­cho más im­pro­ba­ble en la prue­ba fi­nal por­que na­die con­si­gue es­tu­diar­se en po­cos días las 1.500 pá­gi­nas que en­tran.

“Yo ten­go dos mo­da­li­da­des pa­ra pre­pa­rar el exa­men de gra­do: in­te­rro­ga­cio­nes y cur­sos con cla­ses tres ve­ces por se­ma­na en las que es­tu­dia­mos de nue­vo de­re­cho ci­vil y pro­ce­sal”, cuen­ta Mor­ga­do. En­tre sus com­pe­ti­do­res es­tá tu­to­rias­de­gra­do.cl, que ofre­ce pre­pa­ra­ción es­pe­cia­li­za­da pa­ra exá­me­nes de gra­do, ser­vi­cios de orien­ta­ción si­co­ló­gi­ca, te­ra­pia flo­ral e in­te­rro­ga­cio­nes on­li­ne.

“Al fi­nal es en­sa­yo y error, mien­tras más in­te­rro­ga­cio­nes tie­nes, hay más po­si­bi­li­da­des de pa­sar el exa­men. Es prac­ti­car ver­ba­li­zar los con­te­ni­dos”, di­ce Ro­ber­to Pérez de Ar­ce, fun­da­dor y ge­ren­te ge­ne­ral de Pérez de Ar­ce & Cia., la em­pre­sa due­ña de tu­to­rias­de­gra­do.cl.

Ramírez di­ce que las ca­rre­ras que re­quie­ren más apo­yo son in­ge­nie­ría ci­vil in­dus­trial, las pe­da­go­gías, in­ge­nie­ría en in­for­má­ti­ca y si­co­lo­gía. Al­go que es bas­tan­te coin­ci­den­te con las ca­rre­ras de ma­yor du­ra­ción de acuer­do al si­tio mi­fu­tu­ro.cl, del Mi­ne­duc: geo­lo­gía (18,7 se­mes­tres), in­ge­nie­ría fo­res­tal (18,6) e in­ge­nie­ría ci­vil elec­tró­ni­ca (18,2). Des­pués vie­nen el plan co­mún de in­ge­nie­ría ci­vil, ve-

te­ri­na­ria y de­re­cho.

Los ac­to­res de es­ta “in­dus­tria” re­pi­ten una y otra vez la mis­ma his­to­ria: alum­nos que lle­gan an­gus­tia­dos un mes an­tes de presentar ro­gan­do li­te­ral­men­te por un mi­la­gro. “Es lo que más veo. Se no­ta que tu­vie­ron un año de pro­ce­so, no pes­ca­ron el tí­tu­lo, lo de­ja­ron pa­sar y cuando ya los pi­lla la má­qui­na acu­den a no­so­tros”, cuen­ta Ramírez. Mien­tras que el in­ge­nie­ro Ja­vier Pérez (30), quien par­tió ha­ce un par de años ha­cien­do tu­to­rías en la Uni­ver­si­dad Gabriela Mis­tral, di­ce que tie­ne dos ti­pos de alum­nos: “Uno ma­yor, que es­tá sa­can­do una se­gun­da ca­rre­ra y no tie­ne tiem­po por­que tra­ba­ja y tie­ne fa­mi­lia. Y otro que son va­gos y la ma­má o el pa­pá es­tán preo­cu­pa­dos de que el ni­ñi­to sal­ga”, opi­na.

Tam­bién es­tán los que de fren­tón pi­den que les ha­gan el tra­ba­jo. “Te di­cen: ‘ne­ce­si­to en­tre­gar­la en dos se­ma­nas y no ten­go na­da. ¿Tú tie­nes al­gu­na te­sis com­ple­ta que me pue­das ven­der?’”, par­te con­tan­do Ramírez sobre un seg­men­to que se ve más de lo que le gus­ta­ría. Pérez, a quien tam­bién le han he­cho “la pro­pues­ta in­de­cen­te”, di­ce que la res­pues­ta es una so­la: “No, chao”. Ramírez agre­ga que las uni­ver­si­da­des cuen­tan con soft­wa­res de de­tec­ción de do­cu­men­tos y si sor­pren­den a un alumno, és­te pier­de el tí­tu­lo y ellos su em­pre­sa. “Aun­que, de que el ne­go­cio de desa­rro­llo de te­sis exis­te, exis­te”, ad­vier­te. Una rá­pi­da re­vi­sión de internet per­mi­te en­con­trar va­rios “pro­vee­do­res del ser­vi­cio” quie­nes, pa­ra ha­cer­se una idea, co­bran por una te­sis de pe­rio­dis­mo (120 pá­gi­nas y seis ca­pí­tu­los) más de un mi­llón de pe­sos.

Mo­ya Ji­rón di­ce que cua­tro de ca­da 10 lla­ma­dos que re­ci­be bus­can eso. “No lo ha­ce­mos. ¿Por qué? No sé si es an­ti­éti­co, he­mos te­ni­do va­rios co­le­gas que nos di­cen que tra­ba­je­mos en eso di­rec­ta­men­te, pe­ro re­sul­ta que hay co­sas teó­ri­cas que no ma­ne­ja­mos. Cuando nos lo pi­den les ex­pli­ca­mos que una co­sa así les va a sa­lir ca­ro”, se sin­ce­ra el es­ta­dís­ti­co. Otras em­pre­sas con­tac­ta­das pa­ra es­te ar­tícu­lo que se anun­cian ofre­cien­do ase­so­rías de te­sis en internet, no qui­sie­ron con­tes­tar: “A nues­tros clien­tes les preo­cu­pa la con­fi­den­cia­li­dad”, fue la ra­zón que más se re­pi­tió.

Pa­ra las uni­ver­si­da­des es­te un te­ma de­li­ca­do. En la U. Andrés Bello di­cen que si bien en­tre­gan to­dos los apo­yos pa­ra sus alum­nos y con­si­de­ran que las tu­to­rías no son ne­ce­sa­rias, “ca­da es­tu­dian­te tie­ne la li­ber­tad de ha­cer­lo y si le ayu­da a me­jo­rar su ren­di­mien­to o se­gu­ri­dad, apa­re­ce co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra ellos”. En es­ta ca­sa de es­tu­dios no ob­je­tan es­tos apo­yos, pe­ro en el ca­so de que sor­pren­dan un alumno al que le es­cri­bie­ron par­te o su te­sis ín­te­gra “la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral rea­li­za­rá la in­ves­ti­ga­ción per­ti­nen­te y apli­ca­rá las san­cio­nes que co­rres­pon­dan”, di­ce Ro­ber­to Pa­re­des, di­rec­tor ge­ne­ral de do­cen­cia.

En la UDP di­cen que es­tán cons­cien­tes de que los alum­nos re­cu­rren a “ayu­das que en de­ter­mi­na­dos con­tex­tos fa­ci­li­tan el cie­rre del ci­clo for­ma­ti­vo”, pe­ro di­cen que la for­ma­ción que en­tre­gan es su­fi­cien­te pa­ra en­fren­tar al gra­do. Ca­so dis­tin­to es cuando el tra­ba­jo de tí­tu­lo es rea­li­za­do por otra per­so­na. “Ahí la es­cue­la y fa­cul­tad po­dría san­cio­nar al alumno, a tra­vés de los co­mi­tés de éti­ca, y de­pen­dien­do de la gra­ve­dad del ca­so el es­tu­dian­te po­dría ser ex­pul­sa­do de la uni­ver­si­dad”, di­ce Da­nae de los Ríos, vi­ce­rrec­to­ra de Pre­gra­do, quien ex­pli­ca que la san­ción más le­ve es la re­pro­ba­ción del gra­do.

“Cuando les pre­gun­tas por la te­sis los alum­nos te ha­blan de ‘cir­co ro­mano’, ‘trin­che­ra’, de ‘dio­ses del Olim­po’, ‘ar­bi­tra­rie­dad’ e ‘in­jus­ti­cia’”. Se­bas­tián Ro­drí­guez, si­co­lo­go clí­ni­co y coach. “Hay gen­te que lle­ga y pa­re­cie­ra que nun­ca hu­bie­ra es­tu­dia­do de­re­cho. No tie­nen ni si­quie­ra los con­cep­tos bá­si­cos asi­mi­la­dos”. Ro­ber­to Pérez de Ar­ce, fun­da­dor de tu­to­rias­de­gra­do.cl

Sa­ra Oli­va­res y Bár­ba­ra Ni­lo, du­ran­te la cla­se de Eri­ka Mor­ga­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.