Lleno to­tal

La Tercera - Tendencias - - SOCIEDAD -

To­da­vía no se cum­ple un año des­de que se inau­gu­ró, pe­ro el pri­mer tem­plo Bahá’í de Su­da­mé­ri­ca ubi­ca­do en Pe­ña­lo­lén sobre un te­rreno de 98 hec­tá­reas, se ha con­ver­ti­do ya en un hi­to de San­tia­go.

Bas­ta ir a dar­se una vuel­ta un fin de se­ma­na. Mu­chos vi­si­tan­tes lle­gan cre­yen­do que van a es­tar so­los, que su pa­seo es de lo más ori­gi­nal, pe­ro se equi­vo­can: ca­da sá­ba­do y do­min­go lle­gan más de dos mil per­so­nas a co­no­cer el edi­fi­cio con for­ma de tu­li­pán que mi­de 30 me­tros de al­to, por den­tro es­tá re­ves­ti­do en mármol -pa­ra el que se tra­je­ron cer­ca de 400 to­ne­la­das des­de Por­tu­gal- y por fue­ra es­tá he­cho de vi­drio fun­di­do.

“He­mos vis­to una res­pues­ta muy cá­li­da por par­te del pú­bli­co. Hay un gru­po cre­cien­te, es­pe­cial­men­te de Pe­ña­lo­lén y co­mu­nas ve­ci­nas, que es­tá co­men­zan­do a ha­cer­se el há­bi­to de ve­nir con cier­ta re­gu­la­ri­dad. Son ellos los que le dan vi­da al tem­plo. Si bien to­do el mun­do es siem­pre bien­ve­ni­do, en cier­ta ma­ne­ra es­te lu­gar fue cons­trui­do pa­ra ellos”, ase­gu­ra Eduar­do Rio­se­co, di­rec­tor del tem­plo.

La gen­te lle­ga en au­to –y a ve­ces hay que es­pe­rar pa­ra ac­ce­der por­que el es­ta­cio­na­mien­to es­tá co­pa­do–, pe­ro mu­chos suben ca­mi­nan­do. Los fe­ria­dos la ci­fra de vi­si­tan­tes pue­de lle­gar a cua­tro mil, co­mo el sá­ba­do pre­vio al 1 de ma­yo cuando por la tar­de cir­cu­la­ba por ahí un gru­po de scout, fa­mi­lias “pe­lo­lais” con ni­ños, adul­tos ma­yo­res, jó­ve­nes te­ñi­das de fuc­sia y tu­ris­tas que ha­bla­ban dis­tin­tos idio­mas, só­lo por men­cio­nar al­gu­nos de los va­ria­dos ti­pos hu­ma­nos a la vis­ta.

¿Qué ha­cen to­dos ahí? Fun­da­men­tal­men­te pa­sear, re­co­rrer los jar­di­nes de plan­tas na­ti­vas que di­se­ñó Juan Grimm, en­trar si­len­cio­sa­men­te a co­no­cer el tem­plo que per­te­ne­ce a es­te mo­vi­mien­to re­li­gio­so sur­gi­do en el si­glo XIX en Irán y que se ha ex­ten­di­do por el mun­do con su dis­cur­so de to­le­ran­cia, que pro­mue­ve la uni­dad del gé­ne­ro hu­mano, la ar­mo­nía en­tre la cien­cia y la re­li­gión, la unión de to­dos los cre­dos, la eli­mi­na­ción de los pre­jui­cios y la edu­ca­ción uni­ver­sal obli­ga­to­ria. Los vi­si­tan­tes tam­bién les pre­gun­tan a los vo­lun­ta­rios dis­po­ni­bles sobre el cre­do, sobre el edi­fi­cio o dón­de es­tá el ba­ño.

Pa­ra ir no hay que pa­gar en­tra­da, ni iden­ti­fi­car­se y el es­pa­cio se pue­de re­co­rrer li­bre­men­te. A los que lle­gan por pri­me­ra vez se les en­tre­ga un pe­que­ño libro con ora­cio­nes, se les pi­de res­pe­to, cui­dar que los ni­ños no se cai­gan a las pis­ci­nas de agua que hay al­re­de­dor y no sa­car ni sa­car­se fo­tos aden­tro del edi­fi­cio que tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra seis­cien­tas per­so­nas sen­ta­das. “Ve­nir al tem­plo sig­ni­fi­ca guar­dar el ce­lu­lar y en­tre­gar­se a una ex­pe­rien­cia sin cá­ma­ras. Tam­bién es por una se­ñal de res­pe­to pa­ra las per­so­nas que vie­nen a orar”, di­ce Rio­se­co sobre la me­di­da que evi­ta que ha­ya cien­tos de per­so­nas tra­tan­do de con­se­guir la me­jor selfie o to­ma de la cú­pu­la. En los jar­di­nes, en cam­bio, sí es­tán per­mi­ti­das las fo­tos, mu­chas de las cua­les se van di­rec­to a Ins­ta­gram.

La Ca­sa de Ado­ra­ción Bahá’í de Su­da­mé­ri­ca es­tá ins­pi­ra­da en uno de los tex­tos de es­ta re­li­gión que di­ce que “to­dos los pi­la­res de la mo­ra­da bri­llan con su luz”. El ar­qui­tec­to ca­na­dien­se Sia­mak Ha­ri­ni creó un edi­fi­cio que du­ran­te el día re­ci­be en su in­te­rior luz na­tu­ral y por las no­ches emi­te hacia el ex­te­rior un sua­ve res­plan­dor. Esa pro­pues­ta de ilu­mi­na­ción aca­ba de ser pre­mia­da en Londres en los Ligh­ting De­sign Awards 2017. Co­mo es­te, exis­ten otros ocho en el mun­do (Ugan­da, Aus­tra­lia, Ale­ma­nia, Es­ta­dos Uni­dos, Pa­na­má, Sa­moa e In­dia) y el de Chi­le es el úni­co en Su­da­mé­ri­ca.

En el lu­gar tam­bién hay al­gu­nas ac­ti­vi­da­des co­mo lec­tu­ra de tex­tos sa­gra­dos, re­fo­res­ta­ción de la zo­na y un gru­po de co­ro.T

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.