La ideo­lo­gía de un con­cier­to de Aria­na Gran­de

Su ca­rre­ra y au­to­de­ter­mi­na­ción fe­me­ni­na mues­tran los de­re­chos re­li­gio­sos, se­xua­les y de ex­pre­sión que el terrorismo bus­ca erra­di­car.

La Tercera - Tendencias - - SOCIEDAD - Spen­cer Korn­ha­ber/The Atlan­tic POR:

Uno de los mu­chos as­pec­tos en­fer­mi­zos del aten­ta­do ex­plo­si­vo que ma­tó a 22 per­so­nas en un con­cier­to de Aria­na Gran­de en Man­ches­ter, In­gla­te­rra, es la sen­sa­ción de que exis­te un pa­trón. Des­de los ata­ques ocu­rri­dos en no­viem­bre de 2015 en Pa­rís y que aca­ba­ron con va­rias vidas en un con­cier­to de rock y un par­ti­do de fút­bol, los vio­len­tos ex­tre­mis­tas is­lá­mi­cos han se­gui­do con­vir­tien­do a los even­tos ma­si­vos de en­tre­ten­ción en sus prin­ci­pa­les ob­je­ti­vos. Así pa­só con la ma­sa­cre en el club Pul­se de Or­lan­do y el ata­que con un ca­mión que ocu­rrió du­ran­te un fes­ti­val ca­lle­je­ro en Ni­za, ade­más de los ase­si­na­tos en clu­bes noc­tur­nos en Es­tam­bul, Kua­la Lum­pur y Tel Aviv.

No hay du­da de la ba­se ló­gi­ca que tie­ne asal­tar es­tos “blan­cos sua­ves”: son vul­ne­ra­bles y el de­rra­me de san­gre que pro­vo­can pue­de ins­pi­rar un ti­po par­ti­cu­lar de miedo en­tre los ci­vi­les. Pe­ro es evi­den­te que tam­bién exis­te un mo­ti­vo ideo­ló­gi­co: una cultura se en­car­na y ma­ni­fies­ta pre­ci­sa­men­te en sus reu­nio­nes ma­si­vas y en sus for­mas de en­tre­te­ni­mien­to. Las im­pli­can­cias es­pe­cí­fi­cas que tie­ne ata­car re­ci­ta­les de dis­tin­tos gé­ne­ros mu­si­ca­les, cu­yos idea­les cho­can cla­ra­men­te con los del terrorismo, se han abor­da­do bas­tan­te.

Pe­ro el aten­ta­do en el con­cier­to de Aria­na Gran­de tie­ne otros sig­ni­fi­ca­dos, in­de­pen­dien­te­men­te de si el ata­can­te los tu­vo

cla­ros o no al mo­men­to de rea­li­zar el aten­ta­do, del que has­ta aho­ra se sa­be po­co, sal­vo que el Es­ta­do Is­lá­mi­co se atri­bu­yó la res­pon­sa­bi­li­dad. No es una exa­ge­ra­ción de­cir que Gran­de re­pre­sen­ta la li­ber­tad, tan­to la fe­me­ni­na co­mo las de ex­pre­sión que el Oc­ci­den­te as­pi­ra a per­so­ni­fi­car.

La ba­se de la fa­na­ti­ca­da de Gran­de tien­den a ser mu­je­res jó­ve­nes y, tal co­mo es­cri­be Sop­hie Gil­bert en The Atlan­tic, la bom­ba les “re­cuer­da a las ni­ñas y ado­les­cen­tes que siem­pre ha­brá gen­te que las odia sim­ple­men­te por­que son mu­je­res”. El con­cier­to mis­mo ce­le­bra­ba la li­be­ra­ción fe­me­ni­na: Gran­de can­ta de ma­ne­ra fran­ca sobre dis­fru­tar de la in­de­pen­den­cia y el sexo, ade­más de te­ner una repu­tación por pe­lear­se con quie­nes la lla­man “pros­ti­tu­ta” o la de­fi­nen se­gún sus re­la­cio­nes con hom­bres fa­mo­sos. Su ál­bum más re­cien­te se ti­tu­la

Mu­jer pe­li­gro­sa. Un tui­teo pu­bli­ca­do por ella en di­ciem­bre de 2016 di­ce: “¡Ex­pre­sar la se­xua­li­dad en el ar­te no es una in­vi­ta­ción pa­ra la fal­ta de res­pe­to! Al igual que usar una fal­da cor­ta no equi­va­le a pe­dir que te ata­quen”.

En ge­ne­ral, la na­rra­ti­va de Gran­de es de au­to­de­ter­mi­na­ción y de un in­te­li­gen­te es­fuer­zo ca­pi­ta­lis­ta. Es una ex ac­triz in­fan­til que cre­ció ba­jo el ojo pú­bli­co mien­tras mos­tra­ba un no­ta­ble ni­vel de se­re­ni­dad, usan­do sus no­ta­bles ta­len­tos vo­ca­les y ale­gre en­can­to pa­ra man­te­ner una per­so­na­li­dad úni­ca y desa­rro­llar una gran ma­du­rez. La mú­si­ca pop que ella ha­ce es, pa­ra la gen­te que ama el gé­ne­ro, de lo me­jor de los úl­ti­mos años por la for­ma en que tras­cien­de el ano­ni­ma­to y di­vier­te. En cuan­to a la re­li­gión, ella eli­gió su pro­pio ca­mino: Gran­de fue cria­da co­mo ca­tó­li­ca, pe­ro di­ce que de­jó la igle­sia tras dar­se cuen­ta de que no acep­ta­ría a su her­mano Fran­kie, quien es gay. En 2014 em­pe­zó a prac­ti­car la cá­ba­la, una tra­di­ción mís­ti­ca ju­día. Po­lí­ti­ca­men­te es bas­tan­te abierta y apo­yó a Hi­llary Clin­ton en su ca­rre­ra pre­si­den­cial, ade­más de par­ti­ci­par en la Mar­cha de las Mu­je­res de enero pa­sa­do.

Una ca­rre­ra de es­te ti­po, es­pe­cial­men­te en una mu­jer, ob­via­men­te se ba­sa en los va­lo­res y aper­tu­ra a las cua­les se opo­ne el Es­ta­do Is­lá­mi­co. Sin em­bar­go, al­gu­nas vo­ces es­ta­dou­ni­den­ses tam­bién se han re­fe­ri­do a la fi­gu­ra de Gran­de. Way­ne Allyn Root, lo­cu­tor ra­dial y no­mi­na­do a vi­ce­pre­si­den­te del Par­ti­do Li­ber­ta­rio, en­vió sus con­do­len­cias vía Twit­ter con un men­sa­je adi­cio­nal: “PE­RO ella es una tí­pi­ca li­be­ral de Holly­wood. ¿Aún odia a Es­ta­dos Uni­dos?”. Mi­ke Cer­no­vich, un pro­mi­nen­te par­ti­da­rio del mo­vi­mien­to de ex­tre­ma de­re­cha Alt-Right, tui­teó y lue­go bo­rró una ima­gen que mos­tra­ba a Gran­de y una ci­ta que de­cía: “Odio a Es­ta­dos Uni­dos, odio a los es­ta­dou­ni­den­ses”.

Es­tas son re­fe­ren­cias al úni­co mo­men­to en el as­cen­so de Gran­de que tu­vo tin­tes de es­cán­da­lo po­lí­ti­co: cuando ella fue fil­ma­da en cá­ma­ra en una tien­da de do­nuts co­mién­do­se uno y di­cién­do­le a uno de sus ami­gos en tono de bro­ma “odio Es­ta­dos Uni­dos, odio a los es­ta­dou­ni­den­ses”. Su pos­te­rior dis­cul­pa pú­bli­ca in­sis­tió en que en reali­dad ella ama a su país pe­ro que no le agra­da la cri­sis de obe­si­dad in­fan­til o la for­ma en “que no­so­tros co­mo es­ta­dou­ni­den­ses co­me­mos y con­su­mi­mos co­sas sin si­quie­ra pen­sar en las con­se­cuen­cias”.

Fue un mo­men­to ri­dícu­lo, uno que no mos­tró un odio real hacia su país, sino el con­fort de una mu­jer jo­ven que se sien­te có­mo­da pu­dien­do ejer­cer su de­re­cho a la li­ber­tad de ex­pre­sión. La si­nies­tra iro­nía es que aho­ra nos han re­cor­da­do que la gen­te que real­men­te odia a ese país y a Oc­ci­den­te ve a las fi­gu­ras co­mo Gran­de, y quie­nes la ad­mi­ran, co­mo su enemi­go.T

Mi­llie Rob­son (15 años) fue una de las fans que so­bre­vi­vió al ata­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.