MU­JE­RES VER­DA­DE­RA­MEN­TE DE CUEN­TO

Dos au­to­ras ita­lia­nas usan el for­ma­to del cuen­to in­fan­til pa­ra re­la­tar las his­to­rias de 100 mu­je­res que desafia­ron las nor­mas y se con­vir­tie­ron en cien­tí­fi­cas, de­por­tis­tas, can­tan­tes, es­cri­to­ras y ac­ti­vis­tas. La obra, que aca­ba de lle­gar a Chi­le, es un be

La Tercera - Tendencias - - PORTADA - Mar­ce­lo Cór­do­va POR:

Éra­se una vez, un mo­nar­ca que que­ría le­gar­le el reino a su hijo, así que cuan­do su es­po­sa dio a luz una ni­ña se en­fu­re­ció tan­to que la aban­do­nó, en­vió a la cria­tu­ra lla­ma­da Isa­bel lo más le­jos po­si­ble y se ca­só con otra mujer. Él creía que só­lo un hom­bre po­día go­ber­nar sus tie­rras, así que cuan­do su nue­va pa­re­ja tu­vo un hijo, su fe­li­ci­dad fue má­xi­ma. Con só­lo nue­ve años el ni­ño asu­mió el mando tras la muer­te de su pa­dre, pe­ro po­co tiem­po des­pués él se en­fer­mó y tam­bién fa­lle­ció, de­ján­do­le el mando a su her­ma­na Ma­ría. Ella sen­tía ce­los de Isa­bel, quien ya te­nía fa­ma de ser una chi­ca bri­llan­te y due­ña de un tem­pe­ra­men­to a to­da prue­ba, así que la en­ce­rró en la to­rre del reino.

Un día los guar­dias irrum­pie­ron en la cel­da de Isa­bel y se arro­di­lla­ron an­te ella de­cla­ran­do “La rei­na es­tá muer­ta”. De esa for­ma, la mu­cha­cha se con­vir­tió en una de las so­be­ra­nas más res­pe­ta­das por su pue­blo y fue re­cor­da­da por va­lo­rar su in­de­pen­den­cia has­ta el pun­to que nun­ca se ca­só. Aun­que es­ta his­to­ria pa­re­ce un cuen­to de ha­das co­mo La be­lla dur­mien­te

o Blan­ca­nie­ves, en reali­dad se tra­ta de la vi­da de la rei­na Isa­bel I de In­gla­te­rra, tal cual apa­re­ce na­rra­da en el nue­vo y exi­to­so li­bro in­fan­til Cuen­tos de bue­nas no­ches pa­ra ni­ñas re­bel­des:

100 his­to­rias de mu­je­res ex­tra­or­di­na­rias.

Sus au­to­ras son las ita­lia­nas Ele­na Fa­vi­lli (34) y Fran­ces­ca Ca­va­llo (33), quie­nes op­ta­ron por la fór­mu­la de la fá­bu­la in­fan­til pa­ra pre­sen­tar a Isa­bel I, hi­ja ile­gí­ti­ma de En­ri­que VIII y úl­ti­ma mo­nar­ca de la di­nas­tía Tu­dor, y los de otras 99 mu­je­res no­ta­bles. A di­fe­ren­cia de los cuen­tos tra­di­cio­na­les pa­ra ni­ños, en el li­bro las pro­ta­go­nis­tas no son prin­ce­sas que es­pe­ran ca­sar­se con su prín­ci­pe azul, sino que pio­ne­ras que en dis­tin­tas épo­cas y paí­ses rom­pie­ron las nor­mas es­ta­ble­ci­das.

Ade­más de Isa­bel I, apa­re­cen cien­tí­fi­cas, de­por­tis­tas, ar­tis­tas y ac­ti­vis­tas co­mo la pa­quis­ta­ní Ma­la­la You­saf­zai, de 19 años y que en 2012 re­ci­bió un ba­la­zo en la ca­be­za tras opo­ner­se abier­ta­men­te al edic­to ta­li­bán que prohi­bía que las ni­ñas fue­ran a la es­cue­la. Ella so­bre­vi­vió, no se de­jó ame­dren­tar y en 2014 ga­nó el Pre­mio No­bel de la Paz. Tam­bién des­ta­can la in­gle­sa Ada Lo­ve­la­ce, que se con­vir­tió en ma­te­má­ti­ca y pio­ne­ra de la pro­gra­ma­ción in­for­má­ti­ca en el si­glo XIX, y la es­ta­dou­ni­den­se Ni­na Si­mo­ne, cantante y fe­roz de­fen­so­ra de los de­re­chos ci­vi­les de la po­bla­ción ne­gra du­ran­te los 60. In­clu­so Chi­le ha­ce un apor­te al li­bro: “No ha­ce mu­cho tiem­po, en Chi­le vi­vía una jo­ven y apa­sio­na­da ni­ña lla­ma­da Isa­bel. Isa­bel pro­tes­ta­ba ca­da vez que era tra­ta­da di­fe­ren­te por ser una ni­ña. Ca­da vez que al­guien le de­cía que no po­día ha­cer al­go ‘por­que ella era una ni­ña’ su co­ra­zón se en­cen­día con in­dig­na­ción’”, re­la­ta el li­bro so­bre Isa­bel Allen­de, cu­yos li­bros han ven­di­do más de 56 mi­llo­nes de co­pias.

La mez­cla de bio­gra­fías de mu­je­res que rom­pie­ron mol­des y el for­ma­to de cuen­to hi­zo que el li­bro se con­vir­tie­ra en un éxi­to in­me­dia­to cuan­do fue pu­bli­ca­do en 2016 por Tim­buk­tu Labs, em­pre­sa pro­pie­dad de Fa­vi­lli y Ca­va­llo que ope­ra en Ca­li­for­nia y que di­se­ña apli­ca­cio­nes in­ter­ac­ti­vas y otros con­te­ni­dos pa­ra ni­ños. Hoy ya van

en 360 mil co­pias y ya se co­mer­cia­li­za­ron los de­re­chos pa­ra su tra­duc­ción a 26 idio­mas. De hecho el li­bro en es­pa­ñol edi­ta­do por Pla­ne­ta ya lle­gó a las li­bre­rías chi­le­nas ha­ce al­gu­nos días.

Des­de Es­ta­dos Uni­dos las au­to­ras cuen­tan a Ten­den­cias que la pu­bli­ca­ción, que ade­más incorpora re­tra­tos crea­dos por 60 ilus­tra­do­ras, sur­gió co­mo res­pues­ta a la po­bre re­pre­sen­ta­ción fe­me­ni­na en los li­bros in­fan­ti­les. Por ejem­plo, ci­tan un es­tu­dio rea­li­za­do en 2011 por la Uni­ver­si­dad de Flo­ri­da, Es­ta­dos Uni­dos, y que ana­li­zó seis mil obras in­fan­ti­les edi­ta­das en­tre 1900 y 2000. El in­for­me es­ta­ble­ció que no más de un ter­cio de los tí­tu­los que se lan­zan ca­da año tie­nen al­gún per­so­na­je fe­me­nino, mien­tras que los mas­cu­li­nos apa­re­cen en el 100 por cien­to.

“Es im­por­tan­te que las ni­ñas vean mo­de­los a se­guir que sean fe­me­ni­nos. Eso las ayu­da a au­men­tar su con­fian­za y a de­fi­nir me­tas más im­por­tan­tes pa­ra sí mis­mas. Am­bas te­ne­mos 30 años, so­mos em­pre­sa­rias y sa­be­mos de pri­me­ra mano cuán di­fí­cil es te­ner éxi­to, que nos to­men en cuen­ta o que nos den una opor­tu­ni­dad. Las in­ves­ti­ga­cio­nes mues­tran que cuan­do las ni­ñas ini­cian su edu­ca­ción, ya tie­nen menos con­vic­ción en sí mis­mas que los ni­ños. Por eso es clave cam­biar la na­rra­ti­va”, cuen­ta Fa­vi­lli, pe­rio­dis­ta y lec­to­ra ávi­da des­de pe­que­ña. Tal co­mo ella se­ña­la, un reporte pu­bli­ca­do en enero por las uni­ver­si­da­des de Prin­ce­ton y Nue­va York re­ve­ló que cuan­do las ni­ñas cum­plen seis años ya se ven a sí mis­mas co­mo menos “ta­len­to­sas” o “bri­llan­tes” que los ni­ños.

¿Qué im­pac­to pue­de te­ner un li­bro que en lu­gar de prin­ce­sas clá­si­cas ofre­ce his­to­rias rea­les de as­tro­nau­tas, es­cri­to­ras y has­ta una co­rre­do­ra de Fór­mu­la 1?

EF: Las prin­ce­sas tí­pi­ca­men­te ne­ce­si­tan a un prín­ci­pe, un her­mano o un ca­za­dor que las sal­ve. Nun­ca es­tán a car­go de su pro­pio des­tino, así que en­vían un men­sa­je bas­tan­te de­gra­dan­te. Por eso los pa­dres de­bie­ran leer­les es­te li­bro a sus hi­jas. Nues­tras his­to­rias mues­tran a mu­je­res ver­da­de­ras que ob­tu­vie­ron re­sul­ta­dos ex­tra­or­di­na­rios en ca­da área ima­gi­na­ble. Son una gran ins­pi­ra­ción por­que alien­tan a ex­plo­rar, apren­der y so­ñar sin lí­mi­tes.

FC: No to­das las his­to­rias tie­nen un fi­nal fe­liz. Ese es un as­pec­to que a me­nu­do se ol­vi­da de los cuen­tos de ha­das tra­di­cio­na­les y que in­clui­mos en el li­bro. Creer que los ni­ños só­lo pue­den leer his­to­rias con un buen fi­nal es al­go re­cien­te, pe­ro a ve­ces ellos tie­nen pen­sa­mien­tos más os­cu­ros, a ve­ces en­fren­tan ma­las ex­pe­rien­cias y leer so­bre las vi­ven­cias ne­ga­ti­vas de los de­más los ayu­da a sa­nar, a sentirse menos so­los y tam­bién les da es­pe­ran­za.

Por eso el li­bro tam­bién in­clu­ye a re­bel­des que no vi­vie­ron fe­li­ces pa­ra siem­pre. Es el ca­so de la es­ta­dou­ni­den­se Amelia Ear­hart, la pri­me­ra avia­do­ra en cru­zar el Atlán­ti­co y que se ex­tra­vió pa­ra siem­pre en 1937, o el de la ar­gen­ti­na Evi­ta Pe­rón, que mu­rió de cáncer en 1952 tras “pe­lear por los de­re­chos de las mu­je­res y ayu­dar­las a ob­te­ner su de­re­cho a voto”. “Es­tas son his­to­rias so­bre mu­je­res rea­les y que son muy di­fe­ren­tes a las de los cuen­tos. Qui­si­mos pre­sen­tar pin­to­ras, can­tan­tes de jazz, bo­xea­do­ras y lí­de­res re­bel­des que cam­bia­ron el cur­so de la his­to­ria”, afir­ma Ca­va­llo, es­cri­to­ra y di­rec­to­ra de tea­tro.

El ori­gen de la re­be­lión

La his­to­ria del li­bro par­tió en 2012 con la crea­ción de Tim­buk­tu Labs, em­pre­sa que edi­tó la pri­me­ra re­vis­ta di­gi­tal pa­ra ni­ños que se lan­zó pa­ra iPad. Los sus­crip­to­res tam­bién re­ci­bían un bo­le­tín se­ma­nal en el que Fa­vi­lli y Ca­va­llo na­rra­ban his­to­rias de mu­je­res pio­ne­ras. Esos re­la­tos fue­ron bien re­ci­bi­dos y am­bas de­ci­die­ron au­to­edi­tar un li­bro ilus­tra­do. Lan­za­ron una cam­pa­ña en el por­tal Kicks­tar­ter y otra en In­die­go­go pa­ra re­cau­dar 40 mil dó­la­res... pe­ro su­pe­raron los 1,28 mi­llo­nes y el li­bro se con­vir­tió en el más fi­nan­cia­do en la his­to­ria de Kicks­tar­ter.

¿Qué fue lo más di­fí­cil de ele­gir a las 100 mu­je­res?

FC: Que­ría­mos pre­sen­tar mu­je­res de la ma­yor can­ti­dad de paí­ses, por­que los con­te­ni­dos pa­ra ni­ños no só­lo ca­re­cen de di­ver­si­dad de gé­ne­ro sino que tam­bién en cuan­to a ra­zas, orien­ta­ción se­xual y re­li­gión. Tam­bién pre­ten­día­mos in­cluir per­so­na­jes con tan­tas ca­rre­ras co­mo fue­ra po­si­ble; bus­cá­ba­mos trom­bo­nis­tas, bió­lo­gas ma­ri­nas, sur­fis­tas, et­cé­te­ra. Fi­nal­men­te, ele­gi­mos aque­llas cu­yas his­to­rias tu­vie­ran al­go que fue­ra par­ti­cu­lar­men­te in­tere­san­te pa­ra un ni­ño, por ejem­plo el hecho de que la chef es­ta­dou­ni­den­se Ju­lia Child em­pe­zó su ca­rre­ra sien­do es­pía.

EF: Al ser ita­lia­nas, ama­mos la vi­da de la pi­lo­to de Fór­mu­la 1 Le­lla Lom­bar­di, la úni­ca mujer en la his­to­ria en ob­te­ner pun­tos en una ca­rre­ra de esa com­pe­ten­cia. Ella apren­dió a con­du­cir mien­tras en­tre­ga­ba bis­tecs y sa­la­mi en el ca­mión de su pa­pá que re­co­rría las co­li­nas de Pie­de­mon­te. Tam­bién nos gus­ta la ci­clis­ta Al­fon­si­na Stra­da, quien pe­leó por su de­re­cho a co­rrer en el Gi­ro d’Ita­lia, una de las com­pe­ten­cias de ci­clis­mo más du­ras del mun­do.

Tam­bién apa­re­cen mu­je­res con­tro­ver­ti­das co­mo la ex pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca Mar­ga­ret That­cher, ¿por qué?

FC: Las mu­je­res siem­pre han de­bi­do ate­ner­se a es­tán­da­res más al­tos. En la ma­yo­ría de los ca­sos, si eres mujer tie­nes que ser per­fec­ta pa­ra que te con­me­mo­ren. En Ita­lia só­lo un cua­tro por cien­to de las ca­lles tie­nen nom­bres de mu­je­res y, de ese por­cen­ta­je ¡el 80 por cien­to son san­tas ca­tó­li­cas! No só­lo tie­nes que ser per­fec­ta, sino que una san­ta pa­ra que te re­cuer­den. Pa­ra no­so­tras era im­por­tan­te mos­trar que la per­fec­ción no es una ex­pec­ta­ti­va rea­lis­ta y que no de­bes caer­le bien al res­to to­do el tiem­po pa­ra ser con­si­de­ra­da una mujer ex­tra­or­di­na­ria. De ma­ne­ras di­fe­ren­tes, That­cher y Hi­llary Clin­ton son dos gran­des ejem­plos de ese prin­ci­pio.

Am­bas coin­ci­den en que el mo­men­to en que lan­za­ron su cam­pa­ña en Kicks­tar­ter con­tri­bu­yó al éxi­to del li­bro. La ca­rre­ra pre­si­den­cial es­ta­dou­ni­den­se en­tre Hi­llary Clin­ton y Do­nald Trump es­ta­ba en pleno desa­rro­llo y el ac­tual man­da­ta­rio pro­ta­go­ni­zó va­rios ti­tu­la­res por sus co­men­ta­rios se­xis­tas. Hoy las es­cri­to­ras con­si­de­ran que en Es­ta­dos Uni­dos y otros paí­ses los de­re­chos bá­si­cos de las mu­je­res es­tán ba­jo una cre­cien­te ame­na­za que de­man­da una ma­yor ofer­ta de his­to­rias de fuer­za fe­me­ni­na.

“Pa­ra mu­chas ni­ñas y mu­je­res en to­do el mun­do ser re­bel­des es su opor­tu­ni­dad de so­bre­vi­vir, no só­lo de con­cre­tar sus sueños. De­ben su­ble­var­se con­tra ma­ri­dos vio­len­tos, ver­se obli­ga­das a ca­sar­se cuan­do to­da­vía son ni­ñas, fa­mi­lias que no quie­ren que es­tu­dien o je­fes que no las as­cien­den por­que temen que tal vez se em­ba­ra­cen. Alen­ta­mos a que las ni­ñas se re­be­len con­tra la in­jus­ti­cia, por­que es un ta­len­to im­por­tan­te en la vi­da de las mu­je­res”, ex­pli­ca Ca­va­llo.

¿Han es­ta­do en con­tac­to con al­gu­nas de las re­bel­des del li­bro?

EF: Sí. Al­gu­nas nos han enviado men­sa­jes des­pués de des­cu­brir­lo. Es­ta­mos en con­tac­to con Ann Ma­ko­sins­ki (in­ven­to­ra, Ca­na­dá), Eu­fro­si­na Cruz (ac­ti­vis­ta, Mé­xi­co), Am­na al Had­dad (le­van­ta­do­ra de pe­sas, Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos) y Fa­du­mo Da­yib (po­lí­ti­ca, Somalia). Hi­llary Clin­ton nos en­vió una no­ta de fe­li­ci­ta­cio­nes tras re­ci­bir nues­tro li­bro y hoy es uno de nues­tros mo­de­los a se­guir.

En Ins­ta­gram hay mu­chas fo­tos de ni­ñas po­san­do con el li­bro, pe­ro en mu­chas tam­bién apa­re­cen ni­ños. ¿Es im­por­tan­te que los pa­dres tam­bién les lean es­tas his­to­rias a ellos?

FC: ¡Sí! Es­te li­bro es pa­ra to­dos. ¿No se­ría ma­ra­vi­llo­so si los ni­ños cre­cie­ran en un mun­do don­de no des­pre­cia­ran al­go só­lo por­que el tí­tu­lo di­ce “pa­ra ni­ñas”? Hay gente que in­clu­so no tie­ne hi­jos que nos di­cen que les en­can­ta apren­der de mu­je­res so­bre las cua­les nun­ca ha­bían es­cu­cha­do. Re­ci­bi­mos mu­cha re­tro­ali­men­ta­ción de ni­ños a los que les gus­ta el li­bro y es im­por­tan­te que ellos tam­bién apren­dan so­bre es­tas mu­je­res.

Fa­vi­lli in­di­ca que han re­ci­bi­do nu­me­ro­sas pe­ti­cio­nes pa­ra edi­tar una nue­va ver­sión con nue­vas mu­je­res, pe­ro por aho­ra no hay na­da de­fi­ni­do. Lo que sí tie­nen cla­ro es que el li­bro es­tá ge­ne­ran­do re­sul­ta­dos: “A me­nu­do es­cu­cha­mos de ni­ños y ni­ñas que quie­ren bus­car más in­for­ma­ción de es­tas mu­je­res en los ce­lu­la­res o compu­tado­res de sus pa­dres, pa­ra así apren­der más. Ha­ce po­co al­guien nos en­vió un men­sa­je en que nos de­cía que su hi­ja le­yó la his­to­ria de Joan Jett y aho­ra le en­can­ta es­cu­char su rock”, co­men­ta Ca­va­llo.

CUEN­TOS DE BUE­NAS NO­CHES PA­RA NI­ÑAS RE­BEL­DES Au­to­ras: Ele­na Fa­vi­lli, Fran­ces­ca Ca­va­llo. Edi­to­ria: Pla­ne­ta Pá­gi­nas: 224 Pre­cio: $ 14.900.

Cuen­tos de bue­nas no­ches pa­ra ni­ñas re­bel­des.

RR Fran­ces­ca Ca­va­llo y Ele­na Fa­vi­lli, au­to­ras del li­bro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.