LA VI­DA DES­PUÉS DE MASTERCHEF

MasterChef, el po­pu­lar con­cur­so que es­te do­min­go ter­mi­na su ter­ce­ra tem­po­ra­da, se ha con­ver­ti­do en una es­pe­cie de aca­de­mia pa­ra co­ci­ne­ros ama­teurs. Mu­chos de ellos ter­mi­nan desa­rro­llan­do ca­rre­ras y em­pre­sas li­ga­das a la gas­tro­no­mía, aun­que re­co­no­cen que d

La Tercera - Tendencias - - PORTADA - Ma­riano Tac­chi Mar­ce­lo Se­gu­ra POR: FO­TOS:

Al prin­ci­pio, na­die sa­be na­da de ellos. Al­gu­nos son ope­ra­do­res de par­quí­me­tros, otros ven­den co­la­cio­nes y los de­más son gar­zo­nes, es­tu­dian­tes, re­co­lec­to­res de ba­su­ra, ex­tran­je­ros per­di­dos en es­te país o pro­ve­nien­tes de la lucha libre, ca­pi­ta­nes de bar­co e, in­clu­so, ac­tri­ces y mo­de­los. Son per­so­nas nor­ma­les que sa­ben co­ci­nar o al­guien les di­jo que lo ha­cían bien.

La nor­ma­li­dad y el ano­ni­ma­to se aca­ban cuan­do de­ci­den sa­car su ha­bi­li­dad de sus ca­sas y lle­var­la a una com­pe­ten­cia te­le­vi­si­va pa­ra mos­trar que son el me­jor co­ci­ne­ro ama­teur. De eso se tra­ta MasterChef, el pro­gra­ma bri­tá­ni­co que fue es­tre­na­do en 1990 y que a nues­tro país lle­gó en 2014 con­du­ci­do por Ch­ris Car­pen­tier, En­nio Ca­ro­ta y Yann Yvin, que en el ter­cer ci­clo que trans­mi­te ac­tual­men­te Ca­nal 13 fue re­em­pla­za­do por Ser­gi Aro­la.

In­clu­so en los úl­ti­mos ca­pí­tu­los de es­ta tem­po­ra­da que ter­mi­na ma­ña­na, ha lo­gra­do qui­tar­le el li­de­raz­go que Mega te­nía ha­bi­tual­men­te en las no­ches de do­min­go. Par­te del éxi­to pro­vie­ne de un con­cep­to que tam­bién apa­re­ce en la pe­lí­cu­la Ra­ta­toui­lle (2007) de Pi­xar, don­de un ra­ton­ci­to sue­ña con ser el chef más gran­de de Pa­rís y se guía por la con­sig­na de que cual­quie­ra pue­de co­ci­nar, una idea que lle­va a mi­les de per­so­nas a pos­tu­lar a los cas­tings ma­si­vos que con­vo­ca el ca­nal.

Va­rios de los par­ti­ci­pan­tes han lo­gra­do apro­ve­char la fa­ma que brin­da el pro­gra­ma pa­ra rea­li­zar pro­yec­tos pro­pios. “Fue la pla­ta­for­ma que me per­mi­tió es­ta segunda opor­tu­ni­dad”, cuen­ta Ale­jan­dra Orellana (33), se­mi­fi­na­lis­ta de la pri­me­ra tem­po­ra­da que aho­ra es­tu­dia co­ci­na y tie­ne una em­pre­sa de ban­que­te­ría, ade­más de ha­ber si­do ros­tro del pro­gra­ma

Lle­ve de lo bueno de TVN. Ella agre­ga que, des­pués que se apa­ga la cá­ma­ra, “es di­fí­cil to­mar de­ci­sio­nes co­rrec­tas, por­que hay har­tas op­cio­nes cuan­do sa­les. Se de­be te­ner me­su­ra. Hay gente que sa­lió del pro­gra­ma que se si­gue de­di­can­do a la co­ci­na y que es el camino que siem­pre les gus­tó”, co­men­ta.

Va­rios han se­gui­do es­ta lí­nea. Da­nie­la Cas­tro (29), ga­na­do­ra de la pri­me­ra tem­po­ra­da, ya ha pu­bli­ca­do un par de li­bros de re­ce­tas y, ade­más, es pa­ne­lis­ta en el pro­gra­ma Mu­cho Gus­to de Mega. “Al sa­lir me di cuen­ta de que ha­bía har­tas puertas que lle­va­ban a pe­gas li­ga­das a la co­ci­na, even­tos, ce­nas, cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias”, cuen­ta Maximiliano Ca­be­zón (27), fi­na­lis­ta de la segunda tem­po­ra­da.

“La ver­dad es que el pro­gra­ma fue un sa­cri­fi­cio a ni­vel per­so­nal por­que es­tás gas­tan­do lo que tie­nes aho­rra­do. Pa­ra mí ha­ber sa­li­do se­gun­do fue un tre­men­do lo­gro”, cuen­ta Ca­be­zón, quien de­jó de tra­ba­jar pa­ra man­te­ner­se en MasterChef.

Él y Fe­li­pe Ta­ver­ne (40), tam­bién par­ti­ci­pan­te de la segunda tem­po­ra­da, co­men­za­ron un pro­gra­ma en Ca­nal 13 Ca­ble lla­ma­do Sa­ca el chef que lle­vas den­tro: “Es una aven­tu­ra cu­li­na­ria en un via­je por sie­te ciu­da­des de Chi­le”, ex­pli­ca Ta­ver­ne.

Ig­na­cio Ro­mán (29), otro par­ti­ci­pan­te de la pri­me­ra tem­po­ra­da, sal­tó de ser un re­co­lec­tor de ba­su­ra a com­par­tir pan­ta­lla con Jor­ge Za­ba­le­ta en los co­mer­cia­les de Uni­marc. Al­fon­so Cas­tro (64), ga­na­dor de la segunda tem­po­ra­da, en tan­to, si­guió tra­ba­jan­do co­mo mo­zo. “En un prin­ci­pio que­ría po­ner un res­to­rán a mi es­ti­lo, lo pen­sé har­to, has­ta que un clien­te me ofre­ció que fué­se­mos so­cios. Pe­ro la ver­dad siem­pre lo vi un po­co le­jano. Co­mo voy a ju­bi­lar en unos me­ses, pen­sé en que po­día ga­nar más pla­ta, pe­ro tam­bién im­pli­ca­ba te­ner más pro­ble­mas. Yo co­noz­co la vi­da del res­tau­ran­te des­de aden­tro y es com­pli­ca­da. Me pa­re­ce más cer­ca­na la idea de po­ner un bar, por ahí va el camino”.

Le­jos de los fo­cos y las cá­ma­ras es­tá Ós­car Ba­rre­ra (26), quien fue par­te de la pri­me­ra tem­po­ra­da y se man­tu­vo li­ga­do al mun­do de la gas­tro­no­mía, pe­ro con otro gi­ro. Tras sa­lir de MasterChef ter­mi­nó la ca­rre­ra de Me­di­ci­na y se pu­so a ha­cer cla­ses de co­ci­na y foodsty­ling (el ar­te de la pre­sen­ta­ción de los pla­tos), ade­más de pu­bli­car al­gu­nas re­ce­tas en re­vis­tas. Lo más im­por­tan­te vino cuan­do ga­nó un con­cur­so de co­ci­na pa­tro­ci­na­do por la lis­ta in­gle­sa The World’s 50 Best Res­tau­rants pa­ra ser par­te de la pre­mia­ción de 2015 en Ciu­dad de Mé­xi­co. Si­guió en con­tac­to con ellos has­ta que le ofre­cie­ron ser un tas­te­ma­ker.

“So­mos 20 per­so­nas al­re­de­dor del mun­do que es­ta­mos de­di­ca­das a ha­cer con­te­ni­do pa­ra la or­ga­ni­za­ción, que bá­si­ca­men­te con­sis­te en ir a un res­tau­ran­te y de­cir có­mo es, có­mo es es­te otro, si es­tá bien o no”, cuen­ta des­de Nue­va York, don­de es­tu­dia co­ci­na en el In­ter­na­tio­nal Cu­li­nary Cen­ter.

La co­ci­na tras bam­ba­li­nas

“Ten­go que ha­blar con­ti­go, pe­ro pro­me­te que no te vas a eno­jar. Te ins­cri­bí en

MasterChef y te lla­ma­ron pa­ra el cas­ting”, le di­jo su po­lo­la a Yuhui Lee (27), fi­na­lis­ta de es­ta tem­po­ra­da. De­bi­do a su pre­ca­rio es­pa­ñol, a es­te in­mi­gran­te pro­ve­nien­te de Shang­hái, Chi­na, le cos­tó en­ten­der en qué lo ha­bía me­ti­do su no­via. “Des­pués me llaman por te­lé­fono. Y yo no quie­ro, mi es­pa­ñol es muy ma­lo. Me obli­ga a ir”, cuen­ta a só­lo ho­ras de la gran fi­nal de ma­ña­na. No es el úni­co par­ti­ci­pan­te que fue ins­cri­to a sus es­pal­das por un fa­mi­liar o un ami­go. A Faryd Gar­cía (21) y Va­len­ti­na Ra­mos (27), tam­bién fi­na­lis­tas, les pa­só lo mis­mo.

La mis­ma his­to­ria de uno de los per­so­na­jes más re­co­no­ci­bles del pro­gra­ma, Elia­na Her­nán­dez (86), más co­no­ci­da co­mo “la Na­ná” de la pri­me­ra tem­po­ra­da a quien en una reunión fa­mi­liar en 2014 su nie­ta co­men­zó a pre­gun­tar­le por la co­ci­na y su vi­da. Se­ma­nas des­pués, di­ce, su hi­ja le avi­só que ha­bían lla­ma­do de la pro­duc­ción pa­ra avi­sar que ha­bía si­do se­lec­cio­na­da pa­ra par­ti­ci­par: “Le di­je que no bro­mea­ra con­mi­go, pe­ro sí, en dos días te­nía que ir a pre­sen­tar­me a una entrevista. Así que fui”, cuen­ta. No ga­nó el pro­gra­ma ella, pe­ro estuvo en­tre los cin­co me­jo­res, pa­só a ser ros­tro de Abas­ti­ble, es con­sul­ta­da por ca­si­nos de em­pre­sas pa­ra pro­bar la co­mi­da que les dan a sus fun­cio­na­rios y apa­re­ce en al­gu­nos epi­so­dios de Co­ci­ne­ros chi­le­nos de Chi­le­vi­sión. “A mí, MasterChef me cam­bió la vi­da”, con­fie­sa.

Den­tro del pro­gra­ma, hay par­ti­ci­pan­tes que por su ca­ris­ma llaman la aten­ción, tal co­mo pa­só con Yuhui, quien en menos de dos me­ses pa­só de te­ner unos cuan­tos se­gui­do­res en Ins­ta­gram a ser prác­ti­ca­men­te vi­gi­la­do por 61 mil per­so­nas. La fa­ma no siem­pre pro­du­ce ale­grías, a tra­vés de re­des so­cia­les, los con­cur­san­tes ven có­mo se co­men­ta su tra­ba­jo, su vi­da y re­la­cio­nes tal co­mo ex­pli­ca Va­len­ti­na, que di­ce que a ve­ces sien­te “tan­ta ma­la on­da que les res­pon­do. Es cuá­ti­co. En un co­mien­zo me ti­ra­ban ca­le­ta de ma­la on­da por jun­tar­me con San­dra. La gente se sien­te con el de­re­cho de tra­tar­te co­mo ellos quie­ren”, con­fie­sa.

Por otra par­te, co­mo ex­pli­ca An­drés “Bundy” Cid (41), fi­na­lis­ta de es­ta tem­po­ra­da y un ex­po­nen­te de la lucha libre na­cio­nal, la ex­po­si­ción pue­de vol­ver­se as­fi­xian­te. “Al prin­ci­pio nos íba­mos ca­mi­nan­do ha­cia Be­lla­vis­ta a to­mar una cer­ve­za y no pa­sa­ba na­da. Pe­ro ya avan­za­do to­do es­to, una vez fui­mos a to­mar una cer­ve­za con Va­le y Yuhui y no nos de­ja­ban tran­qui­los. Era pura gente que es­ta­ba dán­do­nos bue­na on­da, pe­ro in­va­dien­do nues­tro es­pa­cio”, co­men­ta.

Con el tiem­po, tam­bién apren­den. “Me pa­só que no sa­bía qué es­ta­ba ha­cien­do allí. Ha­bía un montón de co­sas de las que no te­nía idea. Con el tiem­po ocu­pé las ins­ta­la­cio­nes del ca­nal pa­ra prac­ti­car, pre­gun­tar. Eso hi­zo que no es­tu­vie­ra tan per­di­do y en­ten­die­ra al­go de lo que era el idio­ma gas­tro­nó­mi­co”, cuen­ta Bundy.

Co­mo en la ma­yo­ría de es­tos pro­gra­mas, en ca­da ca­pí­tu­lo uno de los as­pi­ran­tes a chef sa­le, por lo que el fan­tas­ma de la eli­mi­na­ción siem­pre es­tá pre­sen­te. De hecho, du­ran­te las pri­me­ras gra­ba­cio­nes que se rea­li­za­ron cer­ca de Na­vi­dad, Yuhui lle­gó ines­pe­ra­da­men­te con re­ga­los pa­ra to­dos los par­ti­ci­pan­tes. “Yo ex­tran­je­ro, en po­co tiem­po más ‘chao Yuhui chao Yuhui’”, ex­pli­ca­ba ner­vio­so, pen­san­do que pron­to lo iban a eli­mi­nar.

A los que no les ocu­rre eso, y van que­dán­do­se se les po­ne la pis­ta ca­da vez más exi­gen­te. “Tu­ve que de­jar a mi fa­mi­lia y tra­ba­jo de la­do pa­ra con­cen­trar­me en el pro­gra­ma, lo que me afec­ta­ba eco­nó­mi­ca­men­te”, cuen­ta Faryd, y agre­ga: “No quie­res lle­gar a la ca­sa y de­cir ‘ya, bas­ta, no quie­ro más’ y no te po­nes a llo­rar ahí mis­mo pa­ra no mos­trar de­bi­li­dad”.

A Va­len­ti­na le pa­só al­go si­mi­lar. De­bi­do al tiem­po que in­ver­tía en el pro­gra­ma, se dis­tan­ció de su pa­re­ja. “La de­jé bo­ta­da mu­cho ra­to por el te­ma de MasterChef, que ca­da día se va ha­cien­do más di­fí­cil. Tam­bién de­jé la py­me que te­nía en la que mi pa­re­ja me ayu­dó bas­tan­te; ella pa­ga­ba to­do”, acla­ra la par­ti­ci­pan­te. “Por eso lle­gá­ba­mos con tan­ta pre­sión al pro­gra­ma. Por eso es que uno se po­nía a llo­rar, por­que to­do eso te afec­ta, to­do es una bo­la que se jun­ta den­tro tu­yo has­ta que en al­gún mi­nu­to no da más”, agre­ga Faryd.

In­de­pen­dien­te­men­te de lo que ocu­rra ma­ña­na, pa­ra los pró­xi­mos ex par­ti­ci­pan­tes las co­sas es­tán cla­ras: Faryd quie­re po­ner su pro­pia sand­wi­che­ría. A Va­len­ti­na le gus­ta­ría ins­ta­lar una ce­vi­che­ría en Puer­to Va­ras. “Bundy” quie­re mez­clar la lucha libre con la co­ci­na y Yuhui, se­gún di­ce, apun­ta. “Pri­me­ro apren­der mu­chas co­sas. Des­pués, yo creo que tran­qui­lo tra­ba­jar con co­ci­na des­de la ca­sa, ca­chái. Eso po”.T

An­drés “Bundy” Cid.

Ale­jan­dra Orellana.

Faryd Gar­cía.

Yuhui Lee.

Fe­li­pe Ta­ver­ne.

Va­len­ti­na Ra­mos.

Elia­na Hen­rí­quez.

Al­fon­so Cas­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.