Las pro­pias uñas

La Tercera - Tendencias - - SOCIEDAD -

No es muy ha­bi­tual que los es­tu­dios aca­dé­mi­cos en es­ta área in­clu­yan his­to­rias per­so­na­les y adop­ten un tono más ín­ti­mo, pe­ro el li­bro lo ha­ce pa­ra tra­tar de res­pon­der có­mo es vi­vir en una so­cie­dad de­sigual des­de la ex­pe­rien­cia co­ti­dia­na. Pa­ra ello di­vi­dió a la so­cie­dad en cla­ses ba­jas, me­dias ba­jas, me­dias, me­dias al­tas y al­tas, y se rea­li­za­ron en­tre­vis­tas en pro­fun­di­dad con in­te­gran­tes de ca­da una en San­tia­go, Con­cep­ción y Val­pa­raí­so. Tam­bién se or­ga­ni­za­ron ocho gru­pos de dis­cu­sión que com­ple­men­ta­ron los da­tos de la en­cues­ta PNUD-DES 2016.

En mu­chos ca­sos, cuan­do la gente com­pa­ró su vi­da con su in­fan­cia y la de sus pa­dres o las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res, el re­la­to pre­do­mi­nan­te fue el del cam­bio y el pro­gre­so. En esa com­pa­ra­ción con el pa­sa­do apa­re­ce que el país ha ex­pe­ri­men­ta­do avan­ces en in­fra­es­truc­tu­ra, ac­ce­so a bie­nes y re­duc­ción de la po­bre­za, en­tre otros as­pec­tos, que se tra­du­cen en que al com­pa­rar su po­si­ción ac­tual con la de sus ho­ga­res en el pa­sa­do, el 46 por cien­to ha­bla de al­gu­na me­jo­ra.

La ma­yo­ría de las per­so­nas no atri­bu­yen sus avan­ces a las trans­fe­ren­cias del Es­ta­do, las me­jo­ras glo­ba­les ni al es­fuer­zo co­lec­ti­vo, sino que a su ca­pa­ci­dad de arre­glár­se­las so­los. El mé­ri­to pro­pio es el res­pon­sa­ble. “La ima­gen del es­fuer­zo in­di­vi­dual es siem­pre clave en las na­rra­ti­vas bio­grá­fi­cas: es el gran mo­tor de las tra­yec­to­rias de vi­da, lo que ex­pli­ca ha­ber de­ja­do atrás la po­bre­za o in­clu­so la mi­se­ria”, di­ce el li­bro y con­ti­núa des­pués ex­pli­can­do que “en las cla­ses ba­jas es la ima­gen de la lucha per­so­nal que per­mi­te sur­gir fren­te a la ad­ver­si­dad del en­torno y a la po­si­bi­li­dad de per­der­se en la ca­lle, en las dro­gas, en la de­lin­cuen­cia. En las cla­ses me­dias ba­jas, sin­te­ti­za la lucha por man­te­ner la po­si­ción social an­te di­fi­cul­ta­des o tra­ge­dias bio­grá­fi­cas (des­pi­dos, en­fer­me­da­des, cri­sis fa­mi­lia­res) que ame­na­zan con des­ba­ra­tar lo cons­trui­do. En las cla­ses me­dias, es la ca­pa­ci­dad in­di­vi­dual de em­pren­der, to­mar rie­gos y man­te­ner­se a flo­te, asu­mien­do los cos­tos sim­bó­li­cos y de re­cur­sos que ha sig­ni­fi­ca­do des­pla­zar­se en la es­ca­la social”.

La sen­sa­ción de ha­ber me­jo­ra­do con res­pec­to al pa­sa­do es­tá acom­pa­ña­da por la an­gus­tia que mu­chas ve­ces pro­du­ce el pre­sen­te, o aún más el fu­tu­ro, ya sea por la di­fi­cul­tad pa­ra me­jo­rar más, lo su­fi­cien­te pa­ra es­tar tran­qui­lo, o sos­te­ner la po­si­ción al­can­za­da. “Te­ner una bue­na edu­ca­ción o un buen sa­la­rio, tra­ba­jar lo jus­to y ne­ce­sa­rio, vi­vir en un ba­rrio se­gu­ro, sentirse tra­ta­do en for­ma dig­na, sen­tir se­gu­ri­dad por el fu­tu­ro per­so­nal o de los hi­jos son eva­lua­cio­nes en que la ma­yo­ría no se re­co­no­ce”.

Ese sen­ti­mien­to se da in­clu­so en seg­men­tos de las cla­ses me­dias al­tas. Pe­se a que des­de afue­ra son vis­tas co­mo si tu­vie­ran to­do re­suel­to, los pro­fe­sio­na­les de pri­me­ra ge­ne­ra­ción que han as­cen­di­do so­cial­men­te y que per­te- ne­cen a ese gru­po tam­bién vi­ven con la preo­cu­pa­ción de per­der lo que han lo­gra­do: te­ner sus ne­ce­si­da­des ma­te­ria­les re­suel­tas y poder dar­se gus­tos, man­dar a sus hi­jos a co­le­gios par­ti­cu­la­res y aten­der­se en el sis­te­ma pri­va­do de sa­lud. Las per­so­nas que en la in­ves­ti­ga­ción son menos pro­cli­ves a ese sen­ti­mien­to son las de la lla­ma­da cla­se al­ta tra­di­cio­nal. Pa­re­cen mu­cho más con­fia­dos de la es­ta­bi­li­dad de su po­si­ción y por eso su fuen­te de te­mor es ex­terno y apun­ta al cur­so que to­me el país: les preo­cu­pa que se pier­da el rum­bo de la eco­no­mía, “los va­lo­res”, el res­pe­to, por­que eso sí pue­de des­es­ta­bi­li­zar­los.

En el con­tex­to de la al­ta va­lo­ra­ción que tie­ne el es­fuer­zo in­di­vi­dual, el li­bro des­ta­ca dos as­pec­tos: uno es la apa­ri­ción de una fuer­te crí­ti­ca que se ha­ce di­ri­gi­da a los gru­pos más al­tos, que se con­si­de­ra que vi­ven de sus pri­vi­le­gios. Un da­to de la en­cues­ta PNUD-DES 2016 es re­ve­la­dor: mien­tras el 93 por cien­to cree que la cla­se me­dia co­rres­pon­de a gente de es­fuer­zo, el 38 por cien­to di­ce lo mis­mo de las per­so­nas de la cla­se al­ta. Por otro la­do, los autores tam­bién plan­tean que la te­sis de que to­do pro­gre­so tie­ne una cau­sa in­di­vi­dual pue­de lle­var a “al­gu­nos a creer que si las per­so­nas sa­len ade­lan­te só­lo gra­cias a su es­fuer­zo, aque­llos que no lo han hecho es por flo­je­ra o fal­ta de ini­cia­ti­va”, opi­nión que si bien no es la do­mi­nan­te, sí apa­re­ce en en­tre­vis­tas y gru­pos de dis­cu­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.