Use las nor­mas so­cia­les. Las per­so­nas no quie­ren ser vis­tas co­mo atí­pi­cas, mués­tre­les lo que la ma­yo­ría, e ideal­men­te sus gru­pos so­cia­les, ha­cen. Es una se­ñal po­ten­te.

La Tercera - Tendencias - - SOCIEDAD -

TRES CLA­VES PA­RA MAN­TE­NER­SE ES­CÉP­TI­CO EN LA WEB

Sea ami­go de la gen­te del “otro la­do” o lea his­to­rias que sean con­tra­rias a lo que us­ted piensa (aun­que le cues­te).

Ge­ne­re con­fian­za y de­mués­tre­le al otro que le im­por­ta. Co­rri­ja con ama­bi­li­dad y sin con­des­cen­den­cia.

Bus­que un te­rreno co­mún: Tra­te de con­ven­cer al otro de que, en el fon­do, ya es­tán de acuer­do en al­gu­nas co­sas.

No es­pe­re cam­bios ra­di­ca­les. Na­die cam­bia una opi­nión im­por­tan­te de la no­che a la mañana.

No ataque, aver­güen­ce o in­sul­te. Si los in­vi­ta “a su la­do”, há­ga­lo con res­pe­to. No es una lu­cha.

Cuan­do re­pi­ta un mi­to ad­vier­ta de an­te­mano que va a dar in­for­ma­ción erró­nea, “hay un mi­to que di­ce…”. La advertencia per­mi­te al­ma­ce­nar el da­to co­mo des­in­for­ma­ción.

Al re­fu­tar una idea, ex­pli­que por qué no es co­rrec­ta y por qué la gen­te po­dría creer­lo o te­ner in­te­rés en que otros la crean.

Si pue­de, de­mues­tre có­mo una in­for­ma­ción fal­sa es­tá ba­sa­da en un da­to en­ga­ño­so o mal ela­bo­ra­do.

Si es po­si­ble, ofrez­ca una ex­pli­ca­ción al­ter­na­ti­va que sea plau­si­ble y que ex­pli­que tan­to co­mo (o más que) la idea re­fu­ta­da.

Uti­li­ce fuen­tes fi­de­dig­nas y ha­ga hin­ca­pié en la in­for­ma­ción de con­sen­so si es­tá dis­po­ni­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.