CAR­LOS RUIZ VER­SUS DA­NIEL MANSUY

Son las vo­ces de una iz­quier­da que cri­ti­ca la tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca y una de­re­cha que as­pi­ra a que no to­do se ex­pli­que des­de el mer­ca­do. Ruiz y Mansuy tie­nen pa­sa­dos muy dis­tin­tos, pe­ro cir­cu­lan por un ca­mino co­mún: el de la re­fle­xión so­bre la his­to­ria y

La Tercera - Tendencias - - PORTADA - POR: An­gé­li­ca Bul­nes y Ós­car Con­tar­do FO­TOS: Mar­ce­lo Se­gu­ra

Re­unir a dos in­te­lec­tua­les, uno de iz­quier­da y otro de de­re­cha, a con­ver­sar so­bre si com­par­ten al­gún diag­nós­ti­co, si­gue sien­do im­pro­ba­ble en Chi­le. Pe­ro en el ca­so del so­ció­lo­go Car­los Ruiz (52) y el pro­fe­sor de fi­lo­so­fía po­lí­ti­ca Da­niel Mansuy (39) vie­ne pa­san­do des­de ha­ce un tiem­po o pa­ra ser más exac­tos des­de que Ruiz, con­si­de­ra­do uno de los prin­ci­pa­les ideó­lo­gos de la iz­quier­da pos 90, pu­bli­có jun­to a Gior­gio Boc­car­do en 2014 Los chi­le­nos

ba­jo el neo­li­be­ra­lis­mo (Nodo XXI/El Des­con­cier­to) y fue invitado a co­men­tar su li­bro al Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios de la So­cie­dad (IES), or­ga­ni­za­ción que reúne a va­rios aca­dé­mi­cos de de­re­cha, co­mo Pa­blo Or­tú­zar y el pro­pio Mansuy: “El li­bro me pa­re­ció co­mo diag­nós­ti­co so­cio­ló­gi­co del Chi­le con­tem­po­rá­neo, su­per fino y agu­do. Hay mu­chas co­sas con las que no con­cuer­do pe­ro es un tra­ba­jo su­per bien he­cho”, ex­pli­ca.

Fue la pri­me­ra vez que se vie­ron, pe­ro des­de en­ton­ces se han en­con­tra­do en se­mi­na­rios y el 2 de agos­to van a ex­po­ner jun­tos en el Cen­tro de Es­tu­dios Pú­bli­cos (CEP) en un ci­clo lla­ma­do “Una nue­va iz­quier­da; una nue­va de­re­cha”. Am­bos di­cen que tra­tan de es­tar abier­tos a to­dos los sec­to­res, “pe­ro pa­ra que no que­de co­mo que es­to es al­go tan sim­ple y na­tu­ral, te di­go que hay otra gen­te con la que me cos­ta­ría un mun­do con­ver­sar: por ejem­plo, Axel Kaiser. Aho­ra, me ima­gino que tam­bién de­be ser muy di­fí­cil dia­lo­gar con al­gu­nos sec­to­res de la iz­quier­da”, di­ce Car­los Ruiz. ¿Tú, Da­niel, de­ba­ti­rías con Axel Kaiser?

Lo he he­cho y creo que él es un muy buen po­le­mis­ta y se mue­ve en un re­gis­tro muy de trin­che­ra. El po­le­mis­ta tie­ne que desafiar lo que di­ce el otro y yo más bien tien­do a bus­car lo que el otro tie­ne de cier­to, por eso, a di­fe­ren­cia de Axel, soy un mal po­le­mis­ta y ese re­gis­tro no me que­da muy có­mo­do.

Con Ruiz se ve que se sien­te có­mo­do, pe­se a que son tan dis­tin­tos que cuan­do a Mansuy uno le pre­gun­ta por su re­la­ción con el Es­ta­do, res­pon­de acu­dien­do a las ideas de Aris­tó­te­les; Ruiz, en cam­bio, ex­pli­ca más es­cue­to y con hu­mor som­brío: “Bueno, a mí el Es­ta­do me echó del país cuan­do era ni­ño”. El so­ció­lo­go se tu­vo que ir de Chi­le an­tes de cum­plir 10 años, por­que su pa­dre, Eduar­do Ruiz, un des­ta­ca­do aca­dé­mi­co que al mo­men­to del gol­pe era vi­ce­rrec­tor de la se­de orien­te de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, fue exi­lia­do. Es­tu­vo en Pa­na­má, Mé­xi­co, Cu­ba y va­rios paí­ses eu­ro­peos jun­to a su ma­dre, Ma­ría Isa­bel En­ci­na, “so­cia­lis­ta, mi­ris­ta y fe­mi­nis­ta”, y su her­mano, Ro­dri­go Ruiz, que tam­bién ha si­do una fi­gu­ra in­flu­yen­te en la iz­quier­da ex­tra Con­cer­ta­ción.

En los 80 en Cu­ba, fue par­te del MIR, de don­de lo ex­pul­sa­ron, y re­gre­só a Chi­le el 90. “Aho­ra pue­do de­cir­lo sin que sue­ne arro­gan­te: Cuan­do lle­gué me lla­mó la aten­ción lo con­ser­va­dor y pro­vin­ciano que era es­te país”, cuen­ta. Es­tu­dió en la Uni- ver­si­dad de Chi­le, y for­mó la Su­rDa, co­lec­ti­vo que tu­vo pre­sen­cia en el mun­do uni­ver­si­ta­rio, en la to­ma de Pe­ña­lo­lén y en los sin­di­ca­tos, y que al­can­zó vi­si­bi­li­dad ge­ne­ral en 2003 cuan­do un gru­po de uni­ver­si­ta­rios de ese mo­vi­mien­to se to­mó el CEP –el mis­mo al que aho­ra va a ex­po­ner­pa­ra im­pe­dir un en­cuen­tro en­tre el pre­si­den­te Ri­car­do La­gos y em­pre­sa­rios.

Por esos mis­mos años, Mansuy mi­li­ta­ba en la UDI, par­ti­do en el que se in­vo­lu­cró a los 15 años y de­jó cuan­do se gra­duó de li­cen­cia­do en hu­ma­ni­da­des en la Adol­fo Ibá­ñez de Vi­ña, la ciu­dad don­de cre­ció. “El par­ti­do cam­bió con el la­vi­nis­mo, has­ta en­ton­ces era un pro­yec­to vi­tal, bien cau­ti­van­te y ahí se pu­so más elec­to­ra­lis­ta y eso pa­ra mí era me­nos in­tere­san­te. Ade­más me di cuen­ta de que mi apor­te iba más por el la­do aca­dé­mi­co”, ex­pli­ca el fi­ló­so­fo que lue­go se doc­to­ró en Cien­cias Po­lí­ti­cas en Fran­cia don­de vi­vió seis años.

Par­te de una fa­mi­lia con va­rias ge­ne­ra­cio­nes de ma­ri­nos, Mansuy tu­vo un pa­so cor­to por in­ge­nie­ría co­mer­cial en la Uni­ver­si­dad de Val­pa­raí­so, “lo pa­sé muy bien, fui a to­das los fies­tas, or­ga­ni­cé cam­peo­na­tos de fút­bol, pe­ro me acos­ta­ba con an­gus­tia pen­san­do que iba a te­ner que tra­ba­jar co­mo in­ge­nie­ro co­mer­cial”.

A me­dia­dos de la dé­ca­da del 2000, Da­niel Mansuy to­mó dis­tan­cia de la UDI. En la mis­ma épo­ca la in­fluen-

de la Su­rDa de­cli­na­ba y sur­gía la Iz­quier­da Au­tó­no­ma (IA), de la que Ruiz es tam­bién uno de los prin­ci­pa­les in­te­lec­tua­les. El mo­vi­mien­to, hoy par­te del Fren­te Am­plio, ad­qui­rió con­no­ta­ción na­cio­nal a par­tir de 2011; des­de ahí sur­gie­ron fi­gu­ras co­mo Fran­cis­co Fi­gue­roa y Ga­briel Bo­ric.

Los dos en­tre­vis­ta­dos son pro­fe­so­res con car­gos: Mansuy es di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Fi­lo­so­fía de la Uni­ver­si­dad Los An­des y es co­lum­nis­ta y pa­ne­lis­ta ha­bi­tual de los me­dios, mu­chas ve­ces ba­jo la eti­que­ta de “con­ser­va­dor”. “A mí no me gus­ta tan­to cla­si­fi­car­me, pe­ro aquí en Chi­le cual­quie­ra que es­té en con­tra del abor­to y el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual es vis­to co­mo con­ser­va­dor, y yo no re­cha­zo la ca­te­go­ría aun­que creo que no me de­fi­ne por en­te­ro”, di­ce. Ruiz, por su par­te, en­ca­be­za el De­par­ta­men­to de So­cio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Chi­le en el hi­per­po­li­ti­za­do cam­pus Juan Gó­mez Mi­llas y es el pre­si­den­te de la Fun­da­ción Nodo XXI, li­ga­da a la IA.

¿Us­te­des son pro­fe­so­res o ac­ti­vis­tas? Di­cho de otra for­ma, ¿dón­de es­tá la dis­tin­ción en­tre en­se­ñar y con­ven­cer?

Ruiz: En cla­se uno es pro­fe­sor y no tie­ne de­re­cho a juz­gar a na­die por sus ideas. Es mu­cho más di­fí­cil en­se­ñar a pen­sar que trans­mi­tir co­no­ci­mien­to. Si al­guien te pide que le di­ri­jas una te­sis, no tie­nes por qué es­tar de acuer­do, só­lo tie­nes que preo­cu­par­te de que la ha­ga bien. Si esa per­so­na va a re­pro­du­cir lo que pien­so, qué fo­me. Yo no quie­ro clo­nar Car­los. No so­por­ta­ría que an­du­vie­ran cin­co ti­pos igua­les a mí dan­do vuel­tas.

Mansuy: El tra­ba­jo in­te­lec­tual y de pro­fe­sor tie­ne es­tán­da­res éti­cos co­mo cien­tí­fi­cos que hay que cum­plir. Nun­ca he sen­ti­do un con­flic­to, ni que le es­toy tra­tan­do de trans­mi­tir lo que pien­so al alumno. La idea es en­se­ñar a pen­sar, en­fren­tar­los a pro­ble­mas, a au­to­res. Ob­via­men­te, uno per­te­ne­ce a una tra­di­ción, mis es­tu­dian­tes sa­ben los que pien­so, no creo en la neu­tra­li­dad del pro­fe­sor, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que uno ma­ni­pu­le a los alum­nos.

¿Cuán­to de tu pen­sa­mien­to es­tá in­fluen­cia­do por la re­li­gio­si­dad, Da­niel?

Si bus­cas to­do lo que yo he es­cri­to, las cer­ca de 200 co­lum­nas, mis pa­pers y li­bros, te desafío a en­con­trar al­go en que di­rec­ta­men­te in­ci­da. Ob­via­men­te hay una cos­mo­vi­sión que es­tá en el tras­fon­do y nun­ca he es­con­di­do mi pro­pia fe, pe­ro creo que no he ocu­pa­do nun­ca un ar­gu­men­to de ca­rác­ter re­li­gio­so en la dis­cu­sión pú­bli­ca por­que me pa­re­ce que ahí se de­be ir con ra­zo­nes.

Car­los, ¿có­mo com­bi­nas ser un re­fe­ren­te in­te­lec­tual y a la vez un mi­li­tan­te?

Me ha­cen la ta­lla y me di­cen ‘el mi­li­tan­te de ba­se Car­los Ruiz’ por­que uno se la­va las ma­nos cuan­do que­da la em­ba­rra­da. Es el es­ca­pe del in­te­lec­tual, no te ha­ces res­pon­sa­ble de las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas y los otros tie­nen que to­mar­las. Pe­ro yo he es­ta­do vin­cu­la­do al es­fuer­zo de cons­truir esa iz­quier­da más re­bel­de in­te­lec­tual y cul­tu­ral­men­te des­de ha­ce tiem­po. En al­gún mo­men­to di­je que ha­bía que sa­lir de los mol­des de la iz­quier­da Qui­la­pa­yún, que eso ya ha­bía si­do. Es­ta­ble­cí esa dis­cu­sión.

En ese mo­men­to, Mansuy mi­ra a Ruiz y le pre­gun­ta: “¿Y te sien­tes có­mo­do en el Fren­te Am­plio, Car­los?”. Es bien sa­bi­do que el año pa­sa­do la IA vi­vió un fuer­te quie­bre en­tre el lla­ma­do “tron­co his­tó­ri­co”, es de­cir, Car­los Ruiz, y otros sec­tor en­ca­be­za­do por el dipu­tado Ga­briel Bo­ric y el otro Ruiz, su her­mano Ro­dri­go, quie­nes fun­da­ron el Mo­vi­mien­to Au­to­no­mis­ta.

“¿Qué me ocu­rre en el Fren­te Am­plio?”, se pre­gun­ta es­te Ruiz y si­gue: “Creo que en es­te ra­to ha prio­ri­za­do con­ver­tir­se en una coa­li­ción elec­to­ral. Han pre­do­mi­na­do más las arit­mé­ti­cas que el di­se­ño de con­cep­cio­nes

y la ca­pa­ci­dad de re­no­va­ción que ten­ga o no la cul­tu­ra po­lí­ti­ca de iz­quier­da. Em­pie­za a pri­mar muy fuer­te un cálcu­lo. A la gua­gua to­da­vía no le sa­can los pa­ña­les y ya es­tá re­par­tien­do car­gos, y lle­ga un mi­nu­to en que hay más can­di­da­tos que cir­cuns­crip­cio­nes. En­ton­ces ten­go mis apren­sio­nes fe­ro­ces”. ¿Por qué tan­tas apren­sio­nes, Car­los?

Hay un va­cío po­lí­ti­co ge­ne­ral muy preo­cu­pan­te. Chi­le es­tá en una en­cru­ci­ja­da que va a du­rar un ra­to. ¿Han vis­to cuan­tas líneas de Me­tro nos han pro­me­ti­do, es­ta­cio­nes y tre­nes ba­la? No sé de a dón­de va­mos a sa­car pla­ta pa­ra cons­truir to­das esas cues­tio­nes. Pe­ro re­fle­ja la in­sus­tan­cia­li­dad de la con­ver­sa­ción po­lí­ti­ca. Hay un ago­ta­mien­to de los mol­des que es­truc­tu­ran es­tos úl­ti­mos 25 años que son los del Sí y el No, la con­tra­po­si­ción Es­ta­do-mer­ca­do. Hoy el ga­llo es­tá en la ca­lle so­lo por­que ni el Es­ta­do le res­pon­de, y el mer­ca­do es­tá tan oli­go­po­li­za­do que tie­ne mu­chas me­nos com­pe­ten­cia de lo que pa­re­ce, en­ton­ces em­pie­za a apar­tar­se de la po­lí­ti­ca y es­ta­mos con una ex­pec­ta­ti­va de par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral ba­jo el 40 por cien­to. Una ten­den­cia en la que se­gu­ro in­flu­ye­ron el vo­to vo­lun­ta­rio y la co­rrup­ción, pe­ro que ve­nía des­de fi­nes de los años 90. ¿Qué pien­sas al res­pec­to, Da­niel? Es una de las te­sis de mi li­bro Nos fui­mos que­dan­do en si­len­cio (IES, 2016): la ló­gi­ca de la tran­si­ción se ago­tó. Que la vi­da po­lí­ti­ca chi­le­na se si­ga or­de­nan­do en torno a los ejes del ple­bis­ci­to es co­mo la dis­cu­sión en­tre ca­rre­ris­tas y o’hig­gi­nis­tas. A la gen­te jo­ven no la vas a con­vo­car a vo­tar con ese es­que­ma.

Ruiz: Aquí hay que cons­truir den­si­dad... Pa­sa­mos del 60 y va­mos al 70 por cien­to de gen­te que no vo­ta. En­ton­ces des­pués apa­re­ce un Trump y se pre­gun­tan, ¿de dón­de sa­lió? De ese gru­po que es­tá allá afue­ra y nin­gu­na en­cues­ta re­co­ge. Y na­die pue­de es­tar fe­liz del ni­vel de frac­tu­ra que hay en la so­cie­dad en es­te ra­to.

Da­niel: Pa­ra co­nec­tar con la de­re­cha, creo que hay muy bue­nas ra­zo­nes pa­ra cri­ti­car a Os­san­dón, pe­ro en el nin­gu­neo sis­te­má­ti­co y cons­tan­te de lo que él re­pre­sen­ta por par­te de la de­re­cha hay un pe­li­gro del trum­pis­mo, de ali­men­tar­lo. La eli­te de de­re­cha se com­pla­ce en des­pre­ciar­lo, de­cir que es ton­to y eso es muy pe­li­gro­so, es des­pre­ciar a sus vo­tan­tes que, nos gus­te o no, exis­ten. Hay al­gu­nos pa­si­tos que nos lle­van a un lu­gar al que yo no quie­ro que va­ya­mos.

Ruiz: Quie­ro plan­tear otro pro­ble­ma: hay una ‘om­ni­po­ten­cia 2011’ in­clu­so en­tre mu­cha de la gen­te que yo mis­mo he tra­ba­ja­do for­man­do y que ayu­dé a pro­yec­tar co­mo di­ri­gen­tes. Me he en­fren­ta­do des­pués con ellos, pú­bli­ca y pri­va­da­men­te. La tram­pa es pen­sar “la his­to­ria em­pe­zó con no­so­tros” y pa­ra atrás no ha­bía na­da. Ade­más, es­toy de acuer­do con Ma­nuel An­to­nio Ga­rre­tón que de­cía en The Cli­nic que es­tán fal­sa­men­te em­po­de­ra­dos por­que no hay que con­fun­dir pre­sión co­mu­ni­ca­cio­nal con po­der efec­ti­vo. Mi­ra tú to­do lo que dis­cu­ti­mos de re­for­ma edu­ca­cio­nal, nos sa­ca­mos la mu­gre, ha­blé con Ey­za­gui­rre, con la Del­piano mu­chas ve­ces, pre­sio­na­mos y no in­ci­di­mos en na­da, na­da, na­da. Pu­ro gri­to. Creen que son los re­yes, pe­ro ¿los re­yes de qué?

Mansuy: Un ejem­plo es la can­di­da­tu­ra de Fer­nan­do Atria en el PS, la ba­rrie­ron, mu­rió y a na­die le im­por­tó mu­cho. To­da esa gran fuer­za po­lí­ti­ca que pa­re­cía ha­ber acu­mu­la­do Atria a tra­vés del mo­vi­mien­to so­cial, po­lí­ti­ca­men­te no se tra­du­jo en ca­si na­da.

La mú­si­ca es mi vi­da

“He plan­tea­do que la iz­quier­da del si­glo XX ya fue, y re­cons­truir so­bre un pa­no­ra­ma so­cial nue­vo en una so­cie­dad ab­so­lu­ta­men­te mu­ta­da en di­rec­cio­nes que to­da­vía no al­can­za­mos a aga­rrar del to­do im­pli­ca un es­fuer­zo enor­me al que gran par­te de la iz­quier­da no es­tá abier­ta”, di­ce Ruiz.

Los dos en­tre­vis­ta­dos in­sis­ten en que Chi­le ha ex­pe­ri­men­ta­do una enor­me trans­for­ma­ción en las úl­ti­mas dé­ca­das y que las eli­tes po­lí­ti­cas han si­do in­ca­pa­ces de com­pren­der su al­can­ce: des­de ahí ca­da uno se en­fren­ta a sus pro­pios sec­to­res o al me­nos así lo per­ci­ben ellos. “En la de­re­cha –re­fle­xio­na Da­niel Man­su­yal­gu­na gen­te con­si­de­ra que soy un po­co he­te­ro­do­xo por­que me sal­go del mol­de de los 90 que es de pu­ra trin­che­ra, de que no hay que con­ce­der na­da por­que eso es una de­rro­ta. Tam­bién plan­teo al­gu­nas pre­gun­tas que re­sul­tan in­có­mo­das pa­ra la de­re­cha más li­be­ral en lo eco­nó­mi­co. Creo en el mer­ca­do, pe­ro no me pa­re­ce que pue­da ser el úni­co me­ca­nis­mo pa­ra con­fi­gu­rar la vi­da, la ciu­dad y tan­tos as­pec­tos. Eso es po­co po­lí­ti­co”.

“Yo tam­bién sien­to que mi pro­duc­ción e in­clu­so mis con­duc­tas no siem­pre caen bien en la iz­quier­da”, ex­pli­ca Ruiz y si­gue: “En Chi­le es­te sec­tor es ex­tre­ma­da­men­te con­ser­va­dor. Si tú te po­nes a dis­cu­tir so­bre la idea de li­ber­tad, la del in­di­vi­duo, la iz­quier­da sa­le arran­can­do. Pe­ro no nos va­mos a an­clar nun­ca en la so­cie­dad chi­le­na de es­te si­glo si no re­co­no­ce­mos que hay un ni­vel del de­sa­rro­llo del in­di­vi­duo en cier­tas di­men­sio­nes cul­tu­ra­les que ya no tie­nen vuel­ta atrás”.

¿Quie­res de­cir, Car­los, que la iz­quier­da va a te­ner que apren­der a vi­vir con el mall?

No, no, no. No creo que la li­ber­tad sea la li­ber­tad mer­can­til del mall, sino que la li­ber­tad de cons­truir la so­cie­dad de ma­ne­ra ra­cio­na­li­za­da a tra­vés de una de­li­be­ra­ción que no es­tá fi­ja­da pre­me­di­ta­da­men­te y, por lo tan­to, tie­ne que es­tar abier­ta a la cons­truc­ción de dis­tin­tas for­mas de con­sen­so. Si yo co­mo iz­quier­da creo que la úni­ca for­ma de desa­rro­llar el país es ani­qui­lan­do a la de­re­cha y vi­ce­ver­sa… sa­ben pa­ra dón­de va­mos, ¿no es cier­to? Pe­ro si in­te­rro­ga­mos a la de­re­cha y a la iz­quier­da ve­mos que es­ta­mos en eso y en­ton­ces es un fo­rro. ¿Y en­ton­ces qué?

Ruiz: Te­ne­mos que em­pe­zar a con­ver­sar de otra ma­ne­ra y co­mo in­te­lec­tua­les te­ne­mos una res­pon­sa­bi­li­dad. No hay por qué es­tar de acuer­do en to­do, pe­ro no te­ne­mos otra op­ción que vi­vir aquí jun­tos. Yo sí sé bien có­mo son los es­fuer­zos de ani­qui­la­mien­to. No quie­ro en­trar en la fa­se de víc­ti­ma, pe­ro creo que jus­ta­men­te la tran­si­ción de­jó en sus­pen­so es­ta com­ple­ji­dad. Ha­bía que ha­cer­se un po­co el le­so de la con­fron­ta­ción an­te­rior pa­ra po­der pro­cia

ce­der y era ne­ce­sa­rio por­que en cier­to mo­men­to era im­po­si­ble re­sol­ver to­das es­tas co­sas, pe­ro aho­ra ya no pue­des te­ner el de­ba­te li­mi­ta­do por las res­tric­cio­nes de la tran­si­ción. Hay que com­ple­ji­zar la con­ver­sa­ción y eso aden­tro de la iz­quier­da tie­ne po­co eco. ¿A eso te re­fe­rías con la iz­quier­da Qui­la­pa­yún?

Ruiz: Fue una fra­se pro­vo­ca­ti­va. El pun­to es que lo que lla­man el Chi­le desa­rro­llis­ta, na­cio­nal po­pu­lar tie­ne mon­to­nes de nom­bres- va des­de fi­na­les de los 20 has­ta el 73. Es una eta­pa, pe­ro hay gen­te ha­blan­do co­mo si hu­bie­ra si­do la ma­yor par­te de la his­to­ria de Chi­le. El ci­clo que si­gue de la trans­for­ma­ción eco­nó­mi­ca e ins­ti­tu­cio­nal que se pro­yec­ta has­ta hoy es más lar­go y las se­gui­mos vi­vien­do co­mo una si­tua­ción de ex­cep­ción. En­ton­ces el pro­ble­ma de esa iz­quier­da es vol­ver a aque­llo. Im­po­si­ble. Ese Chi­le ya no exis­te.

Mansuy: A mí me lla­ma la aten­ción que cier­ta par­te de la iz­quier­da idea­li­za los se­sen­ta, cuan­do ese Chi­le es­con­día in­jus­ti­cias y una mar­gi­na­li­dad bru­ta­les. Te­nía sus vir­tu­des, tal vez era más re­pu­bli­cano, más aus­te­ro, pe­ro era tan in­jus­to que lle­vó a mu­chos a to­mar la vio­len­cia co­mo ca­mino po­lí­ti­co.

Ruiz: La re­for­ma agra­ria es una trans­for­ma­ción tan gran­de que te sa­ca a unos ti­pos del fun­do y los so­me­te a la ma­yor aper­tu­ra que hay en to­da Amé­ri­ca La­ti­na. En una ge­ne­ra­ción pa­sas­te de un ex­tre­mo al otro y lo que tie­nes hoy son una suer­te de in­qui­li­nos con iPho­ne. Pe­ro no tie­nes ge­ne­ra­cio­nes su­fi­cien­tes pa­ra ha­ber pro­ce­sa­do ese cam­bio cul­tu­ral. Tie­nes un quie­bre en diá­lo­go, no­cio­nes, hi­tos y re­fe­ren­tes co­mu­nes pa­ra co­mu­ni­car­te. Cuan­do lle­go aquí en los 90, Chi­le era pro­vin­ciano, no ha­bía ni ca­fés y pa­sa­mos de la no­che en la ma­ña­na a una ge­ne­ra­ción co­mo la de 2011, a la que co­noz­co bien, a las que le pa­re­ce nor­mal que ven­ga Pe­ter Ga­briel, Mick Jag­ger o Ro­ger Wa­ters y se sa­que una fo­to con ellos. Una ge­ne­ra­ción a la que le pa­re­ce nor­mal que Chi­le ga­ne la Co­pa Amé­ri­ca. ¿Eso es bueno o ma­lo?

Ruiz: No sé. No me creo Pa­pa… Pe­ro el quie­bre de la so­cie­dad en 40 años es enor­me.

Mansuy: El pun­to es que es­ta­mos muy le­jos de to­mar­le el pe­so a ese cam­bio. Da­niel, ¿hay una de­re­cha de Los Hua­sos Quin­che­ros?

Bueno, en mi ca­sa se es­cu­cha­ban Los Hua­sos Quin­che­ros... pe­ro más que eso, creo que la de­re­cha tie­ne que de­jar atrás lo que lla­mo la ló­gi­ca del bi­no­mi­nal, que es la de ‘con un 30 por cien­to so­bre­vi­vi­mos y ve­ta­mos y no nos es­for­za­mos más’. En los úl­ti­mos 25 años no tu­vo vo­ca­ción de ma­yo­ría. A fi­nes de los 90 gen­te de de­re­cha me de­cía: ‘con un 20 por cien­to sal­go, mi com­pa­ñe­ro sa­ca 10 y con esos es­ta­mos’. Eso se aca­bó y no sé si han to­ma­do con­cien­cia. Ade­más hay que asu­mir que pa­ra te­ner una vo­ca­ción de ma­yo­ría a lar­go pla­zo y no ga­nar una elec­ción por­que el otro es­tá mal,

co­mo qui­zás pa­só con Pi­ñe­ra y po­dría vol­ver a pa­sar es­te año, hay que ge­ne­rar un dis­cur­so po­lí­ti­co más allá del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y que con­vo­que al me­nos a la mi­tad de los chi­le­nos. Hay avan­ces, pe­ro es un desafío pen­dien­te.

¿Y des­de dón­de crees, Da­niel, que se po­dría cons­truir una de­re­cha con vo­ca­ción ma­si­va?

Eso tie­ne mu­chos pro­ble­mas. El pri­me­ro es que de­be ser más re­pre­sen­ta­ti­va. Una de­re­cha que vi­ve to­da en el mis­mo sec­tor, va a los mis­mos co­le­gios y es to­da de San­tia­go, va a pe­car siem­pre de po­ca re­pre­sen­ta­ti­vi­dad. Se­gun­do, ne­ce­si­ta asu­mir que la so­cie­dad chi­le­na es más ho­ri­zon­tal y mul­ti­for­me. La de­re­cha es muy trau­ma­da con la di­ver­si­dad in­ter­na, cun­de el his­te­ris­mo cuan­do no es­tán de acuer­do. Y si quie­res una ma­yo­ría po­lí­ti­ca no vas a es­tar de acuer­do en mu­chas co­sas. Ade­más, tie­ne que ha­cer­se car­go de los pro­ble­mas co­mo la de­sigual­dad, la cohe­sión, seg­men­ta­ción ur­ba­na, re­gio­na­li­za­ción, la ciu­dad. Te­mas que en ge­ne­ral tie­ne fue­ra de su ho­ri­zon­te con­cep­tual por­que si el mer­ca­do ope­ra y la gen­te quie­re ven­der y com­prar, no hay pro­ble­ma. Yo di­go que hay di­ná­mi­cas so­cia­les que tie­nen que ver con al­go más que el con­sen­ti­mien­to in­di­vi­dual y la de­re­cha tie­ne que po­ner­les más ojo.

Fue­go ami­go

¿Van a vo­tar en las pri­ma­rias?

Mansuy: No lo sé. Nin­guno de los can­di­da­tos me lla­ma a vo­tar hoy, pe­ro no lo ten­go de­ci­di­do.

Ruiz: Es­toy com­pro­me­ti­do en una can­di­da­tu­ra, no asu­mí más res­pon­sa­bi­li­da­des,

pe­ro sí, voy a vo­tar por Bea­triz Sán­chez.

¿A al­guno le in­tere­sa­ría un car­go po­lí­ti­co?

Ruiz: En es­te mo­men­to, no. Con to­da es­ta in­cer­ti­dum­bre que hay, no. Hay que te­ner muy cla­ro qué y có­mo se ha­cen las co­sas. Yo mis­mo qui­sie­ra te­ner más cla­ri­dad.

Mansuy: No, ni aho­ra ni des­pués. No es lo que ha­go, no es mi vo­ca­ción ni pa­ra lo que me he pre­pa­ra­do. Co­mo pro­fe­sor no me sien­to fue­ra del ser­vi­cio pú­bli­co.

¿Por qué jus­to cuan­do el FA es vi­si­ble y tie­ne más pre­sen­cia tu vi­sión es tan de­sen­can­ta­da, Car­los?

Creo que hay un di­vor­cio en­tre so­cie­dad y po­lí­ti­ca muy agu­do. El FA pue­de ser una pro­me­sa que en la me­dia­nía con­tri­bu­ya a re­sol­ver­lo pe­ro en es­te ra­to no lo es­tá ha­cien­do. Sharp no sa­lió con vo­tos nue­vos en Val­pa­raí­so. To­dos es­tos diá­lo­gos que es­toy plan­tean­do no son po­si­bles en el FA en es­te mo­men­to. Eso me pro­du­ce cier­ta im­po­ten­cia y an­sie­dad.

Mansuy: Yo par­ti­ci­pé en la cam­pa­ña de La­vín en el año 99 y cuan­do per­dió, es­cu­ché co­men­ta­rios que de­cían: “Por suer­te per­di­mos”, en el sen­ti­do de que no es­tá­ba­mos pre­pa­ra­dos pa­ra ga­nar. ¿Esa es tu sen­sa­ción, que se­ría un pro­ble­ma ga­nar hoy?

Ruiz: Eso su­po­ne que va­mos a pa­sar a se­gun­da vuel­ta, y ahí ga­na­mos. Yo te di­go an­tes que eso, ¿có­mo va a pa­sar el FA a se­gun­da vuel­ta? To­da­vía no es una coa­li­ción po­lí­ti­ca: unos di­cen ‘yo go­ber­na­ría con mi­nis­tros de la Con­cer­ta­ción’, otros que no acep­ta­rían a nin­guno. Es­ta­mos en­tran­do en un ci­clo po­lí­ti­co en que los reali­nea­mien­tos van a cam­biar muy rá­pi­do, nos va a dar vér­ti­go por­que las cer­te­zas no­ven­te­ras no exis­ten. Ese mun­do que se su­po­ne que te­nía tan­to an­cla­je en la cul­tu­ra, yo creo que no pa­sa­ba más allá del Li­gu­ria, Los Tres y La­gos We­ber.

Mansuy: Me sor­pren­dí cuan­do vi la edad de La­gos We­ber que es co­mo jo­ven pro­me­sa con su mo­chi­la y tie­ne 56 años. Pa­ra la otra pre­si­den­cial va a te­ner 61 años, o sea, ya fue. Te­ne­mos un pro­ble­ma ge­ne­ra­cio­nal por­que por más crí­ti­cas que uno ten­ga a la ge­ne­ra­ción de La­gos Es­co­bar, se to­mó en se­rio la ope­ra­ción po­lí­ti­ca de la tran­si­ción que era su­ma­men­te de­li­ca­da.

Ruiz: Me­re­ce to­dos los jui­cios que tú quie­ras, pe­ro ahí hay ma­te­rial pa­ra dis­cu­tir. En cam­bio, la ge­ne­ra­ción que vie­ne des­pués da sue­ño.

Mansuy: Es de una po­bre­za im­pac­tan­te. De una fri­vo­li­dad y de una fal­ta de com­pren­sión de su res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca que dan ga­nas de llo­rar. Me de­ja he­la­do que esa ge­ne­ra­ción se ha­ya con­ten­ta­do con

The Cli­nic, la es­té­ti­ca y éti­ca, que pue­de ser há­bil e in­te­li­gen­te pe­ro hay que cons­truir al­go más que esa iro­nía. Aho­ra es­ta­mos sal­tan­do a los nie­tos y por eso es tan lla­ma­ti­va la fra­se de Mi­che­lle Ba­che­let: “Más bien son los hi­jos de…”. Es un nin­gu­neo, una es­to­ca­da, una in­com­pren­sión tam­bién de la Pre­si­den­ta. Ha­bía una iro­nía fi­na que me sor­pren­dió por­que ella no acos­tum­bra a ha­cer eso. En al­gún sen­ti­do, no sé si es así, pe­ro que­da a la vis­ta que Bea­triz Sán­chez es al­guien que pu­sie­ron ahí mien­tras Gior­gio y Ga­briel Bo­ric cum­plen la edad ne­ce­sa­ria pa­ra ser can­di­da­tos. Un co­mo­dín mien­tras pa­sa. Y eso sig­ni­fi­ca que va­mos a pa­sar de La­gos We­ber, que tie­ne 56, a po­lí­ti­cos 30 años me­no­res.

Ruiz: A mí la ge­ne­ra­ción jo­ven me preo­cu­pa, creo que tie­ne una po­si­bi­li­dad his­tó­ri­ca tre­men­da, que no es­ta­ba en los 90, pa­ra desa­rro­llar la ima­gi­na­ción so­bre có­mo pro­yec­tar es­ta so­cie­dad, pe­ro con om­ni­po­ten­cia no va­mos a ir a nin­gu­na par­te. El ries­go de la fa­rra es enor­me.

Mansuy: Yo di­ría lo mis­mo, hay un pe­li­gro de creer que po­de­mos fun­dar y te­ner una idea muy me­siá­ni­ca de lo que se pue­de ha­cer. En la de­re­cha, por otra, par­te hay una re­no­va­ción in­ci­pien­te. Evó­po­li es la ca­ra más vi­si­ble, por­que ha he­cho más la pe­ga, hay un gru­po re­pu­bli­cano, so­cial­cris­tiano, es­tá lo que ha­ce Jai­me Be­llo­lio en la UDI, co­sas que mi­ro con in­te­rés por­que pue­den dar har­to fru­to.

Ruiz: El pro­ble­ma mu­chas ve­ces es el fue­go ami­go.

Mansuy: El fue­go ami­go o cuán­to es­pa­cio te de­jan aden­tro pa­ra exis­tir.

Da­niel Mansuy

Car­los Ruiz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.