LA CRI­SIS DE UBER

Las de­nun­cias de aco­so se­xual, las in­ves­ti­ga­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les y las de­man­das por ro­bo de tec­no­lo­gía pro­vo­ca­ron es­ta se­ma­na la re­nun­cia de Tra­vis Ka­la­nick, el po­lé­mi­co di­rec­tor eje­cu­ti­vo, co­fun­da­dor y lí­der de la em­pre­sa. Su ale­ja­mien­to se pro­du­jo tra

La Tercera - Tendencias - - PORTADA - Mar­ce­lo Cór­do­va POR:

Du­ran­te la ma­ña­na del 13 de ju­nio, el ner­vio­sis­mo era no­to­rio en las ofi­ci­nas cen­tra­les de Uber en San Fran­cis­co, Es­ta­dos Uni­dos. Los em­plea­dos se ha­bían reuni­do pa­ra es­cu­char los re­sul­ta­dos de una in­ves­ti­ga­ción in­ter­na que se ini­ció tras la di­vul­ga­ción de una acu­sa­ción de una ex em­plea­da. En fe­bre­ro, la in­ge­nie­ra en soft­wa­re Susan Fow­ler ha­bía pu­bli­ca­do en su blog un en­sa­yo en el que des­cri­bía las pro­pues­tas se­xua­les ex­plí­ci­tas que re­ci­bió de uno de sus je­fes y có­mo el de­par­ta­men­to de re­cur­sos hu­ma­nos re­cha­zó san­cio­nar­lo, ya que era “su pri­me­ra ofen­sa” y por­que, ade­más, era un pro­fe­sio­nal “des­ta­ca­do”.

El su­je­to in­clu­so ame­na­zó con des­pe­dir­la por ha­ber­se que­ja­do: “Le di­je que eso era ile­gal y él res­pon­dió que ha­bía si­do je­fe por mu­cho tiem­po, que él sa­bía lo que era ile­gal y que ame­na­zar con echar­me por re­por­tar­lo a re­cur­sos hu­ma­nos no era ile­gal”. El es­cán­da­lo fue in­me­dia­to y la em­pre­sa, que re­vo­lu­cio­nó los des­pla­za­mien­tos ur­ba­nos con su ser­vi­cio de trans­por­te pri­va­do, con­tra­tó a una ofi­ci­na de abo­ga­dos li­de­ra­da por el ex fis­cal ge­ne­ral es­ta­dou­ni­den­se Eric Hol­der. Su mi­sión era rea­li­zar un diag­nós­ti­co in­terno pa­ra me­jo­rar las prác­ti­cas de la com­pa­ñía, pe­ro el re­sul­ta­do tu­vo con­se­cuen­cias mu­cho más pro­fun­das.

Tal co­mo se­ña­la la re­vis­ta Ti­me en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do es­te mes y ti­tu­la­do “Uber Fail” (El fra­ca­so Uber), más que en­tre­gar re­co­men­da­cio­nes el in­for­me plan­tea que prác­ti­ca­men­te hay que ha­cer un “exor­cis­mo”. Son 13 pá­gi­nas con ca­si cin­cuen­ta su­ge­ren­cias: por ejem­plo, se acon­se­ja en­tre­vis­tar siem­pre al me­nos a un can­di­da­to fe­me­nino y a otro de una mi­no­ría a la ho­ra de lle­nar un pues­to, ade­más de prohi­bir los ro­man­ces en­tre eje­cu­ti­vos y su­bor­di­na­dos y eli­mi­nar el con­su­mo de al­cohol y dro­gas en ho­ras de tra­ba­jo y en even­tos aso­cia­dos. Se­gún The New York Ti­mes y

USA To­day, es­ta úl­ti­ma me­di­da se in­clu­yó lue­go que en una reunión glo­bal de Uber rea­li­za­da ha­ce dos años en Las Ve­gas los em­plea­dos in­gi­rie­ran co­caí­na en fies­tas pri­va­das y que otro tra­ba­ja­dor lle­va­ra a una pros­ti­tu­ta a su ha­bi­ta­ción y la acu­sa­ra de ro­bar­le. Ade­más, un eje­cu­ti­vo ma­no­seó a va­rias em­plea­das y fue des­pe­di­do.

El dic­ta­men, que men­cio­na 42 ve­ces el tér­mino “di­ver­si­dad”, fue re­ve­la­do en el pun­to cul­mi­ne de lo que va­rios me­dios ca­li­fi­ca­ron co­mo la peor cri­sis en la ima­gen pú­bli­ca de la com­pa­ñía, fun­da­da en 2009 y que hoy es­tá ava­lua­da en ca­si 70 mil mi­llo­nes de dó­la­res, va­lor su­pe­rior al de Ge­ne­ral Mo­tors o Ford. De he­cho, la de­nun­cia de Fow­ler fue se­gui­da por una an­da­na­da de re­ve­la­cio­nes que se­gún Ti­me fue “tan des­pia­da­da que mu­chos em­pe­za­ron a pre­gun­tar­se si Uber vi­vía una cri­sis exis­ten­cial”. La bo­la de nie­ve co­men­zó a to­mar for­ma ese mis­mo fe­bre­ro, cuan­do la em­pre­sa Way­mo –sub­si­dia­ria de Goo­gle que desa­rro­lla au­tos sin cho­fer­de­man­dó a Uber y la acu­só de ro­bar tec­no­lo­gía pa­ra crear su pro­pia flo­ta de vehícu­los au­tó­no­mos.

Lue­go, en mar­zo, el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de Es­ta­dos Uni­dos ini­ció una in- ves­ti­ga­ción por el uso del soft­wa­re Grey­ball, el cual bus­ca­ba evi­tar que el ser­vi­cio fue­ra de­tec­ta­do en ciu­da­des don­de su ope­ra­ción es­tá prohi­bi­da. Co­mo si fue­ra po­co, en abril la viu­da del in­ge­nie­ro es­ta­dou­ni­den­se Jo­seph To­mas di­jo que su ma­ri­do se ha­bía sui­ci­da­do de­bi­do al agre­si­vo am­bien­te in­terno de Uber y a ini­cios de ju­nio más de 20 em­plea­dos y eje­cu­ti­vos fue­ron des­pe­di­dos por epi­so­dios de aco­so se­xual.

En esa mis­ma fe­cha, The New York Ti­mes y el por­tal web Re­co­de tam­bién in­for­ma­ron que Eric Ale­xan­der, pre­si­den­te de ne­go­cios de Uber Asia Pa­cí­fi­co, ha­bía si­do des­pe­di­do tras apro­piar­se in­de­bi­da­men­te de los re­gis­tros mé­di­cos de una es­ta­dou­ni­den­se que en 2014 fue vio­la­da por un cho­fer de la em­pre­sa en la In­dia. Se­gún los re­por­tes, Ale­xan­der com­par­tió la in­for­ma­ción con Ka­la­nick y el vi­ce­pre­si­den­te Emil Mi­chael, quie­nes con­si­de­ra­ron que el re­la­to de la víc­ti­ma era una cons­pi­ra­ción fa­bri­ca­da por un ri­val.

En­tre los ana­lis­tas de Si­li­con Va­lley, exis­te un con­sen­so de que la raíz del pro­gre­si­vo des­ca­la­bro de la em­pre­sa es­tá en la agre­si­va y con­flic­ti­va per­so­na­li­dad de su co­fun­da­dor y di­rec­tor eje­cu­ti­vo, Tra­vis Ka­la­nick (40). “La prin­ci­pal for­ta­le­za de Ka­la­nick es que es ca­paz de atra­ve­sar una pa­red pa­ra lo­grar sus ob­je­ti­vos. Su ma­yor de­bi­li­dad es que cru­za­rá una pa­red pa­ra con­se­guir sus me­tas. Es la me­jor ma­ne­ra de des­cri­bir­lo”, di­jo Mark Cu­ban, due­ño de los Da­llas Ma­ve­ricks de la NBA y men­tor del co­fun­da­dor de Uber, en una entrevista en The New York Ti­mes en abril.

Ese fac­tor fi­nal­men­te le pa­só la cuen­ta a Ka­la­nick. Tras la pre­sen­ta­ción del re­por­te, el eje­cu­ti­vo anun­ció ini­cial­men­te que de­ja­ría la em­pre­sa por tiem­po in­de­fi­ni­do pa­ra li­diar con la re­cien­te muer­te de su ma­dre y pa­ra apren­der a ser un me­jor pre­si­den­te. Pe­ro es­te mar­tes, una re­be­lión de los ac­cio­nis­tas lo for­zó a re­nun­ciar a su car­go y li­mi­tar­se a ser miem­bro del di­rec­to­rio. “Amo a Uber más que a na­da en el mun­do y en es­te di­fí­cil mo­men­to de vi­da he acep­ta­do la pe­ti­ción pa­ra ha­cer­me a un la­do pa­ra que la com­pa­ñía pue­da vol­ver a cons­truir en lu­gar de dis­traer­se con otra pe­lea”, di­jo en una de­cla­ra­ción.

En Chi­le la em­pre­sa lle­gó en 2014 y ya su­ma 50 mil cho­fe­res ins­cri­tos, seis mil más que el gre­mio de ta­xis­tas, que al igual que en el res­to del mun­do se han opues­to te­naz­men­te al ser­vi­cio. Sin em­bar­go, Uber de­ci­dió no co­men­tar so­bre el im­pac­to lo­cal de los vai­ve­nes de la em­pre­sa y só­lo re­mi­tió a su por­tal de pren­sa don­de es­tán los con­se­jos ela­bo­ra­dos por la firma de Eric Hol­der y unas pa­la­bras de Lia­ne Horn­sey, je­fa de re­cur­sos hu­ma­nos: “Aun­que los cam­bios no ocu­rren de la no­che a la ma­ña­na, es­ta­mos com­pro­me­ti­dos a re­cons­truir la con­fian­za con nues­tros em­plea­dos, pa­sa­je­ros y con­duc­to­res”.

Un pro­ble­ma de fon­do

En­tre las con­tro­ver­sias más re­cor­da­das de Ka­la­nick des­ta­ca una entrevista que dio en 2014 a la re­vis­ta GQ, en la que di­jo que su pues­to lo vol­vía tan atrac­ti­vo pa­ra las mu­je­res que in­ter­na­men­te el apo­do de Uber era “Boob-er”, un tér­mino muy se­xis­ta. Ade­más, ha­ce dos años Tim Cook, pre­si­den­te de Ap­ple, lo ci­tó a su ofi­ci­na tras des­cu­brir que Uber ha­bía di­se­ña­do un sis­te­ma que le per­mi­tía se­guir iden­ti­fi­can­do y mo­ni­to­rean­do ce­lu­la­res iPho­ne in­clu­so cuan­do la apli­ca­ción ha­bía si­do bo­rra­da. “He es­cu­cha­do que has ro­to al­gu­nas de nues­tras re­glas”, le di­jo Cook a su par y lo ame­na­zó con eli­mi­nar a Uber de la App Sto­re si no so­lu­cio­na­ba el pro­ble­ma. Ka­la­nick ac­ce­dió.

Dan Lyons, ana­lis­ta tec­no­ló­gi­co y au­tor del li­bro Mis des­ven­tu­ras en la bur­bu­ja star­tup, se­ña­la que Ka­la­nick y Uber re­pre­sen­tan só­lo la ca­ra más vi­si­ble de una per­ni­cio­sa cul­tu­ra que per­mea a va­rias em­pre­sas que en la me­ca tec­no­ló­gi­ca de Si­li­con Va­lley o sus in­me­dia­cio­nes. En una co­lum­na pu­bli­ca­da en abril en The New York Ti­mes y ti­tu­la­da “Los im­bé­ci­les y las start-ups que arrui­nan”, Lyons se­ña­la: “No ha­ce mu­cho tiem­po, Uber pa­re­cía in­ven­ci­ble. Aho­ra es­tá en caí­da li­bre y va­rios de sus más al­tos eje­cu­ti­vos han hui­do. Las preo­cu­pa­cio­nes de la em­pre­sa na­cen por com­ple­to de la tó­xi­ca ‘cul­tu­ra bro’ crea­da por Tra­vis Ka­la­nick”.

¿Qué es es­te con­cep­to de­ri­va­do del tér­mino in­glés brot­her (her­mano) y que tam­bién se ha apli­ca­do a in­ci­den­tes de aco­so en Tes­la, Tin­der y otras com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas? “Bá­si­ca­men­te, es un mun­do que fa­vo­re­ce a los hom­bres jó­ve­nes a ex­pen­sas de to­dos los de­más. Una ‘com­pa­ñía bro’ tie­ne un ‘pre­si­den­te bro’, usual­men­te un hombre jo­ven que no tie­ne mu­cha ex­pe­rien­cia la­bo­ral pe­ro se ve bien, es osa­do y li­ge­ra­men­te amo­ral. En lu­gar de ver­se obli­ga­do por los in­ver­sio­nis­tas a ro­dear­se con eje­cu­ti­vos ex­pe­ri­men­ta­dos, él to­ma to­das las de­ci­sio­nes por sí mis­mo”, es­cri­be Lyons.

Vi­vek Wadw­ha, pro­fe­sor de in­ge­nie­ría en la Uni­ver­si­dad Car­ne­gie Me­llon y co­lum­nis­ta de tec­no­lo­gía en Was­hing­ton Post, co­men­ta que esa des­crip­ción cal­za con el am­bien­te in­terno en Uber: “La em­pre­sa re­pre­sen­ta to­do lo ma­lo que hay en Si­li­con Va­lley; su ava­ri­cia, su cul­tu­ra, su des­pre­cio por la gen­te y el se­xis­mo. Se sa­lió con la su­ya du­ran­te mu­cho tiem­po por­que te­nía de­ma­sia­do éxi­to y sa­tis­fa­cía la co­di­cia de sus in­ver­sio­nis­tas. Ellos sa­bían que exis­tían pro­ble­mas fun­da­men­ta­les en la em­pre­sa pe­ro de­ci­die­ron pa­sar­los por al­to. Se ne­ce­si­ta­ron va­rios es­cán­da­los pú­bli­cos pa­ra que se hi­cie­ran res­pon­sa­bles”, ex­pli­ca a Ten­den­cias.

El aca­dé­mi­co agre­ga que los orí­ge­nes de es­ta ma­ne­ra de ac­tuar es­tá en los “in­ver­sio­nis­tas que apues­tan por es­tos mal­cria­dos y les dan di­ne­ro ili­mi­ta­do. Ellos tie­nen la mis­ma res­pon­sa­bi­li­dad de aque­llos pa­dres que ven a sus hi­jos ha­cien­do co­sas ma­las y los si­guen fi­nan­cian­do”. Pa­ra los ana­lis­tas, es­ta ‘cul­tu­ra bro’ ex­pli­ca los re­sul­ta­dos de una en­cues­ta de 2016 que in­clu­yó a 220 mu­je­res que tra­ba­jan en Si­li­con Va­lley: el 60 por cien­to ha­bía en­fren­ta­do pro­pues­tas se­xua­les no desea­das, una de ca­da tres ase­gu­ró que te­mía por su se­gu­ri­dad y el 66 por cien­to se­ña­ló sen­tir­se ex­clui­das por su gé­ne­ro. Ree­ves Wie­de­man, edi­tor de New York

Ma­ga­zi­ne y au­tor de va­rios re­por­tes so­bre Uber, di­ce que el afán de ex­pan­dir­se rá­pi­do in­ci­de en que es­te ti­po de epi­so­dios sea ca­da vez más co­mún. “Los de­par­ta­men­tos de re­cur­sos hu­ma­nos nun­ca son una prio­ri­dad pa­ra las start-ups cuan­do sur­gen. En el mun­do tec­no­ló­gi­co, la ma­yo­ría de los em­plea­dos son hom­bres jó­ve­nes y pa­ra mu­chos de ellos ese es su pri­mer tra­ba­jo. Sin una es­truc­tu­ra ro­bus­ta que pro­te­ja a las mu­je­res re­sul­ta des­afor­tu­na­do pe­ro no sor­pren­den­te que ellas en­fren­ten más di­fi­cul­ta­des”, di­ce.

“Es­te ti­po de si­tua­cio­nes se han vuel­to más re­cu­rren­tes en Si­li­con Va­lley, pe­ro es al­go que ha exis­ti­do en otros sec­to­res don­de hom­bres jó­ve­nes se han con­gre­ga­do en lu­ga­res de po­der, co­mo por ejem­plo en las fi­nan­zas”, ex­pli­ca Wie­de­man a Ten­den­cias. Ejem­plos so­bran: ha­ce tres años Sean Rad, fun­da­dor de Tin­der, de­jó su pues­to tras una de­man­da de una ex eje­cu­ti­va a sus co­le­gas por aco­so y se­xis­mo. En 2015, la in­ge­nie­ra en soft­wa­re Kelly Ellis de­nun­ció aco­so sos­te­ni­do al in­te­rior de Goo­gle y ese mis­mo año Chia Hong de­man­dó a su ex em­plea­dor, Twit­ter, por dis­cri­mi­na­ción de gé­ne­ro.

Tras la re­nun­cia de Ka­la­nick, Uber que­dó a car­go de una jun­ta de 14 miem­bros y la em­pre­sa bus­ca lle­nar va­rios car­gos va­can­tes co­mo el de pre­si­den­te –el an­te­rior re­nun­ció en mar­zo ci­tan­do di­fe­ren­cias va­ló­ri­cas- y el de ge­ren­te de fi­nan­zas, que ha es­ta­do va­cío por dos años. To­dos es­tos con­tra­tiem­pos tam­bién em­pie­zan a no­tar­se en las fi­nan­zas: se­gún in­for­mó la agen­cia Bloom­berg, las ga­nan­cias de Uber to­ta­li­za­ron 6,5 mil mi­llo­nes de dó­la­res en 2016, pe­ro tam­bién per­dió 2,8 mil mi­llo­nes de dó­la­res. “Uber po­dría im­plo­sio­nar den­tro de dos a tres años. Su éxi­to no es­tá ga­ran­ti­za­do. Así fun­cio­nan las co­sas en la in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca. ¿Aca­so al­guien se acuer­da hoy de AOL, MySpace, Al­ta­vis­ta o in­clu­so de Yahoo? Uber po­dría ter­mi­nar fá­cil­men­te en esa lis­ta”, afir­ma Wadw­ha.T

Tra­vis Ka­la­nick, co fun­da­dor de Uber.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.