Cam­biar una ca­lle

No la van a te­ner fá­cil los ha­bi­tan­tes de Te­mu­co pa­ra con­ver­tir a la ca­pi­tal de la No­ve­na Re­gión en un te­rri­to­rio don­de los au­tos de­jen de ser los pre­po­ten­tes re­yes del es­pa­cio pú­bli­co.

La Tercera - Tendencias - - COLUMNA - Por Ro­dri­go Guen­del­man Pe­rio­dis­ta y fun­da­dor de @san­tia­goa­dic­to.

Miér­co­les 21 de ju­nio. Ha­ce tres días. En el salón prin­ci­pal del ho­tel Dreams de Te­mu­co, Ja­net­te Sa­di­kKhan, ex co­mi­sio­na­da del De­par­ta­men­to de Trans­por­te de Nue­va York, la mu­jer que ce­rró cin­co cua­dras de Broad­way pa­ra crear un es­pa­cio pea­to­nal de 10 mil m² y que cons­tru­yó 560 km de ci­clo­vías en­tre 2007 y 2013, le ha­bla a un re­ple­to au­di­to­rio so­bre la du­ra lu­cha que de­bió dar pa­ra con­ver­tir a la Gran Man­za­na en una ciu­dad más hu­ma­na.

Des­de los me­dios, des­de la so­cie­dad ci­vil y des­de es­ta­men­tos pú­bli­cos tu­vo una fe­roz re­sis­ten­cia pa­ra ha­cer los cam­bios que hoy tie­nen con­ver­ti­da a Nue­va York en una de las me­jo­res ur­bes pa­ra pea­to­nes y ci­clis­tas en el mun­do. No es la úni­ca in­vi­ta­da de lu­jo en es­te even­to iné­di­to en Te­mu­co. An­tes de ella se pre­sen­tó Brent To­de­rian, uno de los ur­ba­nis­tas más res­pe­ta­dos del he­mis­fe­rio nor­te, res­pon­sa­ble de que Van­cou­ver, Ca­na­dá, sea una ciu­dad ejem­plo a ni­vel glo­bal y ase­sor de de­ce­nas de ciu­da­des en ca­si to­dos los con­ti­nen­tes. En su ex­po­si­ción, Brent fue ca­te­gó­ri­co: “Si tu fu­tu­ro es te­ner más y más au­tos, tu ciu­dad va a fra­ca­sar”. A lo que agre­gó que “las ciu- da­des de­ben ser mul­ti­mo­da­les, que in­vi­ten a ca­mi­nar, a mon­tar en bi­ci­cle­ta, a usar el trans­por­te pú­bli­co, así se­rán más exi­to­sas”.

Dos in­vi­ta­dos de gran repu­tación, dos res­pe­ta­das fi­gu­ras de la pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na y de la hu­ma­ni­za­ción de las ur­bes. En Te­mu­co, la cuar­ta ciu­dad más gran­de de Chi­le, que ve cre­cer su par­que de au­to­mó­vi­les ca­si en un 10 por cien­to al año, y cu­yo edil le re­ga­ló el si­guien­te ti­tu­lar a los me­dios de to­do el país ha­ce po­co más de un mes: “Al­cal­de de Te­mu­co afir­ma que so­li­ci­ta­rá al pró­xi­mo go­bierno que eli­mi­ne las ci­clo­vías”. El ca­ba­lle­ro, por su­pues­to, bri­lla­ba por su au­sen­cia en el magno even­to, en es­ta jo­ya de con­fe­ren­cia in­ter­na­cio­nal que se lla­ma “Re-in­ven­ción ur­ba­na” y que por pri­me­ra vez ate­rri­zó en esa ciu­dad del sur de Chi­le.

Es un he­cho, no la van a te­ner fá­cil los ha­bi­tan­tes de Te­mu­co pa­ra con­ver­tir a la ca­pi­tal de la No­ve­na Re­gión en un te­rri­to­rio don­de los au­tos de­jen de ser los pre­po­ten­tes re­yes del es­pa­cio pú­bli­co. Me­nos en un país don­de los al­cal­des son ver­da­de­ros se­ño­res feu­da­les de su te­rru­ño. Pe­ro si Ja­net­te pu­do con­ver­tir en pea­to­nal cin­co cua­dras de una de las ca­lles más fa­mo­sas de Oc­ci­den­te, si en muy po­cos años lo­gró agre­gar 60 pla­zas a su ciu­dad, si tu­vo la osa­día de ins­ta­lar si­llas de pla­ya en al­gu­nas de las ave­ni­das más tran­si­ta­das de Man­hat­tan -ba­jo el for­ma­to del ur­ba­nis­mo tác­ti­co- pa­ra lue­go ter­mi­nar de­vol­vien­do esas ca­lles a los pea­to­nes, en­ton­ces, que­ri­dos com­pa­trio­tas de Te­mu­co, hay que dar la pe­lea pa­ra te­ner una me­jor ciu­dad, cues­te lo que cues­te. Por­que, co­mo di­ce Jan­ne­te, “si pue­des cam­biar una ca­lle, pue­des cam­biar el mun­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.