Por qué es­te chef es­tre­lla siem­pre lle­va char­qui cuan­do vue­la

La Tercera - Tendencias - - VIAJES - POR: Ka­te Kra­der/Bloom­berg

Sea­mus Mu­llen es el chef y due­ño del po­pu­lar res­tau­ran­te es­pa­ñol Ter­tu­lia y el bar El Col­ma­do en Nue­va York. En 2012, su cuer­po tu­vo una reac­ción ad­ver­sa a los fár­ma­cos in­mu­no­su­pre­so­res que to­ma­ba pa­ra la ar­tri­tis reuma­toi­de y por po­co no so­bre­vi­ve. Años del ti­po de vi­da po­co sa­na que va de la mano de ser un chef es­tre­lla en as­cen­so – co­mi­das pe­sa­das, al­cohol ili­mi­ta­do y tras­no­ches- fi­nal­men­te lo ha­bían afec­ta­do.

En­ton­ces Mu­llen de­ci­dió que era ho­ra de co­mer más sano. Adop­tó una die­ta de al­to con­te­ni­do de gra­sa y ba­jos car­bohi­dra­tos, eli­mi­nó los ali­men­tos pro­ce­sa­dos y el azú­car e in­cor­po­ró la acu­pun­tu­ra. Mu­llen ba­jó más de 27 ki­los, tie­ne aho­ra más ener­gía y ha de­ja­do de ha­cer vi­si­tas pe­rió­di­cas al mé­di­co y la sa­la de emer­gen­cias. “Ten­go 43 años y es­toy en me­jor es­ta­do fí­si­co y más sano que nun­ca”, di­ce.

Tam­bién em­pe­zó a es­cri­bir li­bros de co­ci­na de co­mi­da sa­na. El úl­ti­mo, Real Food Heals (La co­mi­da ver­da­de­ra cu­ra), de la edi­to­rial Avery, sal­drá en agos­to.

“An­tes de em­pe­zar a lle­var co­sas sa­nas en los via­jes, ca­da vez que subía a un avión me sen­tía peor”, di­ce Mu­llen. “Si tu es­ta­do nor­mal es no sen­tir­te de­ma­sia­do bien y subes a un avión, te ga­ran­ti­zo que es­ta­rás peor cuan­do te ba­jes”. Es­tos son los con­se­jos de Mu­llen pa­ra an­tes, du­ran­te y des­pués de via­jar en avión.

Adoptar el efec­to hi­dra­tan­te de las go­tas pa­ra los ojos: man­tén­gan­se hi­dra­ta­dos. Es­to sig­ni­fi­ca to­mar una to­ne­la­da de agua an­tes de vo­lar y lle­nar la bo­te­lla de lí­qui­do des­pués de pa­sar los con­tro­les de se­gu­ri­dad. Por eso siem­pre pi­do un asien­to de pa­si­llo, por­que sé que iré al ba­ño con fre­cuen­cia. Es­to es al­go que ni ha­ce fal­ta pen­sar­lo pe­ro hay que ele­gir el agua en lu­gar de al­cohol, ca­fé o be­bi­das azu­ca­ra­das. Ase­gú­ren­se de lle­var go­tas pa­ra los ojos y so­lu­ción sa­li­na pa­ra la na­riz. Cuan­do se nos se­can los ojos, la na­riz y la bo­ca, so­mos más sus­cep­ti­bles a los vi­rus y las bac­te­rias.

Lle­var me­dias es­pe­cia­les: siem­pre via­jo con me­dias de com­pre­sión, las de al­ta ca­li­dad pa­ra re­cu­pe­ra­ción de­por­ti­va. Usar­las re­du­ce drás­ti­ca­men­te el ries­go de trom­bo­sis ve­no­sa al au­men­tar la cir­cu­la­ción y re­du­cir la in­fla­ma­ción de la par­te in­fe­rior de las pier­nas.

Man­te­ner la san­gre en cir­cu­la­ción: me he con­ver­ti­do en un ex­per­to en ha­cer yo­ga en avio­nes. Es­ti­ro y me le­van­to del asien­to cons­tan­te­men­te. En los vuelos lar­gos, bus­co un es­pa­cio más am­plio y en­co­jo los hom­bros, ar­queo la es­pal­da ha­cia atrás y es­ti­ro las pier­nas. Ape­nas ate­rri­zo y lle­go al ho­tel, sea la ho­ra que sea, ha­go 15 mi­nu­tos de ejer­ci­cios in­ten­sos pa­ra po­ner en mar­cha el flu­jo san­guí­neo.

Lle­var co­mi­da pro­pia: La es­ta­dís­ti­ca no ofi­cial es que el 99 por cien­to de la co­mi­da de los avio­nes es ba­su­ra. Ade­más se sir­ve a ho­ras ex­tra­ñas. So­lía co­mer en los avio­nes tu­vie­ra ham­bre o no y des­pués me sen­tía ho­rri­ble. Aho­ra co­mo mu­cho an­tes de vo­lar pa­ra no es­tar muer­to de ham­bre cuan­do me ofrez­can ma­la co­mi­da re­ca­len­ta­da a bor­do. Tam­bién me lle­vo mis pro­pios snacks. Siem­pre lle­vo char­qui de car­ne de re­ses ali­men­ta­das con pas­to. Aun­que es sa­la­do, tie­ne bue­nas pro­teí­nas y sa­tis­fa­ce, y la car­ne de va­cas ali­men­ta­das con pas­to tie­ne en­zi­mas que ayu­dan a re­du­cir la in­fla­ma­ción. Mis pa­que­tes de car­nes cu­ra­das –ha­blo de ja­món ibé­ri­co, cho­ri­zo y lo­mo, car­nes cu­ra­das de pri­me­ra ca­li­dad­tam­bién son bue­nos pa­ra ha­cer­se ami­go de los com­pa­ñe­ros de pa­si­llo. En la lis­ta de “em­pa­car siem­pre” tam­bién hay nue­ces de ma­ca­da­mia, ho­jas de al­ga tos­ta­das, man­da­ri­nas y ba­rras de ener­gía con ba­jo con­te­ni­do de azú­car. Si tie­nen tiem­po de pre­pa­rar­se, ha­gan una en­sa­la­da que in­clu­ya pal­ta, sar­di­nas, an­choas, atún. Si tie­nen al­gas, ha­gan un arro­lla­do. Los pes­ca­dos gra­sos sue­len ser bue­nos pa­ra re­du­cir la in­fla­ma­ción y va­len la pe­na, aun cuan­do sean un po­co olo­ro­sos y mo­les­ten a los otros pa­sa­je­ros.T

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.