¿Cuán­to pe­sa la so­cie­dad ci­vil?

En­tre el Es­ta­do y la em­pre­sa se en­cuen­tra la so­cie­dad ci­vil, que de acuer­do a un es­tu­dio del Centro de Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas de la UC y la Fun­da­ción Chi­le + hoy, en nues­tro país es­tá mu­cho más or­ga­ni­za­da que ha­ce una dé­ca­da, se moviliza en torno a in­tere­ses

La Tercera - Tendencias - - SOCIEDAD - Car­los Ma­tías Pé­rez POR:

Ciu­da­dano In­te­li­gen­te o Te­cho. Fun­da­ción Mi Ca­sa, Mi Par­que, Mi Ho­gar, Tu Ami­go Fiel, Tú Pue­des, Nues­tros Hi­jos. El Club de Aje­drez de Chi­le, las jun­tas de ve­ci­nos, el Co­mi­té en De­fen­sa de Vi­lla San Luis que que­ría que no de­mo­lie­ran el com­ple­jo ha­bi­ta­cio­nal. La Cor­po­ra­ción Ami­gos del Tea­tro Mu­ni­ci­pal, Colunga, El Mo­vilh, En­se­ña Chi­le o el Ho­gar de Cris­to. To­das son or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil que se su­man a mu­chas otras y que se de­di­can a ac­ti­vi­da­des tan va­ria­das co­mo pro­mo­ver es­pec­tácu­los cul­tu­ra­les, con­se­guir que un equi­po de ba­rrio ten­ga ca­mi­se­tas, de­fen­der cau­sas me­dioam­bien­ta­les, im­par­tir edu­ca­ción de ca­li­dad en sec­to­res vul­ne­ra­bles, ayu­dar a las per­so­nas pre­sas a re­in­ser­tar­se, con­se­guir aten­cio­nes de sa­lud a gru­pos que no pue­den pa­gar­las o coor­di­nar la ayu­da des­pués de una ca­tás­tro­fe.

En la prác­ti­ca, la so­cie­dad ci­vil so­mos to­dos ac­tuan­do co­mo ciu­da­da­nos, li­bre­men­te, en for­ma co­lec­ti­va por un bien ge­ne­ral. “Las or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil son eso, pe­ro con or­gá­ni­ca, es­ta­tu­to y una mi­sión de­fi­ni­da”, ex­pli­ca Pau­la Stree­ter, coor­di­na­do­ra de “So­cie­dad en Ac­ción”, un pro­yec­to del de Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas de la UC jun­to a la Fun­da­ción Chi­le + hoy, que apun­ta a de­ter­mi­nar qué lu­gar ocu­pa es­te sector hoy en el país.

Pa­ra eso tra­ba­ja­ron du­ran­te 2015 y 2016, en­cues­tan­do a 1.500 per­so­nas a lo lar­go del país, hi­cie­ron en­tre­vis­tas y un gran ca­tas­tro de or­ga­ni­za­cio­nes ba­sa­do en cin­co cri­te­rios: que sean or­ga­ni­za­cio­nes con es­truc­tu­ra in­ter­na, es­ta­bi­li­dad en sus ob­je­ti­vos y do­cu­men­to de cons­ti­tu­ción; que no ten­gan fi­nes de lu­cro; sean au­tó­no­mas; vo­lun­ta­rias y pri­va­das, o sea, que no es­tén li­ga­das es­truc­tu­ral­men­te al Es­ta­do.

La prin­ci­pal sor­pre­sa de los re­sul­ta­dos fue el cre­ci­mien­to que han ex­pe­ri­men­ta­do en una dé­ca­da: hoy exis­ten 234.502 ins­ti­tu­cio­nes que cum­plen con esos re­qui­si­tos, más del do­ble de las que ha­bía en 2004, cuan­do se hi­zo el an­te­rior es­tu­dio so­bre el te­ma. “Es­to ha­bla de una so­cie­dad chi­le­na muy dis­po­ni­ble pa­ra mo­vi­li­zar­se por cau­sas de in­te­rés pú­bli­co, lo que es bien in­tere­san­te”, ex­pli­ca Ig­na­cio Ira­rrá­za­val, di­rec­tor del Centro de Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas de la UC.

Tan­to o más lla­ma­ti­vo que su cre­ci­mien­to en nú­me­ro es que se han vuel­to un sector muy sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra la eco­no­mía: el es­tu­dio cal­cu­ló sus in­gre­sos (su- man­do los apor­tes que re­ci­ben des­de el Es­ta­do y los di­ne­ros que pro­vie­nen de do­na­cio­nes o ven­ta de ser­vi­cios), y es­tos su­pe­ran los 5.300 mi­llo­nes de dó­la­res. Eso re­pre­sen­ta el 2,2 por cien­to del PIB chi­leno. Pa­ra ha­cer­se una idea, el sector eco­nó­mi­co de la elec­tri­ci­dad, gas, agua y la ges­tión de desechos tie­ne una par­ti­ci­pa­ción con­jun­ta en el Pro­duc­to In­terno Bru­to del 2,8 por cien­to; los res­tau­ran­tes y ho­te­les re­pre­sen­tan el 2 y la in­dus­tria de las be­bi­das y el ta­ba­co el 1,7 por cien­to.

“No me sor­pren­die­ron es­tas ci­fras”, di­ce Ar­man­do Hol­zap­fel, di­rec­tor de Fun­da­ción Chi­le + hoy, quien ex­pli­ca el am­plio es­pec­tro en la so­cie­dad que al­can­zan es­te ti­po de ins­ti­tu­cio­nes y que van des­de el bin­go que ha­ce un club de adul­tos ma­yo­res, los re­cur­sos reuni­dos pa­ra te­char un gim­na­sio o po­ner­le pas­to a una can­cha de ba­rrio has­ta las gran­des cam­pa­ñas na­cio­na­les de la Te­le­tón o el Ho­gar de Cris­to o el tra­ba­jo de Bom­be­ros. “Al fi­nal te das cuen­ta de que las or­ga­ni­za­cio­nes ha­cen mu­chas co­sas, que el sector de la so­cie­dad ci­vil es un com­po­nen­te re­le­van­te pa­ra el desa­rro­llo del país y que te­ne­mos que le­van­tar la voz res­pec­to de los te­mas, por­que so­mos un ac­tor to­tal­men­te vá­li­do res­pec­to del Es­ta­do y los pri­va­dos. Te­ne­mos que creer­nos el cuen­to”, di­ce Hol­zap­fel.

La ex­plo­sión

Un fac­tor cla­ve en el au­men­to de las or­ga­ni­za­cio­nes fue la Ley 20.500, pro­mul­ga­da en 2011, que ge­ne­ró un nue­vo mar­co ju­rí­di­co pa­ra la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na y fa­ci­li­tó enor­me­men­te el pro­ce­so de cons­ti­tu­ción de las or­ga­ni­za­cio­nes. An­tes, es­tas te­nían que pre­sen­tar una so­li­ci­tud al Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia y es­pe­rar un lar­go pro­ce­so que ter­mi­na­ba con la fir­ma del mis­mí­si­mo Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca pa­ra cons­ti­tuir­se. Es de­cir, era un trá­mi­te que se de­mo­ra­ba. Hoy, en cam­bio, se en­tre­ga un es­ta­tu­to ti­po a un se­cre­ta­rio mu­ni­ci­pal, el que lo en­vía al Re­gis­tro Ci­vil, y si den­tro de cin­co días há­bi­les no tie­ne ob­ser­va­cio­nes se con­si­de­ra que la cons­ti­tu­ción es­tá ha­bi­li­ta­da. “La Ley 20.500 fa­ci­li­tó mu­cho es­te pro­ce­so”, di­ce Stree­ter. Gra­cias a es­to, te­ne­mos una ta­sa ma­yor de or­ga­ni­za­cio­nes ca­da mil ha­bi­tan­tes (13) que en paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos o Aus­tra­lia.

Ese pro­ce­so de cons­ti­tu­ción le­gal es muy im­por­tan­te pa­ra es­tas or­ga­ni­za­cio­nes, ya que tal co­mo ex­pli­ca Ira­rrá­za­val, el Es­ta­do en­tre­ga mu­chos fon­dos y pa­ra ac­ce­der a ellos hay que exis­tir le­gal­men­te, lo que se­gún él tam­bién im­pli­ca un ries­go: “Pue­de lle­var a una so­bre­abun­dan­cia de or­ga­ni­za­cio­nes que al fi­nal no son tan re­pre­sen­ta­ti­vas co­mo se qui­sie­ra”, di­ce el aca­dé­mi­co de la UC. Es­to se su­ma a que si bien las fun­da­cio­nes y cor­po­ra­cio­nes , por ejem­plo, son su­per­vi­sa­das por el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia, en la prác­ti­ca nin­gún or­ga­nis­mo las fis­ca­li­za, lo que pue­de re­sul­tar en que al­gu­nas sean muy pe­que­ñas, no ten­gan sus­ten­ta­bi­li­dad en el tiem­po o es­tén inac­ti­vas.

Los in­ves­ti­ga­do­res di­cen que es po­si­ble que eso ex­pli­que que la re­gión con la ta­sa más al­ta de es­te ti­po de ins­ti­tu­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil sea La Arau­ca­nía, don­de pue­de exis­tir “es­ta ex­ce­si­va mo­ti­va­ción del Es­ta­do de ca­na­li­zar re­cur­sos a or­ga­ni­za­cio­nes. Es al­go muy bueno, pe­ro de al­gu­na ma­ne­ra hay que te­ner cui­da­do con es­to”, agre­ga Ira­rrá­za­val.

El es­tu­dio tam­bién vio los cam­bios de las or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil se­gún el te­ma que tra­ba­jan re­vi­san­do la ins­crip­ción de es­tos or­ga­nis­mos en­tre 1857 y 2015, lo que re­ve­la que hoy pre­do­mi­nan en nú­me­ro las de­di­ca­das al desa­rro­llo so­cial y de vi­vien­da, que son, ade­más, las que más han cre­ci­do des­de 1989. Ca­si tan im­por­tan­tes son los gru­pos de­di­ca­dos a la cul­tuCen­tro

ra y re­crea­ción y más atrás apa­re­cen las so­cie­da­des de­di­ca­das a la edu­ca­ción e in­ves­ti­ga­ción, un sector que ca­si no ha va­ria­do res­pec­to de la dé­ca­da an­te­rior. Lue­go es­tán los sin­di­ca­tos, co­le­gios pro­fe­sio­na­les y aso­cia­cio­nes gre­mia­les, la ca­te­go­ría que más ha caí­do; los gru­pos de ser­vi­cios so­cia­les; los de de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos y po­lí­ti­ca; los de­di­ca­dos al me­dioam­bien­te y, por úl­ti­mo, los vin­cu­la­dos a te­mas de sa­lud.

Pa­ra Hol­zap­fel es­tos cam­bios re­fle­jan có­mo se han mo­di­fi­ca­do las prio­ri­da­des en la so­cie­dad chi­le­na. “En los 80 ha­bía más or­ga­ni­za­cio­nes de­di­ca­das a la ca­ri­dad y hoy, con el desa­rro­llo al­can­za­do por el país, las or­ga­ni­za­cio­nes ob­via­men­te de­ri­van a otros ám­bi­tos co­mo la cultura, el pa­tri­mo­nio y el me­dioam­bien­te. Es al­go nor­mal”, opi­na el di­rec­tor de Chi­le + hoy.

Par­ti­ci­pa­ción

De acuer­do al tra­ba­jo, cua­tro de ca­da 10 chi­le­nos ma­yo­res de 18 años han par­ti­ci­pa­do en una or­ga­ni­za­ción de la so­cie­dad ci­vil al me­nos una vez en la vi­da, ta­sa que de acuer­do a los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les de­be ser ca­li­fi­ca­da co­mo “in­ter­me­dia”. De acuer­do al in­for­me, en los 12 meses previos al es­tu­dio, 1,9 mi­llo­nes de chi­le­nos ha­bían si­do vo­lun­ta­rios, lo que equi­va­le a 164.865 jor­na­das de tra­ba­jo com­ple­tas. En ese seg­men­to do­mi­nan cla­ra­men­te las mu­je­res, que re­pre­sen­tan el 69 por cien­to del vo­lun­ta­ria­do y la mi­tad de ese gru­po son per­so­nas ma­yo­res de 60 años.

Pe­ro un as­pec­to im­por­tan­te, y que ha­bla tam­bién del gra­do de pro­fe­sio­na­li­za­ción que ha al­can­za­do es­te sector, o al me­nos par­te de él, es que no des­can­sa so­lo en el tra­ba­jo de los vo­lun­ta­rios sino que cuen­ta con un im­por­tan­te con­tin­gen­te de tra­ba­ja­do­res re­mu­ne­ra­dos, que co­rres­pon­de a cer­ca de 165 mil per­so­nas, la mi­tad de ellas con edu­ca­ción su­pe­rior com­ple­ta. Eso re­pre­sen­ta un dos por cien­to de la fuer­za la­bo­ral chi­le­na, mien­tras que pa­ra te­ner una idea, la gran mi­ne­ría, por ejem­plo, re­pre­sen­ta el 2,9 por cien­to. “No es po­ca gen­te la que de­ci­de tra­ba­jar día a día y desa­rro­llar­se en es­te ti­po de or­ga­ni­za­cio­nes. Eso es re­le­van­te, so­bre to­do en una so­cie­dad don­de se di­ce que la gen­te no es­tá in­tere­sa­da en par­ti­ci­par, es­to de­mues­tra que sí hay gen­te in­tere­sa­da en el bien co­mún”, opi­na Stree­ter.

Eso sig­ni­fi­ca que el sector es­tá cons­ti­tui­do por dos mun­dos dis­tin­tos. “En Chi­le es­ta­mos en el equi­li­brio per­fec­to: 50 y 50 en­tre el ama­teu­ris­mo del vo­lun­ta-

VIE­NE DE PÁG. 5

ria­do y el pro­fe­sio­na­lis­mo. Me gus­ta eso por­que si pro­fe­sio­na­li­zas to­do lo con­vier­tes en una bu­ro­cra­cia. Ade­más, los vo­lun­ta­rios te per­mi­ten ca­na­li­zar el in­te­rés pú­bli­co y am­pliar la co­ber­tu­ra de pres­ta­cio­nes”, di­ce Ira­rrá­za­val.

Más de la mi­tad de las per­so­nas que par­ti­ci­pan de la so­cie­dad ci­vil or­ga­ni­za­da lo ha­cen en or­ga­ni­za­cio­nes que pro­mue­ven ac­ti­vi­da­des es­pe­cí­fi­cas den­tro de la co­mu­ni­dad, co­mo los cen­tros de ma­dres, los gru­pos ju­ve­ni­les o los clu­bes de­por­ti­vos. Un po­co más atrás apa­re­cen los or­ga­nis­mos te­rri­to­ria­les (co­mo las jun­tas de ve­ci­nos); las or­ga­ni­za­cio­nes de ser­vi­cios so­cia­les; las de cau­sas es­pe­cí­fi­cas y, por úl­ti­mo, con ca­si un cuar­to de las pre­fe­ren­cias, es­tán los sin­di­ca­tos, co­le­gios pro­fe­sio­na­les y or­ga­ni­za­cio­nes gre­mia­les.

Una de las con­clu­sio­nes del es­tu­dio es que si bien las per­so­nas pre­fie­ren las or­ga­ni­za­cio­nes más es­pe­cí­fi­cas (co­mo los gru­pos ju­ve­ni­les o clu­bes de­por­ti­vos) por su al­ta es­pe­cia­li­za­ción, las de ca­rac­te­rís­ti­cas te­rri­to­ria­les, co­mo las jun­tas de ve­ci­nos, son las más va­lo­ra­das en mo­men­tos de ne­ce­si­dad o ca­tás­tro­fe. “Las gran­des fun­da­cio­nes lle­gan to­das, pe­ro lo pri­me­ro que uno ve es có­mo se or­ga­ni­zan los barrios: lle­nan la ca­mio­ne­ta en­tre los ve­ci­nos o jun­tan agua o cha­les. Es una or­ga­ni­za­ción más es­pon­tá­nea y sim­ple, pe­ro en las emer­gen­cias se ha­cen muy vi­si­bles y la gen­te sien­te esa cer­ca­nía”, co­men­ta Stree­ter.

Valeria Ar­gel, pre­si­den­ta ha­ce 11 años de la Jun­ta de Ve­ci­nos de Pe­llu­co, en la co­mu­na de Puer­to Montt, re­cuer­da que du­ran­te el pe­río­do de in­cen­dios de es­te año “los ve­ci­nos nos or­ga­ni­za­mos pri­me­ro que to­dos y em­pe­za­mos a sa­car agua de nues­tras ca­sas pa­ra apa­gar­lo, des­pués otros ve­ci­nos hi­cie­ron cor­ta­fue­gos has­ta que lle­ga­ran los bom­be­ros y Co­naf”, cuen­ta. La di­ri­gen­ta di­ce que ca­da dos años tie­nen cuen­ta pú­bli­ca, que se reúnen dos ve­ces al año y que ca­da tres meses ha­cen coor­di­na­cio­nes de se­gu­ri­dad. “El What­sApp nos ayu­da har­to pa­ra or­ga­ni­zar­nos, Fa­ce­book y Twit­ter tam­bién. Los que sa­be­mos usar­la, te­ne­mos la tecnología en nues­tras ma­nos. En ca­da sector ten­go una per­so­na que me cuen­ta lo que pa­sa. Así fun­cio­na­mos”, ex­pli­ca la di­ri­gen­ta.

Eso se ob­ser­vó cuan­do en el es­tu­dio le pre­gun­ta­ron a la ciu­da­da­nía cuá­les eran las or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil que más co­no­cen. Las tres más men­cio­na­das fue­ron los bom­be­ros, las jun­tas de ve­ci­nos y las or­ga­ni­za­cio­nes de­por­ti­vas. Por el con­tra­rio, las me­nos co­no­ci­das eran las or­ga­ni­za­cio­nes de trans­pa­ren­cia po­lí­ti­ca, las aso­cia­cio­nes de pro­duc­to­res y/o ex­por­ta­do­ras y las pro vi­da, jun­to a las unio­nes co­mu­na­les de jun­tas de ve­ci­nos.

A don­de na­die lle­ga

El Co­mi­té Eco­ló­gi­co de Val­pa­raí­so, Coe­val, tra­ba­ja des­de 1998 en la ciu­dad in­ter­vi­nien­do que­bra­das y con­cien­ti­zan­do a los por­te­ños de la im­por­tan­cia de cui­dar el me­dioam­bien­te. “Ha­ce­mos ope­ra­ti­vos de aseo. Va­mos a lim­piar las que­bra­das. Por ley la res­pon­sa­bi­li­dad es del mu­ni­ci­pio, pe­ro na­die lo ha­ce”, cuen­ta Ar­man­do Men­do­za, el pre­si­den­te de Coe­val. El di­ri­gen­te di­ce que pa­ra ellos sus 1.200 so­cios y 50 miem­bros ac­ti­vos en las ca­lles son fun­da­men­ta­les pa­ra el tra­ba­jo de edu­ca­ción a la po­bla­ción so­bre el pro­ble­ma que ata­can. “No­so­tros re­cu­pe­ra­mos la que­bra­da La Po­za, en Pla­ya An­cha, tra­ba­ja­mos con pai­sa­jis­tas y uni­mos sec­to­res. Ese tra­ba­jo sir­vió pa­ra que la gen­te vie­ra lo im­por­tan­te que es es­to”, di­ce Men­do­za.

Se­gún “So­cie­dad en Ac­ción”, esa es una de las dos fun­cio­nes de es­te ti­po de or­ga­ni­za­cio­nes: la vi­si­bi­li­za­ción y mo­vi­li­za­ción del in­te­rés pú­bli­co. El otro rol es la pres­ta­ción de ser­vi­cios, el que cum­ple, por ejem­plo, el Ho­gar de Cris­to, que tra­ba­ja en pro­gra­mas de pro­tec­ción e in­clu­sión de per­so­nas en si­tua­ción de ca­lle.

Es­te as­pec­to se­ría una de las ra­zo­nes de la al­ta va­lo­ra­ción que tie­ne la ciu­da­da­nía de las or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil. La mi­tad de los en­cues­ta­dos opi­na que ha­cen un tra­ba­jo rá­pi­do y de ca­li­dad y más de tres cuar­tos va­lo­ra po­si­ti­va­men­te a las que ha­cen ser­vi­cio so­cial. Por eso la ciu­da­da­nía con­si­de­ra que se ha­cen car­go de la­bo­res que na­die es­tá rea­li­zan­do. “Hoy hay es­pa­cios don­de, que­ra­mos o no, ni el Es­ta­do ni el mer­ca­do van a lle­gar”, co­men­ta Hol­zap­fel. “Mu­chas ve­ces, co­mo es­tán más cer­ca de los pro­ble­mas y co­no­cen la reali­dad, se an­ti­ci­pan al Es­ta­do”, agre­ga Ira­rrá­za­val.

Un ejem­plo es fun­da­ción Mi Par­que, de­di­ca­da al me­jo­ra­mien­to de áreas ver­des en barrios vul­ne­ra­bles, don­de mu­chas ve­ces ni las au­to­ri­da­des ni los pri­va­dos tie­nen re­cur­sos pa­ra in­ter­ve­nir. “Es­tas or­ga­ni­za­cio­nes tie­nen más fa­ci­li­dad y ra­pi­dez pa­ra aten­der pro­ble­mas, por­que no tie­nen que pa­sar por una bu­ro­cra­cia y por­que tie­nen una ma­ne­ra de fun­cio­nar que les per­mi­te ade­lan­tar­se”, agre­ga Stree­ter.

Ig­na­cio Ira­rrá­za­val, di­rec­tor del Centro de Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas de la UC.

Ar­man­do Hol­zap­fel, di­rec­tor de la Fun­da­ción Chi­le + hoy.

Pau­la Stree­ter, coor­di­na­do­ra del pro­yec­to “So­cie­dad en Ac­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.