Tu­ris­mo­fo­bia

La Tercera - Tendencias - - COLUMNA - Ma­ri­sol Gar­cía POR:

Es tan agra­da­ble re­ci­bir vi­si­tas co­mo ir a de­jar­las lue­go a la puer­ta. Que lle­guen, sí, pe­ro que por fa­vor se va­yan. El ago­bio por la in­tro­mi­sión en el pro­pio es­pa­cio lo sien­ten tam­bién las ciu­da­des, o al me­nos eso ase­gu­ran quie­nes asu­men su vo­ce­ría. En pleno ve­rano bo­real lee­mos so­bre ma­ni­fes­ta­cio­nes an­ti­tu­ris­mo en mar­cha en Bar­ce­lo­na, Lon­dres, Lis­boa, Es­tam­bul y Van­cou­ver. La “tu­ris­mo­fo­bia” es ya pa­la­bra de em­pleo acu­mu­la­do en la pren­sa. En Áms­ter­dam, por ejem­plo, el Ayun­ta­mien­to es­tá im­ple­men­tan­do di­ver­sas me­di­das pa­ra li­mi­tar el ac­ce­so a ser­vi­cios de los 17 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes anua­les a la ciu­dad. Aten­tos al has­ta aho­ra in­con­tro­la­do ne­go­cio vía AirBnB, las le­yes con­tra arrien­dos breves son ca­da vez más es­tric­tas en In­gla­te­rra, Fran­cia y Ca­na­dá. “Se quie­re gus­tar a los de afue­ra y da un po­co igual los de aden­tro”, co­men­ta Sonia Pu­li­do, una de las ar­tis­tas que has­ta el mes pró­xi­mo ex­po­ne en la ga­le­ría ma­dri­le­ña La Fiam­bre­ra acua­re­las y di­bu­jos ins­pi­ra­dos en el has­tío ha­cia el turismo en Ma­drid y Bar­ce­lo­na. Sur­ge ya el ar­te ur­bano crí­ti­co de, pre­ci­sa­men­te, los pi­la­res que mo­ti­van ha­blar de él.

El des­pre­cio a quie­nes or­ga­ni­zan su tiem­po libre en una di­ná­mi­ca de tras­la­do, re­gis­tro fo­to­grá­fi­co y con­su­mo al detalle es ya có­di­go co­mún en­tre in­te­lec­tua­les eu­ro­peos con ac­ce­so a tribuna pú­bli­ca. Ja­vier Ma­rías se bur­la­ba ha­ce po­co en El País de la obe­dien­cia ads­cri­ta a la cu­rio­si­dad pau­tea­da por guías de via­je y un va­go sen­ti­do de lo his­tó­ri­co: “Yo he vis­to lar­gas co­las en Tu­rín pa­ra arro­di­llar­se an­te la San­ta Sá­ba­na o co­mo se lla­men esos tra­zos tan feos y chus­cos”.

La fo­bia al turismo es un has­tío mas­cu­lla­do en el Pri­mer Mun­do, don­de el desa­rro­llo per­mi­te no exac­ta­men­te pres­cin­dir, pe­ro sí con­di­cio­nar có­mo que­da en el país un di­ne­ro que ha cru­za­do la fron­te­ra. Cir­cu­lan allí en dia­rios y re­vis­tas no só­lo co­lum­nas de de­nun­cia so­bre las des­ven­ta­jas de tan­to vi­si­tan­te, sino in­clu­so con­se­jos pa­ra evi­tár­se­los. Mu­chos de los mis­mos ciu­da­da­nos in­quie­tos por do­tar de hu­ma­ni­dad el aná­li­sis de la in­mi­gra­ción quie­ren fue­ra de su vis­ta a ja­po­ne­ses ape­lo­to­na­dos y sus ca­ma­ri­tas, y en ver­dad no hay con­tra­dic­ción en­tre un im­pul­so y otro, pues los efec­tos de am­bos gru­pos so­bre la con­vi­ven­cia ciu­da­da­na son di­fe­ren­tes: ame­na­zan los unos; es­tor­ban los otros. Es fá­cil ha­cer des­can­sar la tu­ris­mo­fo­bia en el re­cha­zo al via­je en sí mis­mo, pe­ro hay un desafío más in­tere­san­te en lo que hoy comienza a di­fun­dir­se ba­jo el con­cep­to de “con­tra­tu­ris­mo”; pa­seos por fue­ra de barrios gen­tri­fi­ca­dos, ca­fés de di­se­ño y ca­non his­tó­ri­co. Gus­to por el pa­tri­mo­nio au­tén­ti­co y no de­ve­la­do, más que por la tra­duc­ción de és­te a pau­tas ge­ne­ra­les. Es el acu­se de re­ci­bo de una di­ná­mi­ca de tra­to que al fin ha con­se­gui­do ha­cer­lo sen­tir a uno in­de­sea­do.T

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.