El sur de Man­hat­tan

Re­vi­ta­li­zar el Ground Zero des­pués de los aten­ta­dos lle­vó más de una dé­ca­da, pe­ro hoy se su­ma al Dis­tri­to Fi­nan­cie­ro y jun­tos se afian­zan co­mo la zo­na con más trans­for­ma­cio­nes. Lo­wer Man­hat­tan, el lu­gar que to­dos quie­ren vi­si­tar, en la ri­be­ra de Nue­va Yor

La Tercera - Tendencias - - VIAJES - Ca­ro­li­na Rey­mún­dez POR:

Co­mo una pa­lo­ma que abre sus alas pa­ra vo­lar, el Ocu­lus es un ac­to poé­ti­co y bi­llo­na­rio en el sur de Man­hat­tan. Es­ta es­pe­cie de Grand Cen­tral de nues­tro tiem­po no so­lo se con­vir­tió en el mo­nu­men­to más nue­vo y ex­cén­tri­co, y el gran centro de trans­por­tes de la ciu­dad, tam­bién le pu­so to­ne­la­das de blan­co in­ma­cu­la­do a la zo­na he­ri­da y man­cha­da por la san­gre y el do­lor de 2001. Blan­co, el co­lor de la paz, aun­que el Pre­si­den­te Trump es­té a pun­to de ir­se a la gue­rra a ca­da ra­to.

San­tia­go Ca­la­tra­va, el ar­qui­tec­to es­pa­ñol que di­se­ñó el Ocu­lus (World Tra­de Cen­ter Trans­por­ta­tion Hub), lo de­fi­ne co­mo “un mo­nu­men­to cí­vi­co a la vi­da y al co­ra­je de los neo­yor­qui­nos”. Con cer­ca de un mi­llón de me­tros cua­dra­dos, pi­sos de már­mol y te­chos que mues­tran un ta­jo de cie­lo, sir­ve a más de 200 mil pa­sa­je­ros por día (co­ne­xión con 11 lí­neas de me­tro y con el tren a Nue­va Jer­sey), ade­más de los tu­ris­tas que pa­sean por las tien­das o co­men de­li­ca­tes­sen en la fla­man­te se­de de Ea­taly.

El Ocu­lus es una es­truc­tu­ra po­lé­mi­ca: hay neo­yor­qui­nos que la ado­ran y pa­ra mu­chos es un ex­ce­so, in­clu­so com­pa­ra­do con los pa­la­cios so­vié­ti­cos cons­trui­dos ba­jo tie­rra por Sta­lin. Es la es­ta­ción más ca­ra del mun­do (cos­tó cua­tro mil mi­llo­nes de dó­la­res) y la cons­truc­ción de­mo­ró 12 años.

Leo una en­tre­vis­ta a Ca­la­tra­va en un iPho­ne de la nue­va y enor­me tien­da Ap­ple del Ocu­lus. “Qui­se ce­le­brar Nue­va York y a los que tra­ba­jan du­ro en ella. Mu­chos vi­ven en de­par­ta­men­tos mo­des­tos o tra­ba­jan en un pe­que­ño cu­bícu­lo. Quie­ro que por lo me­nos dos ve­ces por día, du­ran­te unos mi­nu­tos, esas per­so­nas pue­dan pa­rar­se en una es­ta­ción mo­der­na e in­ma­cu­la­da, cons­trui­da pa­ra ellos. Quie­ro que la dis­fru­ten y se sien­tan im­por­tan­tes y par­te de al­go más gran­de”. Des­pués, me de­ten­go a mi­rar a la gen­te que ca­mi­na apu­ra­da. Por aho­ra, hay po­cos ca­fés, es un lu­gar de pa­so. Un cos­ti­llar gi­gan­te que apa­re­ció ahí y, len­ta­men­te, la gen­te lo con­quis­ta y él con­quis­ta a la gen­te.

Si bien Lo­wer Man­hat­tan arran­ca de la ca­lle 14 ha­cia el sur, más o me­nos a la al­tu­ra de la nue­va se­de del mu­seo Whit­ney y el in­creí­ble par­que ele­va­do High Li­ne, es­te ar­tícu­lo se cen­tra en el Ground Zero y Downtown, la zo­na que des­pués de los aten­ta­dos del 9/11es­tu­vo en ba­ja, de­pri­mi­da por años. Mu­chas se­des de em­pre­sas se mu­da­ron y la zo­na fi­nan­cie­ra que­da­ba va­cía y so­li­ta­ria los fi­nes de semana. Larry Sil­vers­tein, CEO de Sil­vers­tein Properties, que ha­bía com­pra­do las Torres Ge­me­las ape­nas unas se­ma­nas an­tes de los ata­ques, lle­va in­ver­ti­dos mu­chos bi­llo­nes de dó­la­res en la re­cons­truc­ción de los des­co­mu­na­les edi­fi­cios del WTC, de 70 pi­sos, don­de tie­nen sus ofi­ci­nas Spo­tify y Con­dé Nast, en­tre otras em­pre­sas.

El 9 de sep­tiem­bre de 2001, Sil­vers­tein te­nía una reunión en el úl­ti­mo pi­so del WTC. A la mis­ma ho­ra te­nía una ci­ta con el mé­di­co. Cuan­do es­ta­ba por lla­mar pa­ra sus­pen­der la con­sul­ta mé­di­ca, su mu­jer le pi­dió por fa­vor que fue­ra y pos­pu­sie­ra la reunión de tra­ba­jo. Le hi­zo ca­so a su mu­jer y sal­vó su vi­da.

Sin du­da, su im­pul­so fue fun-

da­men­tal pa­ra que Lo­wer Man­hat­tan se fue­ra re­po­blan­do. Ya hay cer­ca de 30 nue­vos ho­te­les, va­rios cin­co es­tre­llas –el fla­man­te Four Sea­sons Downtown o The Beek­man en un es­pec­ta­cu­lar edi­fi­cio de 1881–, y tam­bién nue­vos res­tau­ran­tes y el shop­ping den­tro del Ocu­lus. Se­gún las es­ta­dís­ti­cas de Downtown Allian­ce, hoy vi­ven más de 60 mil per­so­nas en Lo­wer Man­hat­tan. Por la tar­de, los ve­ci­nos pa­sean sus pe­rros en la plaza del City Hall, fren­te al Puen­te de Brooklyn. El sur de la is­la ya es otro ba­rrio gen­tri­fi­ca­do.

Los tu­ris­tas com­pran y pa­sean por los mu­seos, la Bol­sa y la mí­ti­ca ca­lle Wall Street, el sím­bo­lo del sis­te­ma fi­nan­cie­ro de Es­ta­dos Uni­dos. Du­ran­te el día, es agi­ta­do, co­mo siem­pre ha si­do la zo­na fi­nan­cie­ra. Co­rre­do­res de Bol­sa, gen­te hi­per­co­nec­ta­da que ca­mi­na rá­pi­do y es­qui­va ban­das de tu­ris­tas que se sa­can la foto con el To­ro de Wall Street. Des­de ha­ce unos meses, el to­ro bra­vo tie­ne com­pa­ñía: “La ni­ña sin mie­do”, una ne­na con el pe­lo ata­do, los bra­zos en ja­rra y mi­ra­da desafian­te. La escultura de bron­ce es obra de la uru­gua­ya Kris­ten Vis­bal y fue pen­sa­da por una fir­ma de inversiones que se pro­pu­so dar­les prio­ri­dad a las mu­je­res en un sector do­mi­na­do por hom­bres. El au­tor del to­ro de más de tres mil ki­los, Ar­tu­ro di Mo­di­ca, un ita­liano que de­be es­tar con­ven­ci­do del po­der mas­cu­lino, se que­jó por la in­tru­sión. “Ella es­tá ahí pa­ra ata­car al to­ro y de­be ser sa­ca­da”, de­cla­ró ha­ce po­co.

To­da­vía que­dan ca­sas de es­ti­lo ho­lan­dés que se ven enanas jun­to a los ras­ca­cie­los es­pe­ja­dos, ca­da vez más al­tos. Im­per­di­ble New York by Gehry, el nue­vo edi­fi­cio del ar­qui­tec­to Frank Gehry en 8 Spru­ce St., una mo­le de ce­men­to de 76 pi­sos que al­ber­ga una es­cue­la pú­bli­ca, un hos­pi­tal y re­si­den­cias de lu­jo. El di­se­ño on­du­la­do cap­ta y re­fle­ja los cam­bios de luz. Ahí no­más, el Edi­fi­cio Wook­worth, en Broad­way 233, es un be­llo ras­ca­cie­los de ins­pi­ra­ción gó­ti­ca cons­trui­do a prin­ci­pios del si­glo pasado. Pa­ra más de un crí­ti­co, la obra de Gehry es de las po­cas del Downtown que me­re­ce es­tar a su la­do.

La me­mo­ria no se bo­rra

El as­cen­sor que sube al pi­so 102 de la Free­dom To­wer (One World Tra­de Cen­ter) no tie­ne ven­ta­nas.

El in­te­rior del Ocu­lus, la nue­va obra en el Ground Zero.

Vis­ta des­de Free­dom To­wer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.