Groo­ming

ACO­SO EN LA WEB

La Tercera - Tendencias - - PORTADA - POR MA­TÍAS SÁN­CHEZ JI­MÉ­NEZ Y JO­SÉ MI­GUEL JA­QUE

El mar­tes 22 de agos­to, a las 11:20 de la ma­ña­na, An­drea Mon­ca­da (42) pre­pa­ra­ba su desa­yuno cuan­do re­ci­bió un lla­ma­do del SAMU avi­sán­do­le que su hi­ja An­drea (15) es­ta­ba sien­do tras­la­da­da al Hos­pi­tal San Juan de Dios.

Mon­ca­da se fue in­me­dia­ta­men­te al cen­tro hos­pi­ta­la­rio y lle­gó in­clu­so unos mi­nu­tos an­tes que la am­bu­lan­cia y vio lle­gar a su hi­ja en una ca­mi­lla, con­vul­sio­nan­do. “Me de­ses­pe­ré. Le pre­gun­ta­ba qué ha­bía pa­sa­do pe­ro no abría sus oji­tos. Le de­cía: ‘Hi­ja há­bla­me, es­toy aquí’, pe­ro no reac­cio­na­ba”, re­cuer­da la ma­dre, quien des­pués se dio vuel­ta y ob­ser­vó ba­jar a un jo­ven de la am­bu­lan­cia. A él nun­ca lo ha­bía vis­to ni sa­bía quién era.

Al in­gre­sar al hos­pi­tal, la paramédico le in­for­mó a Mon­ca­da que su hi­ja ha­bía si­do tras­la­da­da por­que su po­lo­lo lla­mó a la am­bu­lan­cia tras ver a An­drea con­vul­sio­nar des­pués de fu­mar ma­rihua­na. Ella con­tes­tó que la jo­ven no te­nía po­lo­lo y que me­nos con­su­mía dro­gas. “Era una ni­ña tran­qui­la”, di­ce aho­ra y ex­pli­ca: “Ella nun­ca nos co­men­tó que ha­bía co­no­ci­do a es­te jo­ven por Fa­ce­book”.

¿No­tó al­go inusual esa ma­ña­na en que se fue al co­le­gio?

Ese día só­lo lle­vó su uni­for­me y ma­qui­lla­je. Na­da más. Nun­ca nos co­men­tó que se iba a jun­tar con él. Co­mo to­dos los días, se des­pi­dió y sa­lió a las 7:20 de la ma­ña­na. ‘Chao hi­ja, que te va­ya bien. Es­tu­dia’, fue lo úl­ti­mo que le di­je.

El tér­mino groo­ming es de­fi­ni­do co­mo un abu­so se­xual vir­tual y ocu­rre cuan­do un adul­to se crea un per­fil fal­so y se po­ne una edad me­nor a la real. De es­te mo­do los

groo­mers (apo­do que re­ci­ben los pe­dó­fi­los que lo prac­ti­can) con­si­guen ac­ce­so y con­tac­to con jó­ve­nes y ni­ños en re­des so­cia­les pa­ra ob­te­ner ma­te­rial por­no­grá­fi­co.

“Se ca­rac­te­ri­za prin­ci­pal­men­te por el en­ga­ño y la se­duc­ción que se da en un con­tex­to don­de el me­nor no sa­be con quién es­tá ha­blan­do”, ex­pli­ca Pía Ba­rre­ra, sub­co­mi­sa­ria de la Bri­ga­da In­ves­ti­ga­do­ra del Ci­ber­cri­men Me­tro­po­li­ta­na de la Policía de In­ves­ti­ga­cio­nes (PDI). “Pa­ra ellos (groo­mers) es im­por­tan­te ob­te­ner ma­te­rial por­no­grá­fi­co nue­vo por­que lo que exis­te en la

deep­web es an­ti­guo y ya co­no­ci­do por los pe­dó­fi­los. Al­gu­nos más ave­za­dos lle­gan a re­unir­se con los me­no­res y abu­sar se­xual­men­te de ellos”, agre­ga.

Se­gún los ex­per­tos, pa­ra un adul­to es di­fí­cil com­pren­der por qué un me­nor po­dría acep­tar a un des­co­no­ci­do en sus re­des so­cia­les, ya que el pri­mer grupo bus­ca man­te­ner su in­ti­mi­dad, pe­ro en el caso de los ni­ños y ado­les­cen­tes ocu­rre to­do lo con­tra­rio, ya que ellos for­man su iden­ti­dad a tra­vés de la ima­gen, acep­ta­ción y va­lo­ra­ción de los de­más en re­des so­cia­les.

En Chi­le el tér­mino se es­cu­chó por pri­me­ra vez en el 2008, tras un bu­lla­do caso en la pren­sa, don­de un jo­ven de Mai­pú se creó dos cuentas fal­sas en el chat de Mes­sen­ger, con la fi­na­li­dad de ga­nar­se la con­fian­za de una me­nor de su mis­ma cua­dra. Lue­go, és­te le pro­pu­so man­te­ner una re­la­ción sen­ti­men­tal pa­ra así ob­te­ner imá­ge­nes de ella a tra­vés de con­ver­sa­cio­nes por cá­ma­ra web. Des­de ese pri­mer caso las re­des so­cia­les y el ac­ce­so de los me­no­res a la tec­no­lo­gía no ha he­cho más que ex­pan­dir­se y, se­gún ci­fras de la PDI, las in­ves­ti­ga­cio­nes y de­nun­cias por

groo­ming han au­men­ta­do más de un 200 por cien­to en los úl­ti­mos seis años. En el 2010 se rea­li­za­ron 175 in­ves­ti­ga­cio­nes y 27 de­nun­cias, y el año pa­sa­do fue­ron 393 in­ves­ti­ga­cio­nes y 93 de­nun­cias.

Ba­rre­ra cree que el au­men­to de los ca­sos se de­be a que efec­ti­va­men­te el ma­yor ac­ce­so a in­ter­net per­mi­te que cual­quie­ra pue­da crear­se un per­fil fal­so pe­ro tam­bién a que los pa­dres es­tán más cons­cien­tes de los pe­li­gros que exis­ten en la red, por lo que de­nun­cian más. “Los ca­sos no de­nun­cia­dos son par­te de las ci­fras ne­gras por­que mu­chos de­li­tos que­dan en la os­cu­ri­dad. Es­to se de­be a que el pro­ce­so le­gal es muy en­go­rro­so, ya que in­vo­lu­cra en­tre­vis­tas y de­cla­ra­cio­nes”, cuen­ta.

***

Tras in­gre­sar la me­nor al hos­pi­tal, Mon­ca­da se acer­có al jo­ven que ve­nía con su hi­ja en la am­bu­lan­cia. Di­ce que in­me­dia­ta­men­te sin­tió des­con­fian­za. “¿Quién eres tú?, ¿qué le hi­cis­te?”, le pre­gun­tó en un pa­si­llo que da al es­ta­cio­na­mien­to de las am­bu­lan­cias. “‘Na­da, só­lo fu­ma­mos ma­rihua­na’, me res­pon­dió con una ac­ti­tud des­preo­cu­pa­da. Te­nía sus bra­zos cru­za­dos y el go­rro de su po­le­rón pues­to”, re­la­ta la ma­dre.

“Ya no nos en­con­tra­mos con la ima­gen tí­pi­ca de la per­so­na ma­yor de 60 o 70 años, hoy ve­mos a per­so­nas de 25 o 21 años que bus­can a me­no­res de 13 años” Pía Ba­rre­ra Sub­co­mi­sa­ria de la Bri­ga­da In­ves­ti­ga­do­ra del Ci­ber­cri­men Me­tro­po­li­ta­na de la PDI.

Ste­ve Sán­chez Co­lla­zos (21), de na­cio­na­li­dad pe­rua­na, es la per­so­na que ese día acom­pa­ña­ba a An­drea y que se pre­sen­tó co­mo su po­lo­lo. Se­gún el re­la­to de Sán­chez a la 35 Co­mi­sa­ría de De­li­tos Se­xua­les de Ca­ra­bi­ne­ros, se ha­brían co­no­ci­do por Fa­ce­book y man­te­nían una re­la­ción de pa­re­ja. An­drea no le con­tó a su fa­mi­lia so­bre su re­la­ción, pe­ro sí a sus ami­gas del co­le­gio. “Es­ta­ba fe­liz”, di­ce una com­pa­ñe­ra de su cur­so.

Ese 22 de agos­to, An­drea sa­lió de su ca­sa si­mu­lan­do que se iba a cla­ses, pe­ro nun­ca in­gre­só al Li­ceo Emi­lia To­ro de Bal­ma­ce­da. De acuer­do a sus com­pa­ñe­ras, ella se iba a jun­tar en la en­tra­da del co­le­gio con Sán­chez, quien le pi­dió que lo acom­pa­ña­ra a su ca­sa en Quin­ta Nor­mal con la ex­cu­sa de que le pre­sen­ta­ría a sus pa­dres. En el lu­gar, se­gún el re­la­to del jo­ven a Ca­ra­bi­ne­ros, am­bos ha­brían fu­ma­do ma­rihua­na y te­ni­do re­la­cio­nes se­xua­les.

“Pien­so que An­drea es­ta­ba ex­pec­tan­te de co­no­cer­lo. No sé qué ha­brán ha­bla­do, a lo me­jor él le pin­tó al­go bo­ni­to y ella co­mo ni­ña chi­ca, le cre­yó”, co­men­ta la ma­dre. “Ella nun­ca ha­bía po­lo­lea­do, no sa­lía mu­cho y no an­da­ba so­la. Siem­pre del co­le­gio a la ca­sa y vi­ce­ver­sa. Era inocen­te, no co­mo al­gu­nas ni­ñas de su edad que ya han po­lo­lea­do y pa­san en ca­rre­tes”, agre­ga.

Mon­ca­da ase­gu­ra que su hi­ja no pa­sa­ba mu­cho tiem­po en las re­des so­cia­les, in­clu­so su ce­lu­lar es­tu­vo ma­lo por un tiem­po y su compu­tador, ro­to. “Lle­ga­ba del co­le­gio y al­mor­zá­ba­mos jun­tas. So­lía con­tar­me có­mo le iba en sus es­tu­dios, pe­ro na­da de es­ta re­la­ción”.

Las ami­gas di­cen que no­ta­ron in­quie­ta a An­drea la úl­ti­ma se­ma­na, siem­pre aten­ta a su ce­lu­lar. In­clu­so, al­gu­nas di­cen ha­ber vis­to va­rias ve­ces a Sán­chez de­ján­do­la en la en­tra­da del co­le­gio y be­sán­do­la.

Lue­go, en el hos­pi­tal, se com­pro­bó que An­drea pre­sen­ta­ba le­sio­nes de vio­la­ción, por lo que Ca­ra­bi­ne­ro de­tu­vo a Sán­chez. Un exa­men to­xi­co­ló­gi­co tam­bién mos­tró que An­drea ha­bía con­su­mi­do una al­ta do­sis de an­fe­ta­mi­nas. Sán­chez fue de­te­ni­do pe­ro él in­sis­tió en su ver­sión: que era el po­lo­lo, que só­lo fu­ma­ron ma­rihua­na y tu­vie­ron re­la­cio­nes con­sen­ti­das.

Lue­go, la fis­cal Ta­ma­ra Me­ne­ses ex­pli­có en la for­ma­li­za­ción de Sán­chez que el ilí­ci­to de vio­la­ción se pro­du­jo por­que “el impu­tado se apro­ve­cha de que ella que­da in­cons­cien­te, por lo que no tu­vo po­si­bi­li­da­des de opo­ner­se o te­ner con­cien­cia de es­ta agresión”, es­ta­ble­cien­do el de­li­to. Tam­bién re­la­tó la fis­cal que el jo­ven ya con­ta­ba con una de­nun­cia por vio­la­ción a una me­nor de 13 años en San Fe­li­pe y otra por abu­so se­xual a una jo­ven de 14 años en Mai­pú. Am­bas cau­sas se en­cuen­tran en un pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción y las dos víc­ti­mas ase­gu­ran que fue­ron con­tac­ta­das ini­cial­men­te a tra­vés de las re­des so­cia­les. Ac­tual­men­te, Sán­chez es­tá en pri­sión pre­ven­ti­va en el pe­nal San­tia­go Uno, mien­tras du­ra la in­ves­ti­ga­ción de 60 días.

Nés­tor Pé­rez, abogado de Sán­chez de la De­fen­so­ría Pe­nal Pú­bli­ca, ase­gu­ra que los jó­ve­nes te­nían una re­la­ción y que su de­fen­di­do no le min­tió so­bre su edad. Ade­más, ex­pli­ca que: “A él se le for­ma­li­zó por vio­la­ción. En la car­pe­ta de in­ves­ti­ga­ción no es­tá el te­ma de su­plan­ta­ción de iden­ti­dad”.

Tam­bién des­car­ta la in­to­xi­ca­ción por an­fe­ta­mi­nas, de­bi­do al re­la­to de Sán­chez, y ase­gu­ra que “to­da esa es­pe­cu­la­ción par­tió por­que Ste­ve es ex­tran­je­ro”. El abogado ade­más di­ce que An­drea ha­bía asis­ti­do al re­cin­to hos­pi­ta­la­rio pre­via­men­te por otros epi­so­dios de con­vul­sio­nes. La fa­mi­lia lo des­mien­te.

***

Una de las co­sas que le han lla­ma­do la aten­ción a la sub­co­mi­sa­ria Ba­rre­ra de los ca­sos re­cien­tes de

groo­ming es que los pe­dó­fi­los que es­ta­ble­cen los con­tac­tos con me­no­res son más jó­ve­nes que an­tes: “Ya no nos en­con­tra­mos con la ima­gen tí­pi­ca de la per­so­na ma­yor de 60 o 70 años, hoy ve­mos a per­so­nas de 25 o 21 años que bus­can a me­no­res de 13 años”, cuen­ta y ex­pli­ca que de ca­da diez de­te­ni­dos, la mi­tad tie­ne me­nos de 30 años. “Uno es­pe­ra­ría que a esa edad es­tén bus­can­do re­la­cio­nes con sus pa­res, pe­ro nos he­mos da­do cuen­ta que es­tas per­so­nas tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra re­la­cio­nar­se y bus­can re­fu­giar­se en la in­ti­mi­dad de la web, pa­ra así te­ner con­tac­to con me­no­res y con­tro­lar­los”, agre­ga.

Así es más fá­cil pa­ra los groo­mers ma­ni­pu­lar a un me­nor, ya que se ma­ne­jan en un mun­do di­gi­tal co­no­ci­do pa­ra ellos, y mu­chas ve­ces ob­tie­nen in­for­ma­ción de sus víc­ti­mas con las que lue­go pue­den ex­tor­sio­nar­las pa­ra re­ci­bir más ma­te­rial por­no­grá­fi­co. “Los ni­ños caen en un círcu­lo y co­mien­zan a dar más ma­te­rial pa­ra que sus pa­pás o ami­gos no des­cu­bran el error que co­me­tie­ron. He­mos te­ni­do a ni­ños de sie­te años que sí se die­ron cuen­ta que es­ta­ban mal”, co­men­ta la sub­co­mi­sa­ria.

Una de las prin­ci­pa­les re­co­men­da­cio­nes que en­tre­ga Ba­rre­ra es que los pa­dres es­tén al día de las nue­vas tec­no­lo­gías, de có­mo se ma­ne­jan las re­des so­cia­les y de sus men­sa­jes in­ter­nos. “El 90 por cien­to de los pa­dres que hacen las de­nun­cias, re­co­no­ce no sa­ber ma­ne­jar­las, los que les jue­ga en con­tra en es­te ti­po de si­tua­cio­nes”, di­ce.

***

Ese mis­mo día, An­drea fue tras­la­da­da, en es­ta­do de ex­tre­ma gra­ve­dad, a la Uni­dad de Cui­da­dos In­ten­si­vos del hos­pi­tal. Cer­ca de las dos de la ma­ña­na la me­nor ca­yó en co­ma y tras cua­tro días in­ter­na­da, el sá­ba­do 26 de agos­to, mu­rió. El fuer­te con­su­mo de dro­gas hi­zo que con­vul­sio­na­ra, pro­vo­can­do una fal­ta de oxí­geno en su ce­re­bro y pro­du­cién­do­le una in­fla­ma­ción en su ce­re­bro que ter­mi­nó con su vi­da.

La tar­de del mar­tes 29 de agos­to la ca­rro­za fú­ne­bre in­gre­só en el ce­men­te­rio Par­que El Ma­ti­nal, en Mai­pú, acom­pa­ña­da por más de 40 au­tos y 10 bu­ses lleno de es­co­la­res, to­dos de­co­ra­dos con glo­bos mo­ra­dos, ro­sa­dos y blan­cos, los co­lo­res fa­vo­ri­tos de la ado­les­cen­te.

“Es te­rri­ble per­der a un ser que­ri­do, pe­ro es más te­rri­ble aún que unos pa­pás pier­dan a su hi­ja, so­bre to­do en las con­di­cio­nes en que se nos fue la An­dreí­ta. Só­lo es­pe­ro que des­can­se en paz, que se ha­ga jus­ti­cia y que cai­gan to­dos los ma­les po­si­bles so­bre la per­so­na que hi­zo es­to”, di­jo un tío en el fu­ne­ral.

Mien­tras de­ce­nas de ni­ñas de­ja­ban flo­res so­bre el ataúd, Mon­ca­da mi­ra­ba una fo­to de su hi­ja, en me­dio de los abra­zos que in­ten­ta­ban con­so­lar­la. En el mo­men­to en que co­men­zó el en­tie­rro, los glo­bos de co­lo­res fue­ron sol­ta­dos al cie­lo. Des­de el fon­do de la es­ce­na se es­cu­chó el gri­to de la ma­dre: “Jus­ti­cia, por fa­vor”.

***

“El groo­ming lle­gó pa­ra que­dar­se”, así di­ce Mar­ce­la Con­cha, abo­ga­da de la fa­mi­lia de An­drea, y tam­bién co­no­ci­da co­mo la “abo­ga­da de los ni­ños” por to­mar cau­sas que in­vo­lu­cran a me­no­res abu­sa­dos se­xual­men­te en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad. En los pró­xi­mos días la de­fen­so­ra se que­re­lla­rá con­tra Sán­chez por los de­li­tos de vio­la­ción y ho­mi­ci­dio por los que arries­ga­ría has­ta 20 años en la cár­cel.

Pe­ro el es­ce­na­rio ac­tual del groo­ming en Chi­le es in­cier­to, ya que no exis­te co­mo de­li­to en la le­gis­la­ción chi­le­na, es de­cir, no exis­te nin­gún ar­tícu­lo en que cas­ti­gue a los adul­tos por con­tac­tar a me­no­res de edad en re­des so­cia­les. Sí es­tá pe­na­do por la ley, bajo el de­li­to de abu­so se­xual im­pro­pio y pro­pio, el so­li­ci­tar, guar­dar y en­viar fo­to­gra­fías ín­ti­mas de ni­ños y ex­po­ner­los a una si­tua­ción de con­no­ta­ción se­xual. Jun­to con re­unir­se con ellos.

“Si un groo­mer no in­ci­ta a un niño a des­nu­dar­se, a que le en­víe fo­tos o a que se jun­te con él, no ha­brá de­li­to por­que só­lo lo con­tac­tó. La policía ten­dría que ave­ri­guar si guar­dan ma­te­rial por­no­grá­fi­co pa­ra po­der ti­pi­fi­car­lo co­mo un de­li­to”, ex­pli­ca la abo­ga­da Con­cha.

De he­cho, per­se­guir es­te pro­ble­ma pue­de en­trar en con­flic­to con otros de­re­chos y nor­mas que ac­tual­men­te se tra­mi­tan: en ma­yo de es­te año, la Cá­ma­ra de Dipu­tados apro­bó, y des­pa­chó al Se­na­do, un pro­yec­to de ley que es­ta­ble­ce el Sis­te­ma de Ga­ran­tías de los De­re­chos de la Ni­ñez, en­fa­ti­za en el pun­to de au­to­no­mía pro­gre­si­va de los me­no­res, que “to­do niño tie­ne de­re­cho a desa­rro­llar su vi­da pri­va­da, a gozar de in­ti­mi­dad y a man­te­ner co­mu­ni­ca­cio­nes sin in­je­ren­cias ar­bi­tra­rias o ile­ga­les y los pa­dres de­ben res­pe­tar es­te de­re­cho, pro­mo­ver y orien­tar su ejer­ci­cio, y pro­te­ger­los de cual­quier que­bran­ta­mien­to ilí­ci­to de su in­ti­mi­dad”. Es de­cir, po­dría prohi­bir a los pa­dres re­vi­sar las re­des so­cia­les de sus hi­jos.

Kar­la Ru­bi­lar, dipu­tada e in­te­gran­te de la Comisión de Fa­mi­lia, co­men­ta que es­te pun­to se de­be acla­rar lo más pron­to po­si­ble, ya que “se­gún la ley, co­mo es­tá re­dac­ta hoy, po­dría ser in­ter­pre­ta­da de que los pa­dres no tie­nen nin­gu­na po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a las re­des so­cia­les o que el niño po­dría ale­gar, bajo el am­pa­ro de es­ta ley, que los pa­pás no tie­nen de­re­cho a re­vi­sar­le sus co­sas por­que él niño tie­ne de­re­cho a una vi­da pri­va­da”. La abo­ga­da Con­cha coin­ci­de con la dipu­tada y agre­ga: “No de­be­mos ol­vi­dar que los ado­les­cen­tes, y de ahí pro­vie­ne el ori­gen de la pa­la­bra, ado­le­cen de las he­rra­mien­tas pa­ra re­co­no­cer un ries­go”.

*** Sen­ta­da en un es­cri­to­rio ca­fé, evi­den­te­men­te can­sa­da, An­drea Mon­ca­da re­la­ta sus úl­ti­mos días. “Es­pe­ro que le den la ma­yor can­ti­dad de años. No só­lo por mi hi­ja, tam­bién por las otras dos jó­ve­nes que tam­bién fue­ron víc­ti­mas”, di­ce la ma­má mien­tras mi­ra a Ca­ta­li­na (3), her­ma­na de An­drea, quien son­ríe y jue­ga a su al­re­de­dor. “Re­cién hoy es­tá más tran­qui­la. Los otros días se des­per­ta­ba llo­ran­do”.

Mon­ca­da aún no se ex­pli­ca có­mo su­ce­dió to­do. Se cues­tio­na por no ha­ber po­di­do ma­ne­jar la si­tua­ción, pe­ro tam­bién ha­bla de lo di­fí­cil que es hoy con­ver­sar y man­te­ner una co­mu­ni­ca­ción flui­da con una ado­les­cen­te de 15 años. “Si me hu­bie­se di­cho: ‘Ma­má, es­toy co­no­cien­do a al­guien por Fa­ce­book’, le ha­bría di­cho que qui­zás no le con­vie­ne o que no co­rres­pon­de de esa for­ma”, di­ce.

La ma­dre tam­bién cuen­ta que ella nun­ca re­vi­só el ce­lu­lar de su hi­ja, pe­ro que sí la veía to­mar­se fo­tos, gra­bar vi­deos de can­cio­nes y con­ver­sar con sus pri­mos por What­sApp. In­clu­so va­rias ve­ces le pre­gun­tó y tra­tó de ver con quién se es­ta­ba co­mu­ni­can­do, pe­ro An­drea no la de­ja­ba.

“Las ami­gas se me acer­ca­ron en el fu­ne­ral y me con­ta­ban que ella las ayu­da­ba y acon­se­ja­ba, pe­ro si acon­se­ja­ba a los de­más, có­mo no se dio cuen­ta de que es­ta­ba mal lo que ha­cía, por qué no lo con­tó. Sus ami­gas sa­bían que te­nía una re­la­ción por Fa­ce­book, pu­die­ron ha­ber­le ad­ver­ti­do del pe­li­gro o ha­ber­me con­ta­do a mí. Por úl­ti­mo, acom­pa­ñar­la ese día en que se jun­tó con el ti­po. Las ami­gas de­ben acon­se­jar­la pa­ra bien o pa­ra mal, pe­ro tie­ne que es­tar siem­pre ahí”.

¿Qué cree us­ted que pue­den ha­cer los pa­pás en es­tas si­tua­cio­nes?

No pue­den ha­cer mu­cho por­que los jó­ve­nes de hoy se man­dan so­los y cui­dan mu­cho su pri­va­ci­dad, les po­nen claves a los ce­lu­la­res pa­ra que uno no se me­ta. Creo que lo me­jor es fi­jar­se más y que los ni­ños ten­gan más con­fian­za en los pa­dres. Me hu­bie­se gus­ta­do que An­drea me con­ta­ra lo que es­ta­ba su­ce­dien­do.

¿Ese es su gran do­lor?

Ella siem­pre fue co­mo hi­ja úni­ca, es­tá­ba­mos to­do el día jun­tas y que no me con­ta­ra es el do­lor más gran­de que ten­go.T

Le pre­gun­ta­ba qué ha­bía pa­sa­do pe­ro no abría sus oji­tos. Le de­cía: ‘Hi­ja há­bla­me, es­toy aquí’, pe­ro no reac­cio­na­ba” An­drea Mon­ca­da

ACO­SO EN LA WEB

VELATÓN POR AN­DREA EN PLA­ZA ITA­LIA.

AN­DREA MON­CA­DA CON LA FO­TO DE SU HI­JA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.