TRAP: TIEM­POS VIO­LEN­TOS

Los in­ci­den­tes del fin de se­ma­na pa­sa­do en el con­cier­to de Bad Bunny, que ter­mi­na­ron con dos jó­ve­nes muertos, pu­sie­ron a es­te gé­ne­ro mu­si­cal en el ma­pa. Un es­ti­lo con­tro­ver­ti­do aso­cia­do a la dro­ga y la de­lin­cuen­cia que, aun­que no es nue­vo, ha cre­ci­do en e

La Tercera - Tendencias - - PORTADA - POR MA­RIANO TACCHI

Un grupo de mu­je­res apa­re­ce en las afue­ras del Estadio Mo­nu­men­tal, con ves­ti­dos de no­che y abri­gos, co­man­da­das por una que ra­pea “No me di­gas más na / son las re­glas tie­nes que gas­tar / Co­mo en un par­ti­do de fút­bol / siem­pre te voy a ga­nar / pe­ro por aho­ra nos po­de­mos ir a pe­rrear”. Es Prin­ce­sa Al­ba (nom­bre ar­tís­ti­co de Tri­ni­dad Ri­ve­ros) can­tan­do “My only one”, una de­cla­ra­ción de amor a Co­lo-Co­lo. Pe­se a que al­gu­nos se­gui­do­res del Ca­ci­que con­si­de­ra­ron que la can­ción era irres­pe­tuo­sa con el equi­po, que a otros no les gus­tó su ac­ti­tud, ni la ro­pa de la prin­ce­sa y que in­clu­so co­rrió el ru­mor de que el vi­deo era pa­ra un tra­ba­jo de un ra­mo de la uni­ver­si­dad -co­sa que ella nie­gael vi­deo que subió en ju­lio se con­vir­tió en

tren­ding to­pic en Twit­ter y ten­den­cia en You­Tu­be, y acu­mu­la cer­ca de un mi­llón y me­dio de vi­sua­li­za­cio­nes. “Sa­bía que iba a ser po­lé­mi­co, pri­me­ro por el Co­lo. Se­gun­do, por­que no soy el es­te­reo­ti­po de mi­na ri­ca, soy una mu­jer nor­mal y na­da, la gen­te se ata­ca cuan­do al­guien nor­mal mues­tra su cuer­po en pú­bli­co”, ex­pli­ca Ri­ve­ros.

Lo que ha­ce Ri­ve­ros es trap. Un es­ti­lo que na­ció en los 90 en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro en La­ti­noa­mé­ri­ca co­men­zó a ma­si­fi­car­se só­lo en los úl­ti­mos años y que hoy es­tá in­flu­yen­do en la in­dus­tria, ya que ra­pe­ros y can­tan­tes pop lo han ido in­te­gran­do pau­la­ti­na­men­te en sus tra­ba­jos, en­tre ellos Kan­ye West, Be­yon­cé, e in­clu­so Sha­ki­ra, que in­clu­ye la can­ción “Trap” en su úl­ti­mo dis­co, un hit que can­ta a dúo con el má­xi­mo ex­po­nen­te del mo­vi­mien­to en La­ti­noa­mé­ri­ca, el co­lom­biano Ma­lu­ma.

Sin em­bar­go, quien ha sus­ci­ta­do es­pe­cial in­te­rés úl­ti­ma­men­te es Bad Bunny, el ar­tis­ta puer­to­rri­que­ño que ha­ce un año pu­bli­có su pri­mer te­ma en Sound­cloud y pa­re­ce ser el pró­xi­mo Mi­das del gé­ne­ro.

Be­ni­to Mar­tí­nez, nom­bre real de Bad Bunny, tie­ne 23 años y es un agra­de­ci­do del apo­yo que Ar­tu­ro Vidal le da por re­des so­cia­les. To­da­vía no tie­ne en­tra­da en Wi­ki­pe­dia pe­ro sí co­la­bo­ra­cio­nes con J Bal­vin y con el mis­mo Ma­lu­ma, ade­más de un ca­nal de You­Tu­be con más de tres mi­llo­nes de sus­crip­to­res. Es tam­bién el prin­ci­pal nom­bre del Fes­ti­val Fron­te­ra que se rea­li­za­rá en no­viem­bre en San­tia­go, su­peran­do en in­te­rés a otros ar­tis­tas y ban­das con mu­cha más tra­yec­to­ria co­mo Chi­co Tru­ji­llo o Ana Ti­joux. “Real­men­te es­toy cons­cien­te de mi po­si­ción de que soy uno de los gran­des de es­te mo­vi­mien­to del trap en es­pa­ñol, pe­ro yo de­jo que el pú­bli­co pon­ga los tí­tu­los”, con­tó en la con­fe­ren­cia de pren­sa con la que dio ini­cio a su gi­ra de sie­te pre­sen­ta­cio­nes a lo lar­go del país. El pro­ble­ma es que las dos que se rea­li­za­ron el fin de se­ma­na pa­sa­do ter­mi­na­ron muy mal. El vier­nes, en Ri­to­que, hu­bo una gue­rra de bo­te­lla­zos en­tre el pú­bli­co des­pués de que ce­die­ra una ta­ri­ma im­pro­vi­sa­da. El ar­tis­ta tu­vo que acor­tar la pre­sen­ta­ción e in­clu­so hu­bo ru­mo­res de una pos­te­rior ba­la­ce­ra en las afue­ras del lo­cal. La no­che si­guien­te fue peor: en me­dio de la pre­sen­ta­ción en Es­pa­cio Broad­way par­te del pú­bli­co cre­yó que se ha­bía desata­do una ba­la­ce­ra, lo que lue­go Ca­ra­bi­ne­ros des­car­tó, y a la sa­li­da un asis­ten­te bo­rra­cho atro­pe­lló y ma­tó a dos jó­ve­nes.

Ca­mi­lo Pa­rra­guez, co­no­ci­do en la es­ce­na co­mo Ca­mi­leazy (ex Zo­no­ra Point), fue el en­car­ga­do de abrir el show de Bad Bunny en San­tia­go y pa­ra él, lo que ocu­rrió esa no­che fue un he­cho for­tui­to y sin pre­ce­den­tes. “No tie­ne re­la­ción con el ar­tis­ta, pue­den in­fluir las le­tras o la gen­te a la que le lle­gan, pe­ro yo creo que tie­ne que ver más con el al­cohol o con el am­bien­te de la fies­ta”.

En Chi­le el arras­tre que tie­ne es­ta mú­si­ca se hi­zo vi­si­ble en ju­lio, cuan­do se lle­vó a ca­bo –sin in­ci­den­tes esa vez- el Trap Fes­ti­val, el pri­me­ro de es­te ti­po aquí, el que fue or­ga­ni­za­do por la pro­duc­to­ra La Gi­ra en el Mo­vis­tar Are­na. “Fue una pues­ta en es­ce­na muy ries­go­sa que le­van­ta­mos en un mes”, cuen­ta Sa­ra Ra­mí­rez, en­car­ga­da del even­to que tra­jo a ex­po­nen­tes

la­ti­nos co­mo Baby Ras­ta, No­riel, Br­yant Myers y Ano­ni­mus, en­tre otros, y con­gre­gó a cer­ca de 12 mil per­so­nas.

Se­gún Ra­mí­rez, la idea del fes­ti­val sur­gió tras ver el arras­tre que tie­ne el gé­ne­ro y, en es­pe­cial en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que si­guen las can­cio­nes de es­tos ar­tis­tas a tra­vés de You­Tu­be y re­des so­cia­les. “Cuan­do hi­ci­mos el es­tu­dio de mer­ca­do, apun­tá­ba­mos al pú­bli­co en­tre 15 y 18 años, pe­ro con la ex­plo­sión del fes­ti­val, nos di­mos cuen­ta de que lle­ga­ban ni­ños de has­ta 10 años”, cuen­ta.

Pa­rra­guez ex­pli­ca que, des­de arri­ba del es­ce­na­rio, el pú­bli­co siem­pre se ha vis­to muy trans­ver­sal, tan­to en edad co­mo en cla­se so­cial. “Los ex­po­nen­tes son más de ba­rrio, te ha­blan de sus vi­ven­cias, de su vi­da y la gen­te que lo es­cu­cha pa­sa por al­go si­mi­lar y se sien­te iden­ti­fi­ca­da. Pe­ro la gen­te que lo con­su­me es de to­dos los es­tra­tos. Ade­más, es­ta mú­si­ca es de los jó­ve­nes, ¿y qué quie­ren ellos? Pa­sar­lo bien, ir a fies­tas, to­mar­se un co­pe­te, fu­mar­se un pi­to y pa­sar­lo bien”, ex­pli­ca.

Pe­ro el trap no es un rit­mo op­ti­mis­ta, es el can­to de una ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes que no tie­ne sus es­pe­ran­zas pues­tas en el cam­bio po­lí­ti­co ni en los dis­cur­sos mo­ra­les enal­te­ce­do­res.

Se­xo, dro­gas y lu­jo

Noi­sey, el ca­nal de mú­si­ca de VI­CE, do­cu­men­tó la es­ce­na del trap en el do­cu­men­tal

Atlan­ta, ciudad don­de es­te na­ció a co­mien­zos de los no­ven­ta muy vin­cu­la­do al trá­fi­co y con­su­mo de dro­gas. El trap es par­te de la jer­ga que alu­de a los lu­ga­res don­de se ven­de dro­ga de ma­ne­ra ile­gal y es el rap que sur­gía en esas es­qui­nas don­de el mis­mo tra­fi­can­te era a la vez el “tra­pe­ro”.

El rit­mo es­tá in­fluen­cia­do por lo elec­tró­ni­co, e ini­cial­men­te in­cor­po­ra­ba el uso de ba­ses y los so­ni­dos ba­jos, uti­li­zan­do ins­tru­men­tos de per­cu­sión y sin­te­ti­za­do­res, ade­más de dis­tor­sio­na­do­res de voz, to­do es­to bus­can­do un so­ni­do si­co­dé­li­co. Las le­tras re­tra­tan las vidas en esas zo­nas y ba­rrios, y ha­bla­ban, sin du­da, de dro­ga, y tam­bién de gue­rras, pan­di­llas, ex­ce­sos, di­ne­ro (so­bre to­do de ga­nar di­ne­ro), mu­je­res, lu­jos y las di­fi­cul­ta­des que hay pa­ra sa­lir de ese mun­do. “El trap es una tram­pa. Es lo que es, una tram­pa que te atra­pa, tie­ne que ser una tram­pa”, de­cía en su pri­mer ca­pí­tu­lo el ac­tor Cur­tis Snow, pro­ta­go­nis­ta de Snow on da Bluff, un dra­ma-do­cu­men­tal so­bre los dea­lers de los ba­rrios po­bres.

“El trap, en to­do el mun­do y tam­bién en Chi­le, cuen­ta las his­to­rias de los des­pla­za­dos, de jó­ve­nes con reali­da­des su­per du­ras, en don­de el trá­fi­co de dro­gas y las ar­mas y la vio­len­cia es­tán muy pre­sen­tes; en­tre el pú­bli­co que asis­te a esos shows tam­bién hay per­so­nas que son par­te de ese mun­do”. Ex­pli­ca Ma­xi­mi­li­ano Ji­mé­nez, di­rec­tor de

Trap Dea­lers, el web show del si­tio Pous­ta que mues­tra a los ex­po­nen­tes chi­le­nos de es­te es­ti­lo y que es­tá pró­xi­mo a es­tre­nar su se­gun­do ci­clo.

“Ha­cien­do la pri­me­ra tem­po­ra­da, co­no­cí las his­to­rias de mu­chos ar­tis­tas y sus reali­da­des, con ami­gos ba­lea­dos, fa­mi­lia­res pre­sos, etc.”, cuen­ta.

Gian­lu­ca Abar­za, quien só­lo usa su nom­bre de pi­la en la es­ce­na, es­tá más ape­ga­do a una raíz elec­tró­ni­ca del trap y, en­tre otras co­sas, es quien apa­dri­nó a Prin­ce­sa Al­ba. Cuen­ta que mu­cho de es­te ti­po de mú­si­ca tie­ne que ver con la os­ten­ta­ción del lu­jo. “Una de sus ba­ses ac­tua­les es ser di­rec­to en cuan­to a que el can­tan­te quie­re ga­nar pla­ta por la mú­si­ca, eso no es se­cre­to, ca­da quien lo di­ce co­mo quie­re”, ex­pli­ca.

“A di­fe­ren­cia de otros es­ti­los que son de­nun­cian­tes, el trap di­ce que es­tás en es­to, que tie­nes mo­ne­das y tie­nes mi­nas. Te ha­bla del di­ne­ro y pue­des te­ner­lo o no te­ner­lo. Si no lo tie­nes, vas a ha­blar de que quie­res pla­ta y si la tie­nes, con­ta­rás eso. Mien­tras que otros es­ti­los nie­gan el di­ne­ro, acá no se elu­de eso. ¿Quién no qui­sie­ra te­ner mu­je­res y lu­jos?”, co­men­ta Pa­rra­guez y agre­ga que par­te del es­ti­lo es “de­cir la du­ra, sin mu­cho preám­bu­lo, sin ta­pu­jos. A al­gu­nos to­do es­to les pue­de pa­re­cer vul­gar, pe­ro ¿qué no es vul­gar hoy en día?”.

Chi­lean Trap­pers

Des­de los años no­ven­ta has­ta aho­ra es­te rit­mo ha ido cam­bian­do y so­bre to­do di­ver­si­fi­cán­do­se. “El trap da es­pa­cio pa­ra que uno pue­da ha­cer uso de cual­quier es­té­ti­ca, y en ca­da país se pue­de ver es­to de dis­tin­tas for­mas; es muy abier­to en ese sen­ti­do”, ex­pli­ca Gian­lu­ca.

El Trap Fes­ti­val, por ejem­plo, se en­fo­có en ar­tis­tas de la ver­tien­te que mez­cla rap con reg­gae­ton, mien­tras que mu­chos ex­po­nen­tes de la es­ce­na na­cio­nal se ape­gan al es­ti­lo clá­si­co traí­do de Atlan­ta, tan­to en su fon­do co­mo en su for­ma, es de­cir, las co­sas se di­cen co­mo son y de for­ma ex­plí­ci­ta, aun­que sean te­mas li­ga­dos a la dro­ga o el se­xo. Las lí­ri­cas de los na­cio­na­les es­tán vin­cu­la­das prin­ci­pal­men­te a la ca­lle, a las ex­pe­rien­cias que han vi­vi­do en ella y có­mo han sa­bi­do adap­tar­se a ella, ge­ne­ral­men­te co­mo for­mas de acep­ta­ción, pe­ro sin de­jar de la­do el te­ma del di­ne­ro, los lu­jos, las mu­je­res –u hom­bresy el con­su­mo de es­tu­pe­fa­cien­tes. Un ejem­plo, la can­ción DMT de Na­ción Trizzy: “Mo­ney, fies­ta, vino, Fen­di / eso es lo que quie­re ella / eso es lo que quie­ro yo”.

“El trap es una res­pues­ta fren­te al sis­te­ma que quie­re ver­te tra­ba­jan­do pa­ra al­guien”, di­ce Es­te­ban Cis­ter­na, co­no­ci­do arri­ba de los es­ce­na­rios co­mo Young Cis­ter, quien em­pe­zó a co­que­tear con es­te es­ti­lo en 2013 en Qui­li­cu­ra. “Es­tá en las po­bla­cio­nes y ba­rrios ba­jos, jó­ve­nes que vi­ven en el círcu­lo de la de­lin­cuen­cia y las dro­gas, que tie­nen ese sen­ti­mien­to de que­rer sa­lir ade­lan­te con sus fa­mi­lias y po­der vi­vir al­gún día en paz”, agre­ga.

Así mis­mo, Cis­ter­na cuen­ta que “El trap na­cio­nal es­tá dan­do mu­cho que ha­blar”. El mú­si­co ex­pli­ca que la es­ce­na co­men­zó a cre­cer ex­plo­si­va­men­te ha­ce dos años, cuan­do los pro­pios se­gui­do­res de los ar­tis­tas co­men­za­ron a or­ga­ni­zar fies­tas en las que do­mi­na­ba es­te rit­mo. “Aho­ra hay fies­tas ca­da fin de se­ma­na en es­pa­cios to­tal­men­te lle­nos, con ar­tis­tas que tie­nen fans y se­gui­do­res en sus re­des so­cia­les, y no so­lo en San­tia­go, en re­gio­nes tam­bién”, cuen­ta.

La ma­yo­ría de los ex­po­nen­tes lo­ca­les –al igual que Ma­lu­ma o Bad Bunny- no su­pe­ran los 30 años y han en­con­tra­do en You­Tu­be y Sound­cloud el es­pa­cio pa­ra mos­trar­se an­tes de lle­gar a los es­ce­na­rios. “El trap chi­leno no se di­fe­ren­cia mu­cho del rock o el in­die chi­leno, tam­bién es una es­ce­na, en mu­chos sen­ti­dos, pre­ca­ria, que bus­ca pro­fe­sio­na­li­zar­se y en don­de el ‘haz­lo tú mis­mo’ jue­ga un pa­pel im­por­tan­te”, ex­pli­ca Ji­mé­nez.

Sin em­bar­go, pa­ra Cis­ter­na to­da­vía si­gue sien­do po­co co­no­ci­do. “Las per­so­nas mu­chas ve­ces ha­blan so­bre el mo­vi­mien­to, ge­ne­ra­li­zan­do a to­dos co­mo si fué­ra­mos lo mis­mo que es­tá ha­cien­do Puer­to Ri­co, lo que es to­tal­men­te erró­neo. En Chi­le aún es un­der­ground, tie­ne men­sa­jes dis­tin­tos a lo que se trae des­de afue­ra y no es una ‘mo­da’ pa­sa­je­ra co­mo mu­chos lo han til­da­do. El trap es un es­ti­lo de vi­da”.T

CA­MI­LEAZY.

YOUNG CIS­TER.

PRIN­CE­SA AL­BA (AL CEN­TRO) CON SU CREW.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.