“Cuan­do la in­dus­tria ad­quie­re co­no­ci­mien­to cam­bia su vi­sión de có­mo ha­cer las co­sas”

La Tercera - Tendencias - - COSAS DE LA VIDA -

¿Se pue­de cre­cer cui­dan­do el en­torno?

“Sí”, res­pon­de Ol­ga Bar­bo­sa, bió­lo­ga y aca­dé­mi­ca de la Uni­ver­si­dad Aus­tral. “Hay mon­to­nes de ejem­plos. Pue­de que la ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca no sea tan rá­pi­da co­mo se es­pe­ra, pe­ro ha­ble­mos tam­bién de ren­ta­bi­li­dad so­cial”.

Ella tie­ne un ejem­plo: en 2008 es­ta in­ves­ti­ga­do­ra del Ins­ti­tu­to de Eco­lo­gía y Bio­di­ver­si­dad se abu­rrió de es­cri­bir só­lo ar­tícu­los aca­dé­mi­cos. Que­ría ha­cer al­go re­la­cio­na­do con el de­sa­rro­llo del país y postuló a un fon­do de Co­nicyt que co­nec­ta los cen­tros de ex­ce­len­cia con al­gu­na in­dus­tria. Eli­gió la del vino.

La zo­na cen­tral de Chi­le –don­de se con­cen­tra to­da la agri­cul­tu­ra y gran par­te del PIB del país- fue de­cla­ra­da co­mo uno de los 35 si­tios pri­vi­le­gia­dos de bio­di­ver­si­dad en el planeta que de­ben ser con­ser­va­dos. “Ahí te­nía­mos un con­flic­to, por­que no po­de­mos pro­te­ger to­da es­ta zo­na y sa­car la agri­cul­tu­ra”, di­ce.

Ol­ga y su grupo se pu­sie­ron a tra­ba­jar en una es­tra­te­gia de con­ser­va­ción en con­jun­to con el sec­tor del vino, pa­ra así me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad y los es­tán­da­res de la in­dus­tria. “Es un pro­gra­ma su­per in­no­va­dor y con­cre­to: tie­nes a un cien­tí­fi­co de la aca­de­mia con­ver­san­do con una in­dus­tria muy tra­di­cio­nal y ca­ris­má­ti­ca”, ex­pli­ca. El pri­mer en­cuen­tro no fue co­lor de ro­sa. Ella se pre­sen­ta­ba en las vi­ñas co­mo doc­to­ra en eco­lo­gía y ofre­cía mo­de­lar los cam­bios en la dis­tri­bu­ción de los vi­ñe­dos a cau­sa del cam­bio cli­má­ti­co y re­di­se­ñar­los pa­ra ha­cer con­ser­va­ción. “¿Eres ecó­lo­ga?”, “¿Tra­ba­jas pa­ra Green­pea­ce?”, le de­cían.

La pri­me­ra vi­ña que la es­cu­chó fue Cono Sur. “Adol­fo Hur­ta­do -enó­lo­go y hoy ge­ren­te ge­ne­ral- es una per­so­na que cree en la in­no­va­ción y se atre­vió a ha­cer al­go dis­tin­to”, di­ce. A par­tir de ahí se fue­ron su­man­do otras.

¿Co­mo los con­ven­cis­te?

Hay que te­ner una re­la­ción ge­nui­na y dar­les ac­ce­so a in­for­ma­ción. Les di­ji­mos cla­ra­men­te qué as­pec­tos del pai­sa­je ser­vían pa­ra sa­car­le un me­jor o peor ren­di­mien­to a su cam­po. Por ejem­plo, có­mo te­ner bos­que al­re­de­dor de­ter­mi­na la va­ria­ción de tem­pe­ra­tu­ra en las plan­ta­cio­nes o la can­ti­dad de agua. Na­die les ha­bía mos­tra­do da­tos du­ros.

La cla­ve de es­te pro­gra­ma es que per­mi­tió ha­cer trans­fe­ren­cia di­rec­ta del co­no­ci­mien­to: “‘Oye, pe­ro es­te bol­do le pue­de es­tar qui­tan­do agua a mi plan­ta­ción’, me de­cían. Me­dí y les de­mos­tré que no. Esa trans­fe­ren­cia del co­no­ci­mien­to in­me­dia­ta no la ha­ce la cien­cia en ge­ne­ral, por­que pri­me­ro tie­nes que cum­plir el es­tán­dar con la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca (es­cri­bien­do ar­tícu­los aca­dé­mi­cos) y lue­go con la ciu­da­da­nía”, di­ce Bar­bo­sa, que tam­bién es pre­si­den­ta de la So­cie­dad de Eco­lo­gía de Chi­le.

Su con­clu­sión es que cuan­do es­ta u otra in­dus­tria ad­quie­re co­no­ci­mien­to “la gen­te cam­bia su ac­ti­tud y su vi­sión de có­mo ha­cer las co­sas. Si ocu­rrie­ra más, no es­ta­ría­mos dis­cu­tien­do lo que es­ta­mos dis­cu­tien­do aho­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.