LA RE­VAN­CHA DE LA GOR­DU­RA

En ple­na gue­rra con­tra la obe­si­dad, los ki­los de más es­tán em­pe­zan­do a ser es­tu­dia­dos des­de una pers­pec­ti­va no mé­di­ca que pos­tu­la que la dis­cri­mi­na­ción ha­cia quie­nes los lle­van en­ci­ma se pa­re­ce a la su­fri­da por los ho­mo­se­xua­les o las mu­je­res. Es­to ha da­do

La Tercera - Tendencias - - PORTADA - POR CAR­LOS MATÍAS PÉ­REZ FOTOS MAR­CE­LO SE­GU­RA

Par­tió sep­tiem­bre, el mes de las Fies­tas Pa­trias, de los asa­dos y em­pa­na­das y el que mar­ca el co­mien­zo de la pri­ma­ve­ra. Tam­bién es el mo­men­to en que co­mien­zan las die­tas, se em­pie­zan a lle­nar los gim­na­sios y se mul­ti­pli­can los pe­di­dos de en­sa­la­das y tra­ta­mien­tos que pro­me­tan re­sul­ta­dos rá­pi­dos. To­do pa­ra evi­tar ser “gor­do”.

Ese mie­do es in­ves­ti­ga­do por los lla­ma­dos fat stu­dies (es­tu­dios so­bre la gor­du­ra), flo­re­cien­te ám­bi­to aca­dé­mi­co que a di­fe­ren­cia de las to­ne­la­das de

pa­pers mé­di­cos que pre­go­nan los pe­li­gros de la obe­si­dad, ana­li­za los pre­jui­cios que se ge­ne­ran en torno a los ki­los de­más y el en­tra­ma­do si­co­ló­gi­co que hay de­trás de las per­so­nas que su­fren es­te pro­ble­ma.

Se tra­ta de un cam­po nue­vo en Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa, y que en Chi­le prác­ti­ca­men­te no ha si­do abar­ca­do. Una ex­cep­ción es el tra­ba­jo de Ale­jan­dra Ener­gi­ci, una si­có­lo­ga de la Uni­ver­si­dad Al­ber­to Hur­ta­do que in­ves­ti­ga la cons­truc­ción so­cial de­trás de la “gor­du­ra”, con­cep­to que ocu­pa pa­ra di­fe­ren­ciar­se de la pers­pec­ti­va mé­di­ca de la “obe­si­dad” o el “so­bre­pe­so” co­mo cua­dros clí­ni­cos.

La in­ves­ti­ga­do­ra cree que en Chi­le vi­vi­mos un gran fra­ca­so: ca­da vez más gen­te quie­re ser fla­ca y al mis­mo tiem­po las ta­sas de so­bre­pe­so y obe­si­dad au­men­tan. “Me im­pre­sio­na mu­cho que cre­ce y cre­ce la obe­si­dad, pe­ro la in­ter­ven­ción que se ha­ce es siem­pre la mis­ma: de­cir­le a la gen­te lo que tie­ne que co­mer y que ha­gan ejer­ci­cio. Pe­ro eso no re­sul­ta”, di­ce y sos­tie­ne que la si­tua­ción en bue­na me­di­da es con­se­cuen­cia de que hay cier­tos ele­men­tos que la me­di­ci­na y sa­lud pú­bli­ca no han sa­bi­do en­ten­der ni ata­car. Ahí es don­de, opi­na, fal­ta la pers­pec­ti­va de las cien­cias so­cia­les: “Por­que a mi jui­cio acá hay un pro­ble­ma mu­cho más com­ple­jo”.

Su pri­mer tra­ba­jo al res­pec­to es de 2015 y 2016. Reunió a seis gru­pos de dis­cu­sión (tres de jó­ve­nes de ter­ce­ro a cuar­to me­dio y tres de adul­tos) pa­ra ha­blar so­bre la gor­du­ra, con­ver­sa­cio­nes en las que apa­re­cie­ron dos es­te­reo­ti­pos: que las per­so­nas con so­bre­pe­so son vis­tas co­mo po­co dis­ci­pli­na­das y flo­jas. “En ge­ne­ral pen­sa­mos así: ‘al­guien que se quie­re, se cui­da’. Por eso si uno es gor­do, la con­clu­sión es que no se quie­re. Es in­tere­san­te por­que la fa­lla es­tá en el amor pro­pio”, co­men­ta Ener­gi­ci.

Es­tu­dios de pe­so

Los fat stu­dies son con­si­de­ra­dos un “cam­po aca­dé­mi­co emer­gen­te” que co­men­zó a pro­li­fe­rar en las uni­ver­si­da­des es­ta­dou­ni­den­ses en los de­par­ta­men­tos de es­tu­dios de gé­ne­ro, mi­no­rías ét­ni­cas o de la mu­jer, des­de don­de han em­pe­za­do a aso­ciar­se al ac­ti­vis­mo pa­ra “la li­be­ra­ción gor­da”. La primera re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da es de 2012 y el cur­so más fa­mo­so –y po­lé­mi­co– es el que dic­ta Pat­ti Lou Wat­kins en la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ore­gon, quien cul­pa del “pre­jui­cio y la dis­cri­mi­na­ción so­bre el pe­so” a la gue­rra con­tra la obe­si­dad y lo­gró ins­ta­lar el te­ma en el úl­ti­mo ve­rano es­ta­dou­ni­den­se y bri­tá­ni­co.

Sin em­bar­go es­tas ideas no son nue­vas. El ma­ni­fies­to pa­ra la li­be­ra­ción de los gor­dos fue es­cri­to en 1973 por Judy Frees­pi­rit y Sa­ra Al­de­ba­ran, fun­da­do­ras de Fat Un­der­ground, un gru­po fe­mi­nis­ta que pro­po­nía que mu­chos de los pro­ble­mas si­co­ló­gi­cos de los que no cum­plían los es­tán­da­res de del­ga­dez acep­ta­dos eran pro­duc­to a la opre­sión del cuer­po. Es­ta agru­pa­ción se es­cin­dió de la Aso­cia­ción Na­cio­nal pa­ra Avan­zar en la Acep­ta­ción de la Gor­du­ra (Naa­fa, se­gún sus si­glas en in­glés), fun­da­da en 1969 y que fun­cio­na has­ta hoy. El nue­vo im­pul­so aca­dé­mi­co es una res­pues­ta a la “gue­rra con­tra la obe­si­dad” de es­te si­glo.

“Pa­ra ver qué tan se­rio es es­to, bas­ta ima­gi­nar có­mo se­ría tu vi­da si pe­sa­ras 25 o 50 ki­los más que lo que pe­sas ac­tual­men­te”, la opi­nión lle­ga por

email des­de San Fran­cis­co y la da la edi­to­ra de la re­vis­ta Fat! y au­to­ra del li­bro Fat! So?, Ma­rilyn Wann, una de las prin­ci­pa­les ca­ras de un ac­ti­vis­mo que en Es­ta­dos Uni­dos se de­fi­ne co­mo “Fat pri­de” (Or­gu­llo gor­do), una adap­ta­ción del “Gay pri­de” del mo­vi­mien­to LGBT.

“No se pue­de odiar o ex­cluir a to­do un gru­po de­mo­grá­fi­co y de­cir que es pa­ra su pro­pio bien”, se que­ja Wann y cuen­ta que lle­va años ha­cien­do un

lobby que per­mi­tió que en Ca­li­for­nia des­de el año 2000 se ins­tau­ra­ran me­di­das con­tra la dis­cri­mi­na­ción de los gor­dos y que ya en otras nue­ve ju­ris­dic­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos se ofrez­ca pro­tec­ción le­gal pa­ra es­te ti­po de se­gre­ga­ción. Ex­pli­ca que ade­más ha­ce pro­tes­tas ca­lle­je­ras, ayu­da a per­so­nas con so­bre­pe­so a en­con­trar ser­vi­cios mé­di­cos que no los dis­cri­mi­nen, da con­fe­ren­cias en uni­ver­si­da­des y em­pre­sas di­fun­dien­do la di­ver­si­dad de pe­so y los mues­tra de for­ma po­si­ti­va, ha­cien­do dan­za, na­do sin­cro­ni­za­do o co­mo po­rris­tas.

Es­ta co­rrien­te tam­bién ha lle­ga­do a Su­da­mé­ri­ca. Ce­ci­lia, ac­ti­vis­ta ar­gen­ti­na que ha­ce cin­co años ad­mi­nis­tra el si­tio de Fa­ce­book Or­gu­llo Gor­do y pre­fie­re no dar su ape­lli­do, es un ejem­plo. “No me pe­so des­de que em­pe­cé en 2010. Lo des­car­té y vi­vo con otra ca­li­dad de vi­da. No ha­go die­ta y co­mo cuan­do sien­to que ne­ce­si­to co­mer”, di­ce an­te la pre­gun­ta so­bre cuán­to pe­sa. Par­tió un día que veía por te­le­vi­sión el de­ba­te por la pro­mul­ga­ción del ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio en Ar­gen­ti­na y sin­tió que ellos, los gor­dos, eran igual de opri­mi­dos que los ho­mo­se­xua­les. Por eso creó la pá­gi­na que hoy tie­ne más de 18 mil se­gui­do­res.

“Fui la primera ‘fa­tac­ti­vis­ta’ en es­pa­ñol. So­mos una mi­no­ría, pe­ro en reali­dad so­mos un montón de per­so­nas: más de la mi­tad de la po­bla­ción su­pues­ta­men­te en­tra en la obe­si­dad”, ex­pli­ca es­ta ro­sa­ri­na, que se preo­cu­pa de pro­mo­ver el te­ma en los me­dios y uni­ver­si­da­des y que des­cri­be den­tro de los lo­gros po­lí­ti­cos de su mo­vi­mien­to que es­te año se can­ce­la­ra el reality

Cues­tión de pe­so, en el que los par­ti­ci­pan­tes com­pe­tían por adel­ga­zar ba­jo el ar­gu­men­to de me­jo­rar su sa­lud. Así lo cuen­ta ella.

El re­cha­zo a la ló­gi­ca mé­di­ca de que el so­bre­pe­so di­vi­de el mun­do en­tre sa­nos e in­sa­nos es una de sus de­man­das. “Cree­mos que de ha­ber una aso­cia­ción en­tre el pe­so y la sa­lud, el pe­so es un sín­to­ma”, di­ce Ce­ci­lia so­bre al­go que con­si­de­ran va de la mano con los in­tere­ses de la in­dus­tria pa­ra re­du­cir los ki­los. Wann agre­ga que a me­dia­dos de los 90, es­te sec­tor mo­vía en Es­ta­dos Uni­dos 30 mil mi­llo­nes de dó­la­res al año, ci­fra que en la ac­tua­li­dad se ha du­pli­ca­do. “Si sus pro­duc­tos pro­du­je­ran lo que pro­me­ten ya ha­brían sa­li­do del ne­go­cio”, di­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.