SUI­CI­DIO JU­VE­NIL

Las muer­tes in­vi­si­bles

La Tercera - Tendencias - - PORTADA - POR TA­NIA OPA­ZO Y TAMY PAL­MA

La se­rie 13 Rea­sons Why, el “jue­go de la ba­lle­na azul” y el in­te­rés que sus­ci­tó la muer­te de un jo­ven de la Alian­za Fran­ce­sa han pues­to en el de­ba­te los pro­ble­mas que lle­van a ni­ños y ado­les­cen­tes a aten­tar con­tra sus vi­das. Un te­ma de sa­lud pú­bli­ca si­len­cia­do – por el te­mi­do efec­to con­ta­gio–, pe­ro que se­gún los ex­per­tos se ha­ce ur­gen­te abor­dar de ma­ne­ra más de­ci­di­da.

Ame­dia­dos de agos­to la fachada del Co­le­gio Po­li­téc­ni­co San­ta Ana de Quin­ta Nor­mal ama­ne­ció ra­ya­da. “Un cam­bio de pues­to pue­de sal­var una vi­da”, “bull­ying”, “há­gan­se car­go” y “ley Maura” se po­día leer en las paredes. Cer­ca de 30 apo­de­ra­dos, es­tu­dian­tes y cer­ca­nos a M.C.C., una alum­na de 12 años que cur­sa­ba sép­ti­mo bá­si­co, se ma­ni­fes­ta­ron fren­te al es­ta­ble­ci­mien­to cul­pan­do a los pro­fe­so­res y a la di­rec­ción: na­die ha­bría si­do ca­paz de in­ter­ve­nir en el aco­so que su­fría por par­te de al­gu­nas com­pa­ñe­ras y que la lle­va­ron a qui­tar­se la vi­da.

“Es­ta va­lien­te al­ma que ocul­tó el caos y su­fri­mien­to que cau­sa­ron sus pa­res por fin se en­cuen­tra des­can­san­do en paz”, es­cri­bió la her­ma­na de la ni­ña en Fa­ce­book. “Nues­tro co­le­gio es y se­rá un lu­gar don­de lo más im­por­tan­te es la aco­gi­da y el bie­nes­tar de sus es­tu­dian­tes”, di­jo la di­rec­to­ra, sor Ana Ce­ci­lia Bei­za, en uno de los co­mu­ni­ca­dos pu­bli­ca­dos en el si­tio web del co­le­gio, en un ca­so que ac­tual­men­te es in­ves­ti­ga­do por la Su­pe­rin­ten­den­cia de Edu­ca­ción.

El sui­ci­dio de M.C.C. ocu­rrió ca­si un mes an­tes de la me­diá­ti­ca muer­te del jo­ven de 17 años de la Alian­za Fran­ce­sa, pe­ro no aca­pa­ró por­ta­das ni en­cen­dió de­ba­tes en re­des so­cia­les. Am­bos, sin em­bar­go, di­vi­die­ron a la co­mu­ni­dad es­co­lar y pro­du­je­ron ten­sio­nes.

En del Po­li­téc­ni­co San­ta Ana, apa­ren­te­men­te per­ple­jos fren­te la muer­te de su alum­na, no hu­bo ac­tos de con­me­mo­ra­ción en su nom­bre. Tam­po­co un mi­nu­to de si­len­cio cuan­do, en­tre de­co­ra­cio­nes, dis­fra­ces y can­cio­nes, el co­le­gio ce­le­bró las Fies­tas Pa­trias, pri­me­ra ins­tan­cia en que to­dos se reunían tras el he­cho. Den­tro de la Alian­za Fran­ce­sa, por su par­te, hi­cie­ron una ce­re­mo­nia de des­pe­di­da en la can­cha del co­le­gio cua­tro días des­pués del fa­lle­ci­mien­to del jo­ven, pe­ro aun así las crí­ti­cas al ma­ne­jo del te­ma fue­ron nu­me­ro­sas.

Am­bos ca­sos son par­te de una reali­dad de con­no­ta­ción mundial. El sui­ci­dio es la se­gun­da cau­sa de muer­te en­tre los 15 y los 24 años, y la ter­ce­ra en­tre los 10 y los 14. Chi­le, des­pués de Co­rea del Sur, li­de­ra el ran­king de la OCDE en sui­ci­dio ado­les­cen­te. Mien­tras que en 1990 nues­tro país con­ta­bi­li­za­ba 2,7 sui­ci­dios ca­da 100 mil ha­bi­tan­tes en­tre los 10 y 19 años, pa­ra el año 2000 eran 4,6 y en 2015 eran 5,1. Ese mis­mo año (el úl­ti­mo registrado en las es­ta­dís­ti­cas del Mi­nis­te­rio de Sa­lud) el Ser­vi­cio Mé­di­co Le­gal cer­ti­fi­có la muer­te por le­sio­nes au­to­in­fli­gi­das in­ten­cio­nal­men­te de 310 per­so­nas en­tre los 5 y los 24 años. Eso sig­ni­fi­ca una muer­te ca­da 28 ho­ras.

El ta­bú cul­tu­ral en torno a la muer­te (y, so­bre to­do, si se tra­ta de aten­tar con­tra la pro­pia vi­da), el es­tig­ma de las en­fer­me­da­des men­ta­les y el mie­do al “efec­to con­ta­gio” son al­gu­nas de las cau­sas que ex­pli­can que en ge­ne­ral se ha­ble po­co so­bre el asun­to. Sin em­bar­go, es­te año el sui­ci­dio ju­ve­nil ha sur­gi­do des­de dis­tin­tos fren­tes. A co­mien­zos de año fue el “jue­go de la ba­lle­na azul” que in­ci­ta­ba a los par­ti­ci­pan­tes a ha­cer­se da­ño e in­clu­so a aten­tar con­tra sus vi­das, el que cau­só gran preo­cu­pa­ción. Pa­ra­le­la­men­te apa­re­ció la se­rie de Netflix 13 Rea­sons

Why, que gi­ra en torno a una ado­les­cen­te que se qui­ta la vi­da y tu­vo gran éxi­to de au­dien­cia, sus­ci­tan­do va­rias po­lé­mi­cas en torno a la for­ma en que abor­dó el te­ma. El ca­so de la Alian­za Fran­ce­sa vie­ne a ce­rrar un año don­de, su­ma­do al de­ba­te y las mar­chas a pro­pó­si­to de la cri­sis del Se­na­me, la sa­lud men­tal de ni­ños y ado­les­cen­tes ha es­ta­do en el cen­tro de la dis­cu­sión.

En es­te es­ce­na­rio, mien­tras que los co­le­gios acu­san fal­ta de he­rra­mien­tas pa­ra ma­ne­jar el pro­ble­ma, y los pa­dres se preo­cu­pan y bus­can guía, ex­per­tos de la sa­lud, las po­lí­ti­cas pú­bli­cas y las cien­cias so­cia­les con­cuer­dan en que pa­ra en­fren­tar el pro­ble­ma hay que ha­blar. “Es­te es un te­ma in­vi­si­ble. La sa­lud men­tal es una de se­gun­da ca­te­go­ría en Chi­le”, di­ce Eli­sa An­so­lea­ga, di­rec­to­ra de la Es­cue­la de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les y quien es­cri­bió jun­to a la abo­ga­da Es­ter Va­len­zue­la el ca­pí­tu­lo “De­re­cho a la sa­lud men­tal en Chi­le: La in­fan­cia ol­vi­da­da”, del In­for­me de De­re­chos Hu­ma­nos de la UDP 2014. “Re­cién cuan­do un can­di­da­to pre­si­den­cial se ba­jó de su cam­pa­ña po­lí­ti­ca por­que es­ta­ba de­pri­mi­do se em­pe­zó a ha­blar de de­pre­sión, y cuan­do ocu­rre un sui­ci­dio en un es­ta­ble­ci­mien­to pri­va­do nos da­mos cuen­ta de que los ni­ños se sui­ci­dan, cuan­do es más co­mún de lo que pen­sa­mos. Eso hay que de­cir­lo”, con­clu­ye.

Pa­ra Al­ber­to Larraín, si­quia­tra que has­ta ha­ce dos me­ses es­ta­ba a car­go del Pro­gra­ma de Pre­ven­ción del Sui­ci­dio del Min­sal (que se es­tá im­ple­men­tan­do en las re­gio­nes de O’Higgins, Co­quim­bo y Ay­sén), “no hay vo­lun­tad pa­ra dar­le a es­te te­ma la im­por­tan­cia que me­re­ce”.

Bus­can­do cul­pa­bles

“Mi hi­jo se sui­ci­dó. Yo sé que es­ta­ba muy mal y no sé si tu­vo a al­guien a quien con­tar­le lo que le pa­sa­ba. ¿Por qué no me es­cri­bes a mi co­rreo?”, fue el men­sa­je que Pau­li­na del Río (62) de­jó en los co­men­ta­rios de un blog don­de nu­me­ro­sos jó­ve­nes com­par­tían sus ex­pe­rien­cias. La búsqueda de es­ta ma­dre en la web in­ten­ta­ba ras­trear los si­tios que su hi­jo ma­yor, Jo­sé Ig­na­cio, ha­bía vi­si­ta­do an­tes de qui­tar­se la vi­da a los 20 años.

“Ho­la, leí que ofre­cías es­cu­char”, le con­tes­tó una jo­ven de 14 años des­de Es­pa­ña. No fue la úni­ca que la con­tac­tó. “Eran mu­chos ca­bros de dis­tin­tos lu­ga­res y yo les res­pon­día. Al prin­ci­pio me po­nía lo­ca y lla­ma­ba a la po­li­cía en Es­pa­ña pa­ra de­cir­les que una ni­ñi­ta se iba a sui­ci­dar”, cuen­ta la tra­duc­to­ra, quien tras ca­pa­ci­tar­se con va­rios cur­sos en si­co­lo­gía y par­ti­ci­par en fun­da­cio­nes que apo­yan a pa­dres que su­fren due­los trau­má­ti­cos, creó en 2014 la Fun­da­ción Jo­sé Ig­na­cio, un es­pa­cio de apo­yo pa­ra ni­ños y ado­les­cen­tes con ries­go sui­ci­da.

Pa­ra Pau­li­na, la culpa y el do­lor que se desatan tras la muer­te de un hi­jo pue­den transformarse en una “ca­ce­ría de bru­jas” don­de “só­lo ve­mos los ár­bo­les, cuan­do te­ne­mos que ver el bos­que”. Ella mis­ma ha te­ni­do que li­diar con sus pro­pias cul­pas. “A ve­ces es­cu­cha­mos más al doc­tor que al ins­tin­to”, di­ce re­cor­dan­do el año 2005.

Era ma­yo y es­ta­ba con su hi­jo me­nor, de 11 años, en Orlando. Ha­bía via­ja­do con mu­chas du­das por­que Jo­sé Ig­na­cio, es­tu­dian­te de se­gun­do año de in­ge­nie­ría co­mer­cial en la Uni­ver­si­dad de Chi­le, es­ta­ba pa­san­do por una du­rí­si­ma de­pre­sión y ha­bía ma­ni­fes­ta­do ten­den­cias sui­ci­das. Pau­li­na lo lle­vó a su si­quia­tra, quien le qui­tó gra­ve­dad y la mo­ti­vó a to­mar el avión, “sino el chi­qui­llo se va a sen­tir cul­pa­ble de arrui­nar­le el via­je”, le di­jo.

Pe­ro el vier­nes que Pau­li­na de­bía re­gre­sar a su ca­sa al­go le pa­só. Arri­ba del au­to que con­du­cía se pu­so a gri­tar y llo­rar. Se ba­ja­ba des­orien­ta­da pa­ra pre­gun­tar có­mo lle­gar al ae­ro­puer­to, un tra­yec­to que se sa­bía de me­mo­ria. Des­co­lo­ca­da, lla­mó des­de el te­lé­fono pú­bli­co de un

mall pa­ra cam­biar los pa­sa­jes. “Hoy

sé que es­ta­ba con una cri­sis de pá­ni­co que, in­ter­pre­to, era el cor­dón um­bi­li­cal ha­blan­do”, re­fle­xio­na. A esa mis­ma ho­ra, en Chi­le, Jo­sé Ig­na­cio es­ta­ba a pun­to de ma­tar­se. Pau­li­na no su­po de su sui­ci­dio has­ta el do­min­go en la ma­ña­na, cuan­do ate­rri­zó en San­tia­go.

Los fac­to­res que pue­den des­en­ca­de­nar ten­den­cias sui­ci­das son va­ria­dos y com­ple­jos. Al­gu­nos de­ba­ten si las en­fer­me­da­des men­ta­les son el pun­to de par­ti­da o si las con­di­cio­nes so­cia­les y eco­nó­mi­cas son las que ga­ti­llan es­tas pa­to­lo­gías. Sin em­bar­go, hay fac­to­res pre­dic­to­res, di­ce Al­ber­to Larraín, y esos son la po­bre­za y la de­ser­ción es­co­lar. Yen­do al de­ta­lle, apa­re­cen otros co­mo la vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar, el aco­so es­co­lar, el con­su­mo de al­cohol y dro­gas, y el em­ba­ra­zo ado­les­cen­te.

Se­gún Car­la Inzunza, je­fa pro­gra­ma de Formación en Psi­quia­tría del Ni­ño y del Ado­les­cen­te de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, to­dos es­tos ele­men­tos ter­mi­nan por trans­for­mar una cri­sis nor­ma­ti­va de la ado­les­cen­cia, que es ne­ce­sa­ria, en un pro­ble­ma pro­fun­do, so­bre to­do pa­ra los jó­ve­nes que ya es­tán con un tras­torno men­tal. “El 90 por cien­to de es­tos chi­qui­llos que tie­nen in­ten­tos o lle­gan a sui­ci­dar­se es­tán afec­ta­dos por una pa­to­lo­gía si­quiá­tri­ca, y en una al­tí­si­ma pro­por­ción ese cua­dro es una de­pre­sión”, ex­pli­ca.

“La sa­lud men­tal in­fan­to­ju­ve­nil es un mun­do apar­te. En el pa­so de ni­ños a adul­tos se pro­du­cen cam­bios neu­ro­bio­ló­gi­cos que ha­ce que los chi­cos se vuel­van más ines­ta­bles: el sis­te­ma de con­trol de im­pul­sos no es­tá to­tal­men­te desa­rro­lla­do y el te­mor al ries­go es­tá dis­mi­nui­do”, ex­pli­ca el si­quia­tra To­más Baa­der, di­rec­tor de la Alian­za Chi­le­na con­tra la De­pre­sión y aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad Aus­tral.

Juan An­drés Mos­ca, si­quia­tra que ac­tual­men­te tra­ba­ja en la uni­dad de hos­pi­ta­li­za­ción del Cen­tro Ce­rra­do del Se­na­me en Til­til, y que ha tra­ta­do a ni­ños y jó­ve­nes que su­fren vul­ne­ra­ción de de­re­chos en di­ver­sos pro­gra­mas am­bu­la­to­rios, agre­ga que “un ni­ño, si hay una vul­ne­ra­bi­li­dad pre­sen­te, se pue­de sui­ci­dar por­que se le mu­rió una mas­co­ta, por­que le fue mal en el co­le­gio o por­que lo pa­teó la po­lo­la, no ne­ce­sa­ria­men­te to­do es­tá li­ga­do a un mal­tra­to co­mo lo en­ten­de­mos tra­di­cio­nal­men­te”. En re­su­men, no es po­si­ble en­con­trar un so­lo cul­pa­ble.

Tras sus con­ver­sa­cio­nes con pa­dres de hi­jos que se han sui­ci­da­do, co­mo con ni­ños y jó­ve­nes que atra­vie­san por una cri­sis (al­re­de­dor de 150 pa­pás y 500 ni­ños), Pau­li­na ve que se re­pi­ten cier­tos ele­men­tos: ex­tre­ma sen­si­bi­li­dad, fal­ta de sen­ti­do de per­te­nen­cia a su co­mu­ni­dad y lo que ella lla­ma “un do­lor del al­ma” (pa­ra­fra­sean­do el li­bro Cuan­do un

ni­ño se da muer­te, de Bo­ris Cy­rul­nik y que se ha trans­for­ma­do ca­si en una bi­blia del te­ma). “Se sien­ten muy so­los y eso me in­tri­ga, por­que mu­chas ve­ces es­tán ro­dea­dos de apo­yo y de ca­ri­ño. Es­to no es un ata­que

a los pa­dres, pe­ro me pa­re­ce que a ve­ces las exi­gen­cias que la so­cie­dad les me­te des­de el na­ci­mien­to los pue­den des­truir, no hay re­si­lien­cia o to­le­ran­cia a la frus­tra­ción que re­sis­ta”, agre­ga.

Eli­sa An­so­lea­ga aco­ta que no se pue­de se­guir vien­do al sui­ci­dio só­lo des­de una pers­pec­ti­va bio­mé­di­ca, cuan­do tam­bién tra­ta­mos con un pro­ble­ma más am­plio. “Te­ne­mos que mi­rar el mo­de­lo de so­cie­dad que he­mos cons­trui­do, don­de el mun­do se di­vi­de en­tre quie­nes tie­nen éxi­to y quie­nes fra­ca­san –ob­via­men­te aso­cia­do a un es­ta­tus so­cial y ma­te­rial– y en el ca­mino, ese que de­be­ría ser tu com­pa­ñe­ro de via­je ter­mi­na sien­do tu com­pe­ti­dor”.

Pa­ra Ga­briel Gua­jar­do, so­ció­lo­go in­ves­ti­ga­dor de Flac­so y edi­tor del li­bro Sui­ci­dios con­tem­po­rá­neos: víncu­los, de­sigual­da­des y trans­for­ma­cio­nes so­cio­cul­tu­ra­les, que se pu­bli­ca­rá el 19 de es­te mes, es­tos ca­sos obli­gan a los adul­tos a acep­tar que la in­fan­cia no es siem­pre al­go “bo­ni­to”. Pe­ro, des­de su pers­pec­ti­va, lo más preo­cu­pan­te es có­mo ven hoy la muer­te los jó­ve­nes: “Mien­tras que pa­ra los adul­tos es al­go in­com­pren­si­ble y le­jano, pa­ra ellos la muer­te, la fi­ni­tud de la vi­da, se ve co­mo al­go más co­ti­diano y a flor de piel. Pue­des ges­tio­nar la vi­da pa­ra vi­vir, pe­ro tam­bién pa­ra mo­rir”.

Por es­to mis­mo, agre­ga, no nos po­de­mos que­dar en los ex­tre­mos, “o que es la neu­ro­na o que es el sis­te­ma. Tam­po­co po­de­mos za­far di­cien­do que hay mu­chos fac­to­res, en­ton­ces co­mo to­dos te­ne­mos culpa na­die se ha­ce car­go, y nos que­da­mos en la in­mo­vi­li­dad. Hay que cues­tio­nar­se to­do, có­mo es­tán fun­cio­nan­do las fa­mi­lias, la es­cue­la co­mo ins­ti­tu­ción y, por su­pues­to, la pa­to­lo­gi­za­ción de to­dos los pro­ble­mas”, di­ce.

So­bre­vi­vir

“¿Có­mo no pen­sas­te en no­so­tros? ¿Có­mo no pen­sas­te en tu ma­má? Si tie­nes to­do pa­ra ser fe­liz”. Ig­na­cia (30) des­per­tó en una clí­ni­ca ro­dea­da de su fa­mi­lia –in­clui­dos tíos, pri­mos y abue­los– y eso fue de las pri­me­ras co­sas que es­cu­chó. Te­nía 16 años y 24 ho­ras an­tes su ma­má la ha­bía en­con­tra­do in­cons­cien­te al lle­gar a ca­sa. Ese día ha­bía de­ci­di­do fal­tar a cla­ses pa­ra “aca­bar con un do­lor y tris­te­zas que me pa­re­cían in­so­por­ta­bles”, re­cuer­da.

El in­ten­to de Ig­na­cia es par­te de una es­ta­dís­ti­ca ocul­ta. No exis­te aún en nues­tro país da­tos res­pec­to a las per­so­nas que aten­tan con­tra sus vi­das, ni una obli­ga­ción mé­di­ca de re­por­tar es­tos ca­sos. Lo que sí sa­be­mos es que por ca­da sui­ci­dio con­su­ma­do, en­tre 7 y 25 per­so­nas lo in­ten­ta­rán, una ci­fra que en el ca­so de los ado­les­cen­tes se dis­pa­ra a en­tre 80 y 100 in­ten­tos, se­gún ci­fras de la OMS.

Pa­ra Ig­na­cia to­do co­men­zó en pri­me­ro me­dio, cuan­do se cam­bió de un co­le­gio ca­tó­li­co a un li­ceo em­ble­má­ti­co, lai­co, con mu­chas alum­nas y al­tas exi­gen­cias. Su­frió en­ton­ces, en sus pa­la­bras, una “cri­sis de pa­ra­dig­mas”: De­jó de creer en Dios y des­cu­brió que era les­bia­na. Se enamo­ró por pri­me­ra vez, aun­que só­lo en ter­ce­ro me­dio con­cre­tó una re­la­ción. “Me em­pe­cé a cor­tar los bra­zos. Sen­tía una enor­me sen­sa­ción de culpa de es­tar min­tién­do­les a to­dos y de que na­die sa­bía en reali­dad

quién era yo”. A es­tos con­flic­tos in­ter­nos se su­ma­ban otros que ve­nían de la in­fan­cia, co­mo la au­sen­cia de su pa­dre, a quien no co­no­ce, y el abu­so de un pro­fe­sor de te­nis a los 11 años, del que só­lo pu­do ha­blar años des­pués en te­ra­pia.

La di­fi­cul­tad que en­con­tró en su fa­mi­lia pa­ra ha­blar de su en­fer­me­dad men­tal la lle­vó a guar­dar si­len­cio. “Pen­sa­ban que lo ha­cía pa­ra mo­les­tar­los, pa­ra lla­mar la aten­ción”, ex­pli­ca. Ig­na­cia agre­ga que ca­da no­che le pe­día a Dios –“un Dios en el que ya no creía” –no des­per­tar al día si­guien­te.

Al es­trés aca­dé­mi­co y los desafíos pro­pios de las re­la­cio­nes a esa edad, al­go que preo­cu­pa a los ex­per­tos son las di­fi­cul­ta­des de los ni­ños y jó­ve­nes pa­ra co­mu­ni­car­se con sus pa­dres. Esas fal­tas de he­rra­mien­tas emo­cio­na­les no só­lo se ma­ni­fies­tan en la fa­mi­lia, cree Ig­na­cia, sino tam­bién en el co­le­gio. “Yo con suer­te te­nía una ami­ga con la que ha­blar, ha­bía co­sas que no me atre­vía a de­cir­le ni a mi po­lo­la. En el co­le­gio nos aplas­ta­ban con con­te­ni­do, ahí las emo­cio­nes no im­por­ta­ban y tan­ta com­pe­ten­cia te des­tru­ye el ce­re­bro. Mu­chas ter­mi­na­ban yén­do­se, ex­pli­ca”.

Ac­tual­men­te la Su­pe­rin­ten­den­cia de Edu­ca­ción exi­ge que los co­le­gios ten­gan re­gla­men­tos y ma­nua­les de con­vi­ven­cia pa­ra ma­ne­jar es­te ti­po de cri­sis, in­clu­yen­do al ya om­ni­pre­sen­te bull­ying. Si los pro­to­co­los de ac­ción fa­llan, los es­ta­ble­ci­mien­tos pue­den re­ci­bir mul­tas que van des­de las 51 a las 500 UTM. “Pe­ro se les car­ga mu­cho la ma­ta a los co­le­gios cuan­do real­men­te no tie­nen nin­gu­na ca­pa­ci­dad de reac­ción, no hay formación ni pre­pa­ra­ción. El co­le­gio pue­de ser un fac­tor pro­tec­tor pe­ro tam­bién de ries­go sino te cui­da, sino no te per­mi­te desa­rro­llar­te”, di­ce Eli­sa An­so­lea­ga.

Se­gún el su­per­in­ten­den­te de Edu­ca­ción, Ale­xis Ramírez, des­de 2015 han te­ni­do 22 de­nun­cias de

bull­ying aso­cia­das a in­ten­tos de qui­tar­se la vi­da y sui­ci­dios con­su­ma­dos: 13 de es­tu­dian­tes de co­le­gios par­ti­cu­la­res sub­ven­cio­na­dos, ocho de co­le­gios mu­ni­ci­pa­les y só­lo uno de un co­le­gio par­ti­cu­lar pa­ga­do. Sin em­bar­go, la abo­ga­da Es­ter Va­len­zue­la, quien tra­ba­ja en el Pro­gra­ma de cu­ra­do­rías de la UDP co­mo re­pre­sen­tan­te de ni­ños en los tri­bu­na­les de fa­mi­lia, cree que las ci­fras son mu­cho más al­tas por­que son va­rios los pa­dres, so­bre to­do en los co­le­gios par­ti­cu­la­res, que op­tan por sal­tar­se a la Su­pe­rin­ten­den­cia de Edu­ca­ción, cam­biar a los hi­jos de co­le­gio y lle­var los ca­sos di­rec­ta­men­te a jui­cio.

To­más Baa­der, quien li­de­ra un in­no­va­dor pro­gra­ma de pre­ven­ción del sui­ci­dio en la Re­gión de los Ríos, di­ce que hay dos as­pec­tos claves pa­ra ac­tuar: la sen­si­bi­li­za­ción y la ca­pa­ci­ta­ción. Pri­me­ro en las re­des de ur­gen­cia, don­de lle­gan la ma­yo­ría de los pa­cien­tes crí­ti­cos (mu­chos por un in­ten­to de sui­ci­dio), pe­ro tam­bién con mo­ni­to­res en los co­le­gios, jun­tas de ve­ci­nos y di­ver­sos lí­de­res se­gún las es­truc­tu­ras de ca­da co­mu­ni­dad. “El pro­fe­sor bue­na on­da, que nos fa­ci­li­ta la lle­ga­da con los alum­nos”, di­ce a mo­do de ejem­plo.

En la uni­dad de in­ter­ven­ción de cri­sis crea­da por Baa­der y su equi­po, ac­tual­men­te hay 500 per­so­nas en se­gui­mien­to des­de ha­ce dos años. To­dos pa­cien­tes que lle­ga­ron a la ur­gen­cia por un in­ten­to de sui­ci­dio y, que en vez de ser hos­pi­ta­li­za­dos, pa­sa­ron a es­te pro­gra­ma. Los re­sul­ta­dos son pro­me­te­do­res: al año, el por­cen­ta­je de pa­cien­tes que in­ten­ta­ba nue­va­men­te qui­tar­se la vi­da ba­jó de un 30-40 por cien­to a un 2 o 3 por cien­to.

La­men­ta­ble­men­te ini­cia­ti­vas co­mo la de Baa­der no son sis­te­má­ti­cas. Pa­ra que es­to se lo­gre, di­ce Al­ber­to Larraín, es clave avan­zar en la ley de Sa­lud Men­tal –ac­tual­men­te en dis­cu­sión en el Con­gre­so– la que da­ría di­rec­tri­ces al Es­ta­do pa­ra equi­pa­rar el ac­ce­so a la sa­lud men­tal con el de las otras pres­ta­cio­nes. “Si ter­mi­nas en la ur­gen­cia por un in­ten­to de sui­ci­dio te man­dan pa­ra la ca­sa, pe­ro si te da un in­far­to te de­jan in­ter­na­do y te ha­cen to­dos los exá­me­nes po­si­bles. Si te da dia­be­tes te asig­nan a un mé­di­co que te che­quea to­dos los me­ses, pe­ro si te da de­pre­sión te asig­nan 10 se­sio­nes con un si­quia­tra y des­pués se aca­ba. Eso no pue­de ser, ne­ce­si­ta­mos pa­ri­dad de tra­to”, ex­pli­ca. Otro do­cu­men­to en es­ta ma­te­ria es el Plan de Sa­lud Men­tal 2016-2025, del Mi­nis­te­rio de Sa­lud, el que ac­tual­men­te se en­cuen­tra con un re­tra­so de ca­si dos años y es­tá en eta­pa de con­sul­ta pú­bli­ca.

Al es­tan­ca­mien­to de es­tos pro­yec­tos se agre­ga la fal­ta de in­ver­sión en el área. El país se ha­bía pro­pues­to pa­ra 2010 des­ti­nar un 5 por cien­to del pre­su­pues­to de sa­lud a en­fer­me­da­des men­ta­les, pe­ro en cam­bio el gas­to dis­mi­nu­yó del 2,8 por cien­to al 2,1. Ade­más, tan­to el dé­fi­cit de es­pe­cia­lis­tas en sa­lud in­fan­to­ju­ve­nil co­mo el de ca­mas dis­po­ni­bles pa­ra la hos­pi­ta­li­za­ción de es­tas pa­to­lo­gías es aún al­tí­si­mo, so­bre to­do en re­gio­nes, ex­pli­can va­rios ex­per­tos.

De he­cho Lí­nea Li­bre, la lí­nea te­le­fó­ni­ca y What­sApp gra­tui­to y con­fi- den­cial que ofre­cía apo­yo si­co­ló­gi­co a ni­ños y ado­les­cen­tes –y que re­ci­bía al­re­de­dor de 500 lla­ma­dos men­sua­les– ce­rró en ju­lio de es­te año lue­go de cua­tro de fun­cio­na­mien­to tras per­der el apor­te ba­sal que el Se­na­me le en­tre­ga­ba to­dos los años.

Tras otros dos in­ten­tos de sui­ci­dio fa­lli­dos, Ig­na­cia de­ci­dió dar­le la pe­lea a su tris­te­za. “Acep­té que si que­ría sa­lir ade­lan­te te­nía que tra­ba­jar de la mano con mi te­ra­peu­ta y mi si­quia­tra”, ex­pli­ca. A los 20 años su de­pre­sión fue re­diag­nos­ti­ca­da co­mo tras­torno bi­po­lar, por el que aho­ra es­tá en tra­ta­mien­to, con sus al­tos y ba­jos. Des­de ha­ce cin­co años vi­ve con Lu­cía, su po­lo­la de la ado­les­cen­cia, con quien se re­en­con­tró. Su ma­má apo­ya la re­la­ción y han po­di­do su­pe­rar sus di­fe­ren­cias. Al fi­nal, re­fle­xio­na, “uno siem­pre en­cuen­tra un lu­gar en el mun­do en el que te sien­tes en ca­sa. Por eso si­go in­ten­tan­do es­tar bien. Pe­ro ca­da vez que me en­te­ro de otro ni­ño que se ma­ta, pien­so que so­mos to­dos res­pon­sa­bles. No en­tien­do có­mo so­mos una so­cie­dad tan po­dri­da que de­ja a la gen­te mo­rir de pe­na”.T

RAYADOS EN LA FACHADA DEL CO­LE­GIO PO­LI­TÉC­NI­CO SAN­TA ANA DE QUIN­TA NOR­MAL.

PAU­LI­NA DEL RÍO, PRE­SI­DEN­TA DE LA FUN­DA­CIÓN JO­SÉ IG­NA­CIO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.