EL DE­POR­TE: UNA OPOR­TU­NI­DAD PA­RA LOS INMIGRANTES

Ca­da vez en­con­tra­mos más per­so­nas de otros paí­ses en la ca­lle, en res­tau­ran­tes y ofi­ci­nas, pe­ro aún no las ve­mos en las pis­tas de atle­tis­mo o en las can­chas de fút­bol. Los ex­per­tos di­cen que los inmigrantes quie­ren apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des, pe­ro de­tec

La Tercera - Tendencias - - PORTADA - POR JO­SÉ MI­GUEL JA­QUE FO­TO­GRA­FÍAS MAR­CE­LO SE­GU­RA

El co­lom­biano Leo­nar­do Viana, me­to­dó­lo­go je­fe del Co­mi­té Olím­pi­co de Chi­le, es­ta­ba pa­gan­do la cuen­ta en un su­per­mer­ca­do cuan­do se fi­jó en el jo­ven de co­lor que em­pa­que­ta­ba su com­pra. Me­día un me­tro ochen­ta más o me­nos y pe­sa­ba, al ojo, unos de 75 ki­los. “Es­te chi­co es­tá per­fec­to pa­ra el bo­xeo”, pen­só. “Te­nía una es­truc­tu­ra muy desa­rro­lla­da, unos bra­zos lar­gos y muy po­co por­cen­ta­je de gra­sa. Creo que era hai­tiano, por­que me res­pon­dió en un es­pa­ñol muy con­fu­so”. Co­mo lo ha he­cho otras ve­ces con otros jó­ve­nes a los que les ve un fí­si­co pa­ra ser de­por­tis­ta, Viana le hi­zo una in­vi­ta­ción.

-¿Por qué no pa­sas al Cen­tro de En­tre­na­mien­to Olím­pi­co a prac­ti­car bo­xeo?

El jo­ven son­rió, pe­ro nun­ca se apa­re­ció por ese re­cin­to. “A ve­ces pien­so que es­ta­mos des­per­di­cian­do ta­len­to. Me en­can­ta­ría que la in­mi­gra­ción le cam­bie la cara al de­por­te chi­leno”, re­fle­xio­na es­te co­lom­biano que lle­gó ha­ce sie­te años pa­ra ha­cer­se car­go de coor­di­nar es­tra­te­gias de los de­por­tis­tas chi­le­nos pen­san­do en el ci­clo olím­pi­co y que di­ce es­tar sor­pren­di­do por la can­ti­dad de per­so­nas de co­lor que en­cuen­tra hoy en la ca­lle que po­drían su­mar otras ca­rac­te­rís­ti­cas al de­por­te chi­leno. “La gen­te de co­lor po­see una fi­bra muscular que le per­mi­te una ma­yor ex­plo­si­vi­dad, ideal pa­ra cier­tos de­por­tes que re­quie­ren fuer­za rá­pi­da (las ca­rre­ras de ve­lo­ci­dad, el le­van­ta­mien­to de pe­sas, el pa­tín ca­rre­ra, el lan­za­mien­to de la ba­la, por ejem­plo) o re­sis­ten­cia (co­mo las ca­rre­ras de se­mi­fon­do y de fon­do)”, ex­pli­ca.

Se­bas­tián Kei­tel, ex ve­lo­cis­ta y ac­tual can­di­da­to a dipu­tado, apun­ta al­to cuan­do pien­sa en la in­mi­gra­ción: “Yo quie­ro ver a un chi­leno cam­peón del mun­do, sea blan­co o ne­gro”, di­ce y su apues­ta es que en los pró­xi­mos 10 o 15 años la mez­cla ra­cial de los chi­le­nos con los co­lom­bia­nos, hai­tia­nos, do­mi­ni­ca­nos, en­tre otras na­cio­na­li­da­des que es­tán lle­gan­do al país, pue­da ha­cer cum­plir ese sue­ño.

Des­de la ba­se

Viana ex­pli­ca que pa­ra apro­ve­char la in­mi­gra­ción hay que de­tec­tar y tra­ba­jar con los ni­ños des­de eda­des tem­pra­nas. “Yo le pue­do de­cir al chi­co del su­per­mer­ca­do que va­ya al CEO y, si tie­ne con­di­cio­nes, po­dría te­ner un re­sul­ta­do in­tere­san­te, pe­ro yo los in­vi­to de apa­sio­na­do, por­que pa­ra pen­sar en me­da­llas de oro pan­ame­ri­ca­nas y olím­pi­cas es­tos chi­cos de­bie­ran ser de­tec­ta­dos en­tre los sie­te y ocho años ”, di­ce y ex­pli­ca que en Co­lom­bia exis­te un sis­te­ma por de­par­ta­men­tos (las re­gio­nes de acá) con en­tre­na­do­res, me­to­dó­lo­gos y cien­cias apli­ca­das don­de se iden­ti­fi­ca des­de ni­ños a los más ta­len­to­sos, los en­tre­nan y tie­nen com­pe­ti­cio­nes muy fuer­tes, al pun­to que –ase­gu­raen de­por­tes co­mo las ca­rre­ras en patines la com­pe­ten­cia de ese país es más fuer­te que la pa­na­me­ri­ca­na. “Esas re­gio­nes in­vier­ten en los chi­cos no cuan­do tie­nen 18 o 19 años, co­mo en Chi­le, sino cuan­do tie­nen sie­te u ocho años”.

El lu­cha­dor cu­bano na­cio­na­li­za­do chi­leno Yas­ma­ni Acos­ta (29) vino a San­tia­go en abril de 2015 a un tor­neo pa­na­me­ri­cano de lu­cha olím­pi­ca y no to­mó el avión de vuel­ta a la is­la con el res­to de la de­le­ga­ción. Hoy com­pi­te por Chi­le y ha­ce po­co más de un mes lo­gró una medalla de bron­ce en el Mundial de lu­cha gre­co­rro­ma­na en Pa­rís, Fran­cia. Él em­pe­zó a ha­cer de­por­te a los diez años y fue es­ca­lan­do en la pi­rá­mi­de de­por­ti­va cu­ba­na -los cen­tros na­cio­na­les­por sus bue­nos re­sul­ta­dos. “Es­ta es­truc­tu­ra de­por­ti­va no se en­cuen­tra en Chi­le, de ahí la di­fe­ren­cia con los atle­tas de acá”, di­ce.

Los de­por­tis­tas ex­tran­je­ros que han lle­ga­do al país tie­nen in­cor­po­ra­da es­ta mi­ra­da. Ju­lio Acos­ta (30), quien lle­gó ha­ce 10 años pa­ra acom­pa­ñar a su pa­pá, en­tró en la his­to­ria cuan­do con­si­guió el lu­gar 11 en halterofilia de los Jue­gos Olím­pi­cos de Río 2016, la me­jor ac­tua­ción de un re­pre­sen­tan­te na­cio­nal. A la mis­ma ho­ra que Ju­lio en­tre­na en el pri­mer pi­so del CEO, su hi­ja Aman­da, de só­lo cin­co años, prac­ti­ca gimnasia en el se­gun­do ni­vel. Los sá­ba­dos, ade­más, Aman­da en­tre­na lu­cha.

“Quie­ro que prac­ti­que el de­por­te des­de pe­que­ña por­que es­ta es la me­jor edad pa­ra co­men­zar y lle­gar bien le­jos”, di­ce Ju­lio so­bre la hi­ja chi­le­na que tu­vo con su pa­re­ja, la pe­sis­ta na­cio­nal Les­lie Ar­mi­jo. “Veo a Aman­da mo­ti­va­da. A ve­ces di­ce que le gus­ta más la gimnasia, otras que la lu­cha, pe­ro lo im­por­tan­te es que apren­de ju­gan­do”.

Pe­ro no to­do es di­ver­sión. Acos­ta cuen­ta que hay días en que Aman­da les di­ce que no tie­ne ga­nas de ir a prac­ti­car y que pre­fie­re que­dar­se vien­do te­le o con sus ju­gue­tes, pe­ro ellos le in­sis­ten. “Lo más im­por­tan­te que pue­des in­cul­car­le a un ni­ño es la dis­ci­pli­na y la cons­tan­cia. Si en la ca­sa el ni­ño di­ce ‘no quie­ro ir a en­tre­nar’ y los pa­pás no di­cen na­da, se va a per­der”, ex­pli­ca y agre­ga que en su país de ori­gen los bue­nos atle­tas se dis­tin­guen del res­to por la men­ta­li­dad: “Des­de ni­ño te re­pi­ten: ‘Hay que se­guir, hay que se­guir, hay que se­guir...’”.

Es­to, por­que Acos­ta ha vis­to pa­sar por el CEO a cien­tos de de­por­tis­tas que fue­ron un par de se­ma­nas y no los vio más, ya sea por la po­ca cons­tan­cia o la frus­tra­ción por un mal re­sul­ta­do. “Yo siem­pre ha­blo con los mu­cha­chos por­que hay que cam­biar la men­ta­li­dad cor­to­pla­cis­ta y de co­sas fá­ci­les del chi­leno. Es­to es tra­ba­jo du­ro”.

Al­go pa­re­ci­do pien­sa Ar­ley Mén­dez (23), pe­sis­ta de ori­gen cu­bano quien re­ci­bió es­te año la na­cio­na­li­dad chi­le­na por gra­cia pa­ra com­pe­tir por Chi­le. “La ge­né­ti­ca cla­ro que ayu­da, pe­ro tam­bién de­pen­de de un buen en­tre­na­dor de ba­se y que el de­por­te sea tu pa­sión pa­ra que te de­di­ques al cien­to por cien­to. Hay que sa­cri­fi­car­se, per­der­se un po­co la in­fan­cia y na­da de ca­rre­tes”.

Mén­dez era la gran pro­me­sa del de­por­te cu­bano y con ese car­tel lle­gó a San­tia­go en agos­to de 2013 a com­pe­tir por ese país en el Pa­na­me­ri­cano Ju­ve­nil de le­van­ta­mien­to de pe­sas. Una no­che, en el ho­tel, apro­ve­chó el des­cui­do de los je­fes de se­gu­ri­dad de la de­le­ga­ción y se fu­gó con la ayu­da de un ami­go. Su idea era com­pe­tir por Chi­le, pe­ro no te­nía un pe­so. “En Cu­ba no le tra­ba­jé un pe­so a na­die por­que era de­por­tis­ta de eli­te y com­pe­tía en mun­dia­les y Pa­na­me­ri­ca­nos, pe­ro acá me las arre­glé por­que to­do es­tá en que­rer y me pon­go co­mo ejem­plo de eso”, ase­gu­ra. Tra­ba­jó co­mo re­po­ne­dor en una bo­ti­lle­ría y lue­go en­tre­na­ba; aten­dió en una pa­na­de­ría y más tar­de se iba el CEO. Nun­ca de­jó de en­tre­nar. “Me adap­té a es­te país y en­tre­né el do­ble pa­ra de­mos­trar que era bueno pa­ra re­pre­sen­tar­lo, sino ¿có­mo me ha­brían da­do la na­cio­na­li­dad por gra­cia?”.

Mén­dez es­tá ra­di­ca­do en Chi­le y tie­ne un hi­jo chi­leno de un año nue­ve me­ses con su pa­re­ja, la de­por­tis­ta An­to­nie­ta Ga­lle­gui­llos. Se lla­ma Ale­xis: “No le pu­se así por Ale­xis Sán­chez, sino por mi her­mano que

es­tá en Cu­ba”, acla­ra y di­ce que ya tie­ne pla­nes pa­ra él. “Con la ge­né­ti­ca que tie­ne he pen­sa­do me­ter­lo a gimnasia cuan­do cum­pla cin­co años, por­que es un de­por­te muy me­tó­di­co y de coor­di­na­ción, los ni­ños apren­den de fle­xi­bi­li­dad y les ayu­da a des­cu­brir su cuer­po. Es una bue­na ba­se pa­ra el ju­do, pa­ra el le­van­ta­mien­to de pe­sas o pa­ra la lu­cha. Des­pués que eli­ja lo que quie­ra”.

Kei­tel di­ce que el de­por­te po­dría ser una al­ter­na­ti­va pa­ra los inmigrantes que no con­si­guen tra­ba­jo y que tie­nen ga­nas de sa­lir ade­lan­te. “Mu­chos lle­gan con una mano por de­lan­te y otra por de­trás, pe­ro vie­nen con ham­bre de ser al­guien y de des­ta­car, y es­to tie­ne que mo­ver­les el pi­so de los de­por­tis­tas chi­le­nos, que a ve­ces ale­gan de­ma­sia­do”, di­ce.

Las opor­tu­ni­da­des

Zoe Qui­ño­nes tie­ne 13 años y es la más al­ta de su cur­so. Lle­gó des­de Ve­ne­zue­la con sus pa­pás cuan­do te­nía tres y em­pe­zó a prac­ti­car ju­do cuan­do te­nía ocho, lo que –ase­gu­ra­le ayu­dó a in­te­grar­se so­cial­men­te. Di­ce que cuan­do se lle­ga del ex­tran­je­ro hay mu­chas ga­nas de apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des y, de he­cho, es de las po­cas ni­ñas en su cla­se de ju­do.

Cuen­ta que va a sa­car la na­cio­na­li­dad chi­le­na cuan­do cum­pla 14 años. Es­to, gra­cias a una mo­di­fi­ca­ción le­gal que en­tró en vi­gen­cia en enero del año pa­sa­do y que re­ba­ja la edad pa­ra ob­te­ner la na­cio­na­li­dad chi­le­na de 21 a 18 años a los ex­tran­je­ros que ten­gan más de cin­co años de re­si­den­cia en el país, mien­tras que los jó­ve­nes en­tre 14 y 18 años tam­bién con más de cin­co años de re­si­den­cia- pue­den so­li­ci­tar su na­cio­na­li­za­ción, siem­pre que cuen­ten con la au­to­ri­za­ción de quie­nes es­tén a car­go de su cui­da­do per­so­nal y ha­yan ob­te­ni­do el per­mi­so de per­ma­nen­cia de­fi­ni­ti­va. “Me gus­ta­ría com­pe­tir por Chi­le por­que acá me desa­rro­llé en el de­por­te y en mi for­ma de ser”.

El sen­sei Es­te­ban Ara­ya, su en­tre­na­dor en el CEO, di­ce que tie­ne ven­ta­jas fi­sio­ló­gi­cas evi­den­tes pa­ra com­pe­tir, pe­ro “qui­zás hay otras Zoe chi­le­nas por ahí y es ella la que apro­ve­cha es­te pro­gra­ma gra­tui­to pa­ra prac­ti­car ju­do y es­ta opor­tu­ni­dad de sur­gir”. Ara­ya re­cla­ma por más cul­tu­ra de­por­ti­va de los ciu­da­da­nos res­pec­to de los de­por­tes olím­pi­cos: “Acá los po­bres jue­gan fút­bol y los ri­cos ha­cen de­por­tes de éli­te o de aven­tu­ra en un su­per club”.

Agre­ga que Zoe ha ga­na­do, ha per­di­do, pe­ro siem­pre vuel­ve. “Hay chi­cos que de pron­to no tie­nen ese ca­rác­ter y aban­do­nan a la pri­me­ra frus­tra­ción. Eso la ha­ce es­pe­cial. Me gus­ta­ría ver­la cam­peo­na del mun­do”.

Es­te en­tre­na­dor ve en el de­por­te una opor­tu­ni­dad pa­ra los inmigrantes y jun­to a otros judocas pien­sa crear la Fun­da­ción Ca­sa Kano (en ho­nor a Ji­go­ro Kano, maes­tro fun­da­dor del ju­do) en Es­ta­ción Cen­tral don­de hay mu­cha po­bla­ción hai­tia­na. “Lle­var el de­por­te a los gru­pos mi­gra­to­rios es dar­le una opor­tu­ni­dad de in­te­gra­ción so­cial y cul­tu­ral a chi­cos que no la tie­nen. Y por qué no sa­car un de­por­tis­ta des­ta­ca­do de ahí que re­pre­sen­te a Chi­le”.

Qui­li­cu­ra es otra co­mu­na don­de hay mu­cha po­bla­ción hai­tia­na. Los sá­ba­dos en el Es­ta­dio Mu­ni­ci­pal de esa co­mu­na fun­cio­na des­de ha­ce seis años la es­cue­la de Fút­bol So­cial y De­por­ti­va Co­lo-Co­lo, a car­go del ex ju­ga­dor albo Raúl Or­me­ño -don­de co­la­bo­ran sus hi­jos Ál­va­ro y Ariel-, que tie­ne unos 500 alum­nos en­tre los seis y los 16 años. Más de cien de ellos son hai­tia­nos.

Son las 10 de la ma­ña­na del sá­ba­do y es­tán ju­gan­do los ni­ños más gran­des. En una de las can­chas hay un ni­ño de co­lor que des­ta­ca por su en­ver­ga­du­ra fí­si­ca. Se lla­ma Wis­ken, es hai­tiano y tie­ne 15 años. Jue­ga de de­lan­te­ro y su ído­lo es Ney­mar, pe­ro con su me­tro 88 cen­tí­me­tros le de­be sa­car dos ca­be­zas al as­tro bra­si­le­ño. Lle­gó ha­ce ocho años a Chi­le y sus pa­pás lo hi­cie­ron un año an­tes que él. “Quie­ro ser ju­ga­dor pro­fe­sio­nal pa­ra ayu­dar a Chi­le a ga­nar mu­chas co­pas”, di­ce y agre­ga que lle­va co­mo 30 go­les en la es­cue­la. “Ha­go har­tos go­les de ca­be­za y ocu­po bien el cuer­po. Hoy le me­tí el cuer­po a un de­fen­sa y sa­lió vo­lan­do. Ade­más, soy rá­pi­do”, ase­gu­ra.

El pre­pa­ra­dor fí­si­co Ariel Or­me­ño di­ce que en la can­cha los hai­tia­nos tie­nen más fa­ci­li­dad de mo­vi­mien­to y son más ve­lo­ces que sus pa­res chi­le­nos. “El hai­tiano es co­mo un ni­ño sin mie­do, no le te­me a que le va­yan a pe­gar, él va y cho­ca no­más, por­que tie­ne otra en­ver­ga­du­ra fí­si­ca y es más rá­pi­do”, di­ce, pe­ro agre­ga que les fal­ta lo más im­por­tan­te: apren­der a ju­gar. “Se no­ta que no vie­nen con una ba­se, de he­cho la ma­yo­ría co­no­ció el fút­bol cuan­do lle­gó acá. Apar­te de eso, por su en­torno so­cial, mu­chos vie­nen a di­ver­tir­se y a ju­gar. Y un ni­ño que lle­gó a la sub 17 ya es im­po­si­ble ni­ve­lar­lo, per­dió mu­chos años”.

Or­me­ño di­ce que en unos 10 o 20 años más va a me­jo­rar el bio­ti­po con la mez­cla chi­leno-hai­tia­na “cuan­do apa­rez­can los nue­vos Jean Beau­se­jour”. Pe­ro por aho­ra su preo­cu­pa­ción es otra: “Hay va­rios ni­ños que tie­nen ap­ti­tu­des de­por­ti­vas, pe­ro me gus­ta­ría que ten­gan opor­tu­ni­da­des reales y no só­lo en el fút­bol, sino en la vi­da. Que hoy ten­gan un buen pa­sar es más im­por­tan­te que con­se­guir un nue­vo Bo­se”.T

EL PE­SIS­TA JU­LIO ACOS­TA CON SU HI­JA AMAN­DA EN EL CEO.

AR­LEY MÉN­DEZ, PE­SIS­TA.

EL SEN­SEI ES­TE­BAN ARA­YA.

ZOE QUI­ÑO­NES EN AC­CIÓN.

LEO­NAR­DO VIANA, ME­TO­DÓ­LO­GO DEL COCH.

WIS­KEN (ABA­JO A LA IZQ.) Y SUS AMI­GOS HAI­TIA­NOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.