AMOR Y ODIO CON JO­SÉ AN­TO­NIO KAST

Es un can­di­da­to que no de­ja in­di­fe­ren­te a na­die. Pi­fias, in­sul­tos y ova­cio­nes son par­te de un día cual­quie­ra de la cam­pa­ña del más con­ser­va­dor de los ocho pre­si­den­cia­bles.

La Tercera - Tendencias - - PORTADA - POR TAMY PAL­MA SIL­VA

Las pi­fias y ri­sas iró­ni­cas re­tum­ba­ron des­de el fon­do del sa­lón del edi­fi­cio Te­le­fó­ni­ca cuan­do di­je­ron su nom­bre. El dipu­tado Jo­sé An­to­nio Kast fue el ter­ce­ro en ser pre­sen­ta­do de los seis can­di­da­tos pre­si­den­cia­les que el Ho­gar de Cris­to lo­gró re­unir pa­ra ha­blar so­bre la in­fan­cia y cri­sis del Se­na­me y a di­fe­ren­cia de sus con­ten­do­res, el re­cha­zo se sin­tió an­tes de que al­can­za­ra si­quie­ra a abrir la bo­ca.

“Quie­ro pe­dir­les a los que es­tán en las sombras, por­que no los veo, que guar­den res­pe­to”, di­jo sin per­der ni su ric­tus ni la cal­ma, ya acos­tum­bra­do a es­te ti­po de si­tua­cio­nes. Las pi­fias son una cons­tan­te en los even­tos pú­bli­cos en los que se pre­sen­ta jun­to al res­to de los pre­si­den­cia­bles: le pa­só en el de­ba­te de la ANP en Val­pa­raí­so, y es­ta se­ma­na en la Uni­ver­si­dad de Chi­le don­de el pro­pio can­di­da­to Eduar­do Ar­tés lo tra­tó de “es­tú­pi­do y fas­cis­ta” en su cara. El día an­tes la DC Carolina Goic ha­bía afir­ma­do que “Kast es co­mo el Trump chi­leno”, co­men­ta­rio al que él le ba­jó el per­fil. “Es una ca­ri­ca­tu­ra más de al­guien que ha te­ni­do bas­tan­tes di­fi­cul­ta­des de ins­ta­lar­se”, di­jo. “Ade­más yo soy más buen­mo­zo”, con­fió en­tre ri­sas lue­go en su au­to.

Las agre­sio­nes ver­ba­les pa­re­cie­ran ser un pro­ble­ma me­nor pa­ra el co­man­do por­que ha ha­bi­do otras peo­res. En ju­lio fue em­pu­ja­do por de­trac­to­res del “bus de la li­ber­tad”. Se­ma­nas más tar­de fue in­ter­cep­ta­do por un gru­po que lo ata­ca­ba por opo­ner­se a la des­pe­na­li­za­ción del abor­to en el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. Las dos ve­ces tu­vie­ron que sa­car­lo ro­dea­do de ca­ra­bi­ne­ros mien­tras él gra­ba­ba con su ce­lu­lar.

Por eso aho­ra tres es­col­tas cus­to­dian al dipu­tado que por su cer­ca­nía a la de­re­cha más du­ra y sus pos­tu­ras con­ser­va­do­ras ge­ne­ra reac­cio­nes tan ex­tre­mas co­mo sus pro­pues­tas que es­ta se­ma­na con­se­guían un cua­tro por cien­to de res­pal­do en la encuesta Ca­dem.

Pe­ro a Kast le gus­ta pro­vo­car. Pre­vio al de­ba­te del Ho­gar de Cris­to, fue a la Cor­te de Ape­la­cio­nes a pre­sen­tar una de­man­da con­tra la Cen­tral Uni­ta­ria de Tra­ba­ja­do­res (CUT) por la dis­cri­mi­na­ción ar­bi­tra­ria de Bár­ba­ra Figueroa, quien, se­gún él, or­ga­ni­zó un de­ba­te pre­si­den­cial só­lo con can­di­da­tos de iz­quier­da. Ahí con ab­so­lu­ta se­rie­dad, di­jo que in­vo­ca­ba la Ley Za­mu­dio “pe­se a que yo no vo­té a fa­vor de la Ley Za­mu­dio”.

Apar­te de sus tres cus­to­dios lo acom­pa­ñan otras cua­tro per­so­nas que an­dan con el merchandising de su cam­pa­ña –de co­lo­res azul y ama­ri­llo, los em­ble­má­ti­cos de la UDI- que se mi­ran co­mo es­pe­ran­do una ins­truc­ción. Uno de ellos, que pi­de no iden­ti­fi­car­se, acla­ra: “Al­gu­nos es­ta­mos acá por cuen­ta pro­pia, otros no. Te­ne­mos que ve­nir con ban­de­ri­tas cuan­do el can­di­da­to ha­bla”.

Tras su in­ter­ven­ción el can­di­da­to se subió a una van y pi­dió que apa­ga­ran la ra­dio y que no lo in­te­rrum­pan pa­ra po­der or­de­nar sus ideas an­tes de pre­sen­tar­se en el de­ba­te del Ho­gar de Cris­to, al que lle­gó con ca­si 15 mi­nu­tos de atra­so. Ahí se le veía son­rien­te pe­se a las pi­fias y com­pli­ci­dad con ME-O has­ta que se pe­leó ás­pe­ra­men­te con la can­di­da­ta del Fren­te Am­plio, Bea­triz Sán­chez, a quien le hi­zo la mis­ma pre­gun­ta cin­co ve­ces. “Le agra­de­ce­ría que nos di­ga aquí qué ho­gar (del Se­na­me) vi­si­tó”, de­cía al tiem­po que se pa­ra­ba y la apun­ta­ba con el de­do, sin de­jar ha­blar a Carolina Goic quien, por su par­te, in­ten­ta­ba cal­mar la ten­sa si­tua­ción.

Des­de que fue agre­di­do en ju­lio el can­di­da­to or­ga­ni­za reunio­nes y al­muer­zos pri­va­dos con ad­he­ren­tes, co­mo el even­to que tu­vo ese mis­mo día tras el de­ba­te en el cen­tro que hay en el Par­que Arau­cano en Las Con­des con cer­ca de 200 per­so­nas con ban­de­ri­tas de Chi­le y de la cam­pa­ña de Kast. Ahí, no só­lo no hay pi­fias, sino que hay pa­sión. La reunión fue or­ga­ni­za­da prin­ci­pal­men­te por Clau­dia Car­va­jal, ca­be­za de “Mu­je­res por Kast”, quie­nes tie­nen –se­gún ella- a ca­si mil mu­je­res ha­cien­do cam­pa­ña por el dipu­tado a lo lar­go de to­do Chi­le. “Con él com­par­ti­mos los va­lo­res por la fa­mi­lia, por el res­pe­to a la vi­da y con el Es­ta­do de de­re­cho”, di­ce.

El pri­me­ro en ha­blar en el even­to es Her­mó­ge­nes Pé­rez de Ar­ce, quien des­de que Kast des­li­zó la idea de una can­di­da­tu­ra, se cua­dró pú­bli­ca­men­te con él. Lue­go, la se­ño­ra del can­di­da­to, Pía Adria­zo­la, con quien tie­ne nue­ve hi­jos. “A no­so­tros, gra­cias a Dios, nos to­có es­tar en la pun­ta de la fle­cha”, les di­jo a los pre­sen­tes. Con ella, el can­di­da­to in­de­pen­dien­te tie­ne los “mar­tes de po­lo­leo” que en la me­di­da que avan­za la cam­pa­ña se ha con­ver­ti­do en cual­quier día a la se­ma­na en la que com­par­ten un pa­no­ra­ma mien­tras los hi­jos más chi­cos que­dan al cui­da­do de los mayores.

En Cen­tro Par­que, Kast se des­qui­tó. Fue ova­cio­na­do, be­su­quea­do y ado­ra­do. Se rió de Bea­triz Sán­chez, ha­bló de los “re­sen­ti­dos lle­nos de odio” que lo in­sul­tan en la ca­lle y res­ca­tó una re­fle­xión que –se­gún ex­pli­ca- han he­cho con su es­po­sa: “Chi­le es un país pa­cí­fi­co. La gen­te só­lo se po­ne vio­len­ta en gru­po”.

Esa de­cla­ra­ción fue la an­te­sa­la de al­gu­nas ideas maes­tras de la cam­pa­ña: en­viar fo­to­gra­fías de Kast a los gru­pos de What­sApp de ami­gos, do­nar di­ne­ro a tra­vés del Ser­vel y, aten­ción, que ca­da ad­he­ren­te de­je caer pul­se­ras de la cam­pa­ña en el cen­tro de San­tia­go, así co­mo un ac­to ca­sual. Y ahí ex­pli­ca que lo que va a pa­sar en­ton­ces es que cuan­do la gen­te va­ya ca­mi­nan­do y pien­se que se tra­ta de ba­su­ra en el sue­lo, se va a dar cuen­ta de que no, que es la pul­se­ra de un can­di­da­to pre­si­den­cial que pue­de ser el su­yo. Aplau­sos.T

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.