Es un mons­truo gran­de y pi­sa fuer­te

La Tercera - Tendencias - - COSAS DE LA VIDA -

El sá­ba­do pa­sa­do Mark Zuc­ker­berg pu­bli­có en Fa­ce­book un emo­ti­vo men­sa­je con mo­ti­vo de Yom Kip­pur, día sa­gra­do pa­ra los ju­díos: “A quie­nes les hi­ce da­ño es­te año, les pi­do per­dón e in­ten­ta­ré ser me­jor. Por las ma­ne­ras en que mi tra­ba­jo fue usa­do pa­ra di­vi­dir a la gen­te en lu­gar de unir­nos, me dis­cul­po y me es­for­za­ré en ha­cer­lo me­jor”. Aun­que no se re­fi­rió a nin­gún he­cho o víc­ti­ma es­pe­cí­fi­ca, su mea culpa fue vis­to co­mo la pri­me­ra ad­mi­sión cla­ra de que la red so­cial que creó es­ca­pó de su con­trol.

Re­cien­te­men­te Fa­ce­book ha si­do uti­li­za­do ma­li­cio­sa­men­te en prác­ti­cas co­mo el abu­so de la pri­va­ci­dad, la coer­ción de la li­ber­tad de ex­pre­sión e, in­clu­so, la in­ter­ven­ción elec­to­ral. Su cri­sis más gra­ve tie­ne que ver con la po­lí­ti­ca, ya que au­to­ri­da­des de Es­ta­dos Uni­dos han des­cu­bier­to evi­den­cias de que la ma­yor red so­cial del mun­do -que hoy su­ma más de dos mil mi­llo­nes de usua­rios- fue uti­li­za­da por Ru­sia pa­ra di­fun­dir pro­pa­gan­da y no­ti­cias fal­sas pa­ra in­fluir en los vo­tan­tes de la elec­ción pre­si­den­cial de 2016 que tu­vo co­mo ga­na­dor a Do­nald Trump.

Por eso, ha­ce unos días Fa­ce­book anun­ció que en­tre­ga­rá al Con­gre­so es­ta­dou­ni­den­se co­pias de más de tres mil avisos que una sos­pe­cho­sa com­pa­ñía ru­sa com­pró por más de 100 mil dó­la­res en­tre ju­nio de 2015 y ma­yo de 2017 y que es­tá li­ga­da a más de 470 cuentas fal­sas. La red so­cial in­for­mó que los avisos fue­ron vis­tos por unos 10 mi­llo­nes de per­so­nas y Alex Stamos, je­fe de se­gu­ri­dad de Fa­ce­book, re­co­no­ció que, aun­que la ma­yo­ría no men­cio­na­ba es­pe­cí­fi­ca­men­te la elec­ción, sí alu­día a tó­pi­cos que cau­san di­vi­sio­nes, co­mo los de­re­chos de los gru­pos LGBT, las mi­no­rías ra­cia­les y los inmigrantes, ade­más de las re­gu­la­cio­nes a la po­se­sión de ar­mas.

Es­to pro­vo­có que el Se­na­do y la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes de Es­ta­dos Uni­dos anun­cia­ran la se­ma­na pa­sa­da que Fa­ce­book y otras com­pa­ñías co­mo Twit­ter de­be­rán tes­ti­fi­car en au­dien­cias pú­bli­cas. “Que­re­mos en­ten­der me­jor có­mo Ru­sia usó he­rra­mien­tas en lí­nea pa­ra sem­brar dis­cor­dia e in­fluir en nues­tra elec­ción”, ase­gu­ra­ron Mi­ke Co­na­way y Adam Schiff, lí­de­res del Co­mi­té de In­te­li­gen­cia de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes.

El flan­co abier­to con el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos es el más co­no­ci­do, pe­ro no el único. En Myan­mar, ac­ti­vis­tas de­nun­cian que la red so­cial cen­su­ra los men­sa­jes de los mu­sul­ma­nes de la et­nia Rohing­ya, la cual es­tá sien­do erra­di­ca­da por los mi­li­ta­res. El dia­rio The Ti­mes pu­bli­có que los tra­fi­can­tes de es­cla­vos en África usan la pla­ta­for­ma pa­ra trans­mi­tir vi­deos don­de tor­tu­ran a mi­gran­tes con el fin de ex­tor­sio­nar con di­ne­ro a sus fa­mi­lias, y el por­tal The Daily Beast re­ve­ló que agen­tes del Krem­lin ocul­tos tras iden­ti­da­des fal­sas apro­ve­cha­ron Fa­ce­book pa­ra or­ga­ni­zar pro­tes­tas an­ti­in­mi­gran­tes en Es­ta­dos Uni­dos.

Tam­bién en Chi­le los de­lin­cuen­tes es­tán apro­ve­chan­do los va­cíos de la pla­ta­for­ma pa­ra co­me­ter de­li­tos: en ju­lio la PDI ad­vir­tió la pro­pa­ga­ción en Fa­ce­book de pu­bli­ci­dad fal­sa alu­si­va a su­pues­tos re­ga­los de pa­sa­jes que só­lo bus­ca­ban ro­bar las claves ban­ca­rias de los usua­rios. Du­ran­te el mes pa­sa­do, el por­tal Pro Pu­bli­ca re­ve­ló otro ejem­plo de mal uso del sis­te­ma de avi­sa­jes en Fa­ce­book. La in­ves­ti­ga­ción des­cu­brió que, con só­lo 30 dó­la­res, era po­si­ble pa­gar pa­ra des­ple­gar pu­bli­ci­dad en el ti­me­li­ne de no­ti­cias de ca­si 2.300 per­so­nas que ex­pre­sa­ban in­te­rés en tó­pi­cos pro­na­zis crea­dos por los pro­pios al­go­rit­mos in­ter­nos del ser­vi­cio.

“Nun­ca pre­ten­di­mos o es­pe­ra­mos que es­ta fun­cio­na­li­dad fue­ra usa­da de es­ta for­ma…y eso es culpa nues­tra”, di­jo Sheryl Sand­berg, di­rec­to­ra de ope­ra­cio­nes de Fa­ce­book. Fue una “cán­di­da ad­mi­sión que me re­cor­dó esa es­ce­na en Fran­kens­tein de Mary She­lley, cuan­do el cien­tí­fi­co Vic­tor Fran­kens­tein se da cuen­ta de que su cria­tu­ra se ha­bía su­ble­va­do”, ase­gu­ró en el New York Ti­mes el co­lum­nis­ta de tec­no­lo­gía Ke­vin Ro­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.