La Lí­nea 6 no es de Mi­che­lle ni de Se­bas­tián, es de Pa­rro­chia

La Tercera - Tendencias - - APUNTES - Rodrigo Guen­del­man Pe­rio­dis­ta y fun­da­dor de @san­tia­goa­dic­to.

Sis­te­ma de Me­tro de San­tia­go de Chi­le. 15 lí­neas. 1969-2040. Pro­mo­tor y au­tor del pro­yec­to: Ar­qui­tec­to Juan Pa­rro­chia”. Es­to se pue­de leer cla­ri­to en un in­for­me del Mi­nis­te­rio de Obras Pú­bli­cas y Trans­por­tes (así se lla­ma­ba en esa épo­ca) de la dé­ca­da de los se­sen­ta. No só­lo es ab­sur­da la lu­cha de egos en­tre go­bierno y opo­si­ción por ad­ju­di­car­se el lo­gro de la Lí­nea 6 del Me­tro, sino que es in­jus­ta, in­co­rrec­ta y egoís­ta res­pec­to de es­te hé­roe san­tia­guino que de­bie­ra ser mu­cho más co­no­ci­do.

Juan Pa­rro­chia Be­guin mu­rió el 2016 a los 86 años y ese día per­di­mos a uno de los gran­des ur­ba­nis­tas de la historia mo­der­na de Chi­le. Fue el ar­qui­tec­to je­fe del Plan In­ter­co­mu­nal de San­tia­go (1960-1964), el primer di­rec­tor de Via­li­dad Ur­ba­na Na­cio­nal (1971-1973), el primer di­rec­tor ge­ne­ral de Me­tro, Via­li­dad Ur­ba­na y Es­tu­dio de Trans­por­te Ur­bano Na­cio­nal (1973-1974) y el primer di­rec­tor ge­ne­ral de Me­tro de San­tia­go (1974-1975). Fue par­te de la cons­truc­ción del ae­ro­puer­to Pu­dahuel, la Nor­teSur, la ro­ton­da Pé­rez Zu­jo­vic, la ex­ten­sión de la ave­ni­da Ken­nedy, la cir­cun­va­la­ción Amé­ri­co Ves­pu­cio y, es­pe­cial­men­te, fue y sigue siendo el au­tor in­te­lec­tual del Me­tro de San­tia­go. De to­das las lí­neas que se han inau­gu­ra­do y de las que se van a inau­gu­rar (oja­lá) por mu­cho tiem­po.

Era tan pre­pa­ra­do, tan se­rio, tan ma­teo es­te Juan Pa­rro­chia que, en 1953, des­pués de ti­tu­lar­se de ar­qui­tec­to, par­tió en tren a An­to­fa­gas­ta y des­de ahí to­mó un bar­co ha­cia Mar­se­lla. “Vi­si­tó a sus pa­rien­tes Pa­rro­chia, afin­ca­dos en Lyon, y a los Be­guin en Sui­za. Les lle­vó fo­tos de sus pa­dres en Trai­guén. Pero su ob­je­ti­vo final era otro: apren­der ur­ba­nis­mo de pri­me­ra mano, dan­do la vuel­ta al mundo en mo­to­ne­ta. Has­ta 1957 via­jó por cin­cuen­ta paí­ses y un cen­te­nar de ciu­da­des y co­no­ció los vein­te tre­nes me­tro­po­li­ta­nos que en esos años fun­cio­na­ban en las prin­ci­pa­les ciu­da­des del mundo. En ca­da país se en­tre­vis­tó con ar­qui­tec­tos, ur­ba­nis­tas y cons­truc­to­res. Y en Vie­na se en­tre­vis­tó en dos oca­sio­nes con Karl Brun­ner, el fun­da­dor del ur­ba­nis­mo mo­derno en Chi­le, que pla­ni­fi­có la co­mu­na de San­tia­go en los años 30. Por cier­to, Brun­ner fue el au­tor de uno de los va­rios pro­yec­tos de Me­tro en San­tia­go, cuan­do to­da­vía la ciu­dad no es­ta­ba ma­du­ra pa­ra ellos. En agosto de 1953 Pa­rro­chia le lle­vó a Brun­ner el bos­que­jo de un Me­tro ur­bano he­cho por el in­ge­nie­ro de fe­rro­ca­rri­les del MOP Leopoldo Gui­llén, quien lo ha­bía pre­sen­ta­do al go­bierno de Car­los Ibá­ñez del Cam­po y que es­tu­vo pró­xi­mo a ser cons­trui­do. Era uno de los 35 bos­que­jos y cro­quis pa­ra un Me­tro de San­tia­go que se ha­bían acu­mu­la­do des­de 1922. El de Gui­llén fue el último en que­dar só­lo como bos­que­jo: lue­go ven­dría la cons­truc­ción de­fi­ni­ti­va a partir del pro­yec­to de Pa­rro­chia”. Eso lo es­cri­bió el pe­rio­dis­ta Ro­ber­to Fa­rías en El gran li­bro del Me­tro de

San­tia­go. Se ne­ce­si­ta­ba al­guien con ta­ma­ño ni­vel de en­fo­que, co­no­ci­mien­to y to­zu­dez pa­ra em­bar­car­se en el pro­yec­to más am­bi­cio­so y más ca­ro en la historia de las obras pú­bli­cas de Chi­le.

Al­gu­nos datos pa­ra ar­gu­men­tar lo re­cién ex­pre­sa­do: se ne­ce­si­ta­ron 50 mil pla­nos an­tes de partir con la Lí­nea 1, más fie­rro que to­do el que nues­tro país po­día pro­du­cir en diez años y más ar­qui­tec­tos e in­ge­nie­ros que cualquier cons­truc­ción an­te­rior en San­tia­go o el resto del país. Era ca­ro ha­cer el Me­tro y por eso ha­bía que te­ner co­ra­je. Y a Juan Pa­rro­chia le so­bra­ba. “Una historia que re­fren­da es­ta opi­nión. Ter­mi­na­ba 1970 cuan­do Pa­rro­chia se en­te­ró por ru­mo­res de que el pre­su­pues­to pa­ra el año si­guien­te ve­nía con un re­cor­te del abul­ta­do mon­to asig­na­do a Me­tro (350 mi­llo­nes de dó­la­res de la épo­ca), fue a ha­blar con el mi­nis­tro de Hacienda de en­ton­ces, An­drés Zal­dí­var. No es­ta­ba y lo re­ci­bió el di­rec­tor de Pre­su­pues­to, Edgardo Boe­nin­ger. Pero Pa­rro­chia in­sis­tió en ha­blar con el mi­nis­tro: “Yo no ha­blo con el con­ta­dor —le ad­vir­tió—. ¡Yo ha­blo con el due­ño!”, cuen­ta Fa­rías en el mis­mo li­bro.

Cuan­do el gi­gan­tes­co pro­yec­to de Me­tro sor­teó la ad­ver­si­dad pre­su­pues­ta­ria y se apro­bó, el ur­ba­nis­ta vol­vió a mos­trar su se­llo. En dos me­ses te­nía la Ala­me­da lle­na de per­fo­ra­cio­nes. Rá­pi­do y lo más “da­ñino” po­si­ble. Así ni los al­cal­des ni los mi­nis­tros ni los di­rec­to­res de las em­pre­sas de ser­vi­cios pú­bli­cos pu­die­ron atre­ver­se a boi­co­tear el pro­yec­to. Un gi­gan­te, Juan Pa­rro­chia. El úni­co que se pue­de y que de­be lle­var­se los cré­di­tos de crear la nue­va lí­nea 6 del Me­tro. Que se ha­ga jus­ti­cia.T

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.